Salomon X-Scream

Salomon X-Scream
Salomon X-Scream
Salomon X-Scream
Salomon X-Scream
Salomon X-Scream
Salomon X-Scream

VÍDEO ANÁLISIS


Salomon X-Scream

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 8.5 13
  • Peso (gramos) 299 379
  • Mesh 96 106
  • Ancho metatarso(cm) 106 108
  • Ancho talón(cm) 89 84
  • Perfil talón(cm) 34 32
  • P.V.P 119,99 €

Introducción

Salomón es una de las empresas que apostó hace tiempo y con bastante fuerza por el concepto “door to trail” que, groso modo, abarca a las zapatillas que no son puramente ni de trail running ni de asfalto pero que se defienden medianamente bien en ambos terrenos.
Aunque la teoría dice que esas zapatillas se han de mover bien en ambos “mundos” para permitir que el usuario pueda ir “desde la puerta de su casa a la zona de trail” (“puerta a trail”, que sería la traducción literal), en realidad suelen ser modelos en los que prima el carácter trailero sobre el asfaltero.
Y aquí es donde entra el nuevo concepto del CityTrail que está intentando introducir Salomon y que, según dicen en la web de las X-Scream: “…ofrece dinamismo y amortiguación, que inyecta el espíritu de la montaña en la ciudad…”. En esencia, lo que han hecho ha sido desarrollar un conjunto de zapatillas que se acercan un poco más a las asfalteras. De hecho, los habituales de Salomon, rápidamente verán las similitudes que tienen con las XR CrossMax 2 o las XR Mission.
Con esto, dan un mejor servicio y atacan clarísimamente al conjunto de personas que se pueden ver a menudo corriendo por los parques de las ciudades, caminos de tierra compacta en perfecto estado, etc. con zapatillas puras de trail running que han elegido por el mero hecho de que no está asfaltado el camino.
En este artículo no vamos a entrar a discutir la idoneidad de este enfoque, si es acertado o no, si a Salomon le puede ser beneficioso o perjudicial, etc. sino que vamos a centrarnos únicamente en analizar a fondo las zapatillas.
Las X-Scream son el modelo intermedio de la colección, posiblemente las más versátiles en todos sus aspectos y las que, a nuestro juicio, mejores ventas van a tener.
La primera impresión en cuanto la sacamos de la caja es muy buena, como siempre que cogemos unas Salomon: buenos materiales, bien conectados todos ellos entre sí, detalles de calidad que dejan clara la experiencia de la marca, … Por supuesto, un diseño también muy cuidado y un colorido bastante llamativo pero como ahí ya entramos en temer subjetivos, dejamos que cada uno decida si son bonitas o no.

Primeras sensaciones

Al ser el primer modelo de CityTrail que hemos probado, la expectación era alta así que apenas pasaron unos segundos hasta que nos las calzamos (lo justo para sacar los papeles que suelen traer dentro las zapatillas).
Las sensaciones son un tanto “raras” y lo entrecomillamos porque no lo decimos como aspecto negativo sino simplemente porque nos ha llamado la atención el choque entre lo que estás viendo y lo que sienten tus pies.
Al tacto y a la vista, se ven como unas zapatillas de trail running, no extremo pero sí en plan “door to trail” pero si una vez calzadas cierras los ojos, perfectamente podrías pensar que tienes puestas unas de asfalto.
Comodidad, relativamente ligeras, fáciles de calzar, tacto muy suave tanto por dentro como por fuera, acabados muy bien rematados, bastante amortiguación y bien equilibrada (ni muy dura ni muy blanda), muy buen ajuste, … la verdad es que prometían mucho así que poco tardamos en sacarlas a pasear.

