Nathan VaporKrar WaistPak

Producto finalista por los usuarios en los Premios TRR
Producto finalista por los editores en los Premios TRR
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak
Nathan VaporKrar WaistPak

VÍDEO ANÁLISIS


Nathan VaporKrar WaistPak

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US XS S M XXS
  • Peso (gramos) 110 113 113 110
  • P.V.P 59,95 €

Introducción

Seguramente Rob Krar es un corredor relativamente desconocido en Europa, donde no se prodiga mucho, pero basta decir que ha sido doble ganador de la Western States 100 o de Leadville 100, entre otras carreras, para que veamos el calibre de atleta del que estamos hablando.

Uno de los más firmes defensores del minimalismo en carrera y famoso por su larga barba, la casa de Philadelphia Nathan Sports, en 2017 le encargó que les ayudara a diseñar toda una línea de productos de hidratación, desde cinturones a mochilas de 12 litros, y ahora se ha puesto a la venta la segunda generación de esos productos.

Dentro de esa gama, hoy os presentamos el elemento más ligero de la misma, el cinturón de hidratación Nathan VaproKrar, un cinturón que, siendo fiel a la filosofía de su inspirador, ha intentado cumplir con la premisa de intentar ser minimalista y cómodo en su diseño, buscando la máxima ligereza, pero sin renunciar a aprovechar al máximo su capacidad de almacenamiento.

Veamos si lo han conseguido.  


Primeras sensaciones y descripción

Las primeras sensaciones al tener en nuestras manos el cinturón Nathan VaporKrar es que se trata de una pieza relativamente ligera (81 gramos) aunque podemos encontrar cinturones con menor peso en el mercado, y sus dimensiones permiten que doblándolo podamos prácticamente guardarlo en nuestra mano.

Aunque el cinturón Nathan VaporKrar es un cinturón pensado para salidas de corta y media distancia, su peso y dimensiones permiten que, en caso de que sea necesario, podamos llevarlo en una mochila, o combinado con ella, y utilizarlo como complemento en salidas más largas, pudiéndolo guardar sin problemas sin percibir un aumento en la carga.

Buscando ese minimalismo que comentábamos anteriormente, podemos ver como en la parte delantera, el cinturón Nathan VaporKrar es mucho más estrecho que en la zona lumbar, donde encontramos el principal bolsillo del cinturón (en el que llevaremos el bidón de hidratación) es decir, se ahorra tejido allí donde se considera que no es necesario.

Y, hablando del tejido, podemos decir que el mismo tiene un tacto amable y dúctil sobre la piel, aunque no excesivamente elástico (como comentaremos el ajuste del Nathan Vaporkrar se realiza mediante dos tiras en la parte trasera y no por compresión).

Aunque el Nathan VaporKrar está fabricado en negro con algunos elementos reflectantes en amarillo fluorescente aprovechando el logo de Nathan en la parte frontal y los flancos, echamos en falta algún reflectante adicional en la parte trasera. En este sentido, nos ha parecido bastante curioso que el logo más grande de todo el cinturón esté en su parte interna, algo a lo que, sinceramente, no le hemos encontrado ninguna explicación.  

Por último, el cinturón Nathan VaporKrar se acompaña además de un bidón algo mayor de lo habitual, de 600 ml, con el tamaño justo para que entre sin problemas en el bolsillo trasero y pueda ajustarse perfectamente al mismo, que va incluido en su precio de venta. En esta ocasión el bidón incorpora un sistema de rosca que nos permite abrir y cerrar el acceso al líquido y que elimina cualquier posible goteo como consecuencia del traqueteo en carrera que sufre el mismo, algo que había recibido algunas críticas de los usuarios de versiones anteriores de los bidones de hidratación que fabrica Nathan.  

Funcionamiento en carrera

El uso del cinturón Nathan VaporKrar nos ha dejado sensaciones agridulces.

