Advertisement

RaidLight Responsiv 6L

RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L
RaidLight Responsiv 6L

VÍDEO ANÁLISIS


RaidLight Responsiv 6L

DATOS TÉCNICOS

  • P.V.P 120,00 €

Conclusión

La palabra que nos viene a la mente para resumir las cualidades de la RaidLight Responsiv 6L y así definirla es “fiable”. De una mochila esperas que no te falle en los momentos más críticos de una salida a la montaña, que sea todo fácil y nos dé soluciones y no problemas, sobre todo cuando ya estás cansado.

Buena accesibilidad al material e hidratación, ajuste fácilmente regulable que evite molestos rebotes pero que, a la vez, no cause roces o excesiva presión, así como la opción de cargar bastones con un sistema que no sea engorroso y logre que queden sujetos en carrera. Todo eso son aspectos que valoramos en una mochila. Es lo que esperamos de ella y solamente sabremos si se cumplen o no tras horas de pruebas. Pues la RaidLight Responsiv 6L cumple, y a eso nos referimos cuando la definimos como un producto ante todo fiable. 

También resulta destacable su versatilidad, pues tras diversas salidas con diferentes niveles de carga, fueran sesiones cortas e intensas o jornadas enteras por el monte, hemos encontrado siempre unas prestaciones muy similares, que nos hacen concluir que podemos contar con esta RaidLight Responsiv 6L para mayor variedad de salidas de las que, en un principio, podamos pensar. Sin duda es mucho más que una mochila para corta o media distancia, pudiendo ser utilizada en todo tipo de pruebas.

Por otro lado, la RaidLight Responsiv 6L tiene algunas características que pueden marcar la diferencia respecto a otras mochilas. Podemos mencionar la mayor capacidad de los bidones blandos (además con la opción de la pipeta), la posibilidad de portear los bastones en la parte delantera y también en la trasera, o detalles que pueden pasar más desapercibidos como el bolsillo dorsal con cremallera, al que se puede acceder fácilmente sin quitarnos la mochila, o lo fácil que es conseguir un buen ajuste con los cierres Freelock. Son pequeños detalles, pero todo suma y el resultado puede establecer una gran diferencia una vez en carrera, al menos así lo hemos sentido nosotros.

Todo lo anterior, junto a la calidad mostrada de los materiales, nos lleva a pensar que se ha diseñado una mochila pensando bien en el corredor, y en las condiciones que va a encontrar ahí fuera, especialmente cuando lleve unas cuantas horas. Por tanto, aunque la perfección no existe, y menos a gusto de todos, la RaidLight Responsiv 6L inspira seguridad. Lo dicho, es fiable.

Pros & Contras

PROS:

1- Nuevo bolsillo trasero con cremallera.

2- Sistema de sujeción: Tanto los cierres Freelock como las tiras pectorales.

3- Tenemos dos buenos sistemas para llevar bastones.


CONTRAS:

1- Falta de transpirabilidad en la espalda.

2- Los EazyFlask nos han dejado algo de gusto a plástico.

3- Cuando los bidones van casi vacíos, se produce algo de rebote en la parte delantera.


POSIBLES MEJORAS:

1- Si el bolsillo más exterior de la parte dorsal tuviera la obertura por los laterales, en lugar de la parte superior, se podría acceder a él sin necesidad de quitarnos la mochila.

Sistemas de hidratación

Pese a tratarse de una mochila pequeña y ligera (195 gramos), con la RaidLight Responsiv 6L en cuanto a hidratación vamos a ir sobrados, pues está preparada para cargar más de tres litros de agua sin problemas. Eso es más capacidad de la que tienen algunas mochilas pensadas para largas distancias.

Al comprar la mochila se hace entrega de dos bidones blandos, los EazyFlask del propio fabricante. Sus dos principales peculiaridades son, por un lado, una capacidad de 600 ml cada uno (lo cual supone un 20% más respecto a los 500 ml habituales) y, en segundo lugar, cuentan con un tubo o pipeta que eleva la boquilla (con cierre antigoteo) unos 10 centímetros, acercándola a la cara del corredor. Además, el tubo tiene un aislamiento térmico, evitando que se caliente el agua que contiene esa parte. A quien no le guste el sistema de la pipeta, no hay problema pues se puede sacar y poner directamente la boquilla al botellín, lo cual también es de agradecer para la limpieza de todos los componentes.

