Salomon XT S-Lab 5 Softground

Salomon XT S-Lab 5 Softground
Salomon XT S-Lab 5 Softground
Salomon XT S-Lab 5 Softground
Salomon XT S-Lab 5 Softground
Salomon XT S-Lab 5 Softground
Salomon XT S-Lab 5 Softground

VÍDEO ANÁLISIS



Salomon XT S-Lab 5 Softground

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 8.5
  • Peso (gramos) 323
  • Mesh 111
  • Ancho metatarso(cm) 110
  • Ancho talón(cm) 88
  • Perfil talón(cm) 36
  • P.V.P 169,95 €

Introducción

Salomon, por muchos considerada la marca del Trail Running, lleva ya bastante tiempo con una gama de productos bajo la colección S-Lab (Salomon Laboratorio) destinada a competición. Bajo esta colección se encuentra el modelo que ahora analizamos, las Salomon S-Lab XT 5 Softground. Este modelo es una variante de las S-Lab XT 5 "normales", y va destinada a terrenos grasos. Las únicas diferencias son su suela y su tela del upper, que luego explicaremos.
Como viene siendo habitual desde otras versiones este modelo, estas zapatillas se caracterizan por su diseño agresivo, de competición, con colores rojos, blancos y negros, característicos de la marca.
Para cualquier corredor de montaña este modelo de la casa francesa provoca, cuanto menos, una gran curiosidad. Al tratarse de un claro referente todo corredor quiere descifrar si van tan bien como su prestigio indica. Nuestras pruebas iban a dar respuesta a estas incógnitas.

Primeras sensaciones

Por fin llega el momento de meter el pie dentro. Nada más meterlo sentimos que los acolchados son más bien finos y notamos mucho el chasis de la zapatilla. Nos sorprende, de entrada, su dureza. Nos imaginamos que debe ser algo parecido a meterse en un monoplaza de fórmula 1, sin mucho espacio para la comodidad del piloto. No es una zapatilla incómoda, pero si se notan sus piezas.
En la parte delantera notamos una sujeción sin precedentes, espectacular, aun sin que el pie vaya pegado al upper.

Mediasuela

Y llega la hora de la verdad, de probarlas sobre el terreno. Enseguida comprobamos que la Salomon S-Lab XT 5 Softground es una zapatilla de perfiles afilados, donde la comodidad pasa a un segundo plano (sin ser una zapatilla incómoda). El chasis incrustado en la media suela (OS Tendon) llega casi a la puntera, cosa que da rigidez a toda la zapatilla. Esto, lógicamente, influye en la flexibilidad de la zapatilla, que es un tanto rígida. Hemos comprobado que a ritmos altos el sistema va a la perfección, ya que se flexa muy bien, pero a ritmos bajos penaliza un poco. El rocker (distancia de la puntera al suelo) de estas S-Lab XT 5 Softground es elevado, cosa que ayuda al despegue del pie.
La amortiguación delantera de estas Salomon quizás sea un tanto más dura que la media de zapatillas que hemos probado. Pero donde realmente es más dura es en la parte trasera, donde el chasis plástico penaliza la amortiguación. Además el control de pronación de la parte interior también se deja notar cuando pisamos. La sensación es la de llevar una zapatillas más bien dura, aunque con material amortiguante.
El perfil delantero es bastante elevado. Al ya gran perfil de la media suela hay que sumarle la altura de los tacos. En la parte trasera el perfil es más standard, por lo que tenemos un drop (caída de atrás a delante) moderada.
Con tanta rigidez y tanto chasis las S-Lab XT 5 Softground no ofrecen una buena sensibilidad del terreno. Hay demasiados materiales intermedios. Por el contrario nuestras plantas del pie irán súper protegidas.

Lengüeta

La lengüeta es más bien estrecha, fina, pero con bastante espesor, con mucho material en poco trozo. Se trata de una lengüeta bastante alta con el típico bolsillito para meter el tensor del sistema de atado. Una malla exterior fina impide la entrada de cualquier elemento externo.