Mediasuela

Dos compuestos en la media suela: EVA inyectada y Ligthweight Muscle, un derivado de la EVA propietario de Salomon. Uno más blandito que vemos en negro en las fotos y que queda más cerca del pie y el otro, en blanco y más firme, en la parte inferior.
Con esta combinación se busca que el contacto del pie sea agradable al ser más blando el polímero y que a su vez haya una buena estabilidad gracias a la firmeza del compuesto que va más cerca del suelo. Además, al ser más denso, ayuda a bajar el centro de gravedad y, cuanto más bajo, más estables.
En global, es un tacto intermedio, ni muy dura ni muy blanda con lo que se desenvuelve bien tanto en superficies duras (p. ej. asfalto) como cuando se pone el firme más blando (p. ej. en tierra o césped). En ambos casos se comportan de una forma bastante agradable como hemos podido comprobar cuando le hemos metido alguna kilometrada casi en exclusiva por asfalto o cuando las hemos sacado a pacer por el monte.
La altura es menor de la que parece cuando te las calzas ya que marcan 26 milímetros en talón y 17 milímetros en puntera, lo que da un drop de 9 milímetros, que debería poder contentar prácticamente a todo el mundo. No requiere ningún tipo de adaptación para los que estén habituados a drops mayores y permite ir bastante cómodos a los que tengan pisadas eficientes.
La flexibilidad es media hasta la mitad y a partir de ahí entran en juego la reducción del perfil y las tres ranuras de flexión. La zapatilla se curva de una forma bastante homogénea, sin cortes bruscos y tiene cierto rebote, cualidades que se aprecian mucho cuando toca ir rapidito con ellas o cuando hay que ponerse a tirar cuesta arriba. De cara a la torsión no tiene piezas rígidas en medio pie pero resisten bastante bien a la prueba del sacacorchos.
La protección que ofrecen es también media ya que aíslan bastante de lo que vamos pisando y, salvo que se pise algo realmente puntiagudo, lo van filtrando prácticamente todo. No obstante, si lo que pisamos es muy afilado, sí que llegamos a sentirlo.
No tienen dobles densidades pero, aunque sean neutras, se ha jugado bien con la geometría de la media suela de manera que en la cara interior es un pelín más alta y, además, se ha subido ligeramente la cantidad de media suela presente en el arco para dar un mayor apoyo.
Aunque sean neutras, son bastante estables y, además, guían bastante bien la pisada gracias al OS Tendon que va desde el talón hasta la propia puntera, haciendo principalmente el trabajo de guiada de la pisada. Por lo que hemos estado probando con ellas en la mano, también creemos que es uno de los responsables de ese efecto rebote que comentábamos antes.
Nos ha gustado el carácter que le confiere el OS Tendon porque no sólo ayuda a guiar la pisada en la transición talón-punta, sino porque controla muy bien la forma en el que torsiona y se retuerce la zapatilla cuando pisamos en superficies irregulares. No impide que se pueda deformar para adaptarse a las irregularidades pero no permite que esta flexión sea endeble, lo que acrecentaría la inestabilidad de la zapatilla.
Hemos hecho unos 100-150 kilómetros con las X-Scream y, a día de hoy, la mediasuela está perfecta, no se aprecian signos de fatiga, grandes “bocados” debido a encontronazos con algo en medio de la naturaleza, etc.

Lengüeta

La lengüeta es relativamente gruesa y acolchada protegiendo muy bien ante la presión que pudieran hacer los cordones de los que hablaremos más adelante y de posibles golpes fortuitos, al menos, para los de intensidad media que nos hemos llevado en nuestras salidas.
Por encima de ella se ha puesto una capa de tela adicional para ofrecer una mayor protección ante la entrada de arena o piedrecillas. Nos ha llamado la atención el recurso que han usado para sujetar la parte superior de la lengüeta, para que ésta no se vaya hacia abajo ya que, envolviendo a esta tela externa, hay un tira que en su parte final está cosida al último tercio de la lengüeta, permitiéndole un mínimo desplazamiento lateral pero prácticamente nada hacia arriba o hacia abajo.
En la parte superior tenemos un bolsillito para guardar el sobrante de los cordones y, en este caso, la presilla que hace las veces de nudo ya que, como es habitual en las Salomon, el atado se realiza mediante unos cordones de kevlar que se tensan y sujetan mediante presillas o tankas.
El bolsillo es en realidad una simple “vuelta” de tejido tipo neopreno que al ser elástico, nos permite guardar dentro el tirador y el sobrante del hilo y, aunque algunos se quejan de que les queda algo bajo y tiene su parte de razón, nosotros no hemos tenido ningún problema, ni por capacidad para guardarlo, ni porque en carrera se nos hayan salido. Es una solución simple y eficaz y, lo que más nos ha gustado, rápida de cara a tener que realizar un ajuste en marcha, algo de lo que nunca estamos exentos, incluso teniendo las zapatillas domadas y controladas.

