Advertisement

Salomon S-Lab Cross

Salomon S-Lab Cross
Salomon S-Lab Cross
Salomon S-Lab Cross
Salomon S-Lab Cross
Salomon S-Lab Cross
Salomon S-Lab Cross
Salomon S-Lab Cross

VÍDEO ANÁLISIS


Salomon S-Lab Cross

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 9
  • Peso (gramos) 230
  • P.V.P 179,99 €

Conclusiones

La casa de Annecy (Francia) Salomon sigue explorando incansablemente nuevas formas de perfeccionar sus modelos de zapatillas para los terrenos y superficies más variopintas y un gran ejemplo de ello son las Salomon S-lab Cross, con las que abren un nuevo canal en la ya mítica saga S-lab.

Tras haberlas probado intensamente durante casi dos meses, podemos establecer que Salomon ha cumplido con creces con todo aquello que prometían las Salomon S-lab Cross,  

consiguiendo unas zapatillas de competición y entrenamientos de alta intensidad en terrenos grasos, tremendamente ligeras para sus características, destinadas para una distancia ideal de hasta maratón, pero enfocadas a un tipo de corredor tal vez demasiado específico, de peso liviano, con unas piernas bien musculadas y muy buena técnica de carrera. Cuanto más lejos estemos de ese perfil menos probable es que les podamos sacar todo su jugo.

No nos podemos engañar y las Salomon S-lab Cross no están hechas para todo el mundo ni para todos los terrenos. Son para sacarlas el día grande, cuando las condiciones del terreno o ambientales sean propicias y sabiendo muy bien, en relación con nuestras condiciones físicas, que distancias queremos recorrer. Eso sí, en los días lluviosos, que nos apetezca volar por el barro y salirnos de los senderos y meternos en terreno técnico, no vamos a encontrar mejor acompañante. Nosotros las hemos disfrutado a tope en esos días, ya que su magnífico agarre en condiciones técnicas complicadas y la tracción que nos proporcionan, junto el gran ajuste y comodidad de su upper gracias a la nueva tecnología matryx y las polainas que han conseguido perfeccionar, consiguen darnos esa sensación de tener una segunda piel biónica para pasar volando por las zonas más resbaladizas.  

En resumen, y como hemos dicho en otras ocasiones en relación con otras zapatillas de la gama S-lab, si bien son unas zapatillas tope de gama y no aptas para todos los públicos, todos tenemos derecho a sentirnos especiales, por lo que si se dan las circunstancias adecuadas y la competición se lo merece, no vamos a encontrar mejor aliado que las Salomon S-lab Cross cuando las condiciones se pongan complicadas.

Pros & Contras

PROS:

+ Unas zapatillas muy ligeras (240 gramos) con un agarre excepcional en terrenos grasos.

+ Un upper renovado, flexible y tremendamente resistente que se ajusta como una segunda piel.

+ Una construcción que se ajusta como un guante al pié con una polaina que las hace realmente cómodas al uso.


CONTRAS:

- Poca protección e inexistentes acolchados en las zonas más críticas.

- No apta para los que necesiten plantillas especiales. 


POSIBLES MEJORAS:

1. El bolsillo del quicklace está muy pegado al pie y es muy pequeño, lo que combinado con unos cordones demasiado largos hace algo difícil guardarlos con comodidad.

Tipo de corredor

Las Salomon S-lab Cross, como sus hermanas de la serie S-lab, son unas zapatillas diseñadas tope de gama para los corredores más rápidos y felinos y, como no podía ser de otra manera, son realmente ligeras (240 gramos), a pesar de estar pensadas para los terrenos más técnicos, lo que acaba influyendo también en el tipo de corredor que mejor podrá exprimir sus virtudes.

Siendo unas zapatillas enfocadas a la competición, el corredor que mejor se adapta a sus características será aquel de peso ligero o medio, con un tren inferior potente y una muy buena técnica de carrera, que tenga intención de realizar carreras de corta o media distancia en zonas grasas o húmedas. En este sentido, y a pesar de que las Salomon S-lab Cross cuentan con cierta amortiguación gracias a una mediasuela de espuma EVA bastante blanda que nos proporciona cierta estabilidad en los terrenos más irregulares, lo cierto es que no la consideramos suficiente si somos de peso medio alto o nuestro correr es algo pesado. En nuestro caso, en aquellos entrenamientos de más larga duración en los que acabas con un correr menos alegre y más pesado, es cuando más hemos echado en falta esa pizca extra de amortiguación.

Como hemos dicho, la técnica de carrera en el uso de estas Salomon S-lab Cross es importantísima. En nuestro caso, con una técnica no tan depurada y una dinámica más pesada y talonera que la de los profesionales, la relativa poca amortiguación y lo estrecho de la horma, especialmente en la zona trasera, nos ha conllevado sobrecargas en los gemelos y tendón de Aquiles cuando nos hemos pasado con los kilómetros recomendados para nuestro peso o el terreno ha sido algo más duro del barro para el que están destinadas las Salomons S-lab Cross.  