Sujeción

Como no podía ser de otra forma, las Salomon S-Lab XT 5 Softground incorporan el archiconocido sistema de atado de cordón fino con tensor. Se trata de un sistema más que probado y que funciona a la perfección. Además, en este modelo, una vez tensemos la presión de los cordones no los notaremos en el empeine.
Una vez atamos la zapatilla nos sujeta el pie a la perfección. Toda la parte delantera queda sujeta como nunca antes habíamos comprobado. Es como una carcasa que protege y sujeta nuestro pie. Es perfecto. La estructura sólida del talón, que llega hasta la mitad de la zapatilla, también sujeta toda esta parte. Con todo ello tenemos una estabilidad muy buena del pie dentro de la zapatilla. De mejorar algo se podría mejorar la parte exterior central, donde, a veces, en algunos pasos, parece que es la zona que menos sujeta, pero es un hecho anecdótica prácticamente.
Las Salomon cuentas con un sistema de control de pronación basado en una media suela mucho más espesa en la parte central interior de la zapatilla. De hecho, es tan densa que es casi igual que un plástico duro. Esta pieza, denominada "Pronation Control" (muy explicativa), cumple su función a la perfección. Nosotros nos preguntamos si un material un poco menos duro hubiera funcionado igual de bien.
Tanto la parte trasera de la suela, como la delantera, son unas zonas muy anchas que sobresalen de la vertical del upper por los laterales, cosa que las haces muy estables. No hemos tenido ningún problema de estabilidad en ningún momento, al contrario, la zapatilla tiene una estabilidad excelente, sabiendo adaptarse también al relieve que pisa, ayudada por la suela delantera que está partida transversalmente.
El talón, muy redondeado y elevado del suelo en el extremo de la zapatilla (rocker posterior), ayuda a que la entrada del pie se haga más con el centro de la zapatilla, de una manera más natural.

Acabados

Otro de los clásicos de Salomon que no podía faltar en estas S-Lab XT 5 Softground es su plantilla de la casa Ortholite. Se trata de una plantilla de doble densidad, con una zona central de atrás a adelante más blanda, medianamente espesa, y que lleva un control antibacteriano. La zona del talón va recubierta de otro material un poco más espeso, que le da un poco de consistencia. Se trata de una plantilla de perfiles bajos y muy redondeados, que ya hemos probado en muchos otros modelos de la casa, y que proporciona un pequeño extra de amortiguación.
El interior de las S-Lab XT 5 Softground es exquisito, muy cuidado. Una tela recubre toda la parte interior delantera, que ya de por sí es sin costuras. El talón cuenta con poco acolchado. Si pasamos la mano por dentro, nos encontraremos con unas zapatillas excelentemente acabadas, pero de interiores duros.
Esta es una zapatilla que nos hará sentir seguros, muy protegidos. Y tampoco es que tenga unos refuerzos y protecciones desorbitados, pero la sensación es la de ir muy protegidos, cosa que en la práctica hemos podido constatar. Esta sensación quizás se magnifica por la gran sujeción que ofrecen.
Mientras que el upper de la versión "normal" de este mismo modelo es de una tela más fina, en la versión Softground el upper es parecido a la Cordura, una tela mucho más dura y resistente, marcada por cuadraditos de RipStop, para que no se desgarre en caso de rotura.

Impermeabilidad / Transpirabilidad

Aunque en un principio parece un modelo que va a resistir al agua, incluso impermeable, en la práctica no lo es. Sí que es verdad que es capaz de aguantar las primeras salpicaduras, pero tan solo las primeras. Enseguida notaremos como el agua penetra y llega hasta nuestros pies. En lo referente a la trasnspiración cabe destacar que el upper tan cerrado impide un tanto la transpiración de nuestro pie, quedándose en una transpiración media, escasa para los días más calurosos y mucho mejor para los días fríos.

