Merrell All Out Charge

Merrell All Out Charge
Merrell All Out Charge
Merrell All Out Charge
Merrell All Out Charge
Merrell All Out Charge
Merrell All Out Charge
Merrell All Out Charge

VÍDEO ANÁLISIS


Merrell All Out Charge

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 10 13
  • Peso (gramos) 316 362
  • Mesh 102 109
  • Ancho metatarso(cm) 109 115
  • Ancho talón(cm) 82 87
  • Perfil talón(cm) 31 31
  • P.V.P 120,00 €

Introducción

Hablar del fabricante americano Merrell significa hablar de minimalismo, claro y raso. Hoy día es referente en el mundo de las zapatillas minimalistas, por haberlo hecho bien y por haber apostado por ello desde un principio. Pero hoy no vamos a probar nada que sea minimalismo puro; en la pasada feria ISPO de Múnich, Merrell presentó tres nuevos modelos para montaña, englobados bajo el nombre de “All Out”: las Terra Trail (ligeras y rápidas), las Charge (polivalentes de hasta distancia maratón) y las Peak (con mayor protección y para salidas largas).
En esta review comprobaremos qué tal se han portado justo las del medio: las All Out Charge. La casa defiende que se trata de unas zapatillas polivalentes, de gran estabilidad y sujeción, y que podemos pasearlas por donde queramos.
El diseño a primera vista nos ha gustado, y mucho. El color negro y rojo ladrillo que nos ha tocado testar le confieren un toque singular y bonito sin llegar a ser estridente, tanto que las podríamos usar para vestir por la calle, ya que ni las visibles tiras reflectantes que circulan por el exterior de las zapatillas no desentonan en absoluto.

Primeras sensaciones

Los cordones abiertos ensanchan la entrada de las zapatillas permitiendo que el pie entre sin dificultad. Cuando nos calzamos las Merrell All Out Charge por primera vez comprobamos que no resultan toscas ni pesadas (316 g, pero para un 13 USA), son comodísimas y la sujeción se hace notar des del primer instante: percibimos cómo la lengüeta y parte del upper abraza todo nuestro empeine “acogiéndolo” con mucho cariño pero sin señas de que se vaya a mover. La horma se ensancha adecuadamente en la zona de los dedos, permitiendo que estos conserven el espacio necesario para moverse con plena libertad; la medida es la justa: ni muy grande (sensación de poca sujeción) ni muy pequeño (sensación de agobio). Tras los primeros pasos con ellas notamos cierta rigidez de la media suela, pero com están pidiendo a gritos que las saquemos a dar guerra, eso es lo que haremos, ¡ a guerrearlas!.

Mediasuela

La media suela se compone en parte por el UniFly, que es un derivado de la EVA y es tecnología propia de la casa Merrell. Este compuesto flexiona justo por donde lo hace el pie y no por donde las zapatillas quieren, y hemos notado que la flexibilidad en su conjunto ha ido en aumento a medida que las hemos ido machacando, son de aquellas zapatillas que necesitan un pequeño rodaje para que empiecen a florecer sus auténticas cualidades.
No hay una elevación muy pronunciada del rocker (distancia de la puntera al suelo), pero a decir verdad tampoco la hemos echado en falta ya que en pista, por ejemplo, se han comportado excelentemente, incluso cuando le imprimes un poco de velocidad, notas una cierta reacción de la zapatilla, ayudándote (aunque sea mínimamente) a despegar la pisada.
La amortiguación no es precisamente lo que caracteriza a estas Merrell All Out Charge, aunque claro está que tienen; ésta la hemos sentido más pronunciada en la zona del talón que en el antepié, con lo que es ideal para aquellos corredores que entran de talón, o para todos cuando nos deslizamos a toda leche por nuestras bajadas preferidas (sí, sí, todos tenemos una...). No obstante, volvemos a insistir: la amortiguación no es precisamente abundante. Merrell nos dice que la media suela UniFly proporciona “sensibilidad del terreno a la vez que protege al pie de los impactos”: pues bien, estamos muy de acuerdo con la primera afirmación, ya que en todas las salidas siempre hemos recibido la información de la superfície que pisábamos con bastante nitidez; ahora bien, la protección contra impactos que ofrece se queda corta en muchas ocasiones, especialmente en la zona del antepié cuando pisamos rocas puntiagudas o raíces: lo cual no es ni bueno ni malo, pero mejor saberlo para aquellos que no les guste recibir “tanta” información de la superfície. ¡Ojo!, que nunca hemos “visto las estrellas” de dolor por pisar algo en punta, pero sí que lo hemos notado con excesiva claridad.
El perfil de la media suela se eleva más en la zona del talón que en el de la puntera, incluso observamos claramente que sube un poco, como queriendo alcanzar los tobillos: aunque pudiera parecerlo, no se trata de ningún control de pronación, sino más bien de una zapatilla neutra con un toque que contribuye a una mayor estabilidad.
Aunque las Merrell All Out Charge tengan unos perfiles medios (quizá, tirando a bajo), y un drop de 6 mm, están muy alejadas del concepto minimalista a los que el fabricante nos tiene acostumbrados, con lo que no deberíais relacionar inmediatamente Merrell con minimalismo, al menos a partir de esta temporada, gracias a los nuevos modelos presentados y que os estamos analizando desde TRAILRUNNINGReview.
Casi 220km hemos hecho con estas zapatillas, incluso hemos participado en una Skyrace donde prácticamente se cresteaba por roca y tierra (21km con 1.900 D+) y otra de 16km con 700 D+ por terreno de nuestro querido parque de Collserola, donde se conjuga tierra suelta y compacta, raíces, piedras, hojas rocas, etc..., además de numerosas salidas por toda clase de terreno incluido el asfalto, y podemos concluir que son muy aptas para salidas de hasta 35-40 km (según el corredor, claro está), ya que más allá de estas distancias hemos echado en falta mayor amortiguación y protección.

