Salomon Sense Jacket

Salomon Sense Jacket
Salomon Sense Jacket
Salomon Sense Jacket
Salomon Sense Jacket
Salomon Sense Jacket
Salomon Sense Jacket
Salomon Sense Jacket
Salomon Sense Jacket
Salomon Sense Jacket
Salomon Sense Jacket
Salomon Sense Jacket

VÍDEO ANÁLISIS


Salomon Sense Jacket

DATOS TÉCNICOS

  • P.V.P 120,00 €

Conclusión

La Salomon Sense Jacket se ha revelado como una prenda a destacar en el segmento de las chaquetas cortavientos minimalistas. Con un fit más que cómodo y moldeable en el que el objetivo principal es dejar al torso plena libertad de movimientos -sin interferencias ni molestias innecesarias-, y un tejido fino, suave y algo elástico, proporciona unos niveles de protección contra el viento que, cuando menos, sorprenden para bien. Y es que parece mentira que una prenda de tales características pueda ser tan eficiente en su cometido. Además, la parte baja trasera es más larga que la delantera, de manera que nos seguirá cubriendo la zona lumbar a pesar de grimpadas, subidas pronunciadas o demás movimientos bruscos que podamos realizar en carrera, gracias a las gomas de ajuste que lleva en ambos laterales.

La suavidad del material y las costuras imperceptibles de la Salomon Sense Jacket hacen que al contacto con la piel, ésta no sufra de rozaduras o irritaciones, especialmente en cuello o brazos (cuando  la camiseta de debajo es de mangas cortas).

Otro punto que nos ha gustado mucho es su cremallera, que corre suavemente del tirón y no se engancha con la tela interior, además de ser fácilmente manipulable –incluso con guantes- desde el tirador del carro.

Tales características invitan a usarla tanto en carreras como en entrenamientos; de hecho, es la típica prenda de seguridad que podemos llevar siempre con nosotros, ya que plegada –otras de sus grandes características-, la podremos transportar en un pequeño cinturón o riñonera.

El rango de temperaturas ideal para hacer uso de la  Salomon Sense Jacket va a variar en la zona por donde salgamos; así, en zonas interiores donde en el verano hay contraste de temperaturas diurnas y nocturnas, la podremos utilizar cómodamente a primera o última hora del día; si corremos por zonas en que en verano hace tanto calor por la mañana como por la noche, la podremos transporta en mochila o riñonera por si fuera necesario usarla, aunque seguramente no nos la pongamos. En el resto de estaciones, la podremos combinar como segunda o incluso tercera capa, según el grado de termicidad de las otras prendas de abrigo que llevemos.

Si por nosotros fuera, la única mejora que propondríamos a la  Salomon Sense Jacket seria modificar el ajuste de los puños, a través de una goma más ceñida o más ancha para que impida totalmente la entrada de aire por este lugar, máxime si tenemos en cuenta que se trata de un cuna chaqueta cortavientos.


Pros & Contras

PROS:

1. A pesar de un tejido ultra ligero y minimalista, ofrece una protección contra el viento muy alta.

2. Gracias a su gran plegabilidad, lo podremos transportar en cualquier sitio.

3. La cremallera corre fácil y suave, sin enganchones con la tela interior.

4. Excelente gestión de olores.


CONTRAS:

1. Hubiésemos preferido un cierre del puño más ceñido.

2. Tejido delicado en relación con arbustos o ramas punzantes.

Fit general

La Salomon Sense Jacket tiene un corte perfecto para la carrera: permite la movilidad total del tren superior ante braceos exagerados y demás posturas, como grimpadas, saltos, atarse los cordones o rotaciones de cinturas, sin interferencias ni tiranteces.

Todo el tejido en el que está construida es realmente suave, lo que es muy positivo a la hora de hablar del cuello. Este tiene un ancho de 6 cm y cubre hasta la mitad del cuello, con lo que a veces será necesario combinar la chaqueta con algún tapa cuellos o similar. Los roces de esta parte del cortavientos con el cuello son, simplemente, inexistentes (a pesar del sudor o lluvia).

Si hay algo que en carrera que siempre hemos agradecido es la manera en que se desliza la cremallera; ha funcionado veloz, muy práctica gracias a un tirador en el carro manipulable incluso con guantes y, sobre todo, a que corra sin enganchones ni trabas con la tela interior (algo que, si te ocurre, molesta bastante). En este sentido, la nota de la  Salomon Sense Jacket es de excelente.

