Vibram Fivefingers V-Aqua

Vibram Fivefingers V-Aqua
Vibram Fivefingers V-Aqua
Vibram Fivefingers V-Aqua
Vibram Fivefingers V-Aqua
Vibram Fivefingers V-Aqua
Vibram Fivefingers V-Aqua

VÍDEO ANÁLISIS


Vibram Fivefingers V-Aqua

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 9
  • Peso (gramos) 138
  • P.V.P 99,00 €

Conclusiones

La casa Vibram Fivefingers nos quiso poner a prueba con uno de sus productos estrella para este 2018: las Vibram Fivefingers V-Aqua, calzado minimalista y anfibio ideal para entornos acuáticos cuando ir completamente descalzo no es una buena opción, y la verdad es que probarlas ha sido una diversión constante.

Si ya estáis habituados a calzado tan minimalista, se os abre una nueva posibilidad de uso para combinarlas entre el Trail Running y deportes en los que nos vamos a tener que “mojar” constantemente.

¿Y si no estáis habituados a este calzado? Pues aquí necesitarás un buen periodo de adaptación para poder correr con un calzado tan determinado (cero drop, sin protecciones, suela de 3 mm…), que permite una pisada del todo natural y sin interferencias. Y además, necesitarás un plus de fortaleza en las piernas. El camino será un tanto largo ya que deberemos acostumbrar a las plantas de los pies y a otros músculos de las piernas de los que ignorábamos su existencia. Pero pasado este periodo puedes descubrir otra manera de correr totalmente diferente a lo que estabas acostumbrado: una sensación de pisada espectacular que nos permite plena expansión del pie tal y como si fuésemos descalzos.

La casa ha colmado nuestras expectativas al situarlas como ideales para deportes en entornos acuáticos como paddle surf, kayak, trekking por roca mojada, expediciones en ríos y además, nosotros añadimos swim run y entrenos por senderos limpios de irregularidades. Hemos entrado y salido del agua y nos hemos movido por diferentes terrenos y su respuesta siempre ha estado a la altura, con una tracción verdaderamente alta en terrenos totalmente mojados (por algo lleva suela Vibram Megagrip) y sin resistencia al nadar. Pero es que fuera de su ámbito natural hemos corrido por toda clase de senderos y caminos, pistas forestales y por rocas, demostrando una tracción considerable; especialmente buenas en días de lluvia de verano o primavera cuando el terreno está mojadísimo ya que la velocidad para evacuar el agua hará que solamente quieras ir de charco en charco.

En definitiva, un calzado para unas condiciones bastante acotadas y para corredores habituados al minimalismo extremo, pero a cambio, ¡la diversión está asegurada!


Pros & Contras

PROS:

1. Aptas para cualquier pie que la utilice para días muy concretos en los que apenas vayamos a correr, como buceo ocasional, explorar rocas en el mar o incluso buscar cangrejos con la familia (J),además de cualquier deporte relacionado con el mar o lagos.

2. Las sensaciones de correr con ellas son de lo más interesante. Notar cómo se expande el pie en cada pisada, permitiéndonos una manera de correr lo más natural posible.

3. El buen agarre en entornos acuáticos (roca mojada, charcos…).

4. La evacuación del agua no puede ser más rápida.


CONTRAS:

1. Los granos de arena suelen bloquear los agujeros de drenaje.

2. Los tacos diminutos y tan juntos limitan mucho el terreno por donde llevarlas (en subidas/bajadas de tierra compacta húmeda el agarre es casi nulo…).
 

POSIBLES MEJORAS:

1. Algún detalle reflectante.

2. No todos tenemos la misma estructrua del pie (pie cuadrado, griego, romano, afilado…), pero en cambió solamente existe un único modelo de Vibram Fivefingers V-Aqua. Sería ideal ofrecer varios moldes en los que se incluyan las diferentes morfologías de los pies.

