Haglöfs Shield Jacket

Haglöfs Shield Jacket
Haglöfs Shield Jacket
Haglöfs Shield Jacket
Haglöfs Shield Jacket
Haglöfs Shield Jacket
Haglöfs Shield Jacket
Haglöfs Shield Jacket
Haglöfs Shield Jacket
Haglöfs Shield Jacket
Haglöfs Shield Jacket
Haglöfs Shield Jacket

VÍDEO ANÁLISIS


Haglöfs Shield Jacket

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US M L
  • Peso (gramos) 154 162
  • P.V.P 0,00 €

Introducción

Haglöfs es de estas marcas sobradamente conocidas por los amantes de la montaña. Con más de 100 años de historia, la casa sueca goza de una buena reputación entre los usuarios, ganada a pulso, debido a la calidad de todos sus productos. Des del 2008 los suecos, muy concienciados con el medio ambiente, forman parte de la iniciativa Bluesign. Quizás os suene el nombre, o hayáis leído o visto el logo en alguna que otra etiqueta, pues hay muchas marcas reconocidas adscritas a esta iniciativa, que marca tres directrices claras a las empresas: proteger al consumidor de substancias nocivas; producir innovando, reciclando y respetando al medio ambiente; y no comprometer con esto a la funcionalidad, calidad o diseño del producto.
La marca ha creado la serie Intense, a base de ropa y mochilas muy ligeras y cómodas, de la que forma parte nuestra chaqueta a testar, la Shield Jacket.
Igual que las zapatillas de la marca sueca, nuestra chaqueta es de un solo color, que se mantiene incluso en las cremalleras. Es agradable y suave al tacto, lejos del acartonamiento al que muchas membranas nos tienen acostumbrados. Desde el primer momento se hace evidente su ligereza, pues con sus 154g en talla M la podemos considerar un peso pluma. Más aun cuando nos la ponemos por primera vez, ¡parece que no llevemos nada!

Descripción chaqueta

La construcción de la Shield Jacket es, en acorde con la filosofía medioambiental de Haglöfs, a base de poliéster reciclado al 100%. Encontramos dos tipos de tejido diferenciado: en la parte superior de la espalda y en las axilas, el tejido utilizado es FlexAble, sin membrana cortaviento para favorecer a la transpiración y a la elasticidad. En el resto de la chaqueta, la membrana utilizada por Haglöfs es especial para privar el paso del viento, y según los suecos, muy resistente al paso de agua. Veremos como responde en nuestras pruebas.
Su diseño es simple: con cremallera central; cuello alto pero sin capucha; bolsillo en la espalda y en el pecho y con puños elásