Weis Simer II 10 Lts

Weis Simer II 10 Lts
Weis Simer II 10 Lts
Weis Simer II 10 Lts
Weis Simer II 10 Lts
Weis Simer II 10 Lts
Weis Simer II 10 Lts
Weis Simer II 10 Lts
Weis Simer II 10 Lts
Weis Simer II 10 Lts
Weis Simer II 10 Lts
Weis Simer II 10 Lts
Weis Simer II 10 Lts
Weis Simer II 10 Lts
Weis Simer II 10 Lts

VÍDEO ANÁLISIS


Weis Simer II 10 Lts

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US XS S M L
  • Peso (gramos) 238 238 260 260
  • P.V.P 96,00 €

Introducción

Desde Argentina nos llega el chaleco-mochila Weis Simer II, de 10 litros de capacidad. Forma parte del selecto catálogo que tiene la marca Weis para la práctica del Trail Running. De hecho, todos los productos que ofrece en su web (www.weis.com.ar) están pensados para nuestro deporte. Son en total cinco chalecos-mochila de diferentes capacidades, además de accesorios para la hidratación y su porteo, cinturones (uno de ellos con portabastones) y unos bastones. Son pocos pero escogidos productos. Según nos dicen, “auténticamente pensado por corredores, el espíritu de nuestros productos está moldeado por el origen de las personas que formamos la compañía: corredores, aventureros, fabricantes y amantes del diseño que buscamos fabricar productos capaces de soportar las altas exigencias que implican hacer lo que más nos gusta; correr grandes distancias en la naturaleza”. Una declaración en toda regla. Veamos, pues, el que tiene pinta de ser el producto estrella de Weis, el chaleco-mochila Simer II de tan sólo 96€ para 10L de capacidad.

Primeras sensaciones y construcción

La primera impresión al ver la mochila Weis Simer II es contradictoria: te resulta familiar, pero no del todo y no sabes el porqué. Diríamos que responde a un patrón ya clásico de lso chalecos sin prácticamente estructura, basados en la confección con textiles ligeros y elásticos. No hace falta mencionar otras marcas y modelos que han marcado tendencia. En nuestro caso, esta primera impresión es la de encontrarnos con un producto sofisticado, ligero y elegante, pensado para responder a las expectativas más exigentes.

Se trata de un chaleco-mochila de 10 litros de capacidad, con trece bolsillos y compartimentos, y que se presenta en cuatro tallas y dos opciones de color: blanco y negro. A parte del cierre pectoral, sólo es posible ajustarla en la parte inferior, a través de dos cintas regulables situadas en los bolsillos laterales con cierre de cremallera. El ajuste en espalda, hombros y pecho, en la talla correcta, es muy preciso, quedando totalmente arrapada.

Es una mochila ligerísima, con un peso nominal de 210 gr, y con un peso verificado en talla M/L de 260 gr. Está confeccionado con un tejido elástico y transpirable, que denominado Elastum. Las uniones están resueltas con costuras tradicionales, incluyendo los refuerzos perimetrales, también elásticos, situados en casi todos los bordes. La parte interior de las cintas pectorales tienen un tejido acolchado 3D, que facilita la transpirabilidad de esta zona, mientras que el intradós dorsal está construido con una rejilla muy abierta.

Al margen de algún hilo mal cortado y de la marca ligeramente amarilla en las perforaciones redondas en el Elastum, que se notan especialmente sobre el color blanco del tejido, la impresión es de gran calidad, tanto en materiales como en confección.   

Sistemas de hidratación

La mochila Weis Simer II viene sin accesorios para hidratación para que el corredor elija entre las dos posibilidades de porteo que ofrece: bolsa de hidratación en la espalda y bidones (rígidos o flexibles) en las tiras pectorales. La propia marca tiene en su catálogo depósitos flexibles de hidratación de diferentes capacidades aptos para las dos opciones, pero puedes utilizar sin problemas por productos de otros fabricantes.

En el caso de la bolsa de hidratación, hay que señalar la conveniencia de protegerla con una funda aislante, dado que el tejido que la separa de la espalda es muy transpirable, con lo que el calor y el sudor emitidos por la espalda contacta casi directamente. Para su sujeción, dispone de un único soporte central con cierre de velcro. La sencillez de la colocación de la bolsa permite un acceso muy fácil para el rellenado. El paso del conducto a la zona pectoral puede ser por ambos lados. Si eres partidario de este sistema de hidratación, vigila sobretodo en la elección de la talla, ya que, a plena carga, el volumen del depósito limita la adaptación de la mochila al cuerpo y fuerza hacia atrás su posición, forzando el acceso y disponibilidad de los compartimentos superiores de las cintas de la mochila. Si dudas entre dos tallas, te convendrá seguramente la superior.

