Slastik Falcon The Sailor

Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor
Slastik Falcon The Sailor

VÍDEO ANÁLISIS


Slastik Falcon The Sailor

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US Universal
  • Peso (gramos) 36
  • P.V.P 95,90 €

Introducción

“Eyewear from Barcelona” es la empresa que está detrás de la marca de gafas Slastik. Allá por el año 2011 (casi “ayer”) empezó a diseñar y vender gafas de lectura magnéticas, esto es, con una estructura consiste en una varilla única bastante flexible que se une entre sí a través de un potente iman en la zona del puente. Y viendo el rápido crecimiento de sus ventas, hace aproximadamente año y medio decidieron dar al paso hacia las gafas de sol y deportivas. Por esta razón hoy tenemos entre nuestras manos, dentro de su gama denominada “Falcon”, uno de sus modelos, las “The Sailor”. Nos la presentan como gafas ideales para deportes acuáticos, gracias a las lentes hidrófugas (material que repele el agua) y a su ajuste perimetral. En TRAILRUNNINGReview creemos que aunque no sean específicas para correr por montaña, tienen características que pueden encajar a la perfección en nuestro mundo, de ahí que nos las hemos llevado a nuestro terreno para comprobar “in situ” si sus virtudes y/o defectos nos permitirán correr con ellas. ¿Habrán pasado la prueba?, ¿Puede un delfín convertirse en un rebeco?... Sólo hay una manera de descubrirlo... ¡Probémoslas!

Primeras impresiones

Al tenerlas ya en las manos lo primero que notamos es su escaso peso: sólo 36g, que apenas se notan cuando las cogemos y jugueteamos con ellas. Y por su peculiaridad, vamos directamente al puente de las gafas, donde encontramos un potente imán que hace las veces de unión del puente. Éste se abre con poco esfuerzo y cuando se vuelve a unir, queda, aparentemente, muy bien fijado. Las primeras dudas ya nos asaltan: ¿tendrán efecto rebote cuando corramos?, ¿funcionará correctamente el imán o se “separará” cuando le demos caña...? ¡Deberemos esperar a todas las pruebas...!
El diseño nos gusta: lentes bastante oscuras de color azul y montura blanca que no resultan para nada estridentes; en primer lugar por que la combinación que nos ha tocado es muy acertada (lentes azul oscuro con montura blanca), y en segundo lugar, por que la montura no recubre la totalidad de las lentes, sino que llega hasta la mitad de éstas, lo que las hace menos llamativas. Aunque ésto, claro está, va a gustos.
Nos las ponemos y seguimos notando su escaso peso, lo cual para nuestras salidas largas en que casi no nos las quitaremos de la cara, es importantísimo.

Montura

La montura de las Slastik Falcon The Sailor, simplificando, está formada por una sola pieza que queda unida entre sí a la altura del puente mediante un potente imán (de neomidio), de manera que cada vez que nos las pongamos o quitemos deberemos abrir o cerrar el imán; este ejercicio resulta muy fácil de ejecutar, aunque para ello debemos utilizar ambas manos. La montura, como dijimos, recorren las lentes por la parte superior y llegan hasta la mitad de éstas, consiguiendo así menor peso en conjunto y mayor comodidad. La parte frontal de las gafas y las patillas son de plástico con tratamiento efecto goma, y por la zona trasera, las patillas van unidas entre sí mediante una goma un tanto estrecha pero bastante robusta que no podremos quitar.
Y para conseguir el ajuste idóneo, las varillas son regulables en longitud para la adaptación correcta a nuestra cara. Son varillas telescópicas, que deberemos regularlas antes de ponernos las gafas, ya que realizar el ajuste necesario una vez puestas será más difícil de hacer (aunque no imposible).
Podemos afirmar que el puente no se clava en la nariz y no tiene pinta de que vaya a hacerlo cuando las llevemos mucho rato puestas: ésto para nosotros es esencial, ya que a veces nos encotramos que gafas que aún siendo muy cómodas, su elevado peso hacen que después de varias horas con ellas se conviertan en un objeto molesto para nosotros, y no en un aliado como debería ser.

