TERREX AGRAVIC PRO

ADIDAS

DATOS TÉCNICOS

  • Peso (Mujer / Hombre) 280 / 320 g
  • Precio 200,00 €
  • Drop 4 mm
  • Peso corredor Medio
  • Tipo terreno Polivalente
  • Uso Media distancia

GALERÍA


CONCLUSIONES

Pros & Contras

"La consolidación del sistema BOA en el Trail."

PROS:

1. Gran ajuste logrado con los tres tirantes que cierran con BOA.

2. Reactividad al correr: Facilita el aumentar la velocidad.

3. Agarre de la suela: Ideal para correr por zonas técnicas.

4. Es de valorar la utilización de material reciclado y reducción de residuos plásticos.


CONTRAS:

1. Baja transpirabilidad: Tejido protegido que penaliza mucho en días de calor.

2. Puede echarse en falta algo más de acolchados en talón y collarín.

3. Hendidura de la suela: Pueden quedar encajadas piedras.

4. Falta un punto de mayor sujeción en el talón.

Conclusiones

"Auténticas montañeras."

Hemos encontrado en las adidas Terrex Agravic Pro unas magníficas aliadas para las salidas más alpinas que se nos puedan ocurrir. Buena sujeción, protecciones contundentes y un agarre excepcional en todo tipo de terreno definen estas zapatillas, que han cumplido siempre y no nos han defraudado ni en las situaciones más comprometidas.

El ajuste sin cordones, mediante tres tirantes que se ciñen al empeine por el dial de BOA, era una tendencia de ayer que hoy ya se consolida, una vez contrastado que se trata de un sistema eficiente, muy rápido, prácticamente personalizable y con un reparto equitativo de la presión, evitando así cualquier molestia.

Valoramos la notable sujeción descrita, que otorga una precisión de la pisada que ha resultado esencial en zonas técnicas. Aunque la ajustada horma, la carencia de acolchados, junto a la poca transpirabilidad, han implicado una pérdida de la confortabilidad, especialmente en la zona de tobillo y talón, que nos ha limitado a la hora de incrementar los kilómetros de nuestras salidas.

Por otro lado, la incorporación de una placa de TPE en la media suela no solo nos ha protegido del impacto de piedras, sino que aporta estabilidad en superficies muy irregulares y, además, ha supuesto una ayuda nada desdeñable para aumentar el ritmo de carrera en los tramos en los que se podía dar gas a fondo, otorgando una dinámica muy buena.

Tampoco podemos olvidarnos de la suela Continental, merecedora de todo tipo de alabanzas. Como buen calzado montañero, resultaba esencial que el grip al terreno fuera excelente, y que no nos fallara o nos diera sorpresas desagradables en los peores momentos. Tras las pruebas en todo tipo situaciones, fueran superficies duras o blandas, secas o mojadas, siempre hemos salido airosos, pudiendo seguir disfrutando de salidas técnicas, a la vez que veloces, debiendo subrayarse la polivalencia ante cualquier tipo de superficie, siempre de marcado carácter técnico.

A partir de las pinceladas que acabamos de dar, consideramos que las adidas Terrex Agravic Pro no son un calzado de amplio espectro, sino más bien para un corredor específico: Experimentado, veloz y amante de los trails más técnicos. Si queremos sacar el máximo provecho de estas zapatillas, mejor saber de antemano el quién, el dónde y el para qué. 


REVIEW

Tipo de corredor

"Para el corredor-cabra."

Tipo de corredor

"Para el corredor-cabra."

Salta a la vista que las adidas Terrex Agravic Pro son unas zapatillas de marcado perfil técnico. Antes de correr con ellas ya podemos apreciar un upper cerrado y muy protegido, así como una suela agresiva de taqueado bien marcado.

Teniendo en cuenta que el collar es un poco más alto de lo habitual y sin lengüeta, calzarnos la zapatilla es parecido a introducir el pie en un calcetín de neopreno. Si bien resulta más fácil de lo que parece, gracias a los dos tiradores (talón y empeine) que tenemos para ayudarnos en la maniobra, y a que el collar tampoco queda totalmente ajustado en la zona del tobillo.

