Salomon S-Lab Light Jacket 2016 W

Salomon S-Lab Light Jacket 2016 W
Salomon S-Lab Light Jacket 2016 W
Salomon S-Lab Light Jacket 2016 W
Salomon S-Lab Light Jacket 2016 W
Salomon S-Lab Light Jacket 2016 W
Salomon S-Lab Light Jacket 2016 W
Salomon S-Lab Light Jacket 2016 W
Salomon S-Lab Light Jacket 2016 W

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US S
  • Peso (gramos) 70
  • P.V.P 150,00 €

Introducción

Nada más sacar la Salomon S-Lab Light Jacket de la bolsa y tocarla con las manos nos entran unas ganas irracionales de meternos en medio de un huracán con ella, jajaja.
Sin duda uno de los mayores atractivos es la primera sensación que tenemos al tocarla. Tiene un tacto muy agradable, muy suave y es tan extremadamente fina que sólo pensamos en comprobar en nuestra propia piel si realmente es efectiva contra el viento. De tan fina que es y su peso ultra ligero, parece frágil, la cogemos con dos dedos como si fuera a romperse. Ante tal situación pensamos ¿cómo este ‘papel de fumar’ va a protegernos del aire frío en un día con viento racheado?
Salomon la presenta como la opción ideal para los deportistas que quieren protección contra el viento y humedad ligera en un peso mínimo y con libertad de movimientos.
Pocos corredores de montaña no han oído hablar de Salomon. Su historia se remonta a 1947, cuando la familia Salomon crea un pequeño taller de sierras de madera en Annecy (su pueblo natal en los Alpes franceses). Allí inventaron una máquina para producir bordes de esquíes, sistemas de sujeción, remontes, etc. con los que revolucionan la industria del esquí, perfeccionando e inventando materiales que mejoraron la práctica de este deporte.
En todos estos años ha pasado por distintas manos y aún así, hoy día mantiene su sede en Annecy, siendo ahora subsidiaria del grupo Finlandés Amer Sports (Wilson, Mavic, Suunto, ...)
La Salomon S-Lab Light Jacket no tiene capucha (un elemento para algunos es indispensable) que Salomon sí ofrece en el también ligero modelo, Fast Wing Hoodie y tampoco es impermeable (ni parecido) para lo que deberás mirar el modelo Bonatti WP JKT, ya con un peso superior, obviamente.
Nos la ponemos y corroboramos lo que sentimos cuando la teníamos en la mano: no pesa sobre la piel y es muy suave. Está en contacto directo con el brazo y parece que no lleves nada, de hecho, es tan fina que se transparenta completamente la camiseta que llevamos debajo, es como aplicar un filtro de color sobre la ropa, jejeje (el modelo que hemos probado es color amarillo, pero también existe en azul y en blanco).
Bromas aparte, con la buena reputación de la versión anterior de esta chaqueta cortavientos ¿qué cambios traerá la versión de la Salomon S-Lab Light Jacket del 2016?

Descripción chaqueta

Aunque normalmente usamos la talla XS en otras prendas de Salomon, al tratarse de una tercera capa y por el diseño ACTIVEFIT que tiene optamos por una talla S (debe quedar semi-pegado a nuestra figura, sin impedir nuestros movimientos pero sin quedar holgado). Así nos aseguramos comodidad total de movimientos y la posibilidad de ponernos la Salomon S-Lab Light Jacket encima de una mochila pequeña o un cinturón de hidratación (por ejemplo, si vamos en carrera y no queremos reducir la marcha para quitarnos lo que llevemos cuando vayamos a ponernos la chaqueta cortavientos).
Estamos bien con esta elección: la parte de atrás es un poco más larga que la de delante y nos cubre el culo; las mangas con los brazos estirados o doblados en posición de correr nos cubren la muñeca sin taparnos la mano.
Las muñecas tienen una pequeña goma en la mitad superior, lo que nos facilita el acceso al reloj sin que cueste levantar ni forzar la tela. Estas gomas cambian respecto a la versión anterior de la Salomon S-Lab Light Jacket, cuyas gomas estaban “al revés” en la empuñadura (goma abajo y liso arriba - ver fotos para el detalle)
También encontramos estas disimuladas gomas en los laterales del cuerpo de la Salomon S-Lab Light Jacket (lo que vendría a quedar a la altura de la cadera) que hará mucho más cómoda la experiencia y se mantienen respecto a la versión anterior.
Movemos un poco los brazos y nos damos cuenta que la tela es sensiblemente elástica, lo justo para no crear tiranteces en los codos, axilas o si forzamos con algún movimiento exagerado.
La cremallera llega hasta el inicio del cuello, subiendo después la tela hasta una segunda altura cercana a la barbilla. Al coger los picos del cuello descubrimos que se cierra “automáticamente” mediante imanes en ambos lados. Nos gusta porque evita hacerse daño con la cremallera si la subimos muy rápido y tampoco tenemos material frío en contacto directo con el cuello o barbilla como sucede a veces.

