Silva Trail Runner 4 Ultra

Producto finalista por los usuarios en los Premios TRR
Producto ganador por los editores en los Premios TRR
Silva Trail Runner 4 Ultra
Silva Trail Runner 4 Ultra
Silva Trail Runner 4 Ultra
Silva Trail Runner 4 Ultra
Silva Trail Runner 4 Ultra
Silva Trail Runner 4 Ultra
Silva Trail Runner 4 Ultra
Silva Trail Runner 4 Ultra
Silva Trail Runner 4 Ultra
Silva Trail Runner 4 Ultra

VÍDEO ANÁLISIS


Silva Trail Runner 4 Ultra

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US Universal
  • Peso (gramos) 214
  • P.V.P 108,00 €

Introducción y descripción

La marca sueca Silva va recogiendo los frutos del buen trabajo, de hacer las cosas bien. Sin ser la marca más conocida dentro del pelotón del trail running, se va haciendo con un buen nombre y una buena reputación cogiendo ya una parte importante del mercado de los frontales.

En esta ocasión hemos probado el frontal Silva Trail Runner 4 Ultra, el más completo de los tres modelos que forman la gama Trail Runner 4 de Silva ya que lleva luz trasera roja de seguridad o posición y los dos sistemas de baterías: batería de pilas AAA y batería recargable de 2,4Ah. Todos los modelos de ésta gama vienen con la misma luz y características, lo que varia son las baterias con las que viene cada uno.

Los otros dos modelos de la gama Trail Runner 4 son el Silva Trail Runner 4, que solamente lleva batería de pilas AAA, y el Silva Trail Runner 4X que viene únicamente con la batería recargable de 2,4Ah.

Este nuevo modelo Silva Trail Runner 4 es muy semejante a su versión anterior pero se han mejorado ciertos detalles. Como se dice en muchos gremios, si una cosa funciona, para que tocarla? Sin duda, el Silva Trail Runner 4 Ultra es uno de los frontales más completos y que cubre mejor las necesidades de los corredores.

Construcción

Siguiendo la tónica de su antecesor, la sencillez y la simplicidad de funcionamiento es el adjetivo que mejor describe el frontal de la casa Silva.

En la parte delantera solo tenemos una lámpara ligera y pequeña con doble led y un mecanismo muy sencillo de sujeción a la cinta y de funcionamiento. El funcionamiento del frontal se lleva a cabo sólo con un botón y sólo se puede controlar el enfoque dirigiendo el haz de luz en el ángulo que nos interesa, subiendo o bajándolo. El cuerpo delantero se saca y se pone en la cinta que nos envuelve la cabeza a través de una ranura en la parte central, sistema fácil y eficaz.

De la lámpara sale un cable que va sujeto a la cinta hasta media cabeza con un terminal de anclaje rápido hembra. En este cable se le puede conectar, de manera muy simple y rápida, el cable que viene de la batería de pilas o de la batería recargable.

Tanto la batería recargable como la de pilas se pueden llevar en la parte trasera del frontal o bien en una mochila, bolsillo de una prenda o en un cinturón o riñonera gracias a un cable extensible y largo que nos viene con el frontal Silva Trail Runner 4 Ultra. Si deseamos llevar la batería en la parte trasera, la batería recargable se sujeta envolviendo la cinta con la propia funda de la batería y, si deseamos llevar la batería de pilas, ésta se pone y quita como la parte delantera, a través de una ranura en la parte central de la petaca.

La cinta elástica que nos sujeta el frontal a la cabeza es de 3 cms de ancho y con una banda central de silicona para que se fije en nuestra cabeza y no se vaya moviendo cuando estemos sudados durante la marcha. Comentar que ésta es ajustable por la parte trasera y que es fácil ajustarla, ya sea parado como en carrera, pero se requiere el uso de las dos manos para realizarlo.

En la parte trasera podemos llevar, si nos apetece, la luz roja de posición que va sujeta a la cinta mediante el sistema de clip.

Para terminar, comentar que toda la gama Silva Trail Runner 4 cumple con la normativa IPX5 (protección contra el agua a presión), es decir, que no se nos estropeará si lo usamos bajo la lluvia ya que está preparado para ello. Eso sí, no se puede sumergir.

Fit y funcionamiento

La cinta que nos sujeta el frontal Silva Trail Runner 4 Ultra a la cabeza ofrece un tacto muy agradable y, al ser de una anchura de 3 cms, distribuye muy  bien la presión a la vez que ofrece muy buena sujeción sin la necesidad de tenerlo que llevar excesivamente apretado para que no se nos mueva. La ligereza tanto de la lámpara como de la petaca, unido a la banda interior de silicona que lleva la cinta, facilita muy mucho el hecho de que no precisemos llevarlo sujeto con mucha presión. Este hecho también hace que gocemos de mayor comodidad y que apenas notemos tanto el cuerpo delantero como el trasero.

Solo ponernos el Silva Trail Runner 4 Ultra, como es normal, notamos tanto el cuerpo delantero como trasero pero, al poco rato y al empezar a correr, éstos ya nos van a pasar totalmente desapercibidos. Si llevamos la cinta más apretada de la cuenta, es fácil que a las horas de llevarlo, nos termine molestando. En cambio, si lo llevamos con la presión adecuada, podremos llevarlo durante horas sin molestia alguna y sin apenas notar nada. Como hay personas más sensibles que otras, Silva ha dispuesto a esta gama Trail Runner 4 con un cable extensible y largo para poder transportar las baterías en una mochila u otro lugar y de esta manera ganar en comodidad y ligereza.

Como hemos medio comentado en el apartado anterior, la lámpara es orientable y solo no permite jugar con la inclinación del haz de luz, función que se puede realizar fácilmente con una sola mano. La luz no tiene zoom para enfocar o variar el campo de visión pero tampoco nos hará falta. Éste lleva el sistema “Silva Intelligent Light” que consiste en una combinación de dos leds que combinan sus diferentes funciones: uno enfoca de una manera potente y centrada en el centro del haz, mientras que el otro ofrece un amplio campo de visión para evitar el efecto túnel que podría provocar el uso solo del primer led. En fin, con esto conseguimos una luz perfecta en el centro mientras que por los lados se va difuminando progresivamente permitiéndonos ver toda la amplitud del camino.

También, como ya hemos mencionado, con un solo botón, que ésta al lado izquierdo de la lámpara y es de muy fácil acceso, hacemos funcionar este Silva Trail Runner 4 Ultra. Éste dispone de 3 niveles de potencia y de luz intermitente.


  • Con un click lo encendemos en máxima potencia.

  • Con otro click pasamos a potencia media.

  • Con otro click pasamos a potencia mínima.

  • Con otro click volvemos a pasar a potencia máxima.

  • Con click prolongado lo apagamos.

  • Si está apagado y hacemos un click prolongado, se activa el modo luz intermitente.


En carrera

En el horario de invierno, el frontal es un gran compañero de fatigas que nos permite salir a correr, ya sea por la ciudad como por el monte, cuando el sol ya nos ha abandonado. Está claro que cuando mejor se corre es cuando hay luz solar pero, a falta de ella, si queremos hacer vida normal en lo referente al correr, todo es equiparse con un buen frontal para podernos mover por el monte con toda normalidad.

El frontal Silva Trail Runner 4 Ultra nos permite movernos por la noche casi como si fuera de día. Con sus 350 lúmenes en potencia máxima, los 150 en potencia media y los 50 en la mínima, podemos movernos por todo tipo de caminos y senderos con total confianza, solo es saber aplicar la luz que más necesitemos según la dificultad del mismo. Está claro que hay frontales con más potencia pero con los que nos ofrece este Silva tenemos más que suficiente para movernos por todos lados con total claridad y visión. Además, la combinación lúmenes-autonomía-peso consideramos que es muy acertada, totalmente equilibrada (350lumenes-10horas-142grs).

El frontal Silva Trail Runner 4 Ultra es muy cómodo en su uso, una vez puesto y en carrera, apenas lo notamos y no ofrece ningún tipo de rebote quedando bien sujeto en su sitio. La cinta, una vez ajustada ya no hace falta tocarla más y, si lo deseáramos, en carrera es bastante fácil pero es necesario usar las dos manos ya que no dispone de una clavija de ajuste rápido como llevan otros frontales. Además, como ya hemos comentado, es tan simple que es muy fácil y sencillo correr con él. El hecho de que solo funcione con un botón y que solo tengamos que mirar que inclinación darle al haz de luz es una maravilla ya que casi podremos olvidarnos del frontal.

El sistema de enfoque “Silva Intelligent  Light”, luz potente en el centro, para ver todo detalle de una manera clara, y amplia y menos intensa a los lados para tener más campo de visión y evitar el efecto túnel, es el culpable de que solo tengamos que preocuparnos de la intensidad que queremos según el camino, nada más. Además, si le añadimos que solo con un botón de fácil acceso y de buen tamaño lo controlemos todo, es decir, que podemos cambiar al nivel de potencia deseada en un instante, hace que sea un frontal muy práctico y sencillo que se pueda manipular fácilmente con una mano, seas diestro o zurdo y lleves o no guantes.

