RaidLight Raid Runner 2L

RaidLight Raid Runner 2L
RaidLight Raid Runner 2L
RaidLight Raid Runner 2L
RaidLight Raid Runner 2L
RaidLight Raid Runner 2L
RaidLight Raid Runner 2L
RaidLight Raid Runner 2L
RaidLight Raid Runner 2L
RaidLight Raid Runner 2L
RaidLight Raid Runner 2L
RaidLight Raid Runner 2L
RaidLight Raid Runner 2L
RaidLight Raid Runner 2L
RaidLight Raid Runner 2L

VÍDEO ANÁLISIS


RaidLight Raid Runner 2L

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US Universal
  • Peso (gramos) 667
  • P.V.P 0,00 €

Introducción

La casa francesa Raidlight, se caracteriza por producir material de trail running ligero y muy funcional y por tener muy en cuenta la opinión de los usuarios de sus productos. En este caso y siguiendo esta línea de funcionalidad nos presenta la mochila Raid Runner 2L, un water pack que da prioridad a la capacidad de hidratación por encima del transporte de material.

Primeras sensaciones y construcción

Los colores de la Raid Runner incorporan el rojo típico de Raidlight combinado con un gris claro que le da el contrapunto.
Como decíamos, al ver por primera vez la Raid Runner de Raidlight ya se nota que su función no va a ser transportar gran cantidad de material sino el permitirnos llevar una gran cantidad de agua en nuestros entrenos y carreras.
La estructura de la mochila es alargada centrándose en el compartimento principal que es donde incorpora el sistema de hidratación y varios compartimentos exteriores. Podríamos decir que se ha construido alrededor de la bolsa de hidratación, que es el alma de esta mochila.
El ajuste al cuerpo se realiza mediante dos cierres, uno ventral y otro pectoral. Cuando por fin te la pones notas que la mochila en sí es muy ligera y que el ajuste es muy bueno y fácil de realizar. Simplemente tirando de las cintas notas como se acopla perfectamente a la espalda y no tiene pinta de moverse en toda la salida. Da sensación de seguridad y comodidad que te da la tranquilidad que necesitas. Ya sales más tranquilo sabiendo que la mochila no te va a dar problemas sino que te va a hacer la carrera más cómoda.
Las cintas de la mochila son anchas y con un buen acolchado haciéndolas muy cómodas y evitando molestas rozaduras. Además están perforadas a la altura del pecho que permitirá la evacuación de calor.
La parte posterior de la Raid Runner, la que está en contacto con nuestra espalda, también está acolchada para evitar molestias o rozaduras que nos pueda ocasionar la carga. No es un acolchado muy generoso aunque hay que pensar que lo que llevaremos en contacto con la espalda será la bolsa de hidratación por lo que consideramos que no es necesario que haya más material en esta zona.
La cinta ventral es ancha, muy acolchada y muy cómoda. El cierre se realiza en el lado izquierdo y la cinta sobrante se recoge en una goma para evitar que vaya colgando.
Tiene una cinta pectoral, ajustable en altura y elástica lo que permite un ajuste muy fino sin que tengamos sensación de “ahogo”.
Desconocemos si tiene tratamiento antibacteriano, la marca no informa en este sentido, pero no hemos notado que se generen malos olores con el uso de la Raidlight Raid Runner. Después de cada salida la dejamos secar colgándola de la cinta que incorpora en la parte superior y listo.