Una vez lo llevamos puesto, gracias a las dos tiras que lleva en la espalda es muy fácil de ajustar al nivel de presión y ajuste que queremos sobre nuestra espalda. No obstante, aunque es muy fácil ajustarlo, no es tan intuitivo hacer la operación inversa (cuando queremos aflojarlo), y el nivel de ajuste tiene ciertos límites, por lo que será muy importante escoger correctamente la talla que nos conviene (podemos escoger entre tres diferentes).

Ya en carrera, hemos encontrado al cinturón Nathan VaporKrar muy cómodo y pesar de llevarlo contra la piel, debajo de la camiseta, no nos ha producido ninguna rozadura. Ello fundamentalmente se debe a las tiras de silicona que recorren todo el cinturón con la doble función de mejorar el ajuste y evitar que el cinturón se mueva y, al mismo tiempo, prevenir el roce. Aun así, debemos decir que la parte delantera del cinturón, mucho más estrecha que la trasera, como comentábamos anteriormente, ha tendido a enrollarse salvo cuando hemos llevado el bolsillo delantero ocupado por el móvil, haciendo de tope para que se produzca ese efecto. Aunque no por ello se ha incrementado la incomodidad, si es verdad que cuando hemos querido acceder al mismo para introducir algún elemento, hemos tenido que “desplegarlo”.

Sin perjuicio de lo anterior, lo cierto es que la accesibilidad a los bolsillos delantero y laterales es remarcable sin que haya ningún tipo de problema para acceder a ellos, abrirlos y cerrarlos. No obstante, respecto al bolsillo trasero donde guardamos el bidón de hidratación, hemos tenido dos tipos de problemas: por una parte, estando en movimiento cuesta reintroducir el bidón (en alguna ocasión incluso lo hemos metido entre el cinturón y la espalda ya que no encontrábamos la obertura y se nos ha caído al suelo) y, por otra parte, la superficie del velcro con el que se cierra ese bolsillo es tan pequeña que a veces cuesta dar con el cierre si estamos en movimiento.

Por otra parte, el rebote del Nathan VaporKrar aunque pequeño, se acrecienta en la parte trasera cuanto más cargado va el bidón, hasta convertirse en algo incómodo en los primeros metros cuando el bidón va repleto. Por el contrario, el rebote en la parte delantera, donde podemos llevar el móvil, el rebote es nulo.         

En cuanto a las pérdidas de agua del bidón de hidratación, podemos decir que es algo totalmente solucionado con esta nueva versión de los bidones y en todas nuestras salidas no hemos tenido el mínimo problema al respecto.

Compartimentos y extras

El Nathan VaporKrar se divide en 4 grandes bolsillos que aprovechan al máximo toda la superficie que nos ofrece este cinturón y que nos proporciona una capacidad de almacenaje muy remarcable. 

Los dos principales compartimentos se encuentran, respectivamente, en la parte delantera y trasera del cinturón. En la parte delantera, y tal y como nos comenta el fabricante americano, tenemos un bolsillo con cremallera con capacidad suficiente para poder llevar cualquier tipo de móvil. Nosotros lo hemos probado y, efectivamente, no hay ningún problema para insertar o extraer el móvil del bolsillo incluso en carrera, ya que es muy fácilmente accesible.

Respecto al caso del bolsillo con más capacidad, el trasero, está pensado para transportar el bidón de 600ml que la casa Nathan ha incluido en el este cinturón VaporKrar. Alternativamente, y si no llevamos hidratación, debido a su gran capacidad, hemos podido transportar otro tipo de objetos de tamaño, desde un frontal hasta una membrana, sin ningún problema. Este bolsillo, además, está fabricado con una malla con múltiples perforaciones que permiten la transpirabilidad y ventilación del bolsillo de manera que el agua que transportemos no se recaliente con el sudor de nuestra espalda.

A estos dos bolsillos principales, hay que añadir otros dos bolsillos laterales de menor capacidad y que se sitúan en los flancos del Nathan VaporKrar, que nos permiten de forma fácil transportar y tener a mano elementos de primera necesidad como barritas o geles. Aunque ambos se cierran con un punto de velcro y temíamos el poder perder cosas en carrera, la verdad es que no hemos tenido ningún incidente de ese tipo. 

Asimismo, el Nathan VaporKrar ha añadido en la parte anterior dos cintas que nos permiten llevar, en caso de que usemos, los bastones retráctiles o plegables. En este sentido, debemos decir que, la efectividad del sistema portabastones es impecable y cuando hemos corrido con ellos en el cinturón, no hemos sentido ningún tipo de rebote, además de que tienen como ventaja, respecto al clásico sistema de llevarlos detrás, que no nos tenemos que retorcer para quitarlos y sujetarlos de nuevo a las cintas, pudiéndolo hacer, incluso en carrera, sin problemas.

No obstante, le vemos un gran “pero” para aquellos que cuiden a su móvil como si fuera su hijo, ya que al estar el bolsillo delantero (donde lo guardamos) en contacto con los bastones, algún golpe que otro se ha llevado, lo que puede en un momento dado dañar la pantalla del mismo.

Resistencia y durabilidad

El Nathan VaporKrar está diseñado por un corredor de ultradistancia y, como tal, este ha dado una importancia especial a que el mismo sea resistente y duradero.

Tras unas cuantas salidas de varias horas con el Nathan VaporKrar podemos decir que sigue teniendo, en líneas generales, el mismo aspecto que al principio, sin que se detecten ningún tipo de rasguño o hilo suelto. No obstante, si debemos comentar que, como punto débil, creemos que el sellado del velcro de los diferentes bolsillos, se ha desprendido ligeramente con el uso. Aunque no ha ido a más, nos preocupa que, en algún tirón especialmente fuerte podamos llegar a arrancarlo, aunque por el momento, podemos decir que no ha ido a más.

No tenemos constancia de que para la fabricación del Nathan VaporKrar, la casa norteamericana haya usado en el textil ningún tratamiento especial antibacteriano o para evitar el desarrollo de irritaciones, pero lo cierto es que incluso en salidas con mucho calor, no nos ha producido ninguna incomodidad o roce en la piel.

Conclusiones

El VaporKrar de Nathan es un cinturón que podremos usar en salidas de corta y media duración e incluso en carreras de larga distancia donde tengamos avituallamientos de forma habitual y no nos requieran una gran cantidad de material obligatorio (el propio Rob Krar dice verlo ideal para la Western 100... aunque nosotros no lo vemos tan claro) o combinado con una mochila.   

Aunque el Nathan VaporKrar cumple con todos aquellos mínimos que podríamos pedirle a un cinturón de trail, esto es, una gran capacidad de almacenaje, ajuste, comodidad, creemos que aún tiene cierto margen de mejora, en particular centrándose en el bolsillo trasero del mismo. Por una parte, intentar minimizar el rebote en carrera del bolsillo trasero cuando llevamos el bidón de agua lleno y, por otra, hacer mucho más intuitivo y accesible su uso, ya sea añadiendo un tirador más fácil de localizar o un velcro de mayor superficie cuando debamos cerrar el bolsillo.


PROS

1. Un fit notablemente bueno a nuestra morfología sin que sea necesario ir reajustando constantemente el cinturón a lo largo de la carrera. 

2. Una muy buena capacidad de almacenaje para la superficie disponible. 

3. El sistema de fijación de palos delantero es práctico y con nulo rebote, aunque ojo con el móvil.


CONTRAS

1. La accesibilidad al bolsillo trasero para introducir y extraer el bidón es complicada incluso en parado. 

2. El rebote del bolsillo trasero cuando llevamos el bidón lleno.  

3. El sellado de los velcros debería ser algo más resistente. 


POSIBLES MEJORAS

1. Incrementar la superficie de los velcros de cierre de los bolsillos, especialmente el trasero. 

2. Algún elemento reflectante adicional en la parte trasera. 

3. Incluir algún sistema portadorsales

PUNTUACIONES

  • Fit cuerpo7.5
  • Fit cintas8.0
  • Sistema hidratación8.0
  • Bolsillos7.0
  • Reflectantes5.0
  • Comportamiento en carrera7.0
  • Relación calidad / precio7.5
  • Resistencia / Durabilidad7.5

Comparar con

VaporKrar WaistPak - Nathan

Vs

buscar