Sin cordones, el cierre se logra mediante el dial BOA que, al hacerlo rodar hacia delante, va tensando mediante un cable los tres tirantes que puentean el empeine. Así, en un segundo tenemos la zapatilla ajustada en toda la zona media con una precisión difícil de mejorar. Al tener una horma estrecha, los dedos de los pies quedan también sujetos, en tanto que el talón se apoya en el inamovible contrafuerte.

Desde un primer momento, el ajuste logrado ha mantenido sujeto el pie dentro de la zapatilla, percibiéndose que ayuda a correr con una precisión muy valorable, especialmente en zonas técnicas y con pasos poco evidentes.

Vemos que las adidas Terrex Agravic Pro tienen unas prestaciones que pretenden ante todo conceder una gran funcionalidad al corredor, más que su confort. Si buscamos acolchados en su interior, solamente vamos a encontrar uno, y discreto, en el punto de apoyo del talón en el contrafuerte que, como hemos dicho, es totalmente rígido. Ni en el collar, ni el empeine o a la altura de los tobillos tenemos otras protecciones interiores, con lo que en alguna ocasión el roce constante con el pie ha llegado a causar alguna que otra molestia.

Aunque el fabricante merece un reconocimiento por su compromiso con la reducción de residuos plásticos, al haber elaborado las zapatillas con un 50% de poliéster reciclado y otro 50% con el denominado Parley Ocean Plastic, los corredores con pies delicados o poco curtidos, necesitarán un buen calcetín que evite esos percances o bien un tiempo de adaptación a las zapatillas antes de hacer salidas de cierta duración.

Por otro lado, para nada nos ha parecido llevar unas zapatillas de 320 gramos, pues al correr con ellas han mostrado una dinámica francamente buena, pareciendo mucho más ligeras que lo que nos indica la balanza. Sin duda, el bajo drop de 4mm y la placa de TPE que tenemos en la media suela han ayudado a obtener esa buena respuesta, que hará las delicias de los corredores más ligeros y veloces.

En pocas palabras, estamos ante unas zapatillas para dar guerra en el monte. Los corredores experimentados y más competitivos, encontrarán aquí unas magníficas compañeras para disfrutar de la velocidad y los terrenos alpinos a partes iguales. Ellos serán los que mayor provecho sacarán de las adidas Terrex Agravic Pro, por lo que no están destinadas a todo tipo de corredores, sino al segmento más “cabra” de nuestra comunidad.

Distancia

"Hasta la media distancia sin problemas, después ya veremos."

Distancia

"Hasta la media distancia sin problemas, después ya veremos."

Una de las principales características de las adidas Terrex Agravic Pro es la placa de TPE que, en color blanco, se puede apreciar insertada en la media suela, elaborada esta última con el compuesto Lightstrike, que nos eleva de forma considerable hasta un perfil de 32-28 mm.

Al correr, la amortiguación del conjunto se advierte firme, pero sin resultar excesivamente dura o incómoda. Está en su justa medida para aportar la buena respuesta en carrera que ya hemos indicado, sin penalizarnos en salidas en las que hemos querido aumentar los kilómetros.

En cuanto a la placa, aunque últimamente se están incorporando las de carbono en el calzado de trail running, en nuestro caso está elaborada en TPE (Elastómero Termoplástico), una alternativa al PVC que resulta más ecológico y flexible que este. Dicho material, de cierta rigidez, al margen de proteger la suela del pie en zonas de piedras, ayuda a la estabilidad del corredor, así como a lograr una mejor reactividad por el retorno de energía, lo cual ha sido especialmente perceptible en superficies duras y rápidas.

Al margen de la placa, hay que tener presente el pronunciado rocker y su limitado drop, lográndose en su conjunto una zapatilla que ha permitido rodar a buen ritmo, durante más tiempo del esperado. En este sentido, se ha conseguido un calzado ideal para competiciones técnicas, en las que la velocidad sea un factor importante para el corredor, que alcancen sin problema la media distancia… y algo más.