Lente

Dos cristales de tamaño medio conforman las lentes de las Slastik Falcon The Sailor, con lo que no recubren en exceso nuestra cara permitiéndonos una mayor sensación de “cara despejada”.
Las lentes estan fabricadas en policarbonato (categoría 3) que le confieren una ligereza muy notable además de buena resistencia; són hidrófugas, con lo que el agua resbala totamente por las lentes reduciendo así la distorsión que nos provocaria que las gotas queden adheridas. Si bien no las hemos podido probar bajo la lluvia, la hemos puesto debajo el chorro de una fuente, y el resultado es realment el buscado: el agua resbala totalmente por la lente sin que se formen pequeñas gotas estancadas en la superfície, lo que nos ha permitido remojarnos la cabeza sin necesidad de quitárnoslas. Además, incorporan tratamientos antimanchas, antiarañazos y antipolvo para una visión nítida y mayor resistencia de la lente. A decir verdad, siempre hemos tenido el campo de visión libre de cualquier partícula como tierrilla, arena o demás elementos que se puedan adherir a la lente; en este sentido, los tratamientos que incorporan las Slastik Falcon The Sailor funcionan con notoriedad.
Además, las lentes polarizadas tienen un 99,8% de eficiencia, efecto tratamiento anti-arcoiris y protección ultravioleta 100% (UV400): como veis, todo un compendio de tecnologia para la fabricación de estas gafas.

En carrera

La sujeción de las Slastik Falcon The Sailor es realmente eficaz. En carrera no se han movido lo más mínimo, quedarán “fijada” en tu cara allá donde las hayas puesto, sin que pierdan sujeción en caso de saltos, bajadas rápidas o cuando agachemos la cabeza, y lo que es más importante para nuestro deporte, es que no tienen efecto rebote: después de utillizarla a ritmos altos en pista, en bajadas o subidas prominentes y por todo tipo de terreno “movidito”, la conclusión en este sentido es la misma: buenísima. En ello juega un papel esencial la goma trasera que une ambas varillas, ya que ésta va casi pegada a la parte posterior de nuestra cabeza impidiendo movimientos no deseados.
Además, la parte que se apoya sobre nuestra nariz tiene un tacto bastante suave, acabando de proporcionar una comodidad casi perfecta. Por contra, si las dejamos colgadas al cuello, al correr sí exisitirá, lógicamente, un repiqueteo muy considerable.
Aunque las gafas estan formadas por dos lentes independientes, el campo de visión es muy amplio sin que la zona del puente se interponga en exceso entre nuestros ojos y los objetos.
Mientras estás en carrera, la circulación del aire que propicia el mismo movimiento, impide que las gafas se empañen: pero sí lo harán en el momento en que nos detengamos (en la parte de los cristales más cercana a nuestra piel nuestra temperatura corporal se convierte en vaho); no obstante, desparecerá después de unos pocos segundos de iniciar nuevamente la carrera.
Por último, comentar que las lentes no son fotocromáticas, por la cual cosa hemos tenido que “guiñar” los ojos en aquellos cambios de luminosidad repentinos, ya sea por salir o entrar, por ejemplo, en el típico túnel de vegetación; pueden llegar a molestar especialmente en salidas a ritmos altos o en carreras, pero no pasará de anécdota en aquellas en que salgamos a caminar o incluso a trotar suavemente.