Sistemas de hidratación

El sistema de hidratación consiste en una bolsa de muy alta capacidad de la propia marca Raidlight. Esta bolsa es de 2,5 litros, un volumen bastante grande con el que llevaremos el agua suficiente para la mayor parte de las salidas que realicemos. La bolsa ocupa todo el compartimento principal dejando poco espacio para nada más si la hemos llenado a tope. La bolsa se fija a la mochila con dos cintas con velcro en la parte superior de la mochila y se extiende por toda la espalda sin que notemos ninguna forma extraña mientras corremos.
La apertura de llenado de la bolsa es muy ancha. Esto es muy útil a la hora de rellenarla y también cuando hemos acabado de correr y tenemos que limpiar la bolsa. El tubo de hidratación que va de la bolsa a la boca está forrado con un material isotérmico para aislar el líquido del exterior y evitar que el agua se congele en los días más fríos o que el primer trago sea de caldo al haberse quedado a lo largo del tubo. En este sentido la zona interior de la espalda de la mochila está forrada con un material que aísla la bolsa del calor que generamos al correr. En estos días calurosos el agua aguanta más o menos bien durante un rato pero, si la salida es muy larga, acabará irremediablemente calentándose. Pero siempre viene bien una ayuda en este aspecto. Hay que decir que no modifica mucho el sabor del agua evitando el sabor a plástico tan desagradable.
La boquilla no es circular completamente. Está un poco aplanada para facilitar la sujeción con la boca. Para obtener un trago hay que morder ligeramente la boquilla para abrirla y aspirar. El agua llega fácilmente sin tener que hacer grandes esfuerzos. Cuando no se usa la boquilla se puede fijar fácilmente en la cinta pectoral, que dispone de un pequeño gancho para esto, evitando que vaya colgando.
En el lado izquierdo de la cinta ventral incorpora un portabidones con un bidón de 600ml. Nos viene perfecto si queremos llevar bebida isotónica además del agua y/o no queremos llenar la bolsa con este tipo de bebida, que deja más sabor en las bolsas. El tamaño de 600 ml nos permite completar, como decíamos, la hidratación pero sin ser demasiado grande como para que tengamos que abrir demasiado el brazo al correr. De todos modos, si no estás acostumbrado a llevar un bidón en esa posición lo irás notando demasiado hasta que te acostumbres a él y ya lleves el brazo un pelín abierto de forma natural. Muchas veces con reajustar la cinta ventral un poco, se evita este roce con el bidón. Este portabidones incluye una cinta de ajuste que permitirá fijar bien el botellín y evitar que pueda caerse.
Hay que decir que al estar atrasado, acceder a este bidón se hace un poco complicado y hay que pillarle el truco ya que hay que echar el brazo muy atrás.

Compartimentos y extras

Como decíamos, si llenamos la bolsa de hidratación al máximo, prácticamente no queda sitio para nada más en el compartimento principal de esta Raid Runner de Raidlight. Podemos poner algún gorro o guantes aunque consideramos que es demasiado arriesgado tener cualquier objeto en contacto con la bolsa de hidratación. Hay que pensar que lo que pongamos ahí puede estar rozando durante mucho rato con la bolsa pudiendo provocar alguna fuga.
Para evitar esto, Raidlight ha dotado esta mochila de múltiples bolsillos de diferentes tamaños para poder cubrir casi cualquier necesidad. En la parte baja, encima del compartimento principal tenemos un bolsillo que ocupa el tercio inferior de la mochila. No es que sea muy amplio pero en él podemos guardar un pequeño cortavientos, un frontal o un gorro y guantes o cualquier otra cosa que quepa. Normalmente dejamos cosas que no usemos o dejemos de usar continuamente ya que para acceder a este bolsillo hay que quitarse la mochila y sabemos que en carrera esto suele dar mucha pereza.
Encima de este compartimento hay unas cintas elásticas que permiten comprimir toda la carga para evitar rebotes incómodos durante la carrera. También se puede usar estas gomas para fijar un corta vientos en la parte exterior de la mochila. En este caso, hay que poner un poco de atención y asegurarse de que queda bien fija la carga para evitar ir sembrando el monte con nuestros cortavientos pero podemos afirmar que es seguro. Esta opción es la que hemos visto más cómoda cuando hemos realizados salidas largas con tiempo frío variable ya que se nos ha hecho difícil de encajar en el interior de los bolsillos ropa de abrigo que no sea muy comprimible.
En la parte superior de la mochila hay otro bolsillo, más pequeño en el que también podremos guardar objetos que no sean de un uso inmediato y no necesitemos tenerlo muy a mano: la cartera, un frontal …En la cinta ventral, la Raid Runner, incorpora en el lado derecho un bolsillo que se cierra con cremallera. Este bolsillo es realmente útil y en el podemos guardar lo que necesitemos más a mano. Es de muy fácil acceso cuando estamos en carrera y es lo suficientemente amplio para guardar un móvil, varios geles, un pequeño plano o croquis de la ruta, las llaves del coche … Dispone además de dos gomas en su interior para poder fijar los elementos más pesados y evitar el incómodo rebote.
En la parte izquierda de esta cinta ventral, delante del portabidones aparece una malla pequeña en la que podremos guardar algo no muy grande. Yo la suelo utilizar para los geles vacíos o a medias ya que en el caso de que gotee algún resto sale al exterior y no queda encharcado.
En las cintas de los hombros, por encima de la cinta pectoral tiene dos pequeñas mallas, una en cada cinta, para poder guardar un par de geles o unos pocos frutos secos así los llevamos muy a mano y no tenemos que ir buscando por los bolsillos cosa que en determinados tramos puede sacarnos de quicio.
Y dicho esto, hemos de decir que más de una vez ( y de dos), cuando no necesitábamos llevar tanto líquido porque la carrera era corta o había posibilidad de ir rellenando el bidón, hemos dejado la bolsa de hidratación en casa y hemos utilizado el compartimento central para llevar mucho más material del que cabía originalmente. Cambia el concepto de mochila cambiando la relación carga/hidratación. Estupendo.
La Raid Runner de Raidlight también contempla la posibilidad de correr con bastones y para ellos incorpora dos pequeñas cintas para fijarlos en diagonal en la parte trasera de la mochila. Al no ser una mochila en la que llevemos mucha carga y provoque formas raras no hay mucho problema para colocar los bastones y que queden bien sujetos. Eso sí, para fijarlos y soltarlos es necesario parar y quitarse la mochila con lo que es mejor tenerlo claro para no estar continuamente parando para coger o guardar los bastones.
Como accesorio extra el clip del cierre pectoral es un silbato, cosa que nos será muy útil para las carreras en las que sea obligatorio ya que nos evitamos el llevar un silbato colgando por cualquier lado.
En cuanto a reflectantes, la Raidlight Raid Runner está muy bien cubierta. En la parte trasera, en el bolsillo superior dispone de una zona, debajo del logo, que es de material reflectante así como diferentes ribetes de la cinta que sirve para comprimir el bolsillo exterior. En la parte delantera aparecen dos zonas reflectantes en los tirantes a la altura de la cinta pectoral que garantiza que también seamos vistos desde delante.

