Inov-8 Terraclaw 250

Inov-8 Terraclaw 250
Inov-8 Terraclaw 250
Inov-8 Terraclaw 250
Inov-8 Terraclaw 250
Inov-8 Terraclaw 250
Inov-8 Terraclaw 250

VÍDEO ANÁLISIS



Inov-8 Terraclaw 250

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 11.5
  • Peso (gramos) 270
  • Mesh 105
  • Ancho metatarso(cm) 108
  • Ancho talón(cm) 79
  • Perfil talón(cm) 30
  • P.V.P 139,00 €

Introducción

En 2003, Inov-8 empezó su andadura en la producción de calzado para trail running. Uno de sus rasgos característicos es la suela muy taqueada pensada sobretodo para dar agarre en terrenos grasos, embarrados y húmedos. Son británicos y es lo que se suelen encontrar por esas tierras. Hoy en día, Inov-8 ya no es una marca desconocida para el gran público y es habitual verla en muchas carreras. La marca británica ha sabido ganarse la confianza de muchos corredores, lo que ya da pistas de la calidad de sus productos.
Especializada calzados ligeros que no alteren la biomecánica natural del pie y que permitan y potencien el natural running, Inov-8 nos presentan las Inov-8 Terraclaw 250, las ganadoras del premio ISPO 2015. ¡Casi nada!
Cuando abrimos la caja, nos sorprende su estética y es que nos parece un poco unas zapatillas más urbanas que podríamos llevar en nuestro día a día. Quizá sea por la predominancia del negro. Eso sí, la combinación de colores hace que no pasen desapercibidas. El negro predominante le da un toque sobrio pero el amarillo de la media suela y talón y el diseño de la X azul eléctrico sobre el empeine y por el lateral de la zapatilla le dan el aire mucho más atrevido y deportivo.
Las tomamos en las manos y comprobamos que son muy ligeras y que se flexan fácilmente. Es un modelo flexible pero no blando, con estructura. La verdad es que, a priori, parece que van a dejar que el movimiento de los pies sea el que guíe la zapatilla y no al revés. ¿Nos lo creemos? Vamos a comprobarlo.

Primeras sensaciones

Nos las calzamos y los pies entran fácilmente sin agobios. Damos unos pasos y unos cuantos saltitos para empezar a sentir las zapatillas. La primera sensación es muy cómoda. Las inov-8 Terraclaw 250 usan la horma Standard de la casa, que deja espacio suficiente en la toe box para que los dedos se muevan cómodamente sin notarse comprimidos. Lo segundo que notamos es una sensación de firmeza en la media suela. Los perfiles son bajos y dan la sensación de ir a ras de suelo. Nos notamos muy cómodos y el movimiento es fluido, sin flexiones en lugares extraños. De hecho, que al calzártelas estés cómodo ya es un buen inicio pero hay que llevarlas al monte para ver si realmente cumplen.

Mediasuela

La Inov-8 Terraclaw 250 tiene un drop de 8mm, alejándose de los drops clásicos de la marca, más bajos. De hecho, ya no incorpora el sistema de flechas en el talón para indicar el drop de la misma. Los perfiles son muy bajos y nos da la impresión de ir pegados al suelo. Esto nos da una sensación de control muy buena notando lo que estás pisando sobre todo cuando el terreno permite que los tacos se claven. Otro punto muy positivo y que se añade a lo anterior es la flexibilidad que hace que el pie progrese de forma muy natural flexando donde debe hacerlo. La zapatilla flexiona donde el pie lo necesita y no notamos zonas de flexión extrañas donde no deben estar.
La amortiguación es muy firme, quizá demasiado si corremos por terreno duro, a pesar de que incorpora espuma EVA. Lo notamos sobre todo en la parte trasera donde sufriremos si talonamos en exceso. En la parte delantera no notamos tanta firmeza y entrando de metatarsos es cuando el paso encaja más con la zapatilla.
La media suela incorpora la tecnología DFB (Dynamic Fascia Band), que replica la forma de la fascia plantar impulsando el pie en cada paso para que podamos correr de forma más eficiente y más rápida. Realmente no sentimos ninguna sensación rara de propulsión pero con ellas se va rápido de forma fácil. Son las típicas zapatillas con las que aunque no quieras acaban saliendo tiempos más rápidos de los que pensabas.

Lengüeta

La lengüeta de las Inov-8 Terraclaw 250 sigue la línea del mesh del resto del upper. Es muy fina, sólo un poco más gruesa que el resto del upper y muy amable. Se moldea con facilidad y se adapta al empeine sin problema. A pesar de no ser muy gruesa evita los que los cordones se claven cuando los apretamos fuerte y se mantienen bien en su sitio a pesar de que no está fijada al upper. No incorpora ningún bolsillito para meter el cordón sobrante cosa que no iría nada mal ya que son un poco largos e iríamos más tranquilos cuando pasamos por lugares donde se pueden enganchar.

