Salomon S-Lab Wings Softground

Salomon S-Lab Wings Softground
Salomon S-Lab Wings Softground
Salomon S-Lab Wings Softground
Salomon S-Lab Wings Softground
Salomon S-Lab Wings Softground
Salomon S-Lab Wings Softground

VÍDEO ANÁLISIS



Salomon S-Lab Wings Softground

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 8.5 13
  • Peso (gramos) 279 345
  • Mesh 97 108
  • Ancho metatarso(cm) 106 115
  • Ancho talón(cm) 85 90
  • Perfil talón(cm) 32 34
  • P.V.P 179,00 €

Introducción

En esta sección acostumbramos a explicaros el origen de la marca y algunas de las características de su identidad, y hoy tengo que escribir sobre Salomon, y se me hace francamente difícil. ¿Hay algo que no sepáis de la casa francesa? Me temo que no. Apostaría a que Salomon es, sin duda, la marca de Trail Running más conocida por todos (al menos en Europa). Ya sea por sus mochilas, sus zapatillas, o porque tiene en sus filas al icono más mediático del Trail Running, Kilian Jornet.
De entre su enorme catálogo, hoy nos vamos a fijar en la archifamosa gama S-Lab, las siglas que esconden la gama de competición de Salomon.
Una gama que ha ido creciendo poco a poco en las últimas temporadas, especialmente en lo que respecta a las zapatillas, con modelos muy específicos para cada situación. De todas estas, vamos a descubrir y a probar las Salomon S-Lab Wings Softground. Según definición de la marca, la zapatilla de competición más polivalente y que se diferencia de su hermana gemela, está diseñada para un máximo rendimiento en terrenos blandos. De ahí su segundo apellido: Softground
Cuando abres por primera vez la caja y como suele ocurrir con la gama S-Lab, quedas abrumado. Sin ser un experto, sabes identificar que estas antes unas zapatillas del máximo nivel.
Su diseño es discreto negro a la par que agresivo por esos toques de color rojo tan característico que le otorgan a este modelo una personalidad muy fuerte. La suela con tacos muy marcados, aun consolida más esta imagen.
El día que abrimos la caja llovía, y mucho. Sin duda, el mejor momento para salir a disfrutar del Trail Running, y comprobar si estas zapatillas ofrecen algo más que un diseño bonito.

Primeras sensaciones

Calzadas y atadas, estas Salomon S-Lab Wings Softground, tienen 2 caras. La cara amable, un upper, dónde es muy fácil introducir el pie y que ajusta muy bien y se siente muy ligero. Y por el otro lado, una cara mucho más dura y radical, con una suela contundente que muerde el suelo y que en nuestras primeras pisadas sobre suelo duro, no transmiten mucha comodidad.
Algo que tienen en común las dos caras, es su ligereza. 291 g en talla 8 US. ¡No está nada mal!

Mediasuela

Las Salomon S-Lab Wings Softground, tienen un efecto de bipolaridad muy marcado. Cuando juegas en terreno favorable o cuando juegas fuera de casa.
Empezamos por el segundo, en este caso tenemos una zapatilla con buena predisposición, pero un poco torpe. La media suela es dura y cuesta flexionarla. Hay que poner mucho ímpetu para sacarle rendimiento, y aun así tiene una pisada de reacciones muy secas, y hay que acostumbrarse a ella. Un proceso que requiere su tiempo, incluso puede darse el caso de no conseguirlo si eres un corredor al que le gustan los aterrizajes cómodos. El impacto de los tacos tan marcados, junto con una amortiguación (sobre todo la trasera) muy compacta y dura, trasmiten hacia arriba todo el impacto. Si además, tu técnica de carrera no es muy buena, sufrirás.
Pero llega el partido de vuelta, y ahora jugamos en casa. Hemos regado el campo y está justo como nos gusta. Terreno húmedo, blando, terreno graso. Es una zapatilla excepcional. La media suela trabaja como una plataforma a lo largo de todo el pie que te da una estabilidad enorme en todas las fases de la transición de la pisada. Estas Salomon asumen que el suelo blando, absorbe el impacto, y la zapatilla aporta la estabilidad para que tus pasos puedan encadenarse a ritmos frenéticos. Los tacos se encargan de la unión de las 2 capas y muerden con fuerza el suelo.
Tienen un drop de 9 mm, pero la sensación es de ir bastante plano. El perfil delantero es bastante bajo, con lo que tienes la sensación de ir cerca del suelo y la sensibilidad es muy alta, aunque el chasis funciona muy bien manteniendo la estabilidad del pie.
En cambio, sobre terrenos duros o compactos, nos pasa todo lo contrario, te sientes muy lejano, los tacos marcan una frontera muy amplia entre tus pies y el terreno.
Algo que ocurre habitualmente cuando te mueves en terrenos blandos, húmedos, es la aparición por sorpresa de elementos escondidos como raíces, piedras u otros elementos que ponen a prueba tus reflejos. Las zapatillas ponen de su parte, en la puntera el rocker está muy marcado y evita el efecto “chuta la piedra” y en la parte delantera, bajo el pie, la tecnología Profeel Film ofrece una placa de protección contra impactos. Cumple su cometido sin problemas y evita que los impactos lleguen hasta tus pies.