Sujeción

El tema de la sujeción sería probablemente el más destacable de las X-Scream, sobre todo en la zona media donde el trabajo que realizan las tres tiras dobles típicas de Salomon es excelente.
Tienen cuatro ojales, el superior es clásico y otros tres con formato de cincha con una pieza plástica interior para que el cordón deslice mejor y no acabe rompiéndola por el roce. Desde cada uno de estos tres ojales centrales salen sendas tiras dobles hacia la mediasuela que tiran una ligeramente hacia delante y otra ligeramente hacia atrás, con lo que se crea una estructura triangular que permite un ajuste muy robusto sin convertirse en algo rígido que penalizaría el comportamiento en dinámico.
Los cordones deslizan con una facilidad pasmosa y no tenemos más que agarrar el tirador y estirar de él para apretar todo lo que queramos. La presión se va distribuyendo casi por sí sola por el empeine y en el momento que la tenemos a gusto, no hay más que tirar ligeramente hacia abajo de la presilla para que quede fijada. Para conseguir un ajuste más fino se puede ir tirando un poco desde varios sitios pero lo que está claro es que te las puedes dejar completamente a tu gusto.
Algunos no ven con buenos ojos el sistema de atado y piensan que la presilla puede ceder pero, después de muchos kilómetros, ya no sólo con estas X-Scream, sino con muchos otros modelos de Salomon, os podemos asegurar que la probabilidad de que pase eso es ínfima, en el rango de lo que podría ser para una cordonera bien atada con doble nudo.
Al ser de un material tan resistente como el kevlar, la probabilidad de que el cordón acabe rompiéndose con el uso es prácticamente nula y, además, en caso de tener que hacer un reajuste, es poco menos que inmediato, no se tarda nada.
En la zona delantera hay más amplitud, es una horma relativamente generosa, tanto por dimensiones como por cómo ajusta al pie. Esto permite que el pie se sienta holgado pero seguro evitando los problemas por excesiva presión (p. ej. uñas negras), que se expanda la planta del pie al correr, que podamos usar calcetines más gruesos o acolchados si lo requerimos, etc.
En la zona del talón se sigue más o menos la misma tónica de dar amplitud pero sin fallar en el ajuste ya que, sin ser restrictivo, abraza muy bien toda la zona, con una sujeción del tobillo bastante buena. No nos envuelve el tobillo como en unas zapatillas de trail puro de las de ponerse a hacer el cabra por la montaña o de ésas que casi parecen unas botas de esquí, pero quedan perfectamente fijadas al pie. El collar deja al descubierto y con mucha libertad los maléolos y sube algo más en el aquiles que, junto con el contrafuerte que tiene, bastante rígido, transmite bastante seguridad una vez que nos las hemos atado correctamente. Aquí es donde encontramos uno de los grandes fallos del sistema de atado de Salomon ya que no permite hacer un atado de los cordones utilizando el último ojal que suelen llevar las zapatillas y que permite un ajuste mucho más ceñido del collar para la gente con tobillo fino o para los que que quieran una mayor sujeción.
No son un prodigio en cuanto a la estabilidad pero es que tampoco creemos que deban tenerla porque, por el enfoque que tienen las X-Scream, es preferible que permitan cierto rango de movilidad que las dotas de mucha agilidad. Son puramente neutras y si discurrimos por zonas donde agarran bien, no tenemos por qué notarlas inestables, algo que sí hemos notado cuando hemos transitado por zonas embarradas o de roca mojada donde fallan bastante.

Acabados

Los acabados están a la altura de lo que uno se puede esperar cuando coge unas Salomon. La tela es muy suave, sobre todo por el interior y, aunque no son para llevar sin calcetines, no deberían dar problemas por rozaduras ya que las costuras están muy bien rematadas. No se ha recurrido a ningún termosellado sino que todo está unido mediante puntadas de hilo como toda la vida.
Las tiras que hacen el exoesqueleto del medio pie son de una especie de piel sintética muy resistente y la puntera está protegida con una pieza plástica que está cortada en lo que serían las esquinas para permitir cierta flexión. Es un detalle que nos ha gustado y del que podrían tomar nota otras marcas porque la puntera a veces es como la de unas Dr. Marteens.
En la zona del juanete, por dentro y por fuera encontramos el Sensiflex, que le da un extra de suavidad a esa zona tan proclive a rozaduras y ampollas y también una mayor resistencia de cara a evitar las roturas que se producen en ese punto de flexión.
La plantilla es de EVA, de unos cuatro milímetros, con el talón preformado, tiene cortes para facilitar su movimiento dentro de la zapatillas y agujerillos en arco y metatarsos para permitir una mejor ventilación.
No nos consta que ninguno de los tejidos tenga tratamiento antibacteriano pero con el uso que le hemos dado, no notamos ningún tipo de tufillo que nos haga pensar que necesitan un lavado urgente.

