Salomon S-Lab Sense 8

Salomon S-Lab Sense 8
Salomon S-Lab Sense 8
Salomon S-Lab Sense 8
Salomon S-Lab Sense 8
Salomon S-Lab Sense 8
Salomon S-Lab Sense 8
Salomon S-Lab Sense 8

VÍDEO ANÁLISIS



Salomon S-Lab Sense 8

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 9
  • Peso (gramos) 195
  • P.V.P 179,99 €

Conclusiones

Cuando desde  TRAILRUNNINGReview avisaron de que iba a recibir para probar las Salomon S-Lab Sense 8 el sentimiento fue ambivalente, una mezcla de excitación y miedo por tener la oportunidad de probar la última versión de una saga de zapatillas que podemos considerar de la realeza del Trail Running.

Después de las pruebas y tests a las que las hemos sometido, nuestras conclusiones no podían ser más claras. Las Salomon S-lab Sense 8 son unas zapatillas para las competiciones y los entrenamientos de alta intensidad en terrenos secos y compactos, para una distancia ideal de hasta maratón, pero enfocadas a un tipo de corredor muy específico, ligero, con un tren inferior poderoso y con una técnica de carrera muy depurada. En otras palabras, las Salomon S-lab Sense 8 son como la espada del rey Arturo, un arma imbatible, pero solo unos pocos elegidos pueden sacarla de la roca, y en este sentido, cuanto más nos alejemos de cualquiera de esos tres vectores que mencionábamos (ligereza, técnica y músculo) menos recomendables serán para nosotros y lo que puede ser gloria bendita para aquellos que cumplan con los anteriores requisitos es claramente no aconsejable para los que no.

Para ello, la casa de Annecy ha conseguido bajar aún más el peso de las zapatillas respecto a sus versiones anteriores (195 gramos), aplicando las mejores tecnologías de la casa, tanto en el upper como en la suela y la mediasuela, consiguiendo un diseño aún más “racing” si cabe que el de sus predecesoras, maximizado la sujeción, el agarre y tracción de las mismas gracias a la suela Contragrip, pero sin olvidar que no son unas zapatillas polivalentes y su mejor terreno es el seco y compacto.

En resumen, si bien no son unas zapatillas para todos los públicos o para usar en todo tipo de condiciones y distancias, aquel afortunado público al que se dirigen para que pueda disfrutarlas al 100%, va a encontrar en las Salomon S-lab Sense 8 un gran aliado y una zapatilla muy difícil de batir.


Pros & Contras

PROS:

1. Una de las zapatillas más ligeras del mercado (195 gramos)

2. Incluye  las mejores tecnologías y materiales de Salomon aplicados a conseguir la conjugación perfecta entre ligereza, ajuste y agarre en terreno seco para los corredores más ligeros y técnicos

3. Un mesh agradable, hidrófugo y que se adapta al pie como una segunda piel.


CONTRAS:

1. Poca protección a pesar del profeel film y los acolchados en las zonas más críticas.

2. No apta para los que necesiten plantillas especiales.


POSIBLES MEJORAS:

1. Un milímetro más de taco seguramente mejoraría sus prestaciones exponencialmente sin hacerles perder su esencia.

2. Se podría acortar un poco los cordones del quick lace. No es necesario que sean tan largos y se podrían guardar más fácilmente.

Tipo de corredor

Las Salomon S-lab Sense 8, como sus antecesoras, son unas zapatillas pensadas para correr muy rápido y, por tanto, son realmente ligeras, igual que deben ser aquellos corredores que quieran sacar el máximo rendimiento de este auténtico Ferrari de los senderos y las pistas.

Por sus características, están diseñadas para un corredor de peso ligero o, como mucho, medio, con buena técnica de carrera y condición física, que pretenda realizar carreras explosivas de corta distancia, preferentemente en terrenos compactos y duros. En cualquier caso, incluso dentro de los corredores que cumplan esos requisitos podemos decir que cuanto mayor sea nuestro peso menor debería ser la distancia que recomendamos usarlas, ya que a pesar de haber ganado más amortiguación respecto a su versión anterior, debemos tener una técnica de carrera muy depurada para que no acabemos con las articulaciones machacadas.

Por ello, a pesar de que la media suela formada mediante una espuma EVA de doble densidad (EnergyCell +) que favorece la amortiguación y estabilidad para los corredores de peso alto o medio, como es nuestro caso, creemos que no nos será suficiente en entrenamientos largos o bajadas pronunciadas.

Para fabricar el upper de las Salomon S-lab Sense 8 se ha recurrido a la ya conocida tecnología SensiFit de la casa francesa, constituido mediante una malla textil elástica y sin costuras que permite una mejor sujeción y ajuste, casi como una segunda piel, gracias al diseño tipo calcetín o polaina que las convierte en unas zapatillas muy amables al tacto.