Lengüeta

El exterior de la lengüeta es un tejido fino, y en el interior encontramos un relleno que le da estructura y evita que los cordones tensados se claven. Algo básico en el sistema de atado de Salomon, que usa unos cordones sumamente finos.
La lengüeta tiene un ancho considerable y va unida a la zapatilla mediante unos laterales elásticos. En líneas generales funciona bien, protegiendo de la entrada de piedras cumpliendo su función.
En el extremo de la lengüeta el ya clásico bolsillito para recoger los cordones. Aquí hemos notado, que cuando atas la zapatilla, la lengüeta es algo corta (no sobresale casi nada por la parte superior) y el bolsillo queda justo debajo del cruce de cordones, con lo que hay que estirar un poco y recolocarla para lograr espacio para guardar los cordones.

Sujeción

Como no podía ser de otra manera, Salomon recurre al ya clásico sistema de atado QuickLace, más que probado y que como ya es habitual en otros modelos tiene cosas buenas y cosas a mejorar. En este segundo punto, insistimos una vez más en su mal endémico que tiende a aflojarse en las subidas más técnicas. Algo que la casa francesa sigue sin acabar de solucionar con el paso de los años. Otro punto a mejorar es la longitud del cordón, excesivamente larga y que obliga a meterlo debajo de los cruces de cordones para que quede sujeto y no vaya dando golpecitos, además de la posibilidad de quedarse enganchado con algún saliente que nos encontremos (nos pasó con una rama)
Una vez atado correctamente, la sujeción dentro de la zapatilla es muy buena. El cuerpo de la lengüeta y el upper abrazan el pie con mimo a la par que firmeza. Y es algo que sobresale cuando atacas terrenos inestables, donde la zapatilla sigue al píe, y no al revés. Para todo ello, Salomon ha dispuesto, como también suele ser habitual, las tecnologías Endofit y Sensifit, para un óptimo ajuste de la zapatilla
La estructura del talón es algo baja y flexible, lo cual facilita un ajuste a la forma del tobillo, y reafirma esa sensación de calcetín que cuando te colocas las zapatillas.
El upper está fabricado con Nylon ripstop para asegurar una larga durabilidad y resistencia a los enganchones.
Son más estrechas que sus primas SpeedCross y si las comparamos con ellas, perdemos precisión a la hora de pasos comprometidos, pero a cambio ganamos estabilidad.
No tiene ningún elemento especifico de control de pisada, pero su chasis es tremendamente rígido (¿herencia de los antiguos ACS?) para cumplir este cometido, consiguiendo un nivel de estabilidad sobresaliente, al que hay que cogerle el punto, pues tiene un tacto duro al principio.
El trabajo de los ingenieros es notable, pues han desarrollado una zapatilla que trabaja como un bloque, y eso es algo realmente difícil de conseguir. Es una zapatilla muy dócil que exige muy poco esfuerzo al corredor, simplemente tienes que confiar en ella y ella no te va a fallar.

Acabados

La fabricación de estas Salomon S-Lab Wings Softground es exquisita, con unos acabados sobresalientes. Todos los sellados y costuras están cuidados al detalle.
El nivel de protección está al nivel de lo que podemos esperar de unas zapatillas como estas. Elementos plásticos termo sellados desde el talón hasta la puntera incluyendo los elementos de refuerzo que dan forma al uuper además de todo el flanco inferior. En la puntera, cubre la totalidad de los dedos y además tiene una segunda capa de PVC más rígido para una mayor protección en esta zona.
Son unas zapatillas pensadas para correr por terrenos blandos, y por consiguiente un punto donde adelgazar la zapatilla ha sido la plantilla, que queda reducida a la mínima expresión. El problema es cuando salimos de esos terrenos blandos y notamos una zapatilla dura. Quizás hubiese preferido sacrificar con algunos gramos de más y una plantilla con más cuerpo que ayudase a minimizar este impacto.

Impermeabilidad / Transpirabilidad

Estas Salomon S-Lab Wings Softground, no incorporan ningún tipo de membrana de impermeabilización y cuando introduces el pie en agua o corres durante mucho tiempo sobre un entorno mojado sientes como tu calcetín absorbe toda esa humedad con facilidad. Nos ha pasado por ejemplo corriendo por la mañana sobre terreno de césped muy húmedo por el rocío, que al cabo de 1h-1h30 sentir como los calcetines están húmedos. A favor tiene que cuando aparecen los primeros rayos de sol o bien abandonas el terreno mojado, se secan con extrema rapidez.
Su transpirabilidad es muy buena, el upper es muy fino y transpira con facilidad manteniendo un confort interior incluso en días de mucho calor.

Suela

La silueta de la suela es bastante ancha, si las comparamos con sus primas hermanas. El objetivo es ofrecer estabilidad en terrenos blandos y descensos.
Los tacos son una amalgama de tamaños diferentes en función de la zona, todos direccionales y con una altura muy marcada. El material, un clásico de la casa francesa, Contagrip que en esta edición ofrece algo de mejora sobre rocas húmedas.
En tierra, el agarre es notable, incluso con arenilla o tierra suelta. Los tacos muerden fuerte. El extra ancho de la suela penaliza algo cuando subimos por trialeras muy técnicas, porque le falta algo de precisión en apoyos complicados, pero en cambio en las bajas ese plus favorece los apoyos y te permiten bajar a ritmos muy vivos.
Sobre roca, el agarre es francamente bueno. Mejor de lo esperado. Aunque sobre roca mojada es más que correcto, nos hemos llevado algún que otro susto fruto de ir demasiado confiados. Hay que prestar atención en este tipo de terrenos.
Sobre estos 2 terrenos que hemos comentado, la dureza de la suela se nota mucho, y con el paso de los kilómetros empieza a pasar factura y aparecen molestias, sobre todo si taloneas mucho.
En hierba, el agarre es sobresaliente, sin más. Los tacos aunque no sea muy profundos, muerden perfectamente el suelo y permiten rodar a ritmos bastante rápidos. Además, a pesar de tener los tacos bastante juntos, y acumular algo de barro, sigue traccionando de una manera excelente.
Si algo destacaríamos en las bajadas, nuevamente es la estabilidad de todo el conjunto, no solo de la suela, sino de la rigidez de la media suela y el ajuste del upper. Muy buen trabajo de equipo de diseño

Durabilidad

Teníamos mucha curiosidad por ver “cuanto duraban” estas zapatillas. Como nos gusta mucho trastear con material, intentamos correr con ellas bastante a menudo fuera de su terreno de juego favorito. Corrimos mucho a través de terreno blando pero corrimos mucho también sobre terreno duro, de piedra, sobre arena suelta… un sinfín de lugares diferentes.
El resultado ha sido abrumador, pues con algo más de 250km se muestran “casi” en perfecto estado. Las marcas en algún taco con contornos algo redondeados y algún hilo de alguna costura deshilachado. En nuestras primeras salidas, por las condiciones meteorológicas que tuvimos, casi todos los kilómetros fueron sobre terreno húmedo, graso y con barro. El desgaste fue nulo. En cambio en las últimas semanas, donde hemos abusado más de terrenos secos y pedregosos el desgaste, aunque poco, ha sido mucho más acusado a simple vista.

Conclusiones

Voy a dar mi conclusión en un titular: “unas buenas zapatillas con capacidades extraordinarias en situaciones muy particulares”. La casa francesa tiene en este modelo Salomon S-Lab Wings Softground, un modelo peculiar, con personalidad propia y que no te va a dejar indiferente si te las pruebas.
Si tu patio de recreo son terrenos con mucha humedad, barro y mucho terreno graso (lo que viene siendo la definición de Softground), son zapatillas pensadas para dar lo máximo pero sin exigir un esfuerzo extra a su dueño. Amables y dóciles te permiten correr cómodamente y acumular kilómetros y kilómetros sin desfallecer. Su excelente upper, buena sujeción, comodidad y agarre notable la colocan en el podio. En cambio cuando salen a correr en terreno, seco o con mucha piedra, se convierten en “simplemente” unas buenas zapatillas. Unas zapatillas con una amortiguación bastante dura que le penaliza demasiado.
Puestos a pedir la carta de los reyes de futuras versiones. Seria interesante que una zapatilla como esta, pensada para terrenos blandos, que por regla general suelen ser terrenos húmedos, tuviera algún elemento de impermeabilidad. Seria suficiente con una membrana muy transpirable y que limitase un poco la entrada de liquido. Es tan solo una idea.

PROS:
· Agarre en terrenos blandos
· Acabados
· Upper

CONTRAS:
· Amortiguación trasera muy dura en terrenos compactos
· Sistema de atado, los cordones son largos y cuestan de guardar en el bolsillo

PUNTUACIONES

  • Adherencia bajadas en tierra8.0
  • Adherencia en roca8.0
  • Adherencia en roca mojada7.0
  • Adherencia subidas en tierra8.0
  • Altura de la caña8.0
  • Amortiguación delantera7.0
  • Amortiguación trasera6.0
  • Asfalto6.0
  • Costuras9.0
  • Durabilidad9.0
  • Estabilidad9.0
  • Fit9.0
  • Flexibilidad8.0
  • Impermeabilidad6.0
  • Pista6.0
  • Protecciones9.0
  • Reflectantes0.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros8.0
  • Torsión lateral9.0
  • Trail7.0
  • Trail Extrem9.0
  • Transpirabilidad8.0

Comparar con

S-Lab Wings Softground - Salomon

Vs

buscar