Altra Olympus 3.5

Altra Olympus 3.5
Altra Olympus 3.5
Altra Olympus 3.5
Altra Olympus 3.5
Altra Olympus 3.5
Altra Olympus 3.5
Altra Olympus 3.5

VÍDEO ANÁLISIS


Altra Olympus 3.5

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 9
  • Peso (gramos) 303
  • P.V.P 155,00 €

Conclusiones

La tercera versión (y media) de las Altra Olympus 3.5 continúa en su línea maximalista, con la súper amortiguación y cero drop como signos más característicos. Novedades que recaen principalmente en el upper –ahora más consistente y duradero- y en el ancho del medio pie –ahora algo más estrecho-.

Durante los más de 250 km que hemos corrido con ellas pudimos certificar que cumplen con lo estipulado por la marca americana. Destinadas principalmente para corredores de peso medio que miren más la comodidad del calzado que el crono, ya sea en entrenamientos largos o competiciones, buscando que el pie vaya confortable a medida que vayan cayendo los kilómetros. Y cuando hablamos de comodidad, lo hacemos en mayúsculas: un colchón –literal- debajo los pies que convierten las salidas largas en menos duras y costosas, pudiendo pisar por donde queramos sin importar que sea una superficie afilada o no; todo ello aderezado con una horma lo suficientemente ancha como para que los dedos nunca se sientan presionados.

La suela, aunque sin un taqueado prominente, se ha mostrado efectiva en la mayoría de terrenos que nos podamos encontrar durante nuestras salidas más largas, a excepción siempre de superficies extremadamente grasas.

No obstante, algunos puntos de su estabilidad y sujeción, recomiendan no ser llevadas en terrenos eminentemente súper técnicos: podremos vadearlos sin problemas, pero ese no es su escenario ideal.

Por otra parte, pueden requerir un mínimo de adaptación para aquellos no acostumbrados a drops bajos o cero (como es el caso), o a perfiles tan maximalistas.

En definitiva, una zapatillas para correr muchas horas donde comodidad y protección será una constante; es decir, donde se prime el trayecto más que el llegar rápido a meta.


Pros & Contras

PROS:

1. Comodísimas, especialmente a partir de las 2 horas de salida en adelante.

2. Tracción y adherencia de la suela, abarcando la gran mayoría de superficies que nos podemos encontrar durante una salida muy larga.

3. Idóneas como rodadoras.


CONTRAS:

1. Entrada de elementos externos por el collar.

2. Si bien la longitud de los cordones nos ha parecido correcta, es necesario alguna "bolsita" donde guardar el sobrante.


A MEJORAR:

1. Quizá una lengüeta algo más larga, para tensar los cordones sin temor a que el nudo se resbale sobre dicha lengüeta.

Tipo de corredor

Si en base a la gran amortiguación creéis que el usuario ideal será un peso pesado, vais equivocados. Situamos el punto óptimo de eficiencia para pesos medios, debido a la estructura en general de la zapatilla, con un ajuste proporcionado por un upper más bien blando; a un collar del talón que a pesar de su aspecto tiene una rigidez débil media y , finalmente, a una amortiguación –aunque abundante- bastante blanda. Además de una flexibilidad bastante marcada para una zapatilla de estas características (maximalismo puro y duro).

Por otra parte no serán vuestras zapatillas si os gusta ir con una sujeción ceñida; la horma de las Olympus dejan espacio amplio para que los dedos se muevan a placer, lo que va muy bien para cuando llevamos varias horas de salida.

Necesitaremos de unas cuantas salidas para acostumbrarnos a ellas, básicamente porque sus perfiles altos (33 mm, 3 menos que la versión anterior) hacen que, en la pisada, la suela contacte con el terreno antes de lo que nuestra cabeza cree. Con un ejemplo se visualiza mejor: al levantar el pie pasar por una raíz grande, deberemos levantarlo más de lo que habitualmente lo hacemos, ya que llevamos ahora un colchón extra de amortiguación… nada que no se solvente con práctica.

