Salomon S-Lab Sense Ultra Set

Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set
Salomon S-Lab Sense Ultra Set

VÍDEO ANÁLISIS



Salomon S-Lab Sense Ultra Set

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US M L
  • Peso (gramos) 173 173
  • P.V.P 120,00 €

Introducción

Salomon.
Una sola palabra basta para empezar esta nueva review y situar al lector. Y es que la marca francesa es tan conocida que a estas alturas cualquier presentación sobra. ¿Cuál es el secreto de la fama de Salomon? A nuestro modo de ver son tres: un sinfín de buenos productos en el mercado de los deportes de montaña, un equipo de atletas que no hacen más que ensanchar la fama de la marca alrededor del mundo y unos publicistas con una perfecta visión.
Podemos equiparnos de pies a cabeza de productos de la casa, como vemos en su catálogo, dónde los encontramos en cuatro categorías: calzado, ropa, accesorios y mochilas. La oferta en este último grupo es de porta-bidones, mochilas, cinturones y mochilas tipo chaleco, con cuatro modelos diferenciados: de 12, 5, 3 y 1 litro de capacidad.
Los productos más ligeros de Salomon (podríamos llamarlos minimalistas), forman parte de la familia Sense, y en ella encontramos las dos mochilas/chalecos de menor capacidad. Por otra parte, los productos concebidos para la competición son bautizados en Annecy (donde se encuentra la sede de Salomon) con el nombre de S-Lab, de la que también forman parte las de 3 y 1 litros. Nosotros vamos a someter a prueba la S-Lab Sense Ultra Set de 3l, diseñada especialmente para acompañarnos en carrera. Leemos en la web de Salomon que dicha mochila está diseñada “para que los corredores de élite puedan transportar bidones de hidratación delanteros y el material básico en una carrera de ultrafondo…” La afirmación del diseño para corredores de élite nos sorprende y da valor a los publicistas de la marca. ¿Quién no quiere sentirse como un corredor de élite?

Primeras sensaciones y construcción

Las primeras palabras que nos salen de la boca al ver y trastear la mochila son: ¡qué finura! y ¡qué ligereza! Pocas veces una mochila logra sorprendernos debido a su peso, ¡3 litros y 110g! Los materiales utilizados, los acabados y la estética son muy pero que muy finos. La S-Lab Sense Ultra Set tiene una capacidad de 3 litros, dato que Salomon ha querido remarcar en uno de sus laterales juntamente con el peso, que es de 110g en talla M-L (veis en las fotos la diferencia de peso con o sin los dos SoftFlask, ambos de 500ml de capacidad). Recordemos aquí que la mochila es del tipo chaleco y que podemos encontrarla al mercado en dos tallas distintas: M-L y X-XL, sin diferencias ergonómicas para chicas o chicos.
En TRAILRUNNINGReview estamos acostumbrados a testar material y esto da más valor al hecho que, al colocarnos la mochila de Salomon, la finura y ligereza nos sigan sorprendiendo. Ya nos ha quedado claro porqué forma parte de la familia S-Lab y Sense de Salomon.
Los franceses nos cuentan que podemos correr con ella en contacto directo con nuestra piel, y una vez colocada en su sitio y con un buen ajuste nos creemos tal afirmación. Tendremos que probarlo sobre el terreno, pero a priori no descartamos correr sin camiseta con la mochila de Salomon, pues no hay nada en ella que nos moleste.
El sistema de ajuste es realmente bueno, sencillo y efectivo. Bautizado como Soft Twin, está compuesto por un par de cintas elásticas con un gancho al final, que podemos fijar a nuestro gusto a uno de los tres anclajes que encontramos a cada lado, para así conseguir un fit perfecto.
Con la mochila puesta y sin cargar, la distribución de bolsillos parece, sin correr, ideal. Podemos acceder a todos ellos sin problemas, a excepción del más grande de todos, que es el que encontramos en la parte superior de la espalda.
Hablemos ahora de los materiales. El interior es de nylon y elastano, y el exterior de poliéster, todos ellos con un tratamiento antibacteriano. Pero no os creáis que es así de simple, ya que el secreto son las diferentes tecnologías que Salomon aplica en dichos materiales:
Para la construcción de la parte interior de la mochila de las cintas laterales, las que nos cubren el pecho y los hombros, la malla utilizada es de 3D de tejido Cocona muy transpirable, que se adapta perfectamente al cuerpo ofreciendo una gran sensación de confort. ¿Cocona? Si, se trata de una tecnología que captura la humedad corporal y la expulsa al exterior, favoreciendo el secado de la malla.
En la parte interior restante, la que contacta con nuestra espalda, los franceses aplican en el tejido la tecnología Sensifit, que consta de tejidos que se ajustan al cuerpo y ofrecen así una mayor estabilidad eliminando cualquier opción de rebote.
El tejido exterior es muy fino y elástico, seguro que funcionará muy bien al fijar el material que carguemos cuando corramos.
¡No está nada mal la cantidad de tecnología aplicada a tan solo 110g de mochila! Esto evidencia la importancia que da Salomon a su S-Lab Sense Ultra Set, veremos la sensación que tendremos a la hora de correr, aun que como podéis leer, por el momento solo encontramos buenas palabras para la mochila: finura, ligereza, comodidad…