Tipo de corredor

Las Vibram Fivefingers V-Aqua requieren, sin dudas, de un corredor preparado o habituado a este calzado tan específico. Para llegar a ellas es necesario que el corredor haya pasado por una transición, empezando por desvincularse paulatinamente de las zapatillas convencionales mientras vamos bajando drops, protecciones, media suelas, hasta plantarlos en las conocidas minimalistas, y cuando mente y cuerpo se hayan habituado a ellas, comenzar a realizar salidas muy cortas, incrementando poco a poco el número de kilómetros. El camino será más largo o más corto, según la voluntad y las características físicas de cada uno, pero las sensaciones que esperan al otro lado son muy divertidas; es conocer una nueva dimensión dentro del Trail Running. Es correr a ras de suelo –literalmente- y comprobar cómo el pie se expande en su totalidad en cada pisada, además de comprobar que utilizamos de manera más enérgica músculos en las piernas que no se sentían cuando corríamos con zapatillas normales.

Es por ello que las recomendamos a aquellos corredores abiertos de mente a nuevas experiencias o para los que quieran fortalecer musculatura además de adquirir eficiencia en el correr. Esto último es verdaderamente interesante puesto que correr con este calzado obliga a entrar de puntera o metas, adelantar la cadera y llevar una alineación perfecta del cuerpo para correr correctamente. De hecho, entrar de talón se hace del todo imposible ya que al carecer totalmente de amortiguación, las vibraciones del rebote -tremendo y molesto- llegan hasta la oreja (J).

Ahora bien, si lo que te propones es llevarlas puestas para pasear por las rocas en la costa mientras te vas dando algún chapuzón, incluso nadar o bucear, hacer paddle surf, kayak o similares, incluso algún pequeño trote, aquí no es necesaria adaptación alguna; simplemente requerirás algo de práctica para encajar cada uno de los dedos en su lugar y listo.

Distancia

La ausencia de amortiguación –al respecto solamente 3 mm de la suela y 2mm de plantilla-, perfiles “inexistentes” y la falta de soporte han hecho que redujéramos notablemente el kilometraje en cada una de nuestras salidas, además de planificar el recorrido a para evitar aquellos terrenos más complicados (con piedras, rocas o técnicos), puesto que en la distancia a cubrir influirá la superficie por las que pasar. No obstante, y en este caso mucho más, dicha distancia estará en directa proporción a las capacidades físicas de cada corredor y a su grado de adaptabilidad a este tipo de calzado, ya que si hablamos de un corredor habitual o experimentado en calzado minimalista, la distancia dependerá del propio corredor en sí.

En cualquier caso hablamos siempre de distancias cortas, que se pueden incrementar si combinamos tramos con entradas y salidas del mar (al estilo swim run). Nosotros hemos llegado a salidas por terrenos fáciles de hasta 10-12 km, momento a partir del cual la fatiga en las plantas de los pies y piernas empezaban a ser notables.

En cualquier caso, las prestaciones que ofrecen serán continuas durante la carrera: el upper permite movimiento total del pie (de hecho, al sensación es como si toda la zapatilla fuera hecha de upper), con lo que la sensación de agobio o presión (aunque vaya envolviendo el pie) simplemente no existe. En cuanto a la sujeción de las Vibram Fivefingers V-Aqua, los dos velcros que incorpora son más que suficientes para asegurar un buen ajuste, a lo que hay que sumarle las inserciones de silicona que se ubican en el interior a ambos lados del tobillo.

La dinámica que nos marca el calzado es la de correr exactamente si lo hiciéramos a pie desnudo, por lo que siempre hemos tenido esa sensación de ir a ritmos alegres y entrando de puntas o, como mínimo, de metas. Parece que con ellas cueste más correr lento.

La suela y plantilla de la que hablamos al principio de esta sección no la podemos considerar como “amortiguación”, puesto que no ejercen como tal.

Tipo de terreno

Las Vibram Fivefingers V-Aqua tienen como hábitat natural los entornos acuáticos y con ello nos referimos a carreras con entradas y salidas del agua continuas; de hecho, en el catálogo de la marca ya aparecen en la sección de “water sports”.