Y la suavidad del tejido en cuestión está en relación directa con las costuras que no es que no se noten, sino que casi ni se ven a la vista. De manera que si como primera capa llevamos una camiseta sin mangas o de tirantes, no vamos a tener problema alguno de roces o fricciones con la piel.

Y hemos dejado para lo último el apartado de las mangas. Aquí hemos observado que la goma que cierra la manga en la muñeca no es muy ceñida, de manera que cuando sopla mucho viento el aire se mete por la manga propiciando que esta se hinche y, por tanto, perdiendo el cometido final de una chaqueta cortavientos. Con una goma más ceñida o incluso un puño elástico con mayor longitud, se hubiera solventado este tema. Además, cuando estamos sudados las mangas se pegan mucho a los brazos.

No obstante el tema de los puños, en carrera se muestra muy confortable gracias a su patronaje y ligereza del conjunto (con tecnología Active Fit propia de la marca), que acompaña nuestros movimientos a la perfección. Todo ello hace que muchas veces se hace imperceptible el hecho de que lleves la Salomon Sense Jacket puesta.

Otro punto acertado en este tipo de prendas es que la parte posterior es más larga que la delantera, de manera en subidas pronunciadas esta parte no se nos sube, cubriendo la espalda como si fuéramos en llano; y ello gracias a que en la parte baja de los laterales encontramos dos goma elástica que se encargan de mantener la chaqueta siempre en su posición.

Materiales y extras

El tejido técnico que utiliza la marca para la confección de la Salomon Sense Jacket es el AdvancedSkin Shield, que según dice Salomon, protege de la humedad y el frío; en este punto matizamos que del frío no protege, ya que en todo caso puede rebajar la sensación de frío que produce el viento (cuando llegamos a zonas de sombra con viento, cuando vamos sudados o al llegar a algún lugar despejado donde sopla viento y las temperaturas no son altas, por poner unos ejemplos).

Este material es extremadamente suave al tacto y nada acartonado, si no más bien lo contrario: es mínimamente elástico, maleable y se adapta muy bien al contorno sobre el que reposa.

A pesar de la ligereza del tejido, este protege del viento de una manera muy notable, recomendando su uso en mañanas o tardes frescas en donde una sola capa es insuficiente, incluso la hemos encontramos perfecta como tercera capa en ambientes fríos con viento, ya que reduce –como decíamos- la sensación de frío. Por otra parte, si las salidas empiezan pronto y son largas, no cuesta nada quitársela y guardarla en cualquier sitio, puesto que va a ocupar casi nada de espacio.

La Salomon Sense Jacket  no lleva protección anti mochilas en los hombros o espalda, de manera que estas pueden provocar pilling en dichas zonas (suponemos que de haberlos puesto, el peso de la chaqueta se hubiera incrementado en exceso, algo de lo que la marca rehúye en esta prenda tan minimalista).

La cremallera, como ya comentamos, corre y se desliza suavemente y a la perfección, evitando enganchones con la tela interior que tanta lata dan.

En el bolsillo interior, además de servir para plegar la propia chaqueta, podemos transportar algo pequeño y de no mucho peso: nosotros hemos probado con una barrita o tapacuellos y la sensación ha sido cómoda (de hecho, no hemos observado rebote semejante como para hacer mención). Con la goma elástica y la tanca, podremos ajustar y cerrar el bolsillito para evitar que el contenido se salga.

Por último, la chaqueta Salomon Sense Jacket no se olvida de los reflectantes, que los encontramos en la parte delantera (pectoral izquierdo), trasera (en las letras de la marca francesa), y en el brazo derecho, a modo de cinco franjas perpendiculares al mismo. Creemos más que suficiente los reflectantes propuestos.

Transpirabilidad, impermeabilidad y olores

La Salomon Sense Jacket cuenta con perforaciones en forma de agujeros redondos situados en ambas axilas y en la parte alta de la espalda, obviamente con la misión de permitir la entrada de aire y poder expulsar el calor que se acumula al correr.

En temperaturas por debajo de los 10 ºC (aprox.), el calor que genera el cuerpo puede ser evacuado sin mayores complicaciones, máxime cuando también tenemos la posibilidad de bajar algo la cremallera para una mayor entrada de aire. Pero por encima de ese rango de temperaturas (y teniendo en cuenta también que no es lo mismo un trote tranquilo que una carrera acelerada), la chaqueta no consigue expulsar el calor, propiciando que el propio sudor haga que la prenda se pegue al cuerpo, especialmente en las mangas, que es donde hay contacto directo con la piel (si de primera capa llevamos manga corta). En estos casos, si hay viento, la protección contra este disminuye bastante, puesto que si a un tejido súper fino le sumamos el hecho de que esté mojado, se deduce fácilmente esta apreciación; de hecho, lo hemos podido constatar.

