Kinetik Shell Race

Kinetik Shell Race
Kinetik Shell Race
Kinetik Shell Race
Kinetik Shell Race
Kinetik Shell Race
Kinetik Shell Race
Kinetik Shell Race
Kinetik Shell Race
Kinetik Shell Race
Kinetik Shell Race
Kinetik Shell Race
Kinetik Shell Race

VÍDEO ANÁLISIS


Kinetik Shell Race

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US S M
  • Peso (gramos) 200 200
  • P.V.P 89,90 €

Introducción

Todavía poco conocida e intentándose hacer un hueco en el mundo del trail running, la marca de orígen suizo Kinetik, especializada sobre todo en prendas textiles compresivas, nos presenta una mochila-chaleco verdaderamente interesante y bien pensada.

Se trata de una mochila multifuncional que posee un total de 10 bolsillos repartidos por su cuerpo y que ofrece una nada desdeñable capacidad de almacenamiento (la compañía asegura que hasta 8 litros) pese a su exiguo peso de sólo 125 gramos. Es el producto intermedio de su línea de mochilas-chaleco, ya que encontramos también el modelo Speed de 3 litros de capacidad y el modelo Ultra, de 12 litros. Está disponible en 3 tallas (XS, S/M y L/XL) diferentes y es ajustable a las condiciones de cada corredor gracias a un sistema de gomas laterales.

Primeras sensaciones y construcción

La primera sensación que nos sugiere la mochila Kinetik Shell Race es de ligereza extrema pero al mismo tiempo de una robustez bien pensada, ya que advertimos como el tejido liviano que configura la prenda se combina con refuerzos más que evidentes en sus extremos. Se articula el producto a partir de un cierre central con cremallera y posee dos partes muy diferenciadas: la anterior y la posterior, unidas mediante una s gomas elásticas y regulables.

Al ponérnosla comprobamos que el fit es regulable, y muy bueno. Verdaderamente arrapado al cuerpo, hecho que nos lleva a pensar en los productos de compresión en los que se ha especializado la marca. Tal como siempre sucede en el caso de las mochilas-chaleco, basará su performance en la presión que ejerce sobre la carga para enganchárnosla al cuerpo.

Y todo ello elaborado con un material verdaderamente agradable al tacto, liviano y ultra transpirable (con agujeritos en toda su extensión.

Sistemas de hidratación

La mochila incorpora, en su parte delantera, dos bolsillos verticales en la zona alta del pecho para alojar en su interior dos botellines soft-flask que ya vienen con el producto y con 500 ml de capacidad cada uno. Pese a que la operación de alojo/desalojo es un poco laboriosa, cabe decir que la presión del bolsillo sobre el bidón permite un correr muy cómodo y sin rebote incluso cuando vamos bien cargados de líquido, y la posibilidad de recargar sin tener que sacar los bidones de los bolsillos.

Compartimentos y extras

Se trata de una mochila muy bien articulada, con multitud de bolsillos funcionales repartidos por todo el cuerpo. Al margen de los dos bolsillos verticales para bidones que encontrábamos en la zona alta del pecho, en la zona más baja hallamos dos bolsillos cerrados con cremallera y cerrados mediante una cremallera termo sellada (quizás excesiva, puesto que los bolsillos no son impermeables). Estos dos bolsillos se encuentran reproducidos por dos compartimentos superpuestos en su parte interior (es decir: que se sitúan entre ellos y el cuerpo del corredor) que no poseen ningún tipo de cierre pero que debido a su forma y a la pequeña medida del orificio de acceso se han mostrado muy seguros en el transporte de material. Se trata de los compartimientos idóneos para geles y otros elementos que sean necesarios en carrera.

En la parte posterior hallamos tres bolsillos bajos que nos recuerdan a los típicos de maillot de ciclista. Su ubicación baja y la elasticidad del tejido los convierten en muy útiles, ya que son estables y muy extensibles. Son el lugar idóneo para alojar con solvencia pequeñas prendas impermeables u otras prendas o artículos que requieran un acceso fácil, incluso en carrera.

Se incluye igualmente en la parte posterior un bolsillo de grandes dimensiones que no es más que un forro interno cosido al material que configura la mochila. No está protegido del sudor ni reforzado por ningún material más rígido, por lo que nos servirá solamente para el transporte de alguna prenda de ropa impermeable (si transportamos algo duro se nos clava en la espalda; y tenemos que tener en cuenta que nuestro sudor lo acabará impregnando). [El modelo ultra incorpora este bolsillo mejorado: impermeable y de mayor capacidad.]

Comportamiento en carrera

La mochila Kinetik Shell Race presenta su punto fuerte en la comodidad y la solvencia en el transporte del material: se trata de una mochila-chaleco que consigue realizar la presión justa sobre el cuerpo para que la carga casi no se mueva en carrera, por lo que su rendimiento es muy efectivo. Es evidente que a mayor carga le corresponde una mayor tensión y un consiguiente mayor movimiento (por ejemplo cuando circulamos con los dos bidones llenos), pero su comportamiento es verdaderamente positivo en comparación con productos similares.