Impermeabilidad / Transpirabilidad

La impermeabilidad es completamente nula salvo, como es lógico, en las zonas plásticas como el refuerzo de la puntera.
La única protección que tenemos ante el agua son esos refuerzos por lo que, en general, tal como nos vaya cayendo el agua, irá calando en la zapatilla. Esta agua tarda bastante en desaparecer ya que tiene bastante acolchado que actúa a modo de esponja (p. ej. en lengüeta y collar).
Por lo tanto, aunque se puede usar en cualquier época del año, creemos que dan más juego con climas agradables o, por lo menos, no húmedos. No obstante, si alguien quiere que sean impermeables, hay una versión con GoreText, para el que quiera un versión impermeable.
En cuanto a la transpirabilidad, diferenciamos dos zonas, la parte del mediopié y toda la zona central hasta la puntera, por encima de los dedos, que es bastante fresca y transpirable y el resto donde, sin ser calurosas, se nota que tienen un upper más estructurado, acolchado y con mayor cantidad de refuerzos. No llegan a penalizar la transpirabilidad pero, en los días de mucho calor, hemos optado por utilizar calcetines muy finitos para ir algo más frescos y lo hemos agradecido mucho.

Suela

La suela está construida con el caucho de alta resistencia a la abrasión propietario de la casa: ContaGrip. Se ha utilizado en dos modalidades: Contabrip LT y Contagrip HA que diferenciamos fácilmente por el color de la suela: en negro las zonas con mayor resistencia a la abrasión (talón y puntera) y las amarillas, zonas donde se prima el agarre (resto de la suela).
Combina tacos en forma de Chevron y rectangulares de varios tamaños en función de los requisitos de cada zona.
En el talón hay una primera pieza ligeramente desacoplada de tacos rectangulares a los que hay que sumar otros dos adicionales por el exterior. En la pate interior, prácticamente desde el principio, comienzan los tacos con forma de Chevron apuntando hacia atrás, para que el trabajo de frenado sea lo más efectivo posible.
Desde que acaba el arco, por la parte exterior, a partir de la línea que describe el OS Tendon, los tacos son rectangulares mientras que en la cara interna son todos del tipo Chevron. El cambio de orientación de unos y otros se realiza más o menos en la mitad de la zapatilla para que en la parte delantera se primer el agarre. Esto aplica también a los tacos rectangulares, algo de lo que no nos dimos cuenta hasta la tercera salida.
Toda la puntera está diseñada con taquitos bastante pequeños para que tengan un buen agarre, sobre todo en zonas asfaltadas o duras (es una puntera típica de zapatilla asfaltera).
Es una suela que, salvo los tacos, es bastante plana por lo que ni recoge piedras ni acumula mucho barro.
El agarre en seco es muy bueno en superficies duras o en las que no requieran de un taqueado muy agresivo (p. ej. van bien en tierra compacta). Sin embargo, si aparece el terreno mojado, empiezan a flaquear y si las metemos por superficies embarradas, aunque no acumulen barro en la suela, sí que notaremos cómo vamos faltos de agarre. Esto nos ha supuesto algún que otro amago de caída y, sobre todo, unos buenos rebozados en el barro pero, al igual que hemos dicho en otros casos, para meterse en un barrizal, hacen falta unas zapatillas específicas para eso, no unas “casi” asfalteras.