Las limitaciones en cuanto a kilómetros a recorrer vendrán, por otro lado. Ya hemos advertido que las adidas Terrex Agravic Pro no priorizan el confort del corredor, al igual que un coche de rally no lo busca para su piloto, sino que se persiguen prestaciones centradas en el rendimiento en carrera. Aunque este tema resulta ser bastante subjetivo, pues la comodidad se puede definir según cada uno, al final todos encontramos nuestro límite.

Por eso, cuando hemos tratado de alargar nuestras salidas, ha sido la pérdida de comodidad en el interior la que nos ha hecho recortar distancias. Al notar el empeine excesivamente ajustado o la falta de acolchados en la zona de tobillos (haciendo perceptibles ciertas costuras) y talón han sido decisivos para delimitar nuestros recorridos que, en nuestro caso, no han superado la media distancia, siendo ideales hasta los 30 kilómetros o un máximo de maratón.

Otro factor determinante en el presente apartado es el upper de las adidas Terrex Agravic Pro, de grueso tejido y protecciones contundentes. Su funcionalidad se ha mostrado en terreno técnico y hostil, pero ha implicado una transpirabilidad insuficiente. Así ha sido en los días calurosos, en los que alguna pequeña ampolla se nos ha formado entre los dedos del pie. Por tanto, no optaríamos por alargar distancias, sino precisamente lo contrario, si tenemos por delante una jornada de altas temperaturas.

Insistimos que, en cuanto a la estructura de la media suela, las adidas Terrex Agravic Pro podrían ser utilizadas en cualquier distancia. Siendo las sensaciones percibidas por el corredor, en cuanto a sentirse cómodo corriendo se refiere, las que deben establecer las pautas para su uso. 

Tipo de terreno

"Estas zapatillas son lo que parecen."

Tipo de terreno

"Estas zapatillas son lo que parecen."

Como es habitual en adidas, la suela de las adidas Terrex Agravic Pro es un caucho de Continental, en la que destacan unos tacos agresivos (de 5 mm), bastante numerosos y distribuidos de forma uniforme. En la parte central, se abre un espacio considerable que deja a la vista la placa de TPE, a la vez que aligera el peso global.

Volviendo a invocar al espíritu montañero de estas zapatillas, como resultado de nuestras pruebas podemos concluir que son lo que parecen. El agarre de la suela en todo tipo de terrenos ha sido excepcional, incluso en mojado, mostrando una polivalencia muy valorable, especialmente en pruebas o salidas que podamos encontrar de todo, y más si hablamos de salidas técnicas.

Pese al elevado perfil, el paso por zonas de pisada más complicada no ha puesto en evidencia a las adidas Terrex Agravic Pro. Gracias a la placa de TPE, junto a los soportes laterales de la parte superior de la media suela, la estabilidad resultante ha sido suficiente para correr (y rápido) por los terrenos más inestables sin haber sufrido torceduras.

La buena sujeción, lograda por el ajuste de los tres tirantes mediante el dial de BOA, ha mantenido fijado el pie en todo momento, pese a los giros y quiebros producidos. Solamente hemos echado en falta un pelín más de sujeción en la zona del talón en situaciones puntuales, en las que se producía un ligero desplazamiento de la parte trasera del pie. Nada relevante, pues se compensa con la fijación de la zona del empeine, por lo que no desmerece la magnífica sujeción y estabilidad global, pero ligeramente apreciable al coger velocidad si realizábamos giros o apoyos de talón.

En todo caso, tanto por las prestaciones de la suela como valoración del conjunto de la zapatilla, las adidas Terrex Agravic Pro nos han permitido acometer de forma exitosa las salidas más alpinas, pasando por zonas de rocas de todo tamaño, pudiendo correr también a toda velocidad sobre canchales. Bajando por terrenos así, sin miedo a perder pie ni a los impactos, gracias también a la buena protección en la puntera, al igual que al resistente tejido del upper.