El único soporte que encontramos, por así llamarlo, es la especie de “barca” que crea la media suela: cuando introducimos el pie, éste queda alojado dentro de la forma cóncava creada por la media suela. Ello se traduce en mayor estabilidad en cada pisada. De hecho, también se observa que, en el perímetro exterior, la media suela sobresale hacia fuera, dotándolo aun de más superficie que entrará en contacto con el terreno.

La amortiguación es la estrella invitada en estas zapatillas. La posicionamos más cerca de “compuesto blando”, con unas rajas interiores que favorecen la flexión en la pisada (sistema Innerflex). Lo que sí es seguro y notable es su abundancia: ya avisábamos en TRAILRUNNINGReview que eran unos verdaderos colchones correr con ellas, y no íbamos desacertados. La sensación es de ir bien altos des del primer momento que las calzamos. Pero a pesar de “las alturas”, solo hemos detectado un cao en el que perdemos la estabilidad: el pie sale escupido hacia adelante, por la zona lateral de los dedos, en bajadas que acometemos con velocidad, o en cambios de dirección bruscos en estas pendientes; por otra parte, es algo común en todas las zapatillas maximalistas. Teniendo esto en cuenta, podemos prever alguna torcedura.

A pesar de su maximalismo, encontramos un rocker bastante pronunciado que ayuda en la transición de la pisada, especialmente en zonas muy correderas como pistas llanas sin complicaciones.

Y a todo esto, ¿qué pasa con su drop cero? Pues si estáis acostumbrados a los drops estandarizados (8,9, …), seguramente necesitaréis un pequeño periodo de adaptación, de acostumbrarse a otro estilo de correr en el que notaremos cómo trabajan otros músculos de la pierna que con drops más elevados no sentíamos. Una pequeña adaptación que nosotros hemos acometido en las 3 o 4 primeras salidas.

Distancia

Las Altra Olympus 3.5 están hechas para correr muchas horas y kilómetros. Hemos realizado salidas de 10 km hasta 60 km, y es al cabo de las horas cuando sus cualidades permiten gozar más de ellas. Horma ancha, amortiguación, comodidad y upper suave hacen que el discurrir de los kilómetros sea menos doloroso para nuestras articulaciones.

Algo que hemos notado claramente es el hecho que la amortiguación, a pesar de blanda, no va perdiendo la forma y respuesta a medida que pasan las horas, manteniendo las mismas condiciones durante mucho tiempo.

Como toda  buena ultrera, la horma ancha deja libertad a los dedos, no los sujeta demasiado y, mucho menos, comprime. Esto es importante cuando después de horas corriendo, el pie comienza a dilatarse.

Los perfiles altos se convierten en protección para el pie, ya que absorbe el impacto con las rocas en todo el perímetro, a excepción del upper, donde nada podemos hacer si tenemos la mala suerte de golpearnos por esa zona (a veces nos ha ocurrido cuando, yendo cansados, chocamos accidentalmente con una roca grande).

A pesar de la apariencia de “zapatote”, lo cierto es que se puede rodar muy cómodamente con ellas. El rocker delantero –incluso trasero también-, facilita una transición nada lenta, permitiendo imprimir un ritmo bastante digno para los más veloces.

Los acolchados de las Olympus 3.5 son mucho más que generosos. El collar del talón tiene un grosor que salta a la vista y es cómodo a más no poder; lo único es que no acaba de cerrar o ceñirse totalmente al tobillo, lo que permite la entrada de elementos (tierra, piedrecillas, etc…).

Pero que sean para largas distancias no significa que no sirvan para otra cosa… en salidas de 10 km por pistas llanas sin obstáculos se han comportado como unas rodadoras muy cómodas, especialmente en ritmos bajos/medios, y sin mostrarse como un calzado tosco o poco maniobrable.

Tipo de terreno

La suela Megagrip es una garantía de agarre y confianza constante. Podríamos acabar rápido esta sección diciendo por dónde no correr con ellas, y no por que resulten fatídicas, sino simplemente porque sus capacidades de adherencia pierden enteros: roca lisa mojada y hierba húmeda (e incluso seca, si ésta es hierba alta…). En el resto de terrenos tanto tracción como adherencia funcionan de manera muy notable.