Como se puede ver, con los EazyFlask disponemos ya de más de un litro de hidratación, de inmejorable acceso, en los dos bolsillos frontales correspondientes. En las pruebas realizadas nos ha resultado suficiente, sin necesidad de contar con algún otro sistema suplementario. Parece que no, pero esos 100 ml de más en cada bidón hacen mucho. Además, gracias a la boca de 4 cm de diámetro, hemos podido introducir cubitos de hielo en los días de calor o, incluso, alguna pastilla de sales.

Una vez en su compartimento, el cuello del bidón (justo debajo de la rosca) se sujeta mediante una goma o presilla, y la pipeta también puede sujetarse gracias a una goma horizontal que queda justo a mitad de su recorrido. Así al correr tenemos realmente cerca de la boca el acceso a la hidratación, pero sin que nos haya molestado la pipeta. También se ha evitado que los EazyFlask se fueran escondiendo en el bolsillo conforme se iban vaciando.

La capacidad de los bolsillos es más que suficiente para facilitar el meter/sacar los bidones, que se realiza sorprendentemente de manera más rápida y sencilla que en otros casos con flasks de menor capacidad. Eso sí, son idóneos para los EazyFlask que se entregan con la RaidLight Responsiv 6L, pero si utilizamos bidones de otros fabricantes y menor capacidad, tendremos muchos números para que se produzca el molesto rebote en carrera.

Pero si los bidones se nos quedan cortos, la RaidLight Responsiv 6L también está preparada para añadir una bolsa de hidratación en la parte interior trasera, donde encontramos un bolsillo para ello, con un velcro para poder sujetarla y evitar que se mueva o salte en carrera. El tubo de la bolsa puede sacarse por cualquiera de los dos hombros del corredor y sujetarse fácilmente en la parte frontal.

Compartimentos y extras

El volumen de carga de la RaidLight Responsiv 6L asciende a seis litros, de los que cinco se corresponden con los grandes compartimentos de la parte trasera y el restante con los bolsillos frontales.

Los dos tirantes son casi iguales, en cada lado tenemos un bolsillo para el EazyFlask en la parte superior y otro debajo que se alarga un poco hacia los laterales por debajo de la axila. Tienen una gran obertura en la parte superior y no llevan ningún sistema de cierre, sin que temamos por perder nada en carrera, gracias a la elasticidad del tejido. Ya que se puede acceder fácilmente con ambas manos, nos han resultado muy útiles para guardar todo aquello que en carrera vamos a estar necesitando: alimentación y pequeñas piezas o complementos de “quita y pon” en carrera (tipo guantes, tubular y similares).

La única diferencia entre tirantes es que, en el izquierdo, además, se superpone un tercer bolsillo que cierra mediante cremallera, en el que encontramos también un pequeño mosquetón para utilizar como llavero. Aunque no tiene protección contra el agua, aquí hemos guardado llaves y teléfono móvil (aunque siempre dentro de una bolsa de plástico, para evitar que se nos mojara ya con el sudor).

Si le damos la vuelta a la RaidLight Responsiv 6L, en la parte trasera tenemos básicamente el gran bolsillo, dispuestos de forma vertical. Dentro del mismo encontramos un separador, que nos permite ubicar la bolsa de hidratación en el lado interior, y cargar buena parte del material en el otro compartimento. Hay que añadir que a este gran bolsillo trasero se accede por la parte superior y, aunque con la mochila puesta ya queda bien ajustado, puede cerrarse con el velcro que también sirve para sujetar la bolsa de hidratación, en su caso.

Solo ya con este bolsillo trasero ha tenido cabida todo el material que se puede requerir en prácticamente cualquier competición. Tanto la ropa de abrigo (camiseta térmica, mallas largas, gorro, guantes), como la que nos debe proteger del viento y lluvia (cortavientos y membrana impermeable), al margen de otros gadgets (luz frontal, manta térmica, botiquín). Todo eso lo hemos metido ahí. Cosas que hay que llevar encima, pero que con un poco de suerte no tendremos que utilizar.