Primeras sensaciones en carrera

Hemos tenido la suerte de recibir la chaqueta cortavientos en días en los que en Madrid ha habido rachas de viento fortísimas, pudiendo probar de verdad si esta prenda con tan solo 70 gramos de peso (talla S de mujer) es capaz de cortar el viento a nuestro paso.
Nada más salir a cielo abierto nos damos cuenta de que algo funciona. El fuerte viento nos golpea de frente haciendo que agachemos la cabeza para evitar el impacto directo en los ojos. Intentamos olvidar la incomodidad de no poder mirar al frente y concentrarnos en las sensaciones que tenemos en el resto del cuerpo. Vamos con pantalones pirata, camiseta térmica de manga corta y la Salomon S-Lab Light Jacket. Sentimos perfectamente en las piernas cómo la parte de piel que llevamos al descubierto se tensa y se enfría y, sin embargo, los brazos cubiertos sólo por la Salomon S-Lab Light Jacket aguantan esa primera impresión de forma completamente distinta.
Empezamos a correr y en seguida cogemos una buena temperatura corporal (la temperatura exterior no es muy fría, pero el viento es fuerte y la sensación térmica es muy inferior a la real). Aunque las manos se nos quedan heladas, el cuerpo y brazos los notamos confortables. Aprovechamos que las rachas son constantes para remangarnos y volver a taparnos varias veces y apreciar las diferencias, así como bajar la cremallera hasta el ombligo y al rato volver a subirla. Resumen máximo: ¡qué gustito al volver a subir la cremallera! jejeje.
Claramente por muy fina que sea la chaqueta, corta el viento y nos protege de la diferencia de temperatura que éste provoca. Mantiene bien la temperatura interior sin llegar a crear vapor por dentro y cuando bajamos la cremallera notamos bastante el cambio de temperatura. En estas situaciones, en las que corremos con viento racheado y llevamos una capa 3 de este estilo, entra en juego lo que transpiremos cada uno y el calor que generemos. Se suele agradecer bajar la cremallera de vez en cuando para refrescarnos y dejar salir el aire caliente; en el momento en que empezamos a sentir el aire frío, volver a cerrar la cremallera y a seguir disfrutando ;)
Contentos con las sensaciones frente al viento, el siguiente punto en el que queremos fijarnos es en si la chaqueta cortavientos Salomon S-Lab Light Jacket es CÓMODA. De nada sirve crear una prenda que funciona… si luego el usuario se lo piensa 2 veces antes de ponérsela porque le molesta al correr. Cuando algo que te has comprado para correr te hace daño ¿qué haces? Usarlo para pasear, para ir a hacer la compra, como ropa de cambio cuando acaba la carrera… Salomon no puede permitirse esto con una prenda de la gama S-LAB, su alta gama pensada para competir.
Y, de nuevo, poco que objetar (aunque no os lo creáis, a algunos probadores nos frustra no poner “peros” o mejoras ^^ ). Con una tela ligeramente elástica, no hemos visto frenado ningún movimiento. Aún cogiendo los puños (como para cubrirnos la mano) y doblando los codos, podemos observar como la tela cede sin esfuerzo ante la tensión que generamos (ver foto). Esto es lo que Salomon llama el MOTIONFIT, diseñado para no impedir ningún movimiento, especialmente en cuello, codos y hombros.
Entre que no tienes impedimentos en los movimientos y su ligereza y tacto suave, es fácil olvidarse de que llevas una chaqueta cortavientos puesta. Un punto destacable y diferencial frente a otras son los imanes que cierran el cuello. A parte de hacer muy cómodo el abrir y cerrar cuando necesitamos un poco de aire, podemos usarlo para llevar la cremallera abierta, y el cuello cerrado y así no tener rebotes en la parte superior. Seguro que es útil en alguna ocasión ;) -> Bien
Eso sí, por contra, si abres la cremallera y no quieres cerrar en el cuello, los rebotes en el cuello son más acentuados que si no hubiera imanes, ya que su peso facilita el movimiento -> Mal
Por último, comentaros que por entrenar un día con una camiseta debajo que estaba serigrafiada con un dibujo azul y llevábamos un cinturón de hidratación por encima de la chaqueta cortavientos, hemos tenido transferencia del tinte al interior de la Salomon S-Lab Light Jacket y se nos ha manchado un poco de azul. Cuidad estos detalles porque es una pena.