Sujeción

El tensado de los cordones de las Terraclaw 250 es muy fácil. Estirando los cordones, planos y muy finos, corren fácilmente por los ojales y cierran muy bien el upper sobre el pie. La sujeción se nota sobre todo en el empeine alrededor de la parte media del pie, dejando la parte delantera más suelta y con mucha libertad para los dedos. En los laterales presenta unos nervios muy ligeros que ayudan ligeramente a sujetar el pie dentro de la zapatilla. Con esto se consigue que el upper sea muy suave y sin rigidez. Y si no es necesario, ¿para qué poner ninguna estructura demasiado rígida? En la misma línea, el talón carece de estructura y lo podemos doblar fácilmente con las manos sin mucha fuerza. Esto hace que la sensación sea muy homogénea en cuanto a la sujeción sin partes más encorsetadas que otras. A la altura del tobillo hay un pequeño acolchado que da comodidad y acaba de fijar perfectamente esta zona sin provocar ninguna rozadura.
Las Inov-8 Terraclaw 250 se han mostrado muy estables. Los perfiles tan bajos y la horma ancha hacen que cada pisada sea muy segura sin que el pie se venza hacia ningún lado. Además, a mitad del pie en los laterales parte de la goma de la suela sube un poco para evitar torsiones laterales excesivas. Lo agradecemos cuando corremos por terreno muy irregular lleno de piedras. En las salidas que hemos hecho por el Garraf, donde el terreno es de todo menos amable, se ha notado la ayuda para evitar la torsión excesiva de la zapatilla.

Acabados

Los acabados de estas Inov-8 Terraclaw 250 son excelentes. Todos los termosellados y costuras están cuidados al máximo. En el interior puede verse la costura de los faldones laterales pero en carrera ni se notan y no han dado ningún problema.
Las protecciones son las justas. Inov-8 deja ambos laterales de la zapatilla casi limpios, con un faldón hasta la mitad de las zapatillas que protege de rozaduras laterales. El refuerzo de la puntera sí que es bastante contundente comparado con el resto de la zapatilla. Es un refuerzo de goma que protege los dedos del pie envolviendo también la parte superior del pulgar, que es el que suele recibir mayor impacto cuando nos dedicamos a chutar piedras, sobre todo cuando el cansancio empieza a asomar. En el talón hay una banda vertical de piel que protege un tanto esta zona de posibles roces pero creemos que es más para darle cierta consistencia a esta zona más que a protegerla.
Ya en el interior, la plantilla de 6mm, microagujereada para facilitar la expulsión de sudor, proporciona un extra de amortiguación y envuelve un poquito la planta del pie.

Impermeabilidad / Transpirabilidad

La malla que forma el upper de estas Terraclaw 250 es muy transpirable. Ésta malla permite la entrada de aire fácilmente lo que mantiene nuestro pie fresco, o por lo menos, en los días en los que el sol calienta en exceso, no nos lo cuece. Pero claro, quien algo quiere, algo le cuesta. Como contrapartida a esta transpirabilidad, tenemos una zapatilla nada impermeable. Si llueve, se te mojarán los pies; si cruzas un paso de agua, se te mojarán los pies, si pisas un charco de los grandes en los que hay agua durante varios metros, sí, se te mojarán los pies. En cambio, al tener una buena transpiración y no tener mucho material que pueda retener agua, no pasa mucho rato antes de que la zapatilla vuelva a estar seca. Todo dependerá de qué día haga y sobre qué terreno estemos corriendo.

Suela

El contacto con el suelo Inov-8 lo ha dejado en manos de su suela Terraclaw, del mismo nombre que la zapatilla. Incorpora unos tacos bastante prominentes a lo largo de toda la superficie, bordeando el perímetro para dar mayor estabilidad. Al estar separados unos de otros facilita que el barro se desprenda cuando cruzamos zonas enfangadas. Nos ahorramos el tener que llevar el peso extra y la incomodidad que sentimos cuando se forma el maldito zueco de barro.
Inov-8 incorpora el Dual-C en la suela de sus Terraclaw 250. El origen de esta tecnología está en las gomas de los pies de gato de escalada. La idea de esto es mejorar el agarre sobre todo en terreno mojado. La suela está claramente diferenciada en dos colores, un color negro más duradero en las zonas de mayor impacto y un color azul, con más grip mejorando así la tracción en diferentes superficies.
Probando las Inov-8 Terraclaw 250 en diferentes superficies nos hemos llevado una grata sorpresa por su polivalencia. Si bien hay que decir que donde mejor se desenvuelven es en terreno graso, donde los tacos se clavan muy bien y permiten un agarre y una tracción óptima, hemos podido comprobar que se defienden muy bien en terreno rocoso y en pistas compactadas sin que los tacos te “separen” en exceso del terreno. También han rendido muy bien en terrenos mojados. Cuando el suelo está humedo a primera hora de la mañana y corres por zona sombría con las rocas cubiertas de rocío las Terraclaw 250 mantienen un agarre correcto donde otros modelos han flaqueado.

Durabilidad

En cuestión de durabilidad, la cosa está clara. Tenemos zapatillas para muchos kilómetros. En el upper no se aprecia ningún desgaste significativo y la parte más sacrificada, la suela, se mantiene perfectamente mostrando un poco de desgaste, pero nada que nos haga sospechar una jubilación anticipada.

Conclusiones

En definitiva, la Inov-8 Terraclaw 250 son unas zapatillas ligeras pensadas para corredores que no sean muy pesados y con una buena técnica de pisada. La polivalencia de la suela la hacen apta para multitud de situaciones. Pensadas para terrenos grasos, donde rendirán a tope, en salidas donde el tipo de terreno varíe mucho nos será muy útil su buena adherencia general para no “peligrar” en ninguno de los tramos. Aunque esto depende mucho del corredor pensamos que el kilometraje ideal podría ir hasta el maratón más o menos. A partir de ahí, la firmeza de la mediasuela puede penalizarnos en exceso.

Pros:
- Ligereza y estabilidad.
- Suela con buen agarre en todo tipo de terrenos.
- Permite ritmos vivos.

Contras:
- En terrenos duros la amortiguación se muestra demasiado dura si tu técnica no es buena. Debido a esto no creemos que sea la mejor opción para talonadores extremos .

Comparar con

Terraclaw 250 - Inov-8

Vs

buscar