Hemos tenido la suerte de llevarlas por el “Camí de Ronda” de la Costa Brava, marco paisajístico inigualable que discurre casi a nivel de mar y en el que se disputan muchas carreras de swim run. Nadar con ellas no supone ningún lastre importante puesto que la resistencia que presentan al agua es sinceramente imperceptible. Al salir del mar para comenzar la carrera el drenaje del agua se producía a velocidad satánica: 24 mini-agujeros en la suela se encargan de expulsar el agua rápidamente, además de un upper del todo permeable. Todo ello hacía que no tuviéramos que esperar ni dos segundos para evacuar el agua. La adherencia en roca mojada es muy pero muy alta, a excepción de cuando encontrábamos el típico musgo diminuto adherido a la roca: aquí resbalan por todas partes. Además, no han ido de fábula a la hora de cazar cangrejos (con los más peque de la casa) en las rocas, donde continuamente entrábamos  y salíamos de charcos de agua de mar que se forman en esas zonas.

Los velcros para ajustar la sujeción nos han funcionado a la perfección ya que no se desprenden bajo ninguna circunstancia, ni incluso pataleando al nadar (que es cuando más fuerza y presión –debido a la densidad del mar- le imprimíamos).

Fuera de estas superficies tan especiales, las prestaciones de las Vibram Fivefingers se reducen, ya que básicamente se puede correr con ellas por senderos llanos y limpios o pistas forestales sin demasiadas irregularidades. Sin nos cruzamos con zonas de piedrecillas puntiagudas o irregularidades duras, mejor que lo hagamos caminando y fijándonos bien donde ponemos el pie, ya que este calzado no está preparado para correr por este tipo de zonas. Lo mismo nos ha ocurrido al intentar meterlas por zonas técnicas, en donde no esquivar bien una piedra o roca significa soltar una lagrimilla. Pero es que incluso los dedos están a merced de cualquier torcedura (ej: en un aterrizaje forzado no calculamos bien la zona de impacto y acabamos torciéndonos el dedo gordo hacia dentro…), con lo que mejor destinarlas a la superficie que les corresponde. Las protecciones que posee es la suela en sí misma, de 3 mm, que sube por el talón y por los dedos hacia arriba, insuficiente a todas vistas como para meternos por terrenos complicados.

Ahora bien, si el terreno a pisar está limpio y sin obstáculos, podremos alargar la salida hasta que tus piernas aguanten. Aquí el agarre y la suela Vibram Megagrip nos permiten correr con total normalidad, incluso el calzado puede protegernos de aquellas pequeñas irregularidades del terreno, como pinaza y hojarascas varias o piedras diminutas. No obstante hemos comprobado que el agarre pierde fuerza en aquellas subidas o bajadas en tierra compacta húmeda: la ínfima prominencia de los tacos (por llamarlos de alguna manera), no muerden como debieran, propiciando algunos resbalones.

Durabilidad

Sin duda es en salidas por roca porosa donde más ha sufrido la suela de las Vibram Fivefingers V-Aqua. La tracción que realiza el pie al despegar de estas superficies va lijando poco a poco el dibujo de dicha suela. Pero mientras vayamos con ellas por senderos de tierra limpios y sin demasiadas irregularidades, combinándolas con zonas acuáticas, la durabilidad del conjunto se alarga considerablemente.

Por otra parte encontramos algunos hilos que se desprenden en la zona del velcro, producto de abrirlas y cerrarlas tantas veces. Si ello siguiera así, seguramente podríamos ver comprometido el estado y forma de dicho ajuste.

PUNTUACIONES

  • Flexibilidad10.0
  • Torsión lateral10.0
  • Protecciones5.0
  • Reflectantes0.0
  • Costuras8.0
  • Altura de la caña8.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros7.0
  • Impermeabilidad0.0
  • Transpirabilidad10.0
  • Adherencia subidas en tierra6.0
  • Adherencia bajadas en tierra6.0
  • Adherencia en roca8.0
  • Adherencia en roca mojada9.0
  • Estabilidad8.0
  • Fit9.0
  • Durabilidad8.0
  • Asfalto6.0
  • Pista8.0
  • Trail6.0
  • Trail Extrem4.0

Comparar con

V-Aqua - Vibram Fivefingers

Vs

buscar