Lengüeta

La lengüeta de las Merrell All Out Charge es muy peculiar pero muy pensada. Tiene un grosor medio tirando a gruesa, bastante amplia (cubre buena parte del empeine), es comodísima y aunque no llega muy arriba, nos cubre bien aunque utilicemos el último ojal. Por la parte exterior de la zapatilla, nace directamente del upper y por la parte interior, va enganchada, por debajo de la plantilla, a la estructura de la zapatilla a través de una goma elástica de unos 3,5 cm de ancho. Por más fuerte que tensemos los cordones nunca se nos han clavado en el empeine, con lo que su cometido lo cumple a la perfección. Se trata además de una lengüeta inamovible: allá donde la fijes quedará anclada durante toda la tirada, y además nunca se nos ha colado ningún elemento externo dentro del pie (tierra, piedrecillas)...

Sujeción

En cuanto a sistema de atado, las Merrell All Out Charge utilizan sistema convencional de sujeción por cordones. Son bastante finos, tensan y corren con facilidad, aunque su largo es un tanto excesivo y cuesta un poco esconder el sobrante entre el resto de la lazada debido a la configuración que tienen una vez atados. Dada la longitud de los mismos, debemos realizar doble nudo, y he aquí una de las pegas de estas zapatillas, ya que el segundo nudo, aunque lo atemos muy fuerte, tiende a deshacerse con bastante facilidad, y si los cordones se mojan, se deshará casi con total seguridad. Todo lo cual es molesto, ya que deberemos parar para atarlo nuevamente (suerte, no obstante, que el nudo principal no suele destensarse, con lo que la sujeción general no se ve comprometida).
La sujeción, como decíamos al principio, es muy buena: el empeine va recogido y abrazado cómodamente, fuerte pero sin apretar y sin que el pie se mueva más de lo que resulta necesario dentro de la zapatilla; ello nos ha permitido meternos por casi todas partes con total seguridad y confianza, especialmente en las bajadas muy rápidas. A ello contribuye directamente la tecnología HyperWrap 360 degree Fit System, formado por lazadas unidas a los cordones que al tensarse recogen y fijan la lengüeta con el resto del upper, haciendo que la sujeción sea buenísima. Todo esto nos ha conferido, en todas y cada una de nuestras salidas, una sujeción casi de excelente: nunca se nos ha movido el pie dentro de la zapatilla, ya fuera en bajadas locas, tropezones en subidas o en cualquier otra circunstancia, es como si la zapatilla se mimetizara con el pie, permitiéndonos realizar los apoyos más extraños y dándonos en todo momento la seguridad requerida. Y claro está que la zona del talón juega un papel importante en la sujeción del conjunto: éste es semirígido y mullido, súper agradable al tacto, y acaba un tanto inclinado para poder acoplarse con éxito a la forma del tobillo (para quién tenga molestia en los Aquiles, deciros que el collar no aprieta en aquella zona, sino que recoge y se acopla).
Toda la cara interna del upper está formada por nylon (en color rojo ladrillo), flexible y maleable que permite realizar la flexión de los metatarsos por el sitio que nosotros le transmitimos, y no por donde la zapatilla quiere, juntamente con unas delgadas tiras de goma que refuerzan la estructura; además, a la altura de los juanetes vemos incrustados pequeños trozos de goma en forma de rombo, a modo de protección contra los elementos. En la cara exterior encontramos unas tiras de goma que juegan a modo de refuerzo del chasis acabando en los ojales y completando así la sujeción tan buena que posee este modelo. Entre los nervios de goma, y la parte superior de los dedos, encontramos una rejilla doble bastante perforada, de la que hablaremos más adelante. En definitiva, un upper que se amolda a la forma de nuestro pie, especialmente la zona del empeine, laterales y talón, ya que la horma se ensancha en la parte delantera, permitiendo que los dedos desarrollen libremente la parte que les toca mientras corremos.
Y así, con unos perfiles medios (tirando a bajos), la ausencia de protecciones voluminosas, una amortiguación de 12 mm, información de lo que estamos pisando en cada momento, un drop de 6 mm, muy buena sujeción y una correctísima flexibilidad, ¿qué obtenemos...? ¡Pues una estabilidad descomunal! Menos por nieve, hemos corrido con las Merrell All Out Charge por casi la totalidad de superfícies, y nunca hemos tenido ningún tipo de percance: derrapajes y bajadas agresivos, curvas súper rápidas, saltos de roca en roca... estas zapatillas siempre han reaccionado de una manera eficaz en función del terreno, amoldándose muy bien a la superfície y ejecutando correctamente las órdenes que les dábamos en cada pisada. Y nos ha gustado especialmente que un mal apoyo del pie no signifique necesariamente una torcedura de tobillo (o al menos no tener esa sensación permanente de que en una bajada, por ej., nos pudiera escupir el tobillo hacia el exterior...)