La única objeción al respecto es que el gran bolsillo posterior adolece de algún fallo de diseño, ya que no posibilita transportar demasiado material pese a sus dimensiones (al adoptar la forma de la espalda del corredor el bolsillo mengua considerablemente), puede resultar incómodo (ya que éste está en contacto directo con la espalda del corredor, sin ningún tipo de acolchamiento o refuerzo, y los objetos rígidos que eventualmente se transporten parece que se nos claven), es de acceso complicado en carrera (la boca de entrada se sitúa en el interior de la mochila, ya que su borde exterior es más alto que el interior, y es muy difícil de encontrarla sin sacártela) y el material transportado puede acabar bañado en sudor (ya que no está protegido en aras de l transpirabilidad y es obligado llevar protegido el contenido). Ello nos llevaría a considerar este bolsillo posterior como un recurso de emergencia para un transporte corto de algún material ocasional, no como un bolsillo estructuralmente funcional.

Pero el resto de bolsillos cumplen perfectamente con su cometido. Resulta curioso constatar lo bien que funcionan los bolsillos de la parte baja de la espalda, tan típicos de los maillots ciclistas y tan poco usados en trail running. La accesibilidad de todos ellos es perfecta.

Además, otro punto fuerte de la mochila Kinetik Shell Race es su versatilidad: se puede transitar con ella prácticamente vacía y (debido a su comodidad) ello no resulta nada molesto y los objetos que se transportan no bailan aunque sean pocos.

El transporte de los palos no es por otro lado óptimo. Pese a que ni rebotan, ni impiden el braceo normal en carrera, el acto de meterlos y sacarlos de los lazos que se aportan en la parte posterior (cada palo se caza mediante dos gomas extensibles) no es fácil. Lo hemos podido hacer en carrera, pero no resulta demasiado cómodo. Ello nos hace pensar en trails con zonas largas de subida y de bajada, pero no en carreras rompepiernas en las que el acceso a los palos pueda ser inmediato.

Impermeabilidad

La mochila Kinetik Shell Race es deliberadamente permeable. La ligereza del material que la configura se consigue a partir de un tejido poroso que, obviamente, deja pasar el agua. Por lo tanto, deberemos llevar protegidos los objetos que queramos que queden resguardados de la eventual lluvia o del sudor del propio corredor. La excepción a ello son los dos bolsillos cerrados con cremallera, que sí se mantienen a salvo del sudor pero no de la lluvia (y que se cierran con una cremallera termosellada difícil de entender, ya que es impermeable pero une un tejido que no lo es en absoluto).

Echamos un poco en falta un compartimento que sea completamente estanco, para transportar material que no deba mojarse. Siempre podemos echar mano de bolsitas de plástico con cierre, pero sería de agradecer no tener que pensar en ello.

Resistencia y durabilidad

Después de un mes largo de prueba, la mochila Kinetik Shell Race se mantiene en perfecto estado: ni el tejido ni las costuras ni las cremalleras ni las gomas se han resentido de su uso intensivo. Ya hemos afirmado que este producto combina perfectamente la ligereza con la robustez, por lo que el resultado es muy positivo en este aspecto.

Conclusiones

La mochila Kinetik Shell Race es un producto muy interesante para transportar el material necesario para salidas cortas y medias de todo tipo, en las que podemos ir casi vacíos o por contra que nos puedan exigir algo de abrigo, paravientos y cierta cantidad de comida. Las únicas que descartaríamos por cuestiones de capacidad serían las que exigen por ejemplo el material obligatorio de un ultra exigente.

Se adapta al cuerpo con bastante premura y ello le confiere un transporte eficaz y verdaderamente cómodo. Habida cuenta de ello, los bien pensados acabados que maximizan la capacidad de carga, la acertada combinación de ligereza y robustez que consigue y su versatilidad de uso (se comporta bien tanto cuando está vacía como cuando la llevamos llena) la convierten en una mochila-chaleco verdaderamente resultona.

Los únicos inconvenientes observados van asociados a su falta de impermeabilidad (especialmente con el sudor interno) y a la poca funcionalidad del bolsillo posterior, pero se trata de uno de esos artículos que sacas de paseo más veces de lo que a priori pensarías.


PROS:

1. Sujeción de la carga

2. Transpirabilidad casi perfecta

3. Comodidad


CONTRAS:

1. Bolsillo posterior de difícil acceso y poco útil


POSIBLES MEJORAS:

1. Un bolsillo estanco estaría bien.

PUNTUACIONES

  • Bolsillos exteriores9.0
  • Capacidad8.0 litros
  • Capacidad extendida en litros8.0 litros
  • Compartimentos interiores6.0
  • Comportamiento en carrera9.0
  • Fit cintas9.0
  • Fit cuerpo10.0
  • Hidratación interna0.0
  • Impermeabilidad2.0
  • Portabidones8.0
  • Reflectantes10.0
  • Resistencia / Durabilidad9.0

Comparar con

Shell Race - Kinetik

Vs

buscar