Para fabricar el upper de las Salomon S-lab Cross se ha recurrido a la nueva tecnología Matryx, en la que mediante una malla muy flexible y ligera se consigue un ajuste perfecto al pie, pero con unos hilos de kevlar que la hacen extremadamente resistente a cualquier tipo de desgarro, que acaba uniéndose con el calcetín o polaina que ya es un sello de la franquicia S-lab.

En este caso, lo cierto es que aunque al principio cuesta un poquito calzarse las Salomon S-lab Cross, una vez se hacen a nuestro pié, se hace realmente fácil y, al menos en nuestro caso, nos gusta la sensación de ajuste y segunda piel que nos proporcionan gracias al forro interior de EVA que las hacen muy agradables, sin olvidar esa función tan importante cuando corremos por terrenos descompuestos de aislar nuestro pie de la arena, polvo y barro sin que nos haya entrado ni una sola pizca de polvo o piedrecitas. Al respecto es destacable como en esta nueva generación de S-lab, el ajuste de las polainas ha alcanzado la casi perfección sin que las mismas pierdan ajuste con su uso.

Distancia

Tal y como hemos comentado anteriormente, las Salomon S-lab Cross son unas zapatillas muy centradas en la competición y en un corredor de grandes prestaciones. Si somos un tipo de corredor con piernas bien musculadas (especialmente en gemelos y tendón de Aquiles, ya que la superficie de impacto en el tacón es muy estrecha), muy buena técnica de carrera y ligero de peso, creemos que se pueden llegar a utilizar perfectamente en distancias de maratón. No obstante, si somos un corredor más mundano, que no cumple alguno o varios de los tres parámetros anteriores, esto es, musculación, buena técnica y peso ligero, la distancia ideal de uso se verá reducida drásticamente y no las recomendaríamos para distancias superiores a la media maratón. 

En nuestro caso, con un peso rondando los 80 kgs, con buena musculación en las piernas, y realizando entrenamientos en algunos terrenos algo más compactos de lo que sería deseable para estas Salomon S-lab Cross, hemos llegado a hacer tiradas de 23-24 kilómetros, aunque con cierto resentimiento muscular al final de las mismas. En definitiva, salvo que seamos corredores de los que van a estar en cabeza de carrera, recomendamos tener muy claras las distancias que queramos recorrer con ellas para no sufrir percances.

Con un drop de 4mm y un perfil bastante bajo (13 en el talón y 9 delante) la sensación de contacto directo con el terreno es intensísima, y cuando corremos por terrenos húmedos o senderos con algo de barro, la verdad es que es un auténtico gustazo. Al estar destinadas a ese tipo de terrenos menos duros, la mediasuela es bastante escasa ya que no se considera tan necesario tener una gran amortiguación. Sin perjuicio de lo anterior, la casa francesa tampoco ha escatimado en esta zona de la zapatilla, usando el mismo compuesto energy cell que ha usado en algunas de sus hermanas de la serie S-lab, lo que es garantía de buena reactividad en la zancada y cierta absorción de los impactos aunque siempre, como decimos, pensando en un terreno blando.

La horma de las Salomon S-lab Cross como suele ocurrir en las zapatillas de competición, es muy estrecha, buscando una gran sujeción y la máxima precisión, primándolo sobre la libertad de nuestro pie y nuestros dedos, ya que cuanto más estrecha sea la superficie menos probabilidades de resbalar tendremos. Aun así, por lo agradable de sus materiales y su construcción flexible, en ningún momento te sientes aprisionado sino más bien “recubierto”, como si llevaras un calcetín. Como suele ocurrir con este tipo de zapatillas, nos podemos ir olvidando de poner nuestras plantillas especiales (de hecho las Salomon S-lab Cross ni siquiera tienen) aunque ello no le resta nada de confort, ya que la zapatilla se ajusta tan bien al pie y los materiales son tan agradables que realmente tenemos la sensación de llevar unos calcetines con tecnología punta, siempre y cuando, remarcamos, las usemos con la combinación justa de terreno y distancia en función de nuestras características.

Para rematar esa sensación de ajuste total, las Salomon S-lab, como no podía ser de otra manera, usan el sistema quicklace de Salomon para el cordonaje, que como sabéis está más que testeado por la casa francesa en todos sus modelos con gran éxito. En nuestra opinión el bolsillo para guardar los cordones es algo pequeño, por lo que a veces cuesta un poco meterlos dentro, y está tal vez un poco bajo en la pala para no molestar a la polaina, con lo que puede sernos algo incómodo según flexionemos el pie.  

Por último, las Salomon S-lab Cross solamente las encontramos en color negro y no incluyen ningún elemento reflectante. No obstante, no consideramos que sea algo especialmente preocupante cuando por sus características, lo más probable es que siempre las utilicemos en jornadas diurnas.