Sistemas de hidratación

Uno de los grandes aciertos de la casa Salomon, es sin duda la concepción del sistema de hidratación, tanto por su colocación como por el tipo de botellines que utiliza. El bolsillo que tenemos en la espalda de la S-Lab Sense Ultra Set, el mayor en capacidad, no está pensado para albergar una bolsa de hidratación, así que no tenemos más opción que colocar los SoftFlask en la parte frontal. Como viene siendo habitual, los franceses confían en la casa californiana de Hydrapak y en sus botellines blandos, que tanto gustan a los consumidores.
La clave del éxito de los SoftFlask es que sean blandos, ya que al ir vaciándolos se van comprimiendo, imposibilitando de este modo el molesto rebote del líquido con espacio para moverse, y ocupando a la vez menor espacio, según el consumo.
Al correr y manipular nuestro sistema de hidratación, ya sea este tipo de botellines o bidones rígidos, no queremos complicaciones ni perder ni un solo segundo en carrera, cosa que Hydrapak tiene muy claro vista la facilidad de uso de sus botellines blandos, como vais a leer:
-Su manipulación es realmente fácil (incluso hemos hecho la prueba con guantes), muy importante en carrera.
-Fáciles de colocar dentro de sus bolsillos, donde quedan muy bien ajustados.
-Fáciles de manipular para vaciar, incluso podemos beber sin sacar el botellín de su compartimento, pues al poder presionarlo conseguimos beber sin ninguna dificultad. Una leve presión en su boquilla permite la salida del líquido, que saldrá a más presión conforme vayamos apretando, hasta conseguir un chorro generoso.