Para los bidones delanteros, la elasticidad del tejido permite la introducción tanto de los rígidos como de los flexibles. Si son de hasta 500 ml, se pueden sujetar con una goma elástica situada en la boca del compartimento. Para volúmenes superiores o para los que lleven pipeta larga, la sujeción podrás resolverla también mediante la presilla, también elástica, situada en la cinta pectoral, que es la misma que utilizaremos para el paso del conducto de la bolsa de hidratación dorsal. La altura de estos compartimentos te obliga, si no usas pipeta larga, a forzar el gesto para poder beber. Además, con este tipos de bidones, la posibilidad de acceso al bolsillo con cremallera (especialmente con el teléfono) se complica.

Compartimentos y extras

La mochila Weis Simer II es profusa en compartimentos, a saber:

- Gran compartimento abierto dorsal, con acceso superior compartido con el correspondiente al de la bolsa de hidratación, del cual le separa únicamente un tejido de rejilla

- Gran compartimento abierto lumbar, de buena capacidad, con dos accesos laterales

- Dos bolsillos laterales, con cierre de cremallera, dentro de los cuales están los tirantes de ajuste. Tiene el tamaño suficiente para guardar un Smartphone.

- Sendos bolsillos abiertos, sobrepuestos a los anteriores y con capacidad similar

- Dos bolsillos verticales abiertos, situados en la parte delantera de la mochila, pensados para el sistema de hidratación mediante bidones

- Sendos bolsillos abiertos, superpuestos en la parte inferior de los anteriores

- Finalmente, y rompiendo la simetría de la mochila, hay dos bolsillos situados por encima de los de la hidratación. El de la izquierda dispone de un cierre de cremallera y la elasticidad del tejido permite llevar en su interior el teléfono móvil. El de la derecha no tiene cierre, aunque queda protegido por el solape de una segunda capa textil.


Son en total trece compartimentos, tres de los cuales tiene cierre de cremallera. El resto confía en la tensión elástica del tejido para asegurar la carga, con el correspondiente refuerzo cosido (y también elástico) de la boca del bolsillo. Bien colocada la carga, no ha supuesto ningún riesgo de pérdida por caídas accidentales. En cuanto a la facilidad para acceder al contenido, obviamente los compartimentos delanteros lo son. No tan obvio es el de los laterales, tanto los abiertos como los de cierre con cremallera. Sin embargo, damos fe que son accesibles, incluso para el probador que suscribe y que no se caracteriza precisamente por la movilidad de sus extremidades superiores.

El minimalismo de la mochila Weis Simer II le lleva a prescindir de otro tipo de compartimentos más estancos o impermeables. Se echa a faltar algún clip para asegurar las llaves.

Dispone de reflectantes muy eficaces, especialmente en la espalda, donde el logo de la marca, de generosas dimensiones, lo es. En la parte delantera, las presillas para acceder los compartimentos portabidones, también lo son, así como el logo, esta vez más reducido, situado en la cinta derecha.

Así de esencial es esta mochila, que no dispone de otros tipos extras como podría ser algún sistema portabastones o del silbato para casos de emergencia. Para una mochila pensada para larga distancia, entendemos que es un elemento imprescindible para la seguridad del corredor, tal como exigen la práctica totalidad de los reglamentos de carreras de esta índole.

Comportamiento en carrera

La mochila Weis Simer II, con la talla adecuada, se adapta a nuestra anatomía a la perfección. Para ello cuenta con cuatro tallas: XS/S, M/L, XL y XXL. No hay versión específica para mujer, con lo que la afirmación se refiere a la anatomía masculina. El cierre pectoral ser resuelve con un ingenioso sistema de dos ajustes de gomas elásticas regulables, tanto en posición como en tensión, que se fijan en los finos cilindros de plástico situados en las tiras del chaleco. Esta elasticidad permite una perfecta sintonía con el movimiento de nuestro tórax al respirar, tanto en la inhalación (cuando aumenta el volumen de nuestro pecho) como en la exhalación (cuando se reduce). En todo momento, la mochila queda estable y ajustada, si peligro de caída de la carga y sin que se produzcan roces o molestias.