Extras

La presentación de estas “Falcon The Sailor” entra muy bien por los ojos: vienen en un estuche duro en forma de semi-circunferencia con cremallera, y dentro encontramos, “reposando” sobre un molde de espuma, las gafas deportivas, una funda blanda de microfibra (que también servirá para limpiar las lentes) y un par de lentes incoloras, que podrán funcionar muy bien para salidas con niebla o incluso nocturnas a la luz del frontal, como mayor protección si el camino está barrado de ramas y demás.
Dentro de la funda blanda, han tenido el detalle de incorporar unos pequeños departamentos para llevar también las lentes de recambio.
Intercambiar las lentes resulta muy fácil y rápido: la estiramos por la zona má alejada al puente nasal y sale sola, para después colocar la otra lente encajándola, primero, por la zona del puente. Una vex colocadas, éstas quedan tan bien ancladas como las originales.

Resistencia

Durante el periodo de pruebas realizado sobre las Slastik Falcon The Sailor no ha existido daño o degradación prematura de ninguna clase: todo el conjunto está, literalmente, como si lo acabáramos de sacar de la caja.
Tanto las lentes como la montura han mostrado una robustez muy alta para un material que a priori son frágiles, como lo puede ser unas gafas (deportivas o no). Hemos dejado caer a peso las gafas desde la altura del pecho en zonas de pista de tierra dura con algun saliente y no han sufrido ningún menoscabo: ni rayaduras en la montura ni en las lentes. Además, le hemos proporcionado un trato contundente, en el sentido de dejarlas dentro de la mochila sin su funda y con otros objetos, y el resultado sigue siendo muy satisfactorio. Las hemos limpiado con otros paños (diferentes a la funda blanda) en numerosas ocasiones y en ninguna de ellas hemos apreciado deterioro, roce o rayas. Lentes y montura sin rasguños, incisiones, muescas o marcas de ninguna clase, son indicio más que suficiente de su resistencia. Por otra parte, la montura y las varillas tienen un grado de flexión óptimo, de manera que si bien no se pueden doblar exageradamente, su nivel de dureza tampoco permitirá que se quiebren cuando soporten la más mínima presión.
Por tanto, si las cuidamos con el cariño que merecen, podemos tenerlas para largo rato.

Conclusiones

¿Podemos utilizar con buenos resultados unas gafas que en principio estan dirigidas a deportes acuáticos? Pues la respuesta es, después de utilizarlas en muchas salidas (algunas de más de 6 horas), y aunque existan en el mercado gafas destinadas para correr, que sí que las podremos utilizar con un buen resultado, ya que la sujeción de la montura y la nitidez de sus lentes hacen que estas Slastik Falcon The Sailor sean unas compañeras muy dignas en nuestras salidas por la montaña. Especialmente a tener en cuenta la sujeción de la misma que evita el efecto rebote (esencial para correr) y la nitidez constante de sus lentes, que evitan se adhieran cualquier elemento como tierra, polvo o similar, además de su tratamiento hidrófugo. Incluso las podremos llevar en carrera, siempre y cuando éstas no transcurran por senderos con cambios continuos de la luminosidad, ya que la ausencia de lentes fotocromáticas hará que nos resulten un tanto molestas.

Pros:
- Sujeción
- Peso reducido
- Adaptabilidad
- No provoca efecto rebote
- Calidad lentes, que además son intercambiables

Contras:
- Seria ideal lentes fotocromáticas
- Se empañan cuando detenemos la carrera

PUNTUACIONES

  • Fit general8.0
  • Confort8.0
  • Tamaño lente8.0
  • Ángulo de visión9.0
  • Categoría3.0
  • Emapañamiento6.0
  • Solidez9.0
  • Extras9.0
  • Ventilación7.0
  • Sudor7.0
  • Número de lentes4.0
  • Lentes intercambiablesSi
  • Patillas ajustables a lo largoSi
  • FotocromáticasNo
  • PolarizadasSi
  • Posibilidad graduaciónSi
  • Puente ajustableNo
  • HidrofóbicasSi
  • Retención sudorNo
  • Resistencia / Durabilidad9.0

Comparar con

Falcon The Sailor - Slastik

Vs

buscar