Compartimentos y extras

Como hemos comentado con anterioridad, los bolsillos y su ubicación están perfectamente ubicados. A excepción del de mayor capacidad, situado en la espalda, podemos acceder a todos ellos de manera muy fácil, sin necesidad de quitarnos la S-Lab Sense Ultra Set. Esto otorga un plus de funcionalidad que vamos a agradecer en carrera, ya que tendremos todo el material a mano.
Todos ellos tienen una cosa en común: la malla exterior es elástica.
En la espalda tenemos dos de distintas capacidades, ambos cierran con una goma. En la parte superior encontramos el grande, y en su interior, tocando nuestra espalda, descubrimos una pequeña bolsa diseñada para poner la batería del frontal. Aconsejamos probar la compatibilidad de nuestro frontal con la bolsa de transporte, pues su capacidad es limitada. Aunque no es un problema muy grave, pues si la batería no cabe en dicho compartimento la podremos guardar al fondo del bolsillo grande, que como hemos comentado, es el único al que no podremos acceder sin quitarnos la mochila.
El segundo que encontramos en la espalda es más pequeño, ideal para albergar nuestra chaqueta cortavientos y/o impermeable. Parece que falte solo un cartelito que lo indique, pues tiene la medida justa para tal efecto.
La S-Lab Sense Ultra Set viene equipada en cada lateral con un bolsillo que cierra con cremallera. Perfecto para la manta térmica, llaves… y con una buena capacidad.
Ahora ya en nuestro pecho, de abajo a arriba, un bolsillo cerrado con goma que nosotros hemos utilizado para poner barritas, geles, plátanos… Las gomas cierran muy bien, y al ser la malla exterior extensible, no hay problemas de compresión (ideal al guardar fruta).
Por encima de ellos, los destinados a guardar los botellines de Hydrapak.
Y por si nos falta alguno, en el lateral izquierdo tenemos un bolsillo de buena capacidad cerrado con goma, y en el derecho el mismo bolsillo cerrado con cremallera, es el que Salomon ha diseñado para guardar el móvil.
Perfectos son los reflectantes, compuestos por el logo y nombre de la marca en la espalda y por el logo y el distintivo LAB en nuestro pecho, también una tiras decorativas en los porta-bidones.
Hasta ahora no lo hemos comentado, pero la mochila lleva un silbato en su parte frontal. No es fijo, así que podemos sacarlo y guardarlo donde queramos. Cabe comentar que su ubicación inicial es un poco molesta al correr, debido al rebote, pero al no estar fijado, lo sacamos y guardamos dentro de cualquier otro bolsillo.
Hasta aquí todo han sido buenas palabras (totalmente merecidas), pero hay un elemento que echamos en falta y que pide a gritos que piensen en él en siguientes versiones de la mochila: el porta-bastones. Podemos ver en numerosas carreras como los corredores tiran de su ingenio para colocarlos en la mochila. Pero estamos hablando de la S-Lab Sense Ultra Set, tecnológica y con un diseño milimétrico. Cuesta entender la falta de los porta-bastones, pues Salomon la ha diseñado para correr ultras, en las que los palos son esenciales.

Comportamiento en carrera

Salomon cuenta que su mochila está pensada específicamente para acompañar a los corredores de élite en sus carreras de ultrafondo. Ya hemos comprobado que su capacidad es ideal para poder cargar todo el material obligatorio requerido por la organización, también el litro de líquido que nos cabrá dentro de los SoftFlask llenos.
Antes de salir a correr con la S-Lab Sense Ultra Set cargada, en el momento de colocar y ajustar en su sitio, ya tenemos una gran sensación de comodidad. Al principio nos sorprende, pues la mochila de Salomon es tan fina que creíamos que podría deformarse al estar llena. Sin duda alguna, la clave que proporciona que estemos tan cómodos es la gran flexibilidad de la malla exterior. Y lo mejor de ella es que se adapta al material, siempre queda bien fijado, da igual si metemos una barrita o cuatro, que ni rebotarán ni las perderemos por el camino.
Como decíamos, la sensación en parado es de comodidad. Pues bien, es la misma que tendremos al correr, pero esta vez lo pondremos como se merece: COMODIDAD. No ha habido situación en la que nos haya molestado ni lo más mínimo, llevándola cargada hasta los topes o sólo corriendo con los botellines llenos y el móvil, situación que nos sorprendió debido a que no nos molestó ni el más mínimo rebote.
También debemos mencionar la transpirabilidad de la mochila. El tejido Cocona funciona a la perfección, permitiendo el traspaso de aire y humedad para que corramos secos. Claro está que al correr con la mochila cargada dificultaremos dicho traspaso, pero aun así nos quedaremos con lo bien que transpira la S-Lab Sense Ultra Set.
Hicimos la prueba de correr sin camiseta, pero no nos gustó. Ciertamente sus costuras y la carga a llevar no nos incomodaron, pero sí lo hizo el tacto de la malla 3D interior, por lo que descartamos la opción de correr tan frescos.