En cuanto a la transpirabilidad, lo que la condiciona no son tanto los tejidos con que está confeccionada como la carga que llevemos y, sobre todo, como la protejamos. Nos explicamos: usada para entrenos cortos, en días calurosos y prácticamente sin carga posterior, la evacuación del sudor es excelente, dado que los tejidos interiores son muy poco tupidos y los exteriores son muy transpirables, teniendo incluso pequeñas perforaciones circulares cortadas con láser. Sin embargo, si tenemos que “impermeabilizar” el contenido para protegerlo de la lluvia, la capacidad para disipar el calor y el sudor deviene nula, llegando a notar, con cierta sensación de molestia, el tacto rígido que pueda tener el contenido y su protección.

Soslayando este tema, la mochila Weis Simer II resulta muy cómoda y estable. La hemos utilizado preferentemente con hidratación delantera, llegando incluso a “olvidar” que la llevábamos puesta. La experiencia de correr con ella sin vestir camiseta no ha resultado satisfactoria, dado que el roce con los refuerzos perimetrales ha resultado molesto.

Impermeabilidad

Aquí acabamos rápido: la mochila Weis Simer II no es impermeable. En tanto que no lo pretende, no resulta ningún inconveniente, más allá de los señalados en el apartado anterior.

Resistencia y durabilidad

Hasta la fecha, con más de 20 horas de prueba, la mochila Weis Simer II no ha dado muestras de debilidad en ninguno de sus componentes. Tanto los tejidos (Elastum, rejillas…) como los accesorios y costuras no presentan ninguna muestra de rotura o desgaste por rozaduras o por enganchadas con la vegetación.

En cuanto al mantenimiento, no hemos encontrado instrucciones al respecto. Así que hemos lavado a máquina un par de veces con el programa de agua fría, sin que hayan aparecido problemas. Entre lavado y lavado, después del entreno, simplemente hemos dejado ventilar al aire la mochila, sin que retuviera malos olores.

Desde el punto de vista estético, lo único que hay que reseñar, en el caso de optar por el color blanco, que pueden quedar marcas de suciedad por roce en la zona del tejido deformado por elementos rígidos, como, por ejemplo, el teléfono móvil. Marcas de suciedad que desaparecen totalmente con el lavado.

Conclusiones

Desde nuestro punto de vista, el chaleco-mochila Weis Simer II no tiene nada que envidiar a sus referentes más conocidos. Se trata de un producto bien diseñado y bien confeccionado, muy ligero, apto para los corredores que buscan la máxima reducción de peso con el máximo confort. Obliga, en consecuencia, a ser coherente con este minimalismo para poder llegar a portear todo el material obligatorio de los ultras más exigentes. No sirve, a nuestro entender y en este caso, para el corredor popular que tiene una actitud conservadora, ya que seguramente tendrá dificultades para llevar todo el material y, sobre todo, para acceder con comodidad al compartimento de mayor capacidad.

En todo caso, es una excelente opción para entrenos y competiciones de corta y media distancia, ya que es muy ligero, se adapta a la perfección a nuestro cuerpo, tanto con carga como sin ella. Lástima que, por ahora, no se encuentre en las tiendas de nuestro país, porqué el precio (96€) es francamente competitivo.


PROS:

1. Muy confortable

2. Muy buena estabilidad y ajuste

3. Profusión de compartimentos


CONTRAS:

1. Ausencia de silbato (indispensable en el material obligatorio)


POSIBLES MEJORAS:

1. Además del tema del silbato, podría añadir algún sistema de portabastones y un clip para asegurar las llaves.

2. Atención a la talla, en el caso de optar por usar el sistema de hidratación de la espalda


A QUIEN VA DESTINADA:

1. A los corredores amantes del minimalismo en la elección del material

PUNTUACIONES

  • Bolsillos exteriores8.0
  • Capacidad10.0 litros
  • Capacidad extendida en litros10.0 litros
  • Compartimentos interiores7.0
  • Comportamiento en carrera8.0
  • Fit cintas8.0
  • Fit cuerpo8.0
  • Portabidones8.0
  • Reflectantes9.0
  • Resistencia / Durabilidad8.0

Comparar con

Simer II 10 Lts - Weis

Vs

buscar