Superpuesto a la parte baja del anterior encontramos otro compartimento, prácticamente cuadrado, a la altura de los riñones. Elaborado con un tejido elástico, tiene dos accesos por la parte superior, donde guardar algo de ropa (preferiblemente capas externas) y también más alimentación. Aunque hemos preferido no abusar de este espacio, quedando muchas veces vacío. Para nosotros siempre ha sido el último recurso, optando por meterlo todo en el bolsillo grande.

En la parte interior tenemos también un bolsillo que cierra con cremallera, cuyo punto fuerte es que el tejido del mismo por ambos lados es del tipo repelente al agua que hemos mencionado. Tiene buena capacidad (nos cabe la mano entera), y aquí se puede guardar todo lo que queramos proteger de la humedad y el agua. Ha sido especialmente útil en aquellos días en los que amenazaba lluvia, para guardar el móvil y las llaves, por razones obvias.

Por último, y como novedad de la RaidLight Responsiv 6L, además en la parte inferior trasera encontramos una cremallera (de unos 13 cm), que cierra otro bolsillo de capacidad nada despreciable, al que se puede acceder fácilmente, sin necesidad de sacarnos la mochila, aunque se encuentre en la espalda. Con él, RaidLight ha pensado bien en las condiciones de carrera, logrando un buen sistema para que tengamos otro espacio de fácil y rápido acceso, equivalente a los compartimentos delanteros. Por su tamaño nos servirá para guardar lo que sea (desde un impermeable a alimentación), si bien deberemos andar con cuidado si se trata de cosas pequeñas, pues se accede por la parte inferior y al abrir la cremallera pueden caer los objetos al suelo.


En cuanto al porteo de bastones, con la RaidLight Responsiv 6L tenemos dos sistemas diferentes. Ambos son eficientes, pues son sencillos y sujetan bien los palos, evitando el rebote:

- Parte delantera: En cada uno de los bolsillos de los tirantes frontales encontraremos sujeta una goma que podemos fijar a un pequeño gancho que encontraremos cerca del bolsillo de los bidones blandos. Así, una vez fijadas ambas gomas, podremos sujetar los bastones de forma horizontal a la altura del pecho. Se tarda más en explicarlo que en hacerlo.

- Parte trasera: En cada lateral tenemos dos gomas, en disposición vertical. Pasando por cada una de ellas un bastón plegado, sujetaremos uno a cada lado. Las gomas, además, se ajustan mediante un cierre de resorte o tensor que permite también ceñir más el espacio del bolsillo trasero si no va a plena carga.


En el desarrollo de las pruebas hemos utilizado más de lo que pensábamos el sistema frontal. El hecho de no tener que quitarnos la mochila para guardar los bastones ha sido razón suficiente para optar por él, reservando el sistema de la parte trasera para aquellas ocasiones en las que ya sabíamos que no íbamos a utilizar más los bastones.

Como últimos extras debemos mencionar el silbato que encontramos en uno de los cierres de la zona pectoral, reflectantes tanto en la parte delantera como la trasera y recordar el tejido plástico repelente al agua que cubre el bolsillo trasero superior que, sin llegar a ser una membrana impermeable, ha aguantado sin traspasar el agua más de lo esperado.

En carrera

La RaidLight Responsiv 6L se comercializa en dos modelos (hombre y mujer), con tres tallas diferentes. Así que nos lo ponen fácil para que demos con la mochila que sea más idónea a nuestro cuerpo, para obtener un buen fit en carrera.

El cierre del chaleco en la zona del esternón se hace por dos tiras elásticas que se enganchan mediante un anclaje de cierre instantáneo (un simple click). Además, la longitud de las tiras se puede regular para ceñir (o abrir, según sea el caso) más. Para ajustar la zona trasera, la mochila cuenta en cada lateral (bajo la axila) un cierre Freelock, consistente en una rueda que va tensando un hilo plástico que está enganchado en forma de zig-zag.