Tipo de terreno

Como indica su propio nombre, las Salomon S-lab Cross no son unas zapatillas para aquellos que quieren seguir pistas y senderos fáciles sin grandes dificultades. El que se calza las Salomon S-lab Cross tiene ganas de llenarse de barro, meterse por zonas técnicas y olvidarse del camino que sigue todo el mundo.

Para ello, la pieza seguramente capital en una zapatilla destinada a terrenos húmedos, la que marca la diferencia entre un día de disfrute y un suplicio de resbalones y caídas, es la suela y, para ello, el fabricante francés ha equipado a las Salomon S-lab Cross con uno de los compuestos estrella utilizados por Salomon, el Contragrip TA, consiguiendo que en todas nuestras salidas hayamos podido transitar por las zonas más complicadas sin problemas. Si a ello le añadimos un taqueado que cubre toda la zapatilla, y que en nuestra opinión tiene la prominencia justa (5-6mm) para permitirnos agarrarnos bien al terreno, variando de geometría según su disposición en la zapatilla para maximizar el agarre y la tracción y que incluso cuando nos hemos metido en zonas con mucho barro evacuan el mismo con mucha facilidad, de manera que la suela nunca colapsa y pierde adherencia. Por todo ello, no os extrañará que os digamos que cuando hemos usado las Salomon S-lab Cross en aquellos terrenos para los que están destinadas, hemos disfrutado muchísimo, sin  que nos haya costado mantener el equilibrio en ningún momento y con la tranquilidad que incluso en las zonas más resbaladizas, van a cuidar de nosotros. En este sentido, especialmente curiosos nos han parecido algunos tacos redondos en la zona interior del antepié y que precisamente atribuimos a que pretenden conseguir cierta fijación de la pisada a modo de anclaje y evitar resbalones laterales.   

No obstante, no debemos engañarnos en cuanto a la polivalencia de las Salomon S-lab Cross, ya que cuando las hemos sacado de su hábitat natural y hemos encontrado terrenos más duros y pisteros, las mismas pierden bastantes de sus propiedades e incluso nos han hecho sufrir un poco por la ligera amortiguación y poca rigidez de la misma.  

En esta línea, siendo una zapatilla de competición, las Salomon S-lab Cross han intentado ser lo más ligeras posibles, y por ello, las protecciones también brillan por su ausencia y únicamente la encontramos situada en la puntera, pero incluso allí de forma bastante sutil. En este sentido, hay que ser comprensivos por cuanto la mejor forma de obtener una buena protección, es la prevención, es decir, diseñando unas zapatillas que nos permitan el pisar seguro, preciso y ágil para evitar los accidentes orográficos, aún así en nuestros entrenos esa falta de protección nos ha causado algún que otro incidente en forma de golpes y contusiones.

En cuanto a la impermeabilidad, las Salomon S-lab Cross están pensadas para el barro y los terrenos grasos, de manera que como no podía ser de otra manera, aunque no son impermeables, si se han fabricado con una malla de material hidrofóbico que nos permitirá tener los pies secos salvo que vayamos directos al agua y con una buena transpirabilidad.

Durabilidad

Como no podía ser de otra manera, las Salomon S-lab Cross se han fabricado con los mejores materiales que tiene a su disposición la casa francesa, y, en este sentido, el aspecto de las Salomon S-lab Cross es realmente bueno a pesar de las horas que las hemos tenido en los pues y los kilómetros recorridos, aunque su color negro enseguida engaña ya que rápidamente cogen el polvo.

Empezando por el calcetín o polaina, fundamental para preservarnos de la tierra y el barro, como hemos comentado, y elemento clave para darnos esa sensación de ajuste y segunda piel que distingue a las Salomon S-lab Cross, podemos destacar que desde el primer día se ajustaron a nuestro pie y no han perdido un ápice de esa adhesión a pesar del número de veces en que las hemos usado. Realmente, una vez se hacen a nuestro pie, parece que las hayan hecho con un molde para nosotros, sin que se aprecie ningún desgaste.  

Respecto al upper, el mismo está construido con aramida, una fibra sintética, robusta y resistente al calor que se utiliza para fines militares, como pueden ser chalecos antibalas, y en el campo aeroespacial, así que poco hay que decir en cuanto a su durabilidad, realmente a prueba de bomba a pesar de la volubilidad y flexibilidad del upper. Ni siquiera en las zonas de mayor flexión encontramos el mínimo rastro de desgaste.

Finalmente, en cuanto a la suela y sus tacos, podemos decir que el uso de un compuesto muy duradero a la par que flexible, ha derivado en que prácticamente no se perciba ningún tipo de erosión en los mismos, a pesar de la prominencia de los tacos y el hecho de que hemos usado las Salomon S-lab Cross incluso en zonas más duras que aquellas para las que han sido diseñadas, lo que una vez más, nos demuestra que nos encontramos con una zapatilla construida con los mejores mimbres de la casa Salomon.

Comparar con

S-Lab Cross - Salomon

Vs

Advertisement Advertisement buscar