Suela

Como hemos avanzado la diferencia principal del modelo Softground respecto a la versión "normal" es la suela. La suela de estas Softground está compuesta por tacos muy prominentes. Hay una banda de tacos que va por el lateral de la suela, ayudando a la estabilidad de la zapatilla. En la parte central los tacos van desde adelante hasta detrás, primero favoreciendo la trancción hacia delante, para pasar a una zona mixta a mitad de suela, mientras que al final los tacos están orientados todos ellos para evitar el derrapaje cuando nuestro pie aterriza, especialmente en las bajadas. Es precisamente en esta parte, en el talón, donde la suela está como dividida en tres partes, siguiendo una tecnología antigua de la casa, para mejorar la estabilidad a la hora de aterrizar nuestro pie.
El sistema de taqueado consigue una muy buena tracción tanto en subidas como en bajadas sobre terrenos de tierra, ya sea compacta como más descompuesta. En roca la XT S-Lab 5 también tracciona muy bien pero se nota que los tacos son un poco largos y ceden un poquito sobre esta superficie. La estructura de la zapatilla es capaz de aguantar a la perfección nuestro peso en los canteos sobre roca más exigentes, perfecta.
Como su nombre indica, Softground, es una zapatilla diseñada para terrenos blandos, grasos, o sea de barro o hierba, por ejemplo. Sobre estos terrenos la Salomon se mueve también muy bien. Es verdad que hay zapatillas más específicas para este tipo de terreno pero no son tan polivalentes como estas XT S-Lab 5.
La pega que hemos encontrado a esta suela es su adherencia en mojado sobre piedras y roca en general, que es muy escasa. Hemos tenido la oportunidad de hacer unas cuantas salidas tanto lloviendo como por terrenos húmedos y la verdad es que hemos ido inseguros, intentando no forzar y pensando muy bien dónde y cómo poníamos el pie para no resbalar. La suela no agarra sobre estas superficies.
Dado lo separados que están los tacos no se forma nada de barro, exceptuando la zona del puente donde se forma un poquito, ya que es una zona un poco más hundida, pero no afectará en absoluto al agarre.

Durabilidad

Como en otros modelos similares el chasis de la media suela, en la parte de atrás, se ha abierto un poco, haciendo la media suela más ancha. Además el EVA también ha tendido a sobresalir por lo agujeros del chasis, incluso en la parte delantera, debido a los impactos que ha ido recibiendo durante nuestras carreras. Esto es una cosa bastante habitual en las zapatillas de la casa francesa con este tipo de chasis y media suela. Creemos que esto no afecta mucho en su rendimiento, aunque quizás se pueda perder un poco de amortiguación, sobre todo con el paso del tiempo. Por lo demás todo está en su sitio y funcionando.
El desgaste de la suela ha sido normal, incluso bajo, teniendo en cuenta de que se trata de una zapatilla de competición.

Conclusiones

Salomon ha vuelto a hacer de estas S-Lab XT 5 Softground unas zapatillas de gran calidad, muy completas y de buena polivalencia.
La suela especial para terrenos grasos y lo perfilada que está la zapatilla la hacen una gran herramienta para este tipo de terrenos. Nos ha llamado la atención que, siendo una zapatilla especial para estos tipos de terrenos, el agarre de la suela sobre superficies húmedas sea tan escaso.
Algo más rígidas que su modelo anterior.

Es verdad que quizás nos encontremos ante una tendencia más minimalista, incluso más ligera, en cuanto a la fabricación de zapatillas, especialmente para competición, donde se enmarca este modelo, pero las Salomon S-Lab XT 5 Softground son un valor seguro para aquellos que siguen apostando por este tipo de zapatillas más... clásicas.

Para corredores de peso medio, incluso con problemas de pisada, que quieran competir sobre terrenos descompuestos y/o terrenos grasos, incluso herbosos.

PUNTUACIONES

  • Adherencia bajadas en tierra9.0
  • Adherencia en roca8.0
  • Adherencia en roca mojada4.0
  • Adherencia subidas en tierra9.0
  • Altura de la caña7.0
  • Amortiguación delantera8.0
  • Amortiguación trasera7.0
  • Asfalto5.0
  • Costuras10.0
  • Durabilidad7.0
  • Estabilidad10.0
  • Fit8.0
  • Flexibilidad7.0
  • Impermeabilidad3.0
  • Pista8.0
  • Protecciones8.0
  • Reflectantes0.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros9.0
  • Torsión lateral9.0
  • Trail9.0
  • Trail Extrem9.0
  • Transpirabilidad6.0

Comparar con

XT S-Lab 5 Softground - Salomon

Vs

buscar