Adicionalmente, esta construcción elástica nos proporciona una gran sensación de ligereza y que no nos ha creado ningún tipo de rozaduras durante nuestras salidas. Otro aspecto  destacable es que, a diferencia de otro tipo de zapatillas en las que la polaina o calcetín se va dando con el paso de los kilómetros, perdiéndose progresivamente este ajuste que tanto apreciamos inicialmente, en el caso de las Salomon S-lab Sense 8 esto no ha ocurrido,  ya que siguen tan ajustadas como el primer día.

Con un diseño agresivo e innovador y que únicamente podemos encontrar en los emblemáticos colores rojo y blanco de Salomon, las Salomon S-lab Sense 8 no decepcionaran a los corredores más competitivos en las grandes ocasiones.

Distancia

Tal y como hemos comentado anteriormente, es una zapatilla muy enfocada a la competición de media distancia y a un corredor élite o cuasi élite, por tanto, cuanto más alejados estemos de ese perfil, menor sería la distancia para la que podamos usarlo. En nuestro caso, con un peso cercano a los 80 kg hemos comprobado que a pesar de la musculación de las piernas, pasados los 15 kilómetros ya empezamos a resentirnos y no nos hemos atrevido a estirar más allá de la media maratón. No obstante, si eres un corredor fino y con un buen tren inferior, podría llegar a ser una opción para una distancia máxima de maratón.

Así pues, para el público en general pensamos que lo ideal es usarlas en distancias cortas, los kilómetros verticales o entrenos de mucha calidad.

Con un drop de 4mm y un perfil bastante bajo (14 en el talón y 10 delante) que hace que la sensación de contacto directo con el terreno sea muy intensa, la mediasuela está fabricada con el clásico material EnergyCell + del fabricante francés, algo más blando que en versiones anteriores, que nos han transmitido en nuestros entrenamientos con ellas una buena reactividad en la zancada, sobre todo gracias a su combinación con la placa de Profeel Film, que comentaremos más adelante.

La horma de las Salomon S-lab Sense 8 como suele ocurrir en las zapatillas de competición, es realmente estrecha, buscando la máxima precisión y la sujeción primándola sobre la confortabilidad. A pesar de todo, hemos encontrado a las Salomon S-lab Sense 8 por su construcción elástica como muy cómodas, pero siempre que no tengamos que llevarlas muchas horas. Si pasa el suficiente tiempo como para que nuestro pie se dilate como consecuencia de nuestro entreno, entonces las encontraremos algo opresivas si bien gracias a los cordones y el Quicklace, podremos desahogar algo esa presión. 

Y hablando del Quicklace y los cordones, esta octava versión de las Salomon S-lab Sense incluye el clásico bolsillo en la lengüeta, siendo algo más grande y situado un poco más arriba que en versiones anteriores. En este sentido, en alguna flexión del pie nos hemos clavado el contenido del bolsillo y no lo hemos encontrado tan cómodo como esperábamos. Al respecto, creemos que con un poco menos de longitud de cordón, el ajuste sería igual de efectivo, el bolsillo iría menos lleno y conseguiríamos minimizar ese roce.

Por todo lo anterior, tampoco nos sorprenderá que las Salomon S-lab Sense 8 no cuenten con ningún tipo de plantilla si bien el material con el que han construido todo el interior es muy amable y en ningún momento hemos sentido ningún tipo de incomodidad o rozadura.

Por último, las Salomon S-lab Sense 8 no incluyen ningún elemento reflectante en las mismas aunque, teniendo en cuenta que la gran mayoría de los corredores las usaran en competiciones o entrenamientos de calidad que sean cortos, no creemos que sea un elemento definitorio.

Tipo de terreno

La casa francesa no nos lleva a equívoco en cuanto a cuál es el terreno ideal para disfrutar las Salomon S-lab Sense 8 y ese no es otro que los terrenos secos y compactos. Para los terrenos más húmedos y llenos de barro, Salomon ha creado una zapatilla gemela a la que es objeto de esta review, las Salomon S-lab Sense 8 SG.

Para ello, se ha equipado a las Salomon S-lab Sense 8 con una suela del compuesto Contagrip, diseñada para tipo de superficie más compacta con un taqueado muy extenso, para maximizar el contacto con el terreno, y distribuido por toda la suela salvo por la parte central donde han aplicado la tecnología de la Profeel Film, esto es, una placa base para mejorar la protección y reactividad en carrera.