Impermeabilidad / Transpirabilidad

En esto tenedlo claro: es para el viento, no para el agua. Ni chispeo ni lluvia fina; su objetivo es frenar la sensación de aire frío en nuestro cuerpo con una transpirabilidad máxima.
Pocos cortavientos cumplen tan bien con la transpirabilidad como la Salomon S-Lab Light Jacket y en este campo, Salomon ha metido cambios respecto a la versión anterior de esta chaqueta cortavientos. En ésta tenemos agujeros cortados a láser en puntos clave de nuestro cuerpo: en las muñecas, en las axilas, en la zona central alta de la espalda y los laterales de la zona baja de la espalda, “respiraderos” que no existían en la versión anterior (de la que también tenéis review en nuestra web)
Por otro lado, la cremallera tiene un cierre perfecto, no deja pasar el aire y parece transformar la chaqueta cortavientos en “una sola pieza”. Que os diréis “¿Y para qué tanta perfección en la cremallera si luego nos ponen agujeros por todas partes?” Pues porque si el viento viene de frente agradecerás que no te entre ni una pizca de aire frío en el torso. Los agujeros cortados a láser, están situados en los puntos donde más se transpira y agradecerás que tu calor interior escape por ahí.
Es altamente sorprendente cómo consiguen que nunca tengas sensación de estar mojado ni húmedo. Corriendo con ella nunca hemos acumulado agua o condensación dentro, la piel no ha estado nunca mojada, la tela de la Salomon S-Lab Light Jacket no se nos pegaba al cuerpo... sin embargo si nos llevamos la mano a la espalda o al vientre sí que nos da sensación de que la chaqueta cortavientos esté un poco mojada aunque no notamos ninguna transferencia de agua al cuerpo. Es decir, la chaqueta parece que tiene humedad, pero nosotros no nos mojamos (difícil de entender ¿verdad?).
Otro caso es cuando vas un rato remangado y luego vuelves a estirar las mangas: sientes que la parte que ha ido arrugada está mojada pero a los 2 segundos ya no nos lo parece. No somos capaces de decir si sigue húmeda o si se ha secado.
Sin duda el material con tecnología ADVANCEDSKIN y la extremadamente finura de la tela consigue esta maravilla. Al quitártelo, más de lo mismo. Se siente la humedad en ella, pero sin que esté realmente mojada y sin acumular peso.
No podemos decir que todo el mundo vaya a tener exactamente el mismo resultado en todas las circunstancias porque todo textil tiene una capacidad máxima a partir de la cual cambian los resultados. Es decir, si nos la ponemos para correr con mucha humedad y calor y nos ponemos a sudar cual regadera, pues oye… igual es que no es el momento de ponerse la Salomon S-Lab Light Jacket :)

Cremalleras, bolsillos, reflectantes, acabados y extras

La cremallera cuenta con una cuerda que facilita mucho la accesibilidad en carrera, es unidireccional de abajo a arriba y como hemos visto antes, llega sólo hasta el inicio del cuello. De nuevo aquí una novedad respecto a la versión anterior, donde la cremallera llegaba directamente hasta el final del cuello, sin imanes.
Sí que hemos detectado lo que para nosotros es un fallo o un punto débil en la Salomon S-Lab Light Jacket y es que cuando te abrochas la cremallera hasta arriba y cierras el cuello con los imanes, queda un pequeño agujero sin tapar (ver foto). Por ahí entra el viento y creemos que sería mejor que no fuera así ya que si queremos ventilarnos, podríamos bajar la cremallera un poquito, pero no que el agujero esté ahí siempre.
No tiene capucha y no tiene bolsillos. Está claro que estos dos extras no se consideran útiles para lo que la Salomon S-Lab Light Jacket ha sido diseñada. Tiene que quedar claro que se trata de una chaqueta pensada para ofrecerte la mejor protección cuando estás compitiendo, es la mínima expresión hecha cortavientos (“canela fina” que dice algún compañero ;) )
Sí cuenta con dos reflectantes, uno en el pecho izquierdo con el logo de Salomon y otro en el brazo izquierdo, con las letras de la gama “LAB”. Echamos de menos otro en la parte trasera, que queda ‘ciega’ y quizá haber puesto el reflectante del brazo en el lado derecho, para alejarlo del otro del pecho.