Lo único a advertir es que, al pasar por zonas de piedras pequeñas (guijarros, grava o similares), puede quedar encajada alguna de ellas en la hendidura central de la suela, la que nos permite ver la placa de TPE. Nos ha pasado más de una vez en nuestras pruebas, teniendo que parar para quitar con la mano la maldita piedra, que nos hacía correr sin poder apoyar bien la planta del pie sobre el terreno.

Cabe añadir que su drop de 4 mm resulta muy equilibrado para aprovechar bien las prestaciones de las adidas Terrex Agravic Pro. Al correr rápido en terrenos sin dificultades técnicas, ha permitido que logremos una buena dinámica, pudiendo realizar el apoyo de la zancada con el medio pie. En tanto que, ante una bajada con pendiente moderada y terreno inestable (piedra suelta), podíamos apoyar bien con el talón, logrando frenar la inercia y movernos con más seguridad.   

Por otra parte, cuando han tenido ocasión, sobre terrenos más blandos (hierba o algo de barro) los tacos han mordido bien el suelo, evitando derrapes o pérdida de grip, por lo que no ha sido necesario reducir la velocidad de nuestra marcha. No hay excusas. Si estamos fuertes y vamos con decisión, estas zapatillas nos permiten volar por superficies en las que habitualmente, y por precaución, aflojaríamos el ritmo de carrera.

Por último, debemos hacer mención de nuevo el upper. Si bien antes hemos advertido de su falta de transpirabilidad, como contrapartida ha quedado patente una resistencia a la entrada del agua prácticamente igual a zapatillas con un tratamiento impermeable. Cuestión muy a tener en cuenta en un calzado montañero, pues se puede correr bajo la lluvia, sobre nieve o meter el pie para cruzar un arroyo sin temor a que se nos mojen los pies.

Lo dicho: buen agarre, estabilidad y protección. Un combinado que las hace ideales para el trail running más técnico, sin desmerecer las salidas en las que podamos encontrar terreno muy variado, gracias a la versatilidad que se deriva ya del dibujo de la suela. 

Durabilidad

"Hechas para soportar las peores condiciones."

Durabilidad

"Hechas para soportar las peores condiciones."

Especial importancia tiene este apartado en un calzado como las adidas Terrex Agravic Pro, en tanto que, si las destinamos para nuestras salidas más técnicas y alpinas, estarán expuestas a condiciones más abrasivas y hostiles de lo normal.

Como conclusión de las pruebas desarrolladas podemos afirmar que las adidas Terrex Agravic Pro han estado a la altura de las expectativas creadas, confirmando que se trata de un calzado contundente y hecho para soportar las condiciones del trail más extremo.

Así, el upper sigue en perfectas condiciones, habiendo soportado golpes y roces de piedras, sin que se haya visto afectado por ello, ya que se mantienen en perfecto estado todas las protecciones y sin que se advierta ningún corte o desgaste anormal del tejido, ni siquiera en las habituales zonas de torsión.

Una valoración similar se debe hacer de la suela Continental, que continúa bien fijada sin despegarse del cuerpo de la zapatilla, con todos los tacos enteros, que no han sufrido cortes o roturas. Consideramos que el desgaste apreciable se corresponde con los kilómetros recorridos, sin que pueda hablarse de un deterioro prematuro. También el funcionamiento del sistema BOA para fijar la zapatilla resulta ágil y sencillo como el primer día.

Por último, y como valoración global de las adidas Terrex Agravic Pro, se mantienen las prestaciones de las primeras semanas, en cuanto a las sensaciones percibidas por el corredor, tales como la reactividad en carrera, la amortiguación o el agarre ante todo tipo de superficies, tras dos meses con ellas. Así, consideramos que tenemos un buen calzado que, pese a sufrir más de lo habitual, no nos va a durar menos.

COMPARADOR

Vs.

Autor: Sergio

TRAILRUNNINGReview