En pistas de tierra suelta o con gravilla, ni que decir tiene la garantía es total; y lo es además cuando afrontamos bajadas o subidas de esta superficie: la suela, con una anchura estratosférica, y a pesar de un taqueado nada prominente, muerde muy bien el terreno y evita resbalones.

En suelos húmedos, como el que se encuentra en zonas muy densas de vegetación que apenas recibe luz del sol, el apego es considerablemente alto; de hecho, mientas han durado las pruebas nunca hemos sufrido ningún resbalón.

En zonas de grandes raíces o piedras nos han gustado especialmente: puedes correr con ellas pisando por donde quieras (sin tener que seleccionar donde voy a poner el pie), gracias a la gran amortiguación de la media suela. Por más puntiaguda que sean las rocas, podremos pasar por encima de ellas sin notar nada de dolor; y lo mismo ocurre si pasamos por estas superficies en bajadas, es decir, cuando vamos más rápidos y ejercemos mayor presión en la pisada. Eso sí, se pierde toda información del terreno, pero ello no es un hándicap para un calzado de estas características. De hecho, el gran grosor de la media suela se convierte en la mejor protección para la planta del pie.

En zonas de barro espeso la suela no llega a dar buena respuesta -debido a la poca prominencia del taqueado-, y no evacua correctamente. En rocas grandes (como tarteras) la adherencia siempre ha sido satisfactoria.

La sujeción general de las Olympus 3.5 es perfecta si por donde vamos a pasar no es terreno excesivamente técnico. Es decir, el calzado nos abraza principalmente por el empeine - que es donde ejercemos la presión con los cordones-, siendo la zona del tobillo más abierta y sin tanta sujeción de las zapatillas. Ello provoca que en torsiones laterales muy forzadas, tanto hacia el interior como exterior, (típicas en terrenos muy técnicos), el pie se mueva dentro del calzado y, por ende, perdamos algo de estabilidad. Pero vaya, no estamos diciendo que no se pueda correr por estos terrenos; lo que nos costaría es correr continuamente por estas superficies.

Otra consecuencia de la obertura del talón es que nos acaba entrando arenilla o pequeñas piezas de piedra en el interior (para ello, la marca pone a nuestra disposición polainas de fácil colocación gracias a los enganches que a tal efecto encontramos en las zapatillas).

La transpirabilidad es muy elevada; de hecho, si paramos un momento en zona de vientos se nota como éste se cuela a través del upper, con el consiguiente gustazo si corremos en días calurosos. Por el contrario, se mojan con suma rapidez, siendo lo que más tarda en secarse la zona del talón (debido a su gran acolchado) y la cara interna de la lengüeta. Lo que hemos encontrado muy útil es los agujeros situados en la puntera para evacuar el líquido interior.

Durabilidad

Después de más de 250 km corriendo con las Altra Olympus 3.5, observamos que ambas punteras se han despegado. Creemos que algo pronto para tratarse de unas zapatillas para largas distancias.

Punteras aparte, la verdad es que la resistencia del conjunto es altamente notable: plantillas sin deformaciones, upper realmente intacto y la suela con signos muy leves de desgaste, tal y como apreciamos en las fotos. La media suela con alguna leve grieta de compactación pero sin que sus cualidades se hayan visto mermadas, además de algunos roces producto de impactos con las piedras.

Y aunque el upper no esté reforzado en el punto de flexión, no existe ninguna señal ninguna de que se vaya a romper, lo cual es buen síntoma de su estado general.

PUNTUACIONES

  • Adherencia bajadas en tierra9.0
  • Adherencia en roca8.0
  • Adherencia en roca mojada5.0
  • Adherencia subidas en tierra8.0
  • Altura de la caña7.0
  • Amortiguación delantera9.0
  • Amortiguación trasera9.0
  • Asfalto7.0
  • Costuras9.0
  • Durabilidad8.0
  • Estabilidad8.0
  • Fit9.0
  • Flexibilidad8.0
  • Impermeabilidad5.0
  • Pista9.0
  • Protecciones8.0
  • Reflectantes5.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros7.0
  • Torsión lateral8.0
  • Trail9.0
  • Trail Extrem7.0
  • Transpirabilidad9.0

Comparar con

Olympus 3.5 - Altra

Vs

buscar