ZOOM TERRA KIGER

NIKE

DATOS TÉCNICOS

  • Peso 245 g
  • Precio 140,00 €
  • Temporada SS14

GALERÍA


CONCLUSIONES

Primeras sensaciones

Habíamos leído y oído mucho de las Terra Kiger antes incluso de que se lanzaran al mercado así que estábamos expectantes por tenerlas en las manos y poder comprobar si todo eso era cierto o si se iba a quedar en un mero hype. Así que en cuanto nos llegaron, no tardamos ni un segundo en abrir la caja y empezar a analizarlas.
Para quien conozca zapatillas Nike de las últimas hornadas, la primera impresión no será especial sino que encontrará muchas cosas comunes a muchos de los modelos de asfalto. Para los que no hayan calzado ninguna de esta marca últimamente o sean sólo del mundillo del trail running, seguramente se sorprendan bastante al observarlas por primera vez, sobre todo quien espere encontrarte una tanqueta montañera.
Son muy ligeras, con tan sólo 235 gramos declarados en catálogo (239 gramos en nuestra báscula para el 9 USA que hemos estado probando) y el peso está bastante bien distribuido, quizá un pelín hacia atrás, pero muy cerca de la base, con el centro de gravedad bastante bajo.
Destacar que quien se ha encargado de las pruebas utiliza un 8.5 USA en casi todas sus zapatillas pero en éstas Terra Kiger ha optado por el 9 USA y cree que ha sido acertado porque siguen quedándole ceñidas y pensando en el uso en trail running, ese pequeño plus de espacio le ha ido bien. Por lo tanto, nuestra recomendación sería probarlas con cuidado y en caso de duda, ira por media talla más de la habitual.
En seguida comprobamos que no son unas zapatillas de trail running al uso no sólo por la ausencia de refuerzos contundentes o tacos agresivos sino porque al agarrarlas por detrás se hunde completamente la mano por la ausencia total de contrafuerte. Esto no es muy común salvo cuando tenemos zapatillas minimalistas así que nos causa cierto recelo por la posible merma de ajuste y lo apuntamos como punto importante a comprobar en las pruebas en dinámico.
La suela nos llama mucho la atención, primero por su ligero taqueado de 3-4 milímetros máximo, por su diseño inferior y por la gran curvatura que tiene sobre todo en el talón. Nos gusta la idea pero es otro punto que apuntamos para comprobar en marcha a ver qué tal funciona.
Cuando las chafamos con la mano las notamos bastante blanditas, tanto en talón como en puntera así que, como no hay dos sin tres, apuntamos la tercera línea en la lista de cosas a verificar al salir a faenar con ellas.
Ojo, las sensaciones son muy buenas hasta aquí, sin duda, pero como ya tenemos el colmillo retorcido, de momento lo dejamos pendiente, que lo que cuenta no es lo que parece en parado sino lo que demuestra en marcha.
Pasado este primer acercamiento jugueteamos un poco con los cordones y el FlyWire para prepararlas para meterles los pinreles y, oh là là, se nos pone una sonrisa que nos llega de oreja a oreja porque sentimos una grandísima comodidad, se amoldan perfectamente a nuestros pies y quedan prácticamente mimetizadas con ellos simplemente colocando un poco la lengua tipo burrito y tras un ligero tirón de los cordones.
El proceso de ajuste requirió apenas unos segundos y se redujo a darle unos cuantos tira-afloja a los cordones y a hacer el doble nudo de rigor para que no se nos desataran y, tras apenas una decena de pasos en casa para verificar talla y ajuste de los cordones, ya estábamos en la puerta dispuestos a hacerles la primera salida para ponerlas a prueba en el campo de batalla. Además, con idea de meterles una buena tunda como estreno, nada de rodajes pequeños de adaptación porque no sentimos la necesidad de que fueran necesarios.

Introducción

Nike lleva mucho tiempo observando los toros del trail running desde la barrera, con una presencia poco menos que testimonial merced a alguna versión modificada de algunas de sus zapatillas de asfalto como las Pegasus TR o alguna de las de gama baja.
Conociendo el potencial de los de Oregón y cómo se las gastan cuando se lanzan, está claro que esto lo han estado haciendo simplemente porque no lo han considerado dentro de sus planes de negocio o no les ha interesado el segmento.
Sin embargo, parece que algo ha cambiado o que han decidido despertar de ese letargo y, aunque no vayan a sacar una gama completa y perfecta de trail running que cubra todos los posibles usos montañeros de la noche a la mañana, claramente han puesto mucha carne en el asador con un par de modelos que vienen para posicionarse con ganas.
Fieles a su ADN innovador y a su capacidad para sorprender con algunos de sus lanzamientos, no han aterrizado con modelos más o menos estándar de trail running sino que se la han jugado con dos modelos que siguen los preceptos del natural running, que sacrifican cosas para muchos básicas como la protección, a cambio de dar ligereza, agilidad, etc.
Es difícil saber si han acertado y si les saldrá bien la jugada pero, de momento, la realidad dice que casi todo el mundo que prueba las Wildhorse o las Terra Kiger (teniendo en mente el objetivo para el que van destinadas) queda muy contento.
Nosotros hemos tenido la suerte de probar ambos modelos y ahora vamos a presentaros con todo lujo de detalle a la más alegre y vivaracha de las dos, las Terra Kiger: ligeras, ágiles, flexibles, … Bueno, no adelantemos acontecimientos, vayamos poco a poco.


REVIEW

Mediasuela

Mediasuela

Por más que hemos investigado, no hemos sido capaces de determinar con certeza la composición de la mediasuela de las Terra Kiger.
Por un lado, nos ha llegado información de que es todo Phylon, un polímero que utiliza Nike en muchas de sus zapatillas y al que le tiene muy bien cogido el punto, jugando con varias densidades en una misma mediasuela para conseguir tactos blanditos, zapatillas con soporte dinámico, etc.
Pero, por otro lado, hemos encontrado referencias a que estaría hecha con dos densidades de Cushlon: Cushlon ST en la parte delantera y Cushlon LT en la trasera, seguramente coincidiendo con el coloreado naranja y azul.
No hemos conseguido llegar a una conclusión 100% fiable pero nos inclinamos por la primera opción, es decir, una mediasuela confeccionada con Phylon de una única densidad en la que se ha jugado con los grosores, diseños y demás para conseguir el comportamiento deseado.
El Phylon utilizado es un polímero muy blandito, con bastante compresión, que necesita muy poco tute para ponerse a tono, tanto en las primeras salidas como en cada una de las que le vamos haciendo (prácticamente desde la primera zancada está a pleno rendimiento) y que resiste relativamente bien la fatiga aunque quizá es este último punto su punto más flojete ya que no tiene tanta vida como otros polímeros más firmes.
El otro personaje de la mediasuela es el mítico Zoom Air, unas capsulillas de aire ubicadas en el talón y que lleva utilizando Nike desde hace millones de años con muchísimo éxito que le dan ese toque característico a la amortiguación y que tanto gusta a los que prefieren tactos blanditos y con bastante recorrido.
En la cara interior vemos grabado un 10-14 que nos indica el grosor de la mediasuela pero las medidas completas, considerando suela y plantilla son de 23 milímetros en talón y 19 milímetros en puntera. Son unas medidas intermedias, suficiente para que tengamos bajo los pies cierta chicha como para que podamos correr sin preocuparnos demasiado por dónde pisamos pero no demasiado como para que nos aísle del feedback que debe transmitirnos el terreno.
De hecho, la filosofía de la zapatilla es relativamente cercana al natural running con lo que caen más bien hacia el lado de dejarnos sentir el firme que pisamos, de ahí que no lleven placa antirrocas, que tengan un drop bajito (4 milímetros), etc. Quienes practiquen esta técnica de carrera (natural running) o tengan una técnica mínimamente depurada las disfrutarán muchísimo y las sentirán como una prolongación de sus pies, sin demasiadas interferencias.
En el talón se nota mucha amortiguación, más que por la cantidad que tiene, por el gran recorrido y tacto blandito y se agradece mucho cuando se va bajando. En la parte delantera, por el contrario, aunque se nota ese mismo tacto, como el grosor es menor, es más bien un primer impacto blandito que en seguida pasa a convertirse en una rápida respuesta para que el pie salga disparado hacia delante.
La transición entre ambas zonas es muy homogénea, no se nota salto brusco porque la densidad del material es la misma en toda la mediasuela y por cómo flexa la zapatilla, de una forma muy suave y continuada, sin hacer grandes cortes (simplemente se arquea). Quizá sería mejor que flexara un poco menos en el talón pero, bueno, le restaría algo de dinamismo en la entrada.
Además, la curvatura que se le ha dado tanto en la puntera como en el talón y el hecho de que sea toda continua ayuda mucho a esa sensación de dinamismo y rápida transición, amén de permitir una entrada muy limpia de talón donde, gracias al redondeado que se le ha dado, se controla muy bien en qué momento impactamos con el suelo y el apoyo es tremendamente progresivo. Este diseño de talón ya lo hemos visto en otros modelos de zapatillas minimalistas o “de transición” de asfalto y poco a poco está llevándose también a otras de entrenamiento o, como este caso, a las de trail running.