El alcance del haz de luz del Silva Trail Runner 4 Ultra ronda los 100 metros en máxima potencia. Incluso, en máxima potencia recomendamos no enfocar muy picado hacia el suelo porque en algún momento nos puede llegar a molestar el exceso de luz. Si le damos la inclinación adecuada, vamos a ver todas las imperfecciones del camino sin llegar a alumbrarnos. En la mayoría de los senderos podemos correr tranquilamente con la potencia media, incluso en la mayoría de las subidas se puede correr con la mínima potencia porque ya nos ofrece la visibilidad suficiente y, además, ahorramos mucha batería. La máxima potencia la hemos usado principalmente para las zonas técnicas, las bajadas y los tramos fuera de camino donde no hay nada marcado.

En carrera, el Silva se puede poner sin tenernos que parar, en un momento se quita y se pone. Cuando es algo más aparatoso de hacerlo en marcha es cuando queremos guardarnos la petaca en algún bolsillo o mochila debido a que tendremos que colocarnos el cable extensible por alguna zona que no nos moleste y que no nos entorpezca los movimientos. Con las petacas detrás, el frontal es muy cómodo y no nos vota nada, pero al cabo de varias horas, sobre todo con la batería recargable porque es algo más pesada, puede que la empecemos a notar en varios momentos y a resultar algo molesta. Gracias al cable extensible que nos permite guardar la batería en la mochila o en algún sitio de fácil llevar, hará que llevemos muy poco peso en la cabeza, 55 gramos exactamente, dándonos la sensación que solo llevemos una cinta en la cabeza y nada más.

Accesorios

El Silva Trail Runner 4 Ultra es el modelo que viene con todos los accesorios, siendo éstos los necesarios e imprescindibles que podemos llegar a usar en cualquier salida.

Batería recargable de 2,4Ah que pesa 92 gramos. Con ésta el frontal pesa 148 gramos.

Batería de 3 pilas AAA que pesa 73gramos. Con esta batería el frontal pesa 128 gramos.

Cable extensible alargador para poder llevar cualquiera de las dos baterías en la  mochila, cinturón o bolsillo.

Pequeña luz trasera roja de quita y pon que se engancha como un clip. Ésta pesa 14 gramos.


Comentar que nos gusta que el frontal se componga de varias partes porque, si se estropease alguna de sus partes, podríamos cambiar solo la parte estropeada aprovechando el resto.

 

Autonomía

La autonomía del Silva Trail Runner 4 Ultra depende de varios factores. Primero depende de la batería que estemos usando, si es la de pilas o la recargable. En  segundo lugar depende del nivel de potencia que usemos con más frecuencia y, en tercer lugar, de la temperatura del momento.

Según la casa sueca, la batería recargable de 2,4Ah dura 5 horas en máxima potencia en una temperatura de 20ºC, 10 en potencia media y 18 en mínima potencia. En cambio, a una temperatura de -5ºC, la autonomía en potencia máxima es de 2 horas, 5 horas en potencia media y 14 en mínima.

Si vamos a mirar los datos de Silva sobre la batería de pilas, en máxima potencia y a una temperatura de 20ºC, la autonomía es de 25 horas, 40 en potencia media y 90 en mínima. Con una temperatura de -5ºC, a máxima potencia la batería dura 10 horas, 20 horas en media y 60 en mínima.

En realidad, lo que es luz, nos da algunas horas más de las que nos indican pero la intensidad de la misma va disminuyendo de manera progresiva hasta llegar a un punto que apenas se puede correr. Con la batería recargable, la intensidad cae describiendo una forma curvilínea en una gráfica mientras que con la batería a pilas, la caída de la intensidad es más lineal.

Para comprobar con certeza la autonomía y la intensidad de la luz, hemos puesto el frontal en un cuarto oscuro tanto a potencia máxima como a potencia media hasta agotar la batería. Con la batería recargable y una temperatura de unos 16ºC, en potencia máxima hemos podido ver que la intensidad se ha mantenido bastante bien durante casi 8 horas siendo a las 10horas casi una intensidad de potencia media. Con la batería a potencia media ha ofrecido una luz decente durante unas 12 horas y a partir de entonces ya nos ofrecía una luz que nos hubiera dificultado la carrera.

Con la batería de pilas, hemos alargado algo más, 10 horas con una luz con una intensidad buena y a partir de entonces ha ido disminuyendo hasta llegar un punto al cabo de varias horas que apenas iluminaba. En intensidad media, nos ha ofrecido una luz de calidad durante cerca de 16 horas pero hemos ido notando también como poco a poco va perdiendo potencia.

