RaidLight Responsiv LazerDry

RaidLight Responsiv LazerDry
RaidLight Responsiv LazerDry
RaidLight Responsiv LazerDry
RaidLight Responsiv LazerDry
RaidLight Responsiv LazerDry
RaidLight Responsiv LazerDry
RaidLight Responsiv LazerDry
RaidLight Responsiv LazerDry
RaidLight Responsiv LazerDry
RaidLight Responsiv LazerDry
RaidLight Responsiv LazerDry

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US S M
  • Peso (gramos) 82 82
  • P.V.P 0,00 €

Introducción

Fundada en los años 90, la firma francesa RaidLight desarrolla sus productos en base a los consejos de los usuarios de la marca. Así pues, esto es una garantía de que trabajan para satisfacer nuestras demandas, consiguiendo optimizar sus productos con sucesivas versiones de los mismos. Además fabrica sus productos ‘Made in France’, en la localidad francesa de Saint Pierre de Chartreuse, así que seguramente éste es otro punto a su favor a la hora de elegirlos. En esta ocasión tendremos la posibilidad de probar la riñonera RaidLight Responsiv LazerDry, un cinturón de hidratación tope de gama que se vende con dos miniflask rígidos de 200 mL, y que además nosotros probaremos con dos pequeños softflask (Eazyflask) de 350 mL. Como siempre, intentamos buscar el lado más versátil a cada prenda que probamos, para ver si encaja con alguna de vuestras necesidades.

Primeras sensaciones y descripción

Lo que más sorprende del cinturón de hidratación RaidLight Responsiv LazerDry es la finura y elasticidad del tejido R-Dry, así como su extrema ligereza. Existe en dos tallas S/M y L/XL, de las cuales nosotros hemos probado la pequeña, que pesa solamente 82 g (sin las botellas). No sabemos si la diferencia de tamaño con la talla grande es mucha, pero lo que os podemos asegurar, es que la talla pequeña da de sí para un rango realmente amplio de cinturas, gracias a la cinta de ajuste que es elástica y regulable.
Consta de dos bolsillos en la parte trasera para colocar las botellas de hidratación y en medio otro bolsillo de mayor tamaño en el que podremos transportar el móvil, una manta térmica, un cortavientos o comida. Además en la parte delantera, dos agujeritos, uno en cada lateral, nos permiten guardar cosas de más pequeño tamaño, como un par de geles o barritas.
Como comentábamos anteriormente, lo probaremos tanto con los bidones rígidos de 200 mL como con los dos softflask de 350 mL.
Al ser un cinturón tan ligero y bastante ancho por la parte trasera, cuando te lo pones, prácticamente tienes la sensación de no llevar nada. La rejilla en contacto con nuestro cuerpo se adapta muy bien al contorno y tiene un tacto agradable, en caso de que entre en contacto con nuestra piel. Se ajusta en primera instancia con la correa central elástica y una vez cerrado el clip y colocado, se puede hacer un ajuste más fino mediante el sistema boa. Este sistema consta de dos botones, uno a cada lado, que mediante su giro tensan un fino cable, de forma que reducen ligeramente el perímetro del cinturón consiguiendo así un ajuste mucho más preciso. El cinturón en sí no es elástico, pero al serlo la correa central, es como si en su conjunto lo fuera. La correa no molesta a la altura del vientre, de forma que puedes optar por llevarlo más apretado o menos en función de tus preferencias. No dispone de ningún reflectante así que, si salís a correr por la noche, no olvidéis poneros alguna otra prenda que os haga visibles.
Los dos botellines rígidos tienen una capacidad de 200 mL cada uno. La boquilla tiene una ligera inclinación, bien pensada para facilitar la ingesta de líquido en carrera sin tener que levantar mucho la cabeza. La forma de los bidones es ergonómica para un buen agarre y la boquilla, de un diámetro más bien pequeño, lo cual nos dificultará el rellenado en carrera, va roscada. El cierre, es el habitual en este tipo de bidones así que, para beber, solo necesitamos subir la boquilla con los dientes. Para cerrar, se baja la boquilla de un golpe y el bidón queda perfectamente cerrado. No hemos observado pérdida de líquido ni con los cambios de presión.
En cuanto a los softflask que también probaremos, son fabricados por RaidLight y tienen una capacidad de 350 mL cada uno. Nos ha gustado el hecho de que son de boca ancha, lo cual facilita mucho un rápido rellenado en carrera. La tetina es la típica que tenemos que morder para que salga el líquido pero nos ha sorprendido negativamente la poca capacidad de dosificación, es decir, por mucho que aprietes, sale un chorrito de agua muy fino y necesitas bastante tiempo si quieres consumir una cantidad de agua importante. De todos modos no es el sistema que viene de serie con el RaidLight Responsiv LazerDry.
Ni los botellines, ni el bolsillo donde van colocados tienen ningún tipo de protección térmica así que hemos de esperar que el agua se nos caliente si salimos a correr con un clima cálido.