Acabados

Acabados de calidad, no encontramos ningún desperfecto, descosido o hilo colgando por ninguna parte. Las costuras internas (tanto las que unen las partes del upper com las de la plataforma al chasis) ni siquiera se notan, aún sin llevar calcetines. Y como ya dijimos antes, al acolchado que recubre el collar del talón es de tacto envolvente y muy agradable: en este sentido, este modelo no entiende ni de rozaduras ni de molestias cuando corremos.
Las protecciones son las justas para unas zapatillas como éstas, que no están destinadas a una superfície súper técnica o a largas tiradas. En la zona de la puntera, la suela sube hacia arriba buscando la puntera de los dedos, y haciendo las veces de protección: ésta funciona muy bien, y aunque sufrió un corte, nos ha salvado de la patada que dimos a una piedra tan en punta y afilada como un cuchillo (tal y como se ve en la foto). Una tira de goma circula por encima de las puntas de los dedos, evitando que éstos estén solamente protegidos por el mesh. En conclusión, protecciones más que suficientes que nos han resguardado correctamente de llevarnos cualquier golpe duro contra elementos externos.
La plantilla no envuelve el pie, es bastante delgada y básicamente tiene dos cometidos: evitar que pisemos directamente sobre la plataforma y las costuras, y cuidarnos de los malos olores generado por las bacterias; para esto último se han fabricado con tecnología “M Select™ FRESH”, y afirmamos que funciona a las mil maravillas: mientras han durado las pruebas hemos lavado las Merrell All Out Charge una sola vez (a mano y con jabón neutro) no por que olieran mal, sino por que estaban demasiado sucias por fuera.
Con los reflectantes que se sitúan longitudinalmente por la cara exterior de las zapatillas, no tendremos problema alguno en ser vistos, casi en 360º, en aquellas condiciones de poca luminosidad. Además, la carga lumínica es considerable. ¡Todo un acierto por parte de la marca!
Por último, debemos destacar que se trata de unas zapatillas "Vegan Friendly", es decir, que no se ha utilizado ningún material de origen animal durante su fabricación.

Impermeabilidad / Transpirabilidad

El apartado de la transpirabilidad nos ha sorprendido sobremanera. Al ver que la cara interna del upper era todo nylon sin casi orificio para respirar (y el collar del talón también), pensamos lógicamente que esto seria uno de los puntos negros de este modelo... ¡pues error! Transpiran, y lo hacen muy bien. Teniendo en cuenta que quién suscribe es bastante caluroso y que el periodo de prueba ha transcurrido con temperaturas muy elevadas (30ºC en adelante), no hemos sentido agobio o calor sofocante dentro de la zapatilla, sino todo al contrario: sensación agradable y adecuada que nos ha hecho olvidar, casi, que corríamos en verano. ¡Toda una sorpresa!
Por contra, no son impermeables: el rocío matutino, charco o río hará que se mojen rápidamente, aunque no es un problema mayor ya que secarán también muy rápido, a excepción de la lengüeta y el collar del talón, que les llevará un tiempo superior de secado al resto de las zapatillas.
No obstante, añadimos que en aquellos cruces de “mini ríos” o simplemente pequeños charcos, para mojarnos el agua deberá ser algo profunda, ya que si no, las protecciones de las zapatillas impedirá que se empapen (como se muestra en la foto).