Plegabilidad

Como habréis observado en las fotos de portada, la plegabilidad de la Salomon S-Lab Light Jacket es enorme. Somos capaces de hacer una bola con ella y dejarla del tamaño de un puño (¡de un puño talla S también! Jeje). Y eso incluso con las laaargas etiquetas que lleva por dentro con los consejos de lavado, talla, etc. (al final acabaremos cortándolas).
No tiene facilidades para mantenerla plegada, así que en cuanto consigamos reducirla al mínimo tamaño, deberemos meterla en un bolsillo o bolsa, o seguir corriendo con ella en la mano o atada a la cintura. Esto nos hace pensar una vez más que si no han añadido un sistema tipo auto-bolsillo es porque no les aporta lo suficiente en su diseño LAB de competición.
Lo bueno es que al pesar tan poco, elijas la opción que elijas no supondrá un problema.

Durabilidad

Desde luego a simple vista no parece la prenda más resistente del mercado, es lícito pensar cuando la coges que se puede romper con cualquier pequeño enganchón, pero por suerte Salomon ha introducido en el tejido de la Salomon S-Lab Light Jacket el RIPSTOP. Se trata de un entramado de hilos más gruesos, de alta resistencia, con el que se forma una cuadrícula. Se considera un tejido antidesgarro porque ante un enganchón este entramado evita en gran medida que se expanda el desgarro, frenándolo entre cuadrado y cuadrado.

Conclusiones

Tenemos en nuestras manos una chaqueta cortavientos de máxima ligereza y transpirabilidad y que cumple a la perfección su función de ‘cortar el viento’. Dentro de la gama S-LAB de Salomon, la Salomon S-Lab Light Jacket está diseñada para competir.
No podemos poner como pega que no sea impermeable, porque no está hecha para ese fin. No podemos tener queja tampoco de que no tenga bolsillos ni capucha porque el principal objetivo de su diseño es que se use cuando necesitamos rendir al máximo y sólo debemos preocuparnos de correr, así que ha prevalecido la simplicidad y la ligereza frente a otros elementos más justificados en entrenamientos.
Por supuesto se trata de una inversión y sería una tontería tenerla en el armario esperando el “día especial que se merece”. Si tienes la suerte de necesitar un cortavientos y estás dispuesto a que no tenga capucha ni bolsillos, sin duda es una inversión de la que no te arrepentirás, ¡pero para usarla todos los días que puedas!
Estarás deseando que sople el viento para sacarle el máximo rendimiento :)
También te puede servir como segunda capa aunque no haga viento y a medida que cojas temperatura, prescindir de ella si fuera necesario.
Sí debes tener en cuenta que no abriga, es decir, los días de frío necesitarás ponerte las capas adecuadas debajo de ella para mantenerte caliente porque la Salomon S-Lab Light Jacket no te va a aportar protección frente a las bajas temperaturas.
Pensado para sacar el máximo rendimiento corriendo, desde luego es igual de apto si te gusta montar en bici, donde llevar el mínimo peso y mínimo volumen también es requisito indispensable.
PROS
+ Ultra ligero y tacto muy suave
+ Transpirabilidad fantástica manteniendo nuestro calor corporal
+ Las gomas de las muñecas facilitan el acceso al reloj
+ Elasticidad que proporciona libertad de movimientos
CONTRAS
- El agujero formado en el cuello entre cremallera e imanes deja pasar aire
- No tiene sistema para mantenerlo plegado en sí mismo
- Los reflectantes son escasos y en posiciones mejorables

PUNTUACIONES

  • Fit cuerpo9.0
  • Fit mangas8.0
  • Cuello6.0
  • Elasticidad7.0
  • Impermeabilidad0.0
  • Corta viento9.0
  • Tranpirabilidad9.0
  • Cremalleras8.0
  • Acabados9.0
  • Bolsillos0.0
  • Reflectantes3.0
  • Gorro0.0
  • Plegabilidad9.0
  • Resistencia / Durabilidad7.0

Comparar con

S-Lab Light Jacket 2016 W - Salomon

Vs

buscar