Pero en condiciones normales para un cortavientos (esto es, sin estar empapado de sudor), la protección que ofrece contra el viento es digna de mención. De hecho, parece broma que un tejido tan sumamente fino y minimalista pueda protegernos de tal manera. Y ello se notaba especialmente al llegar a alguna cima o zona abierta donde soplaba bien el viento, reduciendo la sensación de frío que pudiéramos sentir.

Otras de las buenas características del tejido de la Salomon Sense Jacket es que le cuesta mucho coger malos olores; después de cinco salidas sin pasar por la lavadora, no se encontraban rastros de olor a sudor o similar, especialmente en axilas.

En cuanto a la capacidad térmica de la prenda, diríamos que más bien retiene el calor corporal generado a correr, que protección “térmica” en frente al frío externo. Su función, obviamente, no es la de ofrecer protección frente al frío, aunque ello no quite que si la utilizamos como tercera capa (por encima de una buena prenda térmica de verdad), obtengamos un buen complemento para situaciones de frío y viento. Es por ello que las situaciones en que podamos llevar el cortavientos variarán en función de cómo lo llevamos: si es de segunda capa con una térmica de manga larga debajo, lo podremos llevar durante todo el invierno en zonas donde este no es muy frío (como por ejemplo, zonas costeras del mediterráneo); si es de segunda capa con una camiseta de manga corta, lo podremos llevar en tiempo primaveral, sobre todo si salimos por las mañanas, que es cuando más fresco está; finalmente, si lo llevamos de tercera o cuarta capa, será el complemento perfecto para correr en zonas de bastante frío y viento.

Si bien la marca indica tratamiento repelente al agua, hemos comprobado que como mucho puede aguantar poco rato una lluvia muy fina. Lo mismo ocurre cuando empezamos a sudar, que el líquido empapa rápidamente el tejido de esta Salomon Sense Jacket.

Plegabilidad

Dada la ligereza y suavidad el tejido de la Salomon Sense Jacket, esta cabe dentro del puño. Pero además contiene en su interior un pequeño bolsillo para plegarla dentro, de manera que la podemos transportar en una pequeña riñonera o incluso cinturón de transporte, por más minimalista que sea este. Ello invita a llevarla en cada una de nuestras salidas puesto que no va a ocupar casi espacio. Además, en cuanto la hemos necesitado ponérsela siempre ha sido extremadamente rápido, gracias en parte a la facilidad con la que corre la cremallera (va muy fina).

Por otra parte, en salidas cortas en la que no llevábamos donde portearla, nos hemos atado la Salomon Sense Jacket a la cintura sin mayor complicación, ya que al no ser un tejido duro o acartonado (todo lo contrario), se liga a la cintura y queda ajustada, sin que moleste en tal aspecto (si se enrolla lo suficiente, las zancadas grandes no llegan a tocarla).

Resistencia y durabilidad

A pesar que no hemos tenido ningún sobresalto con la Salomon Sense Jacket, es cierto que el tejido suave y ligero no está exento de ser mermado por alguna planta o arbusto con hojas o tallo puntiagudo, o en una caída de culo si la llevamos atada a la cintura. En este sentido hemos extremado algo las precauciones cuando nos hemos adentrado en los típicos túneles de vegetación.

Por otra parte, hemos observado que en las axilas se ha formado algo de pilling, debido al roce que se produce al bracear.

Finalmente, ha pasado por 5 lavados (siguiendo las indicaciones de la marca), y no se notan ningún cambio ni en el tejido ni en la consistencia del mismo; es decir, no ha sufrido deformaciones ni desajustes en las gomas (de mangas y trasera) ni en la cremallera.

PUNTUACIONES

  • Acabados9.0
  • Bolsillos8.0
  • Corta viento9.0
  • Cremalleras10.0
  • Cuello9.0
  • Elasticidad8.0
  • Fit cuerpo9.0
  • Fit mangas7.0
  • Impermeabilidad4.0
  • Plegabilidad9.0
  • Reflectantes9.0
  • Resistencia / Durabilidad7.0
  • Tranpirabilidad7.0

Comparar con

Sense Jacket - Salomon

Vs

buscar