Durabilidad

Uno de los aspectos más difíciles de abordar en las zapatillas de trail running es la durabilidad porque, salvo que estén destinadas a un uso muy específico, es complicado conseguir dar con una combinación que sea capaz de ofrecer la durabilidad sin sacrificar otros factores como el rendimiento, agarre, tacto, etc.
Si encima hablamos de zapatillas destinadas a usos tan variados como los de “door to trail” o CityTrail, la dificultad es aún mayor ya que tienen que ser capaces de ofrecer todo eso en superficies tan dispares como asfalto, acera, tierra compacta, césped e incluso algo de trail un poco más cañero porque, quien más y quien menos se pone a hacer un poco el cabra con ellas.
Y, aunque la mayoría estemos pensando ahora en la suela, esto también hay que tenerlo en cuenta para el upper.
A nivel de suela, no albergábamos ninguna duda sobre su durabilidad ya que está hecha con compuestos que ya han demostrado su valía en otros modelos de Salomon y el diseño que tiene no nos levantó ninguna señal de aviso. No obstante, como esto lo han demostrado casi siempre off road, hemos aprovechado para meterles una buena cantidad de kilómetros asfalteros para ver qué tal evolucionaba el desgaste y tenemos que reconocer que nos ha sorprendido. Es infinitamente menor que el que se habría observado cualquier zapatilla de trail puro y, posiblemente, mejor que el que tendrían la mayoría de las “door to trail”. Talón, puntera y la franja exterior de tacos planos están como estaría cualquier otra asfaltera y los tacos en forma de chevron están también poco más o menos.
En cuanto al upper, no las hemos maltratado vilmente, más que nada porque no tendría mucho sentido (para eso hay otro tipo de zapatillas) pero sí que les hemos dado unas cuantas pasadas por sendas estrechas con matorrales bajos que les han dado unos buenos enganchones, le hemos dado unas cuantas patadas a piedras de todos los tamaños y formas (siempre patadas involuntarias, que conste) y, salvo las rozaduras típicas de esos golpes, no hay un deterioro importante.
En principio, el punto más débil que le hemos visto de cara a la durabilidad es la rejilla de la zona delantera porque, aunque tienen la puntera bien protegida, justo lo que queda encima de los dedos es tela monda y lironda con lo que sí que tenemos un par de enganchones majos debidos seguramente a alguna zarza.
El otro punto que nos ha preocupado un poco es la zona de debajo de los maléolos, la que suele llevarse las rozaduras cuando toca un pie con otro o la que recibe los roces en el exterior contra las piedras. Va protegida con tiras plásticas como las del empeine (en el exterior pone “Salomon” y en el interior “X-Scream”) y las rozaduras las salvan bastante bien pero lo que no está cubierto es rejilla con lo que los enganchones no los libran. Al no haber tela suelta no pasa nada y es sólo que se afea pero no estaría de más recubrirlo p. ej. con una capa plástica o utilizar un material un poco más resistente.

Conclusiones

Salomon se ha sacado de la manga el concepto de CityTrail que, aunque pueda parecer lo mismo que el “door to trail”, no lo es, ya que se acerca un poco más al público que, siendo principalmente asfaltero, gusta de correr por superficies no asfaltadas más o menos sencillas y, de manera esporádica, alguna un poco más complicada. Para ese tipo de uso unas zapatillas como las X-Scream van niqueladas no sólo porque sean capaces de desenvolverse bien en ambos tipos de superficies (asfaltadas o no) sino porque en las asfaltadas rinden casi como unas asfalteras, algo que no consigue casi ninguna zapatilla de trail running.
El abanico de corredores que cubre es muy amplio porque podrían ir bien prácticamente a cualquier corredor neutro de hasta los 75-80 kgs que busque unas zapatillas con las que moverse en esa variedad de terrenos que comentábamos y que esté pensando en ritmos que en asfalto llano estuvieran por encima de los 4’/km.
Aunque no sea su uso objetivo (o la marca no las destine para eso), pueden ser un buen recurso para la malgama de carreras populares que hay fuera de asfalto en las que el terreno pueda estar plagado de piedras o que presenten alguna pequeña dificultad que pueda asimilarse al trail running.

- PROs: Comportamiento en asfalto, Ajuste, Suavidad del interior.
- CONtras: Agarre en mojado, Rejilla de la parte superior de los dedos un poco endeble.

PUNTUACIONES

  • Adherencia bajadas en tierra6.0
  • Adherencia en roca7.0
  • Adherencia en roca mojada4.0
  • Adherencia subidas en tierra7.0
  • Altura de la caña8.0
  • Amortiguación delantera7.0
  • Amortiguación trasera7.0
  • Asfalto9.0
  • Costuras8.0
  • Durabilidad8.0
  • Estabilidad7.0
  • Fit9.0
  • Flexibilidad8.0
  • Impermeabilidad3.0
  • Pista8.0
  • Protecciones6.0
  • Reflectantes6.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros9.0
  • Torsión lateral7.0
  • Trail6.0
  • Trail Extrem3.0
  • Transpirabilidad8.0

Comparar con

X-Scream - Salomon

Vs

buscar