El secreto es, como hemos podido ver corriendo por montaña a una temperatura media de unos 10ºC, combinar las diferentes potencias según la necesidad del momento y, si hacemos esto, podemos alargar la vida de la batería hasta 4 o 5 horas bien buenas según la temperatura, claro está. Si tenemos una temperatura más bien veraniega, con la autonomía que nos ofrece tanto la batería de pilas como la recargable,   podemos pasar una noche entera corriendo sin tener que preocuparnos de cambiar la batería o las pilas. En cambio, con temperaturas invernales es dudoso que podamos llegar a correr toda una noche entera sin cambiar batería.

Comentar que siempre, tanto en invierno como en verano, es recomendable siempre llevar unas pilas cargadas de recambio por si necesitamos cambiarlas. No pesan nada y nos pueden sacar siempre de un apuro.

El cambio de pilas se hace una manera muy rápida sin tener que sacar la petaca de la cinta de la cabeza.

El tiempo de carga de la batería recargable es de unas 5 horas y media si ésta está totalmente vacía. Ésta se carga mediante un cable mini USB típico para cargar los móviles. La propia batería tiene una luz que te indica si está cargada o no (roja=no cargada del todo, verde= cargada del todo). También, el propio frontal, mediante la lámpara frontal, nos indica si tenemos mucha o poca batería. Si al apagarlo nos sale una luz roja, nos indica que la batería esta algo gastada y no tenemos la autonomía completa, en cambio, si al apagarla se nos pone una luz verde es que aún tenemos bastante autonomía.

Conclusiones

El frontal Silva Trail Runner 4 Ultra es un frontal que cubre sobradamente todas las necesidades de la mayoría de corredores de montaña siendo muy competitivo por el peso y las prestaciones que ofrece. No es el frontal con más lúmenes ni con la mayor autonomía de la marca ni del mercado, pero nos ha satisfecho sobradamente su buen rendimiento.

Nos ha encantado su comodidad, la ligereza y la sencillez de uso, el hecho que solo te tengas que preocupar del nivel de potencia y ya está durante la marcha. El sistema “Silva Intelligent Light” hace que una vez encontrada la inclinación adecuada, ya no tengamos que tocarla más en toda la carrera viendo correctamente todo tipo de sendero perfectamente. Además, de que solo con un botón puedas disponer de todas las opciones de potencia.

Otra cosa que nos ha gustado mucho es que cuando te lo compras, ya te vienen todos los accesorios que podamos necesitar en carrera, al igual que los dos tipos de batería.

Por el peso, autonomía y lúmenes que nos ofrece este Silva Trail Runner 4 Ultra, lo podemos usar tanto para la competición más exigente como para los entrenos diarios que hagamos en la oscuridad de la noche. Con este frontal podemos afrontar todo tipo de salidas y carreras, ya sean cortas de pocas horas, ya que es muy ligero y poco aparatoso, o de varios días ya que podemos jugar perfectamente con los diferentes tipos de baterías y, con la de pilas siempre podremos alargar lo que queramos. También comentar que la batería recargable, por si quisiéramos hacer alguna carrera por etapas, se puede cargar en los momentos de descanso. Además, Silva vende todas las partes del frontal por separado, incluso las baterías, por si se nos estropea cualquier parte o por si quisiéramos comprar más baterías.

El frontal Silva Trail Runner 4 Ultra es el compañero perfecto para nuestras salidas de noche que nunca nos defraudará.


PROS:

1. Sencillez de uso y de manipulación

2. Potencia (lúmenes) suficiente para afrontar todo tipo de senderos

3. Fiabilidad

4. Tipo de luz, sistema “Silva Intelligent Light”

5. Posibilidad de llevar las baterías en mochila, bolsillo o cinturón

6. En el pack 4 Ultra ya vienen todos los accesorios necesarios e imprescindibles

7. Luz trasera de posición

8. Buena autonomía

9. Ligereza

10. Polivalencia. Sirve para todo tipo de salidas y carreras, ya sea de un solo dia como de varios días


CONTRAS:

1. Disminución progresiva de la potencia al cabo de las horas

2. Al cabo de las horas, si llevamos la batería recargable en la parte trasera de la cabeza, puede llegar a molestar

Grafica de iluminación vs tiempo

PUNTUACIONES

  • Ajuste9.0
  • Batería recargableSi
  • Cinta desmontableSi
  • Comodidad9.0
  • Facilidad de uso10.0
  • Lúmens (fabricante)350.0 lúmens
  • Niveles de potencia3.0
  • Número de leds2.0 leds
  • Número de pilas3.0
  • Orientación verticalSi
  • Petaca cinturónSi
  • Petaca delanteNo
  • Petaca detrásSi
  • Tiempo uso máximo fabricante25.0 horas

Comparar con

Trail Runner 4 Ultra - Silva

Vs

buscar