Suela

La suela también es teconología propia de la casa Merrell: para este modelo han optado por la “M Select™ GRIP”: zona delantera y trasera con tacos en forma de V (orientados para agarrar y evitar derrapar) y en la zona del arco plantar, tacos redondos escalonados. Una suela no excesivamente blanda, con tacos multidireccionales, y con un buen agarre en la mayoría de terrenos por los que la hemos probado: asfalto (en salidas door to trail), pista tierra compacta, hierba ( y también mojada), rocas, tarteras, tierra suelta, piedrecillas, hojarasca, senderos técnicos, raíces, ... en todas ellas el agarre ha sido del todo satisfactorio y ha respondido, siempre, a nuestras exigencias. En bajadas el agarre es excepcionalmente bueno, y hemos frenado con rapidez sin derrapaje excesivo, es decir, responden con precisión. Al igual que en las subidas pronunciadas, cuando la suela muerde la superfície, no la suelta (evitándonos resbalones o sustos). También nos han funcionado muy bien en hierba, tanto seca como húmeda o directamente mojada: los tacos (de 5 mm) se adhieren perfectamente.
No obstante, el agarre es casi inexistente en rocas lisas: aquí hemos extremado las precauciones (en todas las ocasiones) ya que la suela resbalaba estrepitosamente (y ni decir tiene si la roca está mojada). También baja mucho (aunque no tanto como en rocas lisas) cuando nos hemos metido por barro: el mismo se queda incrustado formando una placa. Si seguimos corriendo de vuelta al sendero, el barro no tardará en caer de la suela, pero de seguir por zonas embarradas, la suela no puede atacarlo de manera eficaz, perdiendo por tanto la adherencia al terreno. En consecuencia, si vuestro entreno o carrera será por zonas con mucha abundancia de suelo graso, mejor optar por otro tipo de zapatilla, más enfocadas a este tipo de superfícies.

Durabilidad

Tras las numerosas salidas (incluidas las de asfalto, que es un devorador de suelas), únicamente apreciamos la pérdida de las gomas en forma de rombo que se sitúan a la altura de los juanetes, ya que al estar situadas justo donde el pie realiza la flexión, se han ido despegando. Por el resto, tanto el upper como las protecciones (a excepción del tajo producido por una roca puntiaguda) están prácticamente como el primer día: no existen deformaciones o grietas de la media suela, descosidos o roturas en el mesh de ningún tipo, no ha saltado ningún taco y la suela se observa con un desgaste coherente con el kilometraje que le hemos metido. Prácticamente, intactas. Ello nos permite pensar –después de casi 220km- que las Merrell All Out Charge están pensadas para durar, y mucho.

Conclusiones

Si hemos de escoger una palabra para definir las All Out Charge de Merrell, sería polivalencia. Son aquellas zapatillas que sin sobresalir en nada especialmente, sirven para casi todo, siempre dentro de distancias de hasta 35-40km, ya que más allá echaremos en falta mayor amortiguación, y exceptuando también terrenos muy grasos o de rocas lisas, donde el agarre perderá enteros. Dirigidas a corredores de pisada neutra y de peso medio especialmente para entrenos (donde les podremos imprimir gran cantidad de kilómetros) pero también para carreras de media distancia o distancia maratón (tal y cómo hemos hecho nosotros). La sujeción y comodidad, abren la puerta a corredores que se inician en nuestro mundillo, pero ¡ojo!, la flexibilidad, ligereza y agarre, también las hacen muy aptas para corredores más experimentados.

Pros:
- Polivalencia
- Estabilidad
- Sujeción
- Comodidad
- Transpirabilidad
- Precio

Contras:
- Cordones
- Agarre en roca lisa o barro

PUNTUACIONES

  • Adherencia bajadas en tierra8.0
  • Adherencia en roca5.0
  • Adherencia en roca mojada4.0
  • Adherencia subidas en tierra8.0
  • Altura de la caña9.0
  • Amortiguación delantera7.0
  • Amortiguación trasera8.0
  • Asfalto7.0
  • Costuras8.0
  • Durabilidad9.0
  • Estabilidad9.0
  • Fit8.0
  • Flexibilidad8.0
  • Impermeabilidad0.0
  • Pista8.0
  • Protecciones8.0
  • Reflectantes7.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros6.0
  • Torsión lateral8.0
  • Trail8.0
  • Trail Extrem7.0
  • Transpirabilidad9.0

Comparar con

All Out Charge - Merrell

Vs

buscar