Impermeabilidad

Podríamos dejar en blanco la sección de impermeabilidad, pues la Salomon S-Lab Sense Ultra Set no está hecha para correr en días de lluvia. Y aquí nos aborda una duda razonable: si está pensada especialmente para ser nuestra compañera en carreras de ultrafondo, en las que las horas a correr son muchas y las probabilidades de que nos llueva son elevadas, ¿qué haremos bajo un chaparrón? Para responder esta duda, no tenemos más que ver lo que hacen los corredores en dichas circunstancias, desde el archiconocido Kilian a cualquier corredor anónimo: colocarse el impermeable por encima de la mochila. Es tan fina y queda tan bien ajustada al cuerpo, que cabrá perfectamente dentro de nuestro cortavientos/impermeable habitual. El único inconveniente lo encontramos a la hora de hidratarnos, pues tenemos que abrir la cremallera para coger los botellines y será inevitable que nos mojemos.
Pero si nos olvidamos de la lluvia, lo que no entendemos desde TRAILRUNNINGReview es el hecho de que no haya ningún bolsillo estanco o impermeable, ni siquiera el que está pensado para guardar el teléfono. Hoy en día todos corremos con el móvil a cuestas, más si corremos alguna carrera en la que forma parte del material obligatorio. También es normal correr con las llaves del coche o algún MP3 o similar, y por el momento debemos proteger dichos dispositivos de la lluvia o la humedad que generamos al sudar. Dicho bolsillo impermeable haría de la Salomon S-Lab Sense Ultra Set una mochila más completa.

Resistencia y durabilidad

La finura global de los tejidos y acabados de la mochila, podían augurar un rápido desgaste o algún que otro signo de fatiga al paso de los días. Nada más lejos de la realidad, después de un largo período de pruebas con sus respectivos lavados, la S-Lab Sense Ultra Set sigue estando en perfecto estado. Hablábamos del tejido, pero también las costuras, las cremalleras, las gomas de los bolsillos y los botellines SoftFlask. No hay ninguna evidencia de desgaste.
En la introducción decíamos que en el catálogo de Salomon encontramos productos de gran calidad, y que gracias a ellos la marca francesa ensancha su fama. Pues bien, la S-Lab Sense Ultra Set no puede ser mejor ejemplo para tal afirmación.

Conclusiones

Si habéis estado atentos a la review, sabréis porqué nos declaramos fans de la S-Lab Sense Ultra Set.
Salomon sabe las necesidades de los corredores en sus carreras, y es evidente que trabaja con la voluntad de satisfacerlos, de aquí los productos de alta gama, como esta mochila de 3l.
Si bien nos cuentan que es una mochila para acompañarnos a nuestras carreras (viendo la cantidad de corredores que la eligen en competición no hace más que avalar tal afirmación), podremos correr con ella en todas nuestras salidas, pues su fit es tan bueno que siempre, siempre, correremos cómodos, ya sea en ultras o en salidas rápidas.
La lista de puntos a favor es mucho más larga que la de los contras, pues de estos últimos solo podemos mencionar dos.
Empezaremos por los negativos en forma de recomendación, pues des de TRAILRUNNINGReview recomendamos a Salomon equipar la siguiente versión con un bolsillo impermeable y con algún sistema porta-bastones, básico según nuestro punto de vista para la S-Lab Sense Ultra Set, concebida para carreras de ultra fondo.
Y bien, aquí va la sorprendente lista de puntos a favor. ¡Nunca antes 110 gramos dieron para tanto!

PROS:
Ligereza (110g)
Finura
Funcionalidad
Fit
Comodidad
Sistema de hidratación de los SoftFlask de Hydrapak
Capacidad (3l)
Estética

PUNTUACIONES

  • Bolsillos exteriores10.0
  • Capacidad3.0 litros
  • Compartimentos interiores6.0
  • Comportamiento en carrera9.0
  • Fit cintas9.0
  • Fit cuerpo9.0
  • Hidratación interna0.0
  • Portabidones10.0
  • Reflectantes10.0
  • Resistencia / Durabilidad9.0

Comparar con

S-Lab Sense Ultra Set - Salomon

Vs

buscar