Con todo lo indicado, en pocos segundos tenemos la mochila perfectamente ajustada a nuestra caja torácica. Todo el sistema descrito ha otorgado, una vez en marcha, unas sensaciones de gran estabilidad, evitando todo rebote, con independencia del nivel de carga y de la velocidad de carrera. Además, debido a su sencillez, se puede variar el ajuste (tanto de los cierres pectorales como los Freelock) sin dejar de correr, lo que nos ha permitido adaptar a cada momento el nivel de presión, para no notar la mochila ni holgada ni excesivamente ceñida.     

En cuanto al tacto de todo el cuerpo de la RaidLight Responsiv 6L, no hemos encontrado ningún punto rígido que nos haya causado roces o alguna molestia en carrera, incluso en zonas que contactaban directamente con la piel, como en el supuesto de ir con camiseta sin mangas o con un cuello muy abierto. Los ribetes que perfilan toda la mochila son muy suaves, sin que se noten tampoco las costuras. Son detalles que se han cuidado bien al fabricar este chaleco.

Ahora bien, pese a la malla que contacta con la espalda, el sudor no se ha evacuado dejándonos totalmente empapados, especialmente en días de ejercicio intenso o con temperaturas más agradables (sin llegar a ser días de pleno verano). Creemos que el culpable ha sido el tejido interior, que hay tras la malla, pues ha protegido perfectamente el material guardado (siempre ha salido totalmente seco), pero a cambio no ha dado mucha opción a la ventilación para nuestra espalda, si no ponemos algo entre la malla y el mismo.

El reparto de todo el material entre los diferentes compartimentos descritos en el anterior apartado también ha ayudado a notar una distribución de la carga equitativa, logrando una buena estabilidad al correr. Por otro lado, el acceso a los bolsillos frontales, así como al nuevo trasero con cremallera, ha resultado muy sencillo, sin necesidad de sacarnos la mochila ni de disminuir el ritmo de carrera, siendo muy de agradecer cuando se llevaban varias horas de marcha y empezábamos a estar algo torpes.

La accesibilidad a los bidones EazyFlask, bebiendo en carrera, ha resultado fantástica, al igual que al maniobrar para la recarga de los mismos. El aislamiento térmico de la pipeta realmente funciona, manteniendo la temperatura del agua en el tubo y evitando que se calentara. Por otro lado, aunque los bidones son BPA Free y PVC Free, debemos confesar que al beber nos dejan cierto regusto a plástico.

Por último, merecen buena valoración los dos sistemas porta bastones probados en carrera. Han resultado fiables, sujetando los bastones y evitando su rebote. Solamente haremos dos precisiones referentes al sistema frontal: Es idóneo para palos que se puedan plegar en cuatro tramos (evitando que salgan demasiado por los lados) y, por otra parte, advertimos que este sistema requiere mejor llevar los bidones bien cargados pues, en otro caso, se producía un ligero rebote que movía, poco a poco, hacia a un lado los bastones, siendo necesario ir reajustándolos de vez en cuando.

Resistencia / durabilidad

En el transcurso de todas las semanas dedicadas a las pruebas con la RaidLight Responsiv 6L no hemos apreciado deterioro alguno de sus componentes. La elasticidad del tejido se mantiene, cumpliendo su función para ajustar el material cargado, las cremalleras corren igual de bien, y las gomas se mantienen con fuerza. El tejido no ha sufrido ningún tipo de desgaste apreciable en las zonas de mayor roce, y en las costuras no ha saltado ningún punto.

De forma similar, debemos subrayar que los sistemas de ajuste de la mochila, tanto las tiras pectorales con sus anclajes como los cierres Freelock, siguen funcionando como el primer día. Confesamos que las ruedas del sistema Freelock era uno de los elementos de esta mochila que temíamos fueran más delicados, pudiendo romperse o perder fuerza de ajuste, pero al final debemos admitir que han resistido todas las pruebas realizadas y siguen cumpliendo perfectamente con su función.

En definitiva, la única conclusión posible es que los materiales con los que se ha fabricado esta RaidLight Responsiv 6L son de una calidad y resistencia contrastada, sin que eso vaya en prejuicio de resultar suaves o agradables al contacto con el cuerpo del corredor.

DATOS

  • Capacidad6.0 litros
  • Capacidad extendida en litros6.0 litros

Comparar con

Responsiv 6L - RaidLight

Vs

Advertisement Advertisement buscar