Comportamiento en carrera

En carrera, la Raid Runner, destaca por su comodidad y lo bien fijada que queda a nuestro cuerpo. Si la hemos ajustado bien no notaremos ningún rebote de la carga. A medida que vamos bebiendo y el volumen de agua va disminuyendo es muy fácil el reajuste. Simplemente tirando de las cintas que vienen de los hombros se vuelve a ajustar sin problema. Otro aspecto a destacar en carrera es la buena accesibilidad de los bolsillos ventrales y del botellín, que es lo que más continuamente vamos a usar en carrera. Se accede a todo sin complicaciones y de forma muy natural.
A pesar de que si vamos a tope de líquido llevaremos más de 3kg sólo en hidratación, este peso queda muy bien repartido y equilibrado por lo que se lleva de forma muy cómoda y parece que pese menos.
Si usamos bastones, deberemos parar y quitarnos la mochila cada vez que queramos cogerlos o dejarlos.

Impermeabilidad

El tejido de la Raidlight Raid Runner no es impermeable aunque te aguantará si es una lluvia fina y durante poco tiempo. Si la cosa ya se pone más complicada irá calando al interior mojando lo que llevemos en los bolsillos.

Resistencia y durabilidad

La resistencia de la Raid Runner es buena. Le hemos metido mucha guerra por zonas con vegetación y ha aguantado muy bien los roces sin presentar ningún deterioro.

Conclusiones

La Raidlight Raid Runner es una mochila ligera muy completa y funcional apta para entrenar o competir donde prioricemos la capacidad de transporte de agua más que la cantidad de material a llevar. A pesar de todo podemos llevar lo básico gracias a los bolsillos exteriores de que dispone. Si no llevamos la bolsa de hidratación y utilizamos el compartimento para llevar más material, se convierte en una mochila más de carga penalizando en hidratación. Quizá no fuera la finalidad original pero no siempre necesitamos llevar tantísima agua.
La gran cantidad de agua que puede llevar la hace ideal para tiradas muy largas sobre todo en verano que es donde más necesidad tenemos de líquido. Muy positivo además el disponer de botellín para poder variar la bebida, combinando el agua de la bolsa con un isotónico en el botellín. Hay que tener muy presente el peso que tendremos que cargar si vamos a tope de líquido. Arrastraremos más de tres kilos a la espalda sólo en agua. Hay que tenerlo presente.
Se podría mejorar el modo de ajustar la altura de la cinta pectoral. No es algo rápido y si lo debemos hacer en carrera deberemos parar para ajustarla.
Para ultras en las que el material obligatorio sea mucho se nos quedará pequeña en seguida teniendo que optar por otras opciones de mayor volumen de carga.
En definitiva, con la Raidlight Raid Runner es bastante probable que se nos acaben antes las fuerzas que el agua.

PUNTUACIONES

  • Bolsillos exteriores9.0
  • Capacidad2.5 litros
  • Compartimentos interiores0.0
  • Comportamiento en carrera9.0
  • Fit cintas9.0
  • Fit cuerpo8.0
  • Impermeabilidad6.0
  • Reflectantes7.0
  • Resistencia / Durabilidad8.0

Comparar con

Raid Runner 2L - RaidLight

Vs

buscar