Nathan VaporAir 7L 2.0

Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0
Nathan VaporAir 7L 2.0

VÍDEO ANÁLISIS


Nathan VaporAir 7L 2.0

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US XS S M L XL XXL
  • Peso (gramos) 398 398 398 400 400 400
  • P.V.P 149,95 €

Introducción

La marca americana Nathan, en esta ocasión, nos ha deleitado dejándonos probar la versión 2.0 de una de sus mochilas más vendidas para correr por montaña. Con la presentación de la Nathan VaporAir 7l. 2.0 la marca americana actúa y hace lo que hacen las grandes marcas como es ella misma es, innovar, mirar de rizar el rizo e ir mejorando sus productos para satisfacer, de esta manera, a todos los corredores, desde el más exigente hasta al que se adapta a todo.

La Nathan VaporAir 7l 2.0 es una mochila-chaleco para hombres, ya que tiene su hermana gemela pensada exclusivamente para mujeres, destinada a medias y largas distancias. La marca comenta que con la VaporAir 7l. 2.0 las carreras largas ya no serán lo mismo. Cierto es que no le falta detalle y seguro que, por el buen hacer de Nathan, será una de la mochilas punteras y a tener en cuenta durante este 2019. Dicho esto, vamos a disfrutar con ella y a probarla a ver que sensaciones nos aporta y cómo se comporta.

Primeras sensaciones y construcción

La mochila chaleco Nathan VaporAir 7l. 2.0 es una herramienta para correr que, solo verla, ya nos aporta buenas sensaciones y nos deja a entrever que vamos a pasárnoslo bien con ella. Está llena de bolsillos por todos lados para tener muchas opciones donde ubicar el material a llevar y detalles muy interesantes como los ajustes para ceñir la mochila al cuerpo o las gomas para poder llevar los bastones.

Casi toda la parte interior, es decir, la parte de la mochila que toca nuestro cuerpo, lleva una combinación de 2 tipos de malla a 3 diferentes niveles o capas, me explico, tanto la capa externa como la interna está elaborada con la misma malla, de tacto suave y agradable, con agujeros bastante pequeños para aportar mayor resistencia a la fatiga, mejor tacto y no mermar la transpiración y ventilación, mientras que la capa intermedia está elaborada con una malla mucho más gruesa y densa, con grandes agujeros en forma de panel de abeja para proporcionar estructura al conjunto, un buen acolchamiento de la carga y permitir la libre circulación del aire para favorecer la transpirabilidad y la eliminación del exceso de calor.

La parte exterior, a diferencia de la interior, está elaborada combinando zonas con tejido (nylon) rígido, sin elasticidad, y zonas elásticas para ceñir la carga y adaptarse a ella. La zonas más expuestas a los roces y que prevalece la durabilidad a la adaptabilidad, como puede ser la parte central del cuerpo trasero y la parte más saliente de los tirantes delanteros, está elaborada con el nylon sin elasticidad y más resistente, en cambio, el resto está elaborado con una combinación de nylon y lycra para conseguir los ajustes deseados.

La Nathan VaporAir 7l. 2.0 se comercializa en 2 tallas diferentes: la XS/M y la L/XXXL. Pensareis: ¡¿Solo se comercializa en 2 tamaños que abarcan cada uno tantas tallas?! Pues sí, pero tiene truco! La VaporAir de Nathan, además de llevar las cintas pectorales regulables en altura y anchura para ajustar, también lleva el sistema Adaptive Fit, sistema que consiste en unas tiras en cada lado, escondidas dentro de unos bolsillos pero de muy fácil acceso, que una vez puesta, tiras de esas tiras amarillas consiguiendo el ajuste deseado en todo el conjunto. Este es un sistema muy rápido de ajuste que nos ha dejado muy sorprendido por su eficacia. Además, una vez ajustado, queda totalmente escondido dentro de los bolsillos para que no nos moleste y no los podamos aflojar por accidente. Si deseamos aflojarlo, solo tenemos que tirar con un poco de fuerza de las tiras en sentido contrario ya que una vez ceñido, tiende a mantener su posición sin irse desajustando.

Con la mochila Nathan VaporAir 7l. 2.0 bien ajustada y ya disfrutando de las buenas sensaciones que nos aporta solo puesta y antes de correr, vamos a ver cómo se comporta en carrera.

Sistemas de hidratación

La mochila Nathan VaporAir 7l 2.0 viene con una bolsa de hidratación de 2l. que va ubicada en el bolsillo más grande del cuerpo trasero. Este bolsillo ya va preparado para llevar dicha bolsa, lleva una asa con velcro en la parte superior para sujetarla y tiene agujero de salida del tubo en ambos lados. La bolsa de hidratación que lleva se abre y cierra por la parte superior en su totalidad con un dobladillo y un pasador de plástico permitiéndonos realizar la acción de rellenarla, cerrarla y colocarla con agilidad. Al poderse abrir toda la parte superior, también nos va a permitir limpiarla sin dificultad. Referente al tubo de la bolsa de hidratación,  éste tiene una pinza regulable en altura con un imán que se engancha a una de las cintas pectorales que tiene una pequeña pieza metálica. Este es un detalle muy sencillo y eficaz que no ha gustado mucho ya que nos permite cogerlo y dejarlo colocado en un punto con rapidez, de manera muy intuitiva y sin complicación alguna.

Además de la bolsa, todo y no venir con la mochila cuando la compramos, la Nathan VaporAir también tiene dos bolsillos delanteros, uno en cada tirante, aptos para poder llevar bidones de 0,5l.. Se pueden llevar bidones blandos o duros pero, por comodidad y ligereza, recomendamos llevar los blandos aunque para gustos, colores. Comentar que estos bolsillos llevan una goma elástica en la boca para hacer que no se mueva y si salga el bidón y, además,  para ayudar también en esta tarea, el bolsillo externo de tamaño más pequeño ubicado encima del de los bidones, se cierra con una goma elástica con pasador de presión que nos permitirá sujetar los bidones también por la parte media.

Como podemos ver, la mochila Nathan VaporAir 7l. 2.0 nos va a permitir llevar agua de la manera que más nos guste y, en las carreras o salidas que requieran llevar mucho líquido, sabemos que podremos llevar hasta 3 litros encima, cantidad suficiente para estar muchas horas dando tumbos por la montaña.

Compartimentos y extras

La mochila Nathan VaporAir 7l. 2.0 tiene una gran variedad de bolsillos de diferentes tamaños, tanto en la parte delantera como en la trasera, que nos servirán para poder guardar la carga de una manera estratégica, ordenada y acceder a ella cómodamente.  Comentar que ninguno de ellos es impermeable, por lo tanto, tocará proteger la carga que interesa que no se nos moje.

En la parte delantera encontramos 4 bolsillos por tirante y éstos son totalmente iguales en ambos lados. En la parte superior, encontramos un bolsillo con cremallera con el tamaño justo para guardar un teléfono móvil. Este también nos servirá para guardar cosas de valor como pueden ser unas llaves,  dinero, comida, etc. Justo debajo encontramos el bolsillo para poder llevar los bidones que, como ya hemos comentado en el apartado anterior, lleva la goma elástica en la boca de del mismo para sujetar el bidón. Por si lo quisiéramos usar para llevar otros objetos, también lleva un pequeño cierre de velcro para hacerlo más seguro. En la parte baja del tirante, quedando justo por encima del bolsillo para llevar bidones, tenemos un bolsillo con apertura por la parte superior con cierre de goma con pasador de presión para poder ajustar el cierre y adaptarse al bidón si lo lleváramos. Éste va muy bien porque se accede de una manera muy rápida e intuitiva y nos permite llevar bastante comida, más de lo que aparenta de entrada. Para terminar de la parte delantera, nos queda el cuarto bolsillo, que queda ubicado justo por debajo del de llevar los bidones. En este es donde encontramos el sistema de tiras para ajustar la mochila al cuerpo (Adaptive Fit). Éste tiene cierre de cremallera y es de un tamaño semejante al de los bidones. En este también podemos guardar bastante comida, el móvil, etc. y su carga va a quedar muy condicionada a si llevamos bidones o no.

La parte trasera está muy bien aprovechada también, y en esta zona es donde podremos poner las prendas que más nos ocupen, como acostumbra a ser normal en todas las mochilas, por lo tanto, Nathan ha dotado a la VaporAir 7l. 2.0 con varios bolsillos de gran tamaño. En la parte más interior, más pegada al cuerpo, encontramos dos bolsillos con apertura por la parte superior de igual tamaño que el cuerpo trasero. Éstos dos son los de mayor tamaño que vamos a encontrar y el más interior es el que viene preparado para llevar la bolsa de hidratación. Junto con la apertura para acceder a estos bolsillos, encontramos en la parte más exterior otro bolsillo de tamaño más reducido, la mitad que los otros exactamente, que nos va a servir para poder guardar objetos de menor tamaño y que nos interese acceder a ellos con facilidad, ya sea un frontal, guantes, tubular…por ejemplo. En la parte más exterior del cuerpo trasero, tenemos un bolsillo con algo menos de capacidad que los de mayor tamaño, con cierre de cremallera lateral en la parte alta del mismo, que nos va a servir también para poder guardar varios objetos, incluso de valor como puede ser el frontal o la cartera. Para terminar, justo por debajo de éste último, tenemos un bolsillo estrecho y alargado que ocupa toda la parte baja exterior del cuerpo trasero. Éste tiene aperturas en ambos lados y nos podrá servir tanto para llevar alguna prenda de ropa como para llevar los bastones atravesados ya que, en ambos lados de la parte baja también encontramos unas gomas con pasador de presión pensadas para sujetarlos.

La Nathan VaporAir 7l. 2.0 también lleva, como acabamos de comentar, gomas elásticas con pasador en diferentes sitios para poder llevar los bastones. Encontramos 2 gomas en la parte alta, una en cada esquina superior, y 2 más en la parte inferior, una en cada esquina también. Además, lleva detalles reflectantes ubicados tanto por el cuerpo trasero como en los tirantes para ser vistos en la oscuridad des de cualquier punto.

Con todos los bolsillos que tiene la VaporAir y los diferentes detalles como el imán en el tubo de la bolsa de hidratación, los reflectantes y las gomas con pasador, nos ha sorprendido que esta mochila no lleve silbato integrado, objeto que sirve para pedir ayuda y que es obligatorio en muchas de las carreras de larga distancia.

Comportamiento en carrera

La mochila Nathan VaporAir 7l. 2.0 ya nos ofreció buenas sensaciones solo ajustarla al cuerpo y sin correr. Pues después de salir con ella en varias salidas, incluso realizando el Trail de 76 kms de “Els Bastions”, la mochila nos ha dejado un sabor de boca brutal. Su ubicación en la parte alta de la espalda nos permite movernos con total naturalidad y su comportamiento en carrera ha sido excelente en todos los sentidos. Su ajuste en carrera es igual de bueno que al principio, además de que si vemos que nos la hemos ceñido en exceso o al contrario, es fácil de modificar en carrera. Esto va muy bien porque, sobre todo, si llevamos la bolsa de hidratación, cuando la llevamos llena, la tensión que necesitamos es menor que cuando la llevamos vacía. A medida que se va vaciando, podemos ir modificando el ajuste para evitar el rebote de la carga. Lo mismo haríamos si no lleváramos bolsa pero variáramos la carga de la parte trasera, podemos ajustarla a la carga que llevemos en cada momento para sentirnos cómodos y evitar los posibles rebotes. Comentar que si llevamos bolsa de hidratación, cuando está bastante vacía, es inevitable el rebote del agua al correr por mucho que nos la ciñamos, pero bueno, esto nos pasa con todas las mochilas si usamos este sistema. En cambio, si no llevamos la bolsa de hidratación, con los ajustes que lleva la Nathan VaporAir anulamos todo rebote. Para encontrarle algún “pero”, creemos que, si las cintas pectorales fueran elásticas y no rígidas como las que lleva, en algún momento nos podríamos ahorrar el ajuste para manual, pero bueno, esto es para encontrarle algún punto a mejorar porque el reajuste por modificación de la carga lo hacemos muy de vez en cuanto, y siempre y cuando varíe.

El tejido y el conjunto de la mochila es muy cómodo en carrera, no nos produce ningún roce en ningún sitio y la carga queda bien acolchada sin hacernos daño en la espalda ni en los hombros. Aprovechando estos días de mucho calor, la hemos probado con camiseta de tirantes e incluso sin camiseta y las sensaciones han sido muy buenas.

El acceso a todos los bolsillos delanteros es muy intuitivo y fácil de realizar durante la marcha, incluso a los de cremallera. La boca de los bolsillos donde van los bidones tiene el tamaño justo para poder cargarlos sin problemas, incluso con el bidón mojado, y una vez cargados, al llevar dos sistemas de sujeción, se quedan bien guardados sin intención de salirse con los movimientos propios del correr (agacharse, saltos, traqueteo…). Para acceder a los diferentes bolsillos traseros, es necesario quitarse la mochila. La acción de quitarse/ponerse la mochila se realiza de manera rápida ya que la cintas pectorales llevan las típicas hebillas de click. Estas cintas también se pueden ajustar fácilmente durante la marcha y se pueden regular en altura y anchura sin necesidad de parar.

La transpirabilidad y la evacuación del calor es correcta, notamos que llevamos la mochila pero no nos produce ninguna sensación de agobio. Además, si se moja, ya sea de agua o de sudor, ésta se seca con facilidad. La VaporAir se puede usar sin problemas los días de mucho calor ya que el extra de calor que nos proporciona es mínimo.

La Nathan VaporAir 7l. 2.0 tiene 4 gomas con pasador de presión para llevar los bastones. Según los bastones, podemos usar una combinación u otra pero con las opciones que nos da, seguro que encontramos la que nos es más cómoda y que no provoca rebotes. Nosotros la hemos probado con unos palos de 3 tramos de 130mm y atados en diagonal nos han aguantado perfectamente sin soltarse ni crear rebotes molestos. Probamos de llevarlos en vertical pero al rato de ir corriendo se aflojaban y terminaban bailando o cayendo, por lo tanto, descartamos esta opción. También probamos de llevarlos horizontales al suelo y el resultado fue muy bueno, el problema es que al ser solo de 3 tramos, a veces nos tocaba la parte trasera de los brazos pero, unos 4 tramos se podrían poner tranquilamente y ofrecernos una buena sujeción sin rebotes. Además, en la parte baja, tenemos un bolsillo con apertura en ambos lados y, para llevarlos con mayor seguridad, también podemos poner los bastones por dentro del bolsillo y atarse con las 2 gomas inferiores.

Impermeabilidad

La mochila Nathan VaporAir 7l. 2.0 es una mochila que no tiene ningún bolsillo impermeable, por lo tanto, si queremos proteger contra el sudor, agua o humedad alguna prenda u objeto, tendremos que usar algún sistema eficaz como por ejemplo las bolsas de congelado.

La Nathan VaporAir ha jugado con la permeabilidad, con un tejido hidrófugo que repela el agua y que si se nos moja con la lluvia o el sudor, hacer que ésta se seque con la mayor celeridad posible. Han premiado la ventilación y transpiración que aporta la permeabilidad para evitar acumulación de calor y sudor -factores que benefician al corredor- que a la estanqueidad e impermeabilidad.