Funcionamiento en carrera

Ha llegado la hora de salir a correr y ahora veremos cómo se comporta el cinturón de hidratación RaidLight Responsiv LazerDry.
En cuanto a comodidad nos hemos llevado una agradable sorpresa. Realmente su comportamiento es muy bueno. Si nos lo ajustamos correctamente, comprobaremos que no rebota, no molesta y apenas se afloja. Conseguiremos un buen ajustado si lo tensamos bien usando en primer lugar la cinta ventral regulable y después acabamos de afinar con las BOA’s de los lados. De esta manera el cinturón se asienta muy bien a la altura de los riñones y apenas produce rebotes. Con el paso de los kilómetros hemos notado que vamos notando como se afloja ligeramente pero resulta muy fácil corregir este hecho girando simplemente las ruedas de la BOA. El tejido en contacto con nuestra espalda, es relativamente transpirable aunque, obviamente, si hace calor acabaremos sudando y calentando el líquido de los botellines con nuestro calor corporal.
El sistema de dos bidones en lugar de uno, si bien nos permite una mejor distribución del peso del líquido, nos penaliza a la hora del rellenado en carrera, pues éste resulta más lento. Otra ventaja que nos ofrece la encontramos a la hora de poder rellenar un bidón y otro con diferentes líquidos, agua, isotónico, gel energético, etc. De todas maneras, 400 mL de líquido totales es una cantidad un poco justa si estamos pensando en salir a correr una distancia de medio maratón o más con temperaturas elevadas. Tendremos que ir rellenando con casi total seguridad. Otra cosa es que lo empleemos en invierno cuando nuestra sudoración es mucho menor o para entrenamientos y carreras de distancias moderadas.
La accesibilidad de los bidones es muy buena. Quedan en los laterales de la espalda y se llega muy fácil. Quizás, a la hora de volverlos a poner podemos tener alguna pequeña dificultad debido a que el bolsillo es elástico y cuesta un poco introducir el botellín con una sola mano. A nosotros nos ha resultado más práctico abrir el bolsillo con una mano e introducir la botella con la otra. En el caso de los botellines tipo softflask, esto se complica un poco más pues son de un tamaño ligeramente grande para los bolsillos del Responsiv LazerDry. No los podremos llenar más de dos tercios de su capacidad si queremos poder alojarlos en los bolsillos sin perderlos por el camino. Teniendo esto en cuenta, que sepáis los incondicionales de los softflask que podréis llevarlos sin demasiado problema.

Compartimentos y extras

En cuanto a los bolsillos del RaidLight Responsiv LazerDry y la accesibilidad a los mismos es muy buena. El trasero nos permite guardar el móvil, una manta térmica y un cortavientos. Gracias a la elasticidad del tejido, el contenido queda bien asegurado y no rebota, a pesar de no disponer de cremallera. Salvo que tengamos una caída podemos estar tranquilos pues no perderemos nada de lo que pongamos en su interior. En cuanto a las dos ranuritas que quedan en la parte delantera y que nos permiten guardar geles o barritas, podemos decir que, si bien parecen unos bolsillos muy pequeños, tienen una capacidad de dos geles o dos barritas cada uno. Todos los bolsillos drenan muy bien.
Un detalle interesante es la presencia de un pequeño silbato colocado en la cinta ventral pero que es extraíble y que nos irá de maravilla en caso de que nos sea requerido como material obligatorio.

Resistencia y durabilidad

Llevamos recorridos unos 250-300 km con el RaidLight Responsiv LazerDry y podemos corroborar que aparentemente no muestra signos de desgaste prematuro. El tejido sigue mostrando la misma elasticidad que el primer día a pesar de los lavados. Las BOA’s siguen funcionando perfectamente a pesar de haberse mojado varias veces y la parte interna más en contacto con nuestro cuerpo tampoco se ha desgastado.

Conclusiones

A modo de conclusión podemos decir que el cinturón de hidratación RaidLight Responsiv LazerDry es un cinturón muy cómodo y ligero para la práctica del Trail Running. Ideal para entrenamientos y carreras de distancia hasta media maratón, o maratón si la temperatura no es muy elevada. Si empleamos los bidones para el transporte de alimento líquido, y usamos los avituallamientos de carrera para hidratarnos, podríamos ampliar un poco la distancia, pues dispone de silbato y nos permite transportar una manta térmica, que vienen a ser dos de los elementos de seguridad habituales en la mayoría de los ultras.
Nos gustaría destacar su ligereza, comodidad, facilidad de ajuste y buena capacidad de transporte en un volumen muy reducido. Además, gracias al ajuste fino tipo BOA, consigue reducir los rebotes al máximo.
En la parte negativa, la poca capacidad de transporte de líquido y la ausencia de elementos para transportar los bastones o portadorsales.
Por tanto, estamos ante un cinturón de hidratación que os resultará muy útil siempre y cuando seáis conscientes de sus ventajas y sus limitaciones.

PUNTUACIONES

  • Bolsillos8.0
  • Capacidad sistema hidratación40.0 Centilitros (cl)
  • Comportamiento en carrera8.0
  • Fit cintas9.0
  • Fit cuerpo9.0
  • Reflectantes0.0
  • Relación calidad / precio8.0
  • Resistencia / Durabilidad8.0
  • Sistema hidratación7.0

Comparar con

Responsiv LazerDry - RaidLight

Vs

buscar