En cuanto al taqueado, en nuestros entrenamientos lo cierto es que a pesar de que los hemos encontrado muy poco prominentes (cada gramo cuenta para aligerar peso), su disposición nos ha permitido tener más adherencia al terreno y mejor tracción si bien cuando los terrenos se han vuelto muy húmedos o resbaladizos, nos ha costado mantener el equilibrio sin poder evitar alguna que otra caída mientras, que la placa de profeel film contribuye a que se aminore en cierta manera las irregularidades del terreno bajo nuestros pies. No obstante, no debemos engañarnos, si con el paso de los kilómetros nuestra zancada se vuelve más pesada no va a ser posible evitar que en los terrenos más técnicos notemos las piedras y otros elementos irregulares. Por ello, creemos que con par de milímetros más de taco realmente se ganaría mucha adherencia y tracción sin perder demasiado en cuanto al peso.

Por la misma razón, y en busca de esa ligereza extrema, tenemos muy pocas protecciones en las Salomon S-lab Sense 8 si bien las pocas que hay las encontramos en sitios estratégicos como la puntera y acolchados debajo de los maléolos tanto en la zona interior como exterior de la zapatilla, que nos proporcionan una mínima protección en esas zonas más dolorosas si recibimos un golpe. Aun así, su mejor protección es precisamente la preventiva, es decir, que gracias a su ajuste podremos pisar de forma precisa y poco torpe, evitando los obstáculos en el camino.

En cuanto a la impermeabilidad, gracias al material hidrófugo con el que están fabricadas las Salomon S-lab Sense 8, si bien no son impermeables si permiten repeler el agua hasta cierto punto y, sobre todo, no retenerla y que se sequen rápidamente gracias a unos poros para la evacuación del agua, lo que a su vez les proporcionan una buena transpirabilidad. Aunque son unas características que siempre se agradece tener, debido al tipo de terreno y distancia a las que se enfocan las Salomon S-lab Sense 8, tampoco las consideramos clave en este caso.

Durabilidad

Las Salomon S-lab Sense 8 se han construido con materiales de primera categoría y a pesar de que el color rojo chillón y el blanco pueden llevarnos a cierta apariencia de poca robustez, lo cierto es que han pasado la prueba con nota.

Después de realizar bastantes salidas con las Salomon S-lab Sense 8, eso sí, de pocos kilómetros cada una como hemos comentado antes, el aspecto exterior de las Salomon S-lab Sense 8, más allá de que cueste mantener ese color blanco impoluto, es relativamente bueno.

En este sentido, uno de los miedos que teníamos era que la suela, que ya de por sí tiene unos tacos muy poco prominentes, nos los “comiéramos” rápidamente con el paso de los kilómetros. No obstante, teniendo en cuenta que están diseñados para superficies duras, los mismos han sufrido el desgaste justo y nada preocupante.

Por lo que se refiere al upper, el mismo no tiene aparentemente ningún signo de desgaste, ni siquiera en las zonas de flexión o donde fricciona el sistema de atado de las Salomon S-lab Sense 8

Otra de las cuestiones destacables y en la que nos hemos fijado es en comprobar si esa sensación de compresión del calcetín o polaina que nos sirve para calzarnos las Salomon S-lab Sense 8, es duradera o si, por el contrario, se pierde conforme se va dando por el uso perdiéndose sujeción. En este sentido, el calcetín hasta la fecha de esta revisión ha cumplido perfectamente esta función, ayudándonos a seguir sintiendo que hemos fusionado el pie con la zapatilla sin que tengamos miedo ninguno a que nos entren piedras, tierra u otros elementos en la zapatilla.

PUNTUACIONES

  • Adherencia bajadas en tierra8.0
  • Adherencia bajadas en tierra8.0
  • Adherencia en roca9.0
  • Adherencia en roca9.0
  • Adherencia en roca mojada6.0
  • Adherencia en roca mojada6.0
  • Adherencia subidas en tierra9.0
  • Adherencia subidas en tierra9.0
  • Altura de la caña9.0
  • Altura de la caña9.0
  • Amortiguación delantera7.0
  • Amortiguación delantera7.0
  • Amortiguación trasera7.0
  • Amortiguación trasera7.0
  • Asfalto8.0
  • Asfalto8.0
  • Costuras9.0
  • Costuras9.0
  • Durabilidad9.0
  • Durabilidad9.0
  • Estabilidad7.0
  • Estabilidad7.0
  • Fit10.0
  • Fit10.0
  • Flexibilidad9.0
  • Flexibilidad9.0
  • Impermeabilidad7.0
  • Impermeabilidad7.0
  • Pista10.0
  • Pista10.0
  • Protecciones7.0
  • Protecciones7.0
  • Reflectantes0.0
  • Reflectantes0.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros9.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros9.0
  • Torsión lateral7.0
  • Torsión lateral7.0
  • Trail9.0
  • Trail9.0
  • Trail Extrem6.0
  • Trail Extrem6.0
  • Transpirabilidad8.0
  • Transpirabilidad8.0

Comparar con

S-Lab Sense 8 - Salomon

Vs

buscar