Lengüeta

Lengüeta

La lengüeta de las Terra Kiger es tipo burrito, de las que están unidas por un solo lateral y dejan libre el otro. El borde interior es una continuación del upper y todo el exterior está suelto con lo que, una vez puesta, es imposible que se mueva sin necesidad de utilizar trabillas intermedias.
Es una solución que se está popularizando mucho y que suele funcionar muy bien pero que no siempre funciona todo lo bien que se quisiera porque puede quedar ligeramente inclinada como pasa en estas Terra Kiger. Creemos que es mejor dejar la lengüeta, o completamente libre o completamente unida por ambos extremos, solución que, además, sirve para evitar que entre porquería por los laterales. En este caso, la lengüeta es suficientemente ancha así que no se nos ha colado arenilla o piedrecillas porque lleva el apoyo de la ojetera que también tapa.
La Lengüeta es finita, sencilla, simplemente con una doble capa de tela y un mínimo acolchado, suficiente para que los cordones no aprieten y molesten.
El tejido es muy transpirable y suave por el interior tanto en la parte que apoya en el empeine como en el reborde así que la posibilidad de rozaduras es muy pequeña.

Sujeción

Sujeción

El ajuste de las Terra Kiger es excelente, son como un calcetín y casi no haría falta ni atárselas para correr con ellas. Para quien conozca la gama Free de Nike, seguramente será un ajuste relativamente conocido (de hecho, la horma creemos que es común con las Free 5.0).
El upper queda ceñido al pie, sin llegar a agobiar, pero quedando muy pegadito y, aunque parezca que no tiene tiras ni refuerzos de apoyo, el diseño de la rejilla está pensado para que haya mayor densidad de tejido ahí donde realmente hace falta.
La responsabilidad del ajuste principal en el empeine corresponde al Dynamic Flywire. El origen del Flywire fue el de colocar unos “hilillos” que funcionaran a modo de tirantes recorriendo el upper de las zapatilla y Nike ha ido experimentando y modificándolo de varias formas.
El que han utilizado en las Terra Kiger está formado por pares de hilos que salen desde la mediasuela y hacen el bucle por encima del ojal que hay en la ojetera de manera que al atarlas, se tira no sólo de la ojetera sino también de estos hilos, creando una especia de exoesqueleto que abraza el mediopié.
Las ventajas de esta estructura son muchas porque se comportan a la vez como tirantes individuales, moviéndose de manera aislada según se deforma con la pisada, y como un todo, como si fuera la estructura de un puente de tirantes. Huelga decir que esos hilos ni se notan porque van entre dos capas de tela.
Como hemos comentado en uno de los primeros apartados, no tienen contra fuerte en el talón pero, insistimos, el ajuste es excelente y en ningún momento hemos sentido falta de sujeción.
No es una sujeción tipo bota de esquí, de las que no deja mover el pie y te llegan casi a bloquear el tobillo, sino que la zapatilla nos deja mucha libertad para hacer lo que queramos con ella. Esto es importante tenerlo en cuenta porque a algunos le hemos oído decir que sienten como que no sujetan suficiente pero es que son cosas diferentes: una cosa es cómo queda de ajustada y sujeta la zapatilla y otra es cómo es de recia e “intransigente” de cara a permitirnos licencias.
En todas las burradas que hemos hecho con ellas no sólo no le reprochamos nada relacionado con el ajuste sino que creemos que es perfectamente capaz de aguantar todo tipo de movimientos bruscos, incluso cuando hemos hecho canteos o movimientos laterales bajando a toda pastilla. Se le saca más rendimiento cuanto más depurada es la técnica y menos control o soporte se necesite porque, en el fondo, tanto mediasuela como upper tienden a ceder un pelín.

Acabados

Acabados

Los acabados de las Terra Kiger son de matrícula de honor, todos, sin excepción, desde el upper hasta los pegados, pasando por los materiales utilizados.
Pueden parecer sencillotas y ser simplemente un cacho de telaron unos cuantos refuerzos termopegados pero si se analizan en detalle, se observa cómo se han ido utilizando los diferentes entramados en el tejido para trabajar las zonas según la resistencia, flexibilidad y transpirabilidad necesarias, la perfección del acabado de las tiras sintéticas termopegadas, no se ve ni un solo sobrante de adhesivo en la mediasuela, etc.
Con ese tipo de rejilla (Engineered Mesh), las costuras son innecesarias ya que Nike hace el upper del tirón, simplemente variando el entramado y, encima de ella se han colocado unas tiras de TPU que se encargan de darle cierta estructura.
Las vemos dándole la forma a la ojetera y en dos tirantes: uno desde el último ojal y otro en el talón. Sobre ellas, para darle mayor resistencia, se ha puesto un cosido en zigzag que no consideramos costura porque son completamente invisibles al quedar encima de las tiras y protegidas en el interior por una tela muy suave que permite ir sin calcetines sin miedo a que nos hagan rozaduras.
No hemos encontrado referencias a si tiene tratamiento antibacteriano o antiolores pero la verdad es que tras el uso que le hemos estado haciendo no hemos notado que proliferen los olores, ni en el upper, ni en la plantilla que, por cierto, es normalilla, nada del otro mundo, aunque cumple bien su función.

Impermeabilidad / Transpirabilidad

Impermeabilidad / Transpirabilidad

La impermeabilidad de las Terra Kiger es nula y cada gota que le cae encima cala pero, por el contrario, la transpirabilidad es muy buena y, a pesar de haber salido muchos días con la fresca (en terreno de costa, con mucho calor y mucha humedad relativa), no hemos sentido en ningún momento recalentamiento.
Es más, ni siquiera hemos notado que se recalentara la planta de los pies, algo que a veces le pasa a las zapatillas con tanto recorrido de amortiguación.
Sólo las hemos probado con calor así que no podemos asegurarlo pero calan bastante en algunas zonas (lengüeta y talón) así que es posible que si las usamos en invierno tarden un poco en secarse pero el resto de la zapatilla o cuando hace calor, seca casi tan rápido como se moja.
Lo que se nos ha antojado un poco “rollo” es que, si vamos a meternos por zonas húmedas, como es todo tela que empapa rápido, si hay arena suelta, se poner cochinas rápidamente y es obligatorio lavarlas al volver a casa para que no se estropee la tela.

Suela

Suela

Dentro del mundillo del trail running La suela de las Terra Kiger llama la atención por su diseño porque no es habitual, ni por formas, ni por concepto.
El taqueado es pequeño, tan sólo 3-4 milímetros y no se prodiga demasiado aunque esto no es óbice para que tengan un gran rendimiento.
El compuesto utilizado es Sticky Rubber, que agarra fenomenal en cualquier superficie y situación, tanto en seco como en mojado, es muy ligero, silencioso y blandito. No obstante, esto tiene un coste y es que tiende a desgastarse con cierta rapidez, sobre todo si el terreno es muy agresivo o si somos de los que deslizamos al correr.
En la suela, además de diferenciar entre la parte trasera y delantera, con tacos enfocados hacia la retención en la primera y hacia el agarre y tracción en la segunda, podemos separar claramente el reborde de la zona central.
Toto el reborde de la zona del talón y mediopié es un “crashpad” con dos filas de tacos conforma de pirámide que, además, no acaban en ángulo recto sino que ofrecen un borde curvado que se acusa más cuanto más nos desplazamos hacia el talón. Como hemos comentado antes, la entrada de la zona trasera es muy limpia y el apoyo muy progresivo gracias a ese diseño curvado y redondeado y, como en la zona central está completamente relleno, en seguida sentimos un gran apoyo que nos da mucha seguridad y mucho contacto con el suelo. El agarre no es malo salvo en algun canteo brusco que hemos hecho aunque en seguida sale a colación el apoyo de los ocho tacos centrales.
La zona del arco está completamente tapada así que seguimos teniendo mucho contacto con el suelo y al ser todo caucho, el agarre es muy bueno, incluso sin haber tacos.
La parte delantera es un conjunto de tacos más o menos rectangulares, con un pequeño biselado en la parte delantera para favorecer la transición hacia delante y que están en grupos de tres, dejando bastante separación entre bloques para que no se acumule barro (algo que tampoco sería necesario porque no son muy prominentes). Aunque no hay ranuras de flexión como tales, sí los vemos colocados en filas, lo que ayuda a la flexión pero hace que quizá tengan algo menos de agarre en movimientos laterales.
No obstante, estos taquitos se complementan con los del reborde que tienen un tamaño algo mayor así que, mientras las usemos en terrenos “razonables”, no deberíamos notar falta de agarre. Obviamente, si nos metemos en terrenos grasos o de barro chocolatero no van a rendir bien pero es que para eso harían falta tacos mucho más grandes.
Entre el reborde y la zona central tienen una especie de franja intermedia que tiene la función de independizar el comportamiento de ambas zonas y que suponemos que también pretende mejorar la flexión longitudinal de la zapatilla algo a lo que también colabora la ranura central que recorre la zapatilla desde el talón hasta la puntera.
El comportamiento en terrenos duros, tanto rocas como asfalto es muy bueno, ya sea en seco o en mojado, en tierra compacta y con gravilla también van muy bien y, como flexan tan bien, son una delicia para corretear a lo loco por terrenos revirados, subidas pronunciadas, etc.
Como anécdota, comentar que la suela es tan blandita que es fácil que se queden clavados en ella pinchitos o ramitas pequeñas, sobre todo en ese reborde intermedio que es más blandito que el Sticky Rubber (seguramente sea el propio Phylon de la mediasuela).

Durabilidad

Durabilidad

La durabilidad suele estar reñida con el rendimiento, ligereza y demás así que, como os podéis imaginar, las Terra Kiger no son unas de las zapatillas más durables del mercado.
La suela tiene un rendimiento buenísimo y agarra casi como unos pies de gato pero eso también va en detrimento de su durabilidad y si no tenemos buena técnica o si las metemos por terrenos muy agresivos, vemos cómo se van degradando bastante rápido.
No obstante, es mero desgaste, no se arrancan los tacos y, hasta donde hemos visto, el rendimiento no se ve mermado salvo por la disminución del tamaño del taco (el agarre del compuesto sigue siendo bueno) así que, para determinados usos no nos preocuparíamos en exceso.
Obviamente, esto hay que tenerlo en cuenta porque si estamos pensando en unas zapatillas que nos vayan a durar mil kilómetros, deberíamos pensar en otras pero si lo que queremos es una zapatilla que nos de un gran rendimiento en competiciones o salidas rápidas o vamos a ir con buena técnica por terrenos no demasiado técnicos, pues entonces son una opción perfecta.
En cuanto al upper, como es lógico, con tan poco refuerzo no son muy amigas de enganchones y rozaduras, incluso contando con esos rombillos que le han puesto en las zonas más propensas a rozaduras (talón, juanetes, dedo gordo, etc.).
En principio, tras los kilómetros que le hemos hecho para la prueba, el desgaste es acorde a lo esperado tanto en la suela (más marcado en los tacos delanteros pero es por la forma de correr del probador) como en el upper, donde no hemos tenido ningún enganchón así que simplemente tiene ligeras deformaciones del amoldamiento a nuestro pie.
La única pega que le ponemos es un ligero amago de despegarse que tiene en la puntera de la zapatilla derecha pero casi tiene más pinta de ser un golpecillo con alguna piedra que un despegado.

Conclusiones

Conclusiones

Las Terra Kiger son la apuesta de Nike por entrar en el mundillo del trail running atacando a los que gustan de correr con técnica de natural running o tienen una pisada eficiente, que disfrutan yendo ligerito, … lo que podríamos llamar unos virtuosos del trail running.
Los que busquen una tanqueta que le guíe la pisada y llegue poco menos que a bloquear el tobillo que se olviden de ellas pero quien quiera algo que se mimetice con sus pies para poder ir saltando como los gamos, no pueden dejar de probárselas porque pueden quedar encantados.
Preferiblemente para terrenos no excesivamente técnicos, no porque no se desenvuelvan en éstos sino porque duran un suspiro. A tener muy en cuenta para entrenamientos cañeros o incluso competiciones.
PROs:
- Dinámica de la pisada.
- Ajuste.
- Agarre.
CONtras:
- Durabilidad de la suela.
- Protecciones en sitios estratégicos como la puntera o los laterales a la altura del juanete.

COMPARADOR

Vs.

Autor: Morath (Rodrigo Borrego)

TRAILRUNNINGReview