Resistencia y durabilidad

La mochila Nathan VaporAir 7l 2.0 es una mochila duradera y con buenos acabados. Las costuras están bien rematadas, después de varias salidas y muchas horas en la espalda, los síntomas de fatiga son mínimos. No se aprecian descosidos en ninguna costura ni en el tejido exterior, la parte interior está como nueva, las gomas para sujetar los bastones sigue en su sitio sin síntomas de haber sufrido en exceso, las gomas elásticas con pasador, las gomas elásticas de los cierres de los bolsillos, las lengüetas para abrir los bolsillos y los pequeños detalles están como el primer día.

De desgaste, solo se aprecia un poco de pilling por el roce en el ribete de las esquinas inferiores traseras de las asas, donde se juntan con el cuerpo trasero, y desgaste de las letras “NATHAN” de gran tamaño que ocupan gran parte del cuerpo trasero. Estas se están despegando poco a poco debido al roce con la vegetación y solo afectan al aspecto visual, no al funcional ya que el tejido donde están pegadas está intacto.

Conclusiones

Después de haber probado a consciencia la mochila Nathan VaporAir 7l. 2.0 consideramos que es una gran aliada para acompañarnos a la montaña, especialmente a realizar entrenos o carreras de media y larga distancia, pues, recordemos, tiene una capacidad total de 7 litros. Por lo poco aparatosa que es, es una mochila que nos la podemos llevar en cualquier entreno, más aún en verano ya que gracias a la comodidad, al ajuste perfecto, la transpirabilidad y la capacidad de carga de líquido que nos ofrece, se nos va a adaptar a la perfección. Todo y no ser una mochila excesivamente ligera, la podemos usar tranquilamente en carreras, sus pros van a hacer que su peso (la consideramos de peso medio)pase totalmente desapercibido. Es una mochila que puede servir perfectamente para ese corredor que busque una mochila para todo.

Todos los detalles, ubicación de los bolsillos y diferentes cierres tienen un porqué, se han diseñado y confeccionado con una finalidad. Todos los bolsillos son de fácil acceso, se accede a ellos de manera rápida e intuitiva, los diferentes cierres consideramos que son acertados en cada uno de ellos y, además, nos permiten distribuir y diferenciar muy bien la carga. El sistema porta-bastones está bien escogido y nos permite llevarlos de diferentes maneras ya que,  según gustos y bastones, no va a ir mejor llevarlos de una u otra manera.

Los únicos puntos a mejorar que le hemos encontrado a la Nathan VaporAir 7l 2.0 es que las letras traseras se despegan con facilidad con el roce con la vegetación, aunque por suerte solo es un tema estético, la falta de silbato y las cintas pectorales no sean elásticas, hecho que nos evitaría reajustarla si modificamos la carga.


PROS:

1 - Ajuste perfecto y además modificable.

2 - Transpirable y ventilada.

3 - Bolsillos de todo tipo, bien ubicados en todo su conjunto.

4 - Mochila duradera y resistente.

5 - Sistema porta-bastones eficaz y que nos ofrece varias posibilidades.

6 - Detalles útiles (reflectantes, lengüetas para abrir los bolsillos, de cierre de bolsillos…).


CONTRAS:

1 - Poca durabilidad de las letras “NATHAN” de la parte trasera, se despegan con facilidad.

2 - Cintas pectorales no elásticas.


POSIBLES MEJORAS:

1- Integrar un silbato, accesorio de seguridad indispensable y cada vez más requerido en todo tipo de carreras de montaña.

PUNTUACIONES

  • Bolsillos exteriores9.0
  • Capacidad7.0 litros
  • Capacidad extendida en litros7.0 litros
  • Compartimentos interiores8.0
  • Comportamiento en carrera9.0
  • Fit cintas8.0
  • Fit cuerpo9.0
  • Hidratación interna10.0
  • Impermeabilidad0.0
  • Portabidones9.0
  • Reflectantes10.0
  • Resistencia / Durabilidad8.0

Comparar con

VaporAir 7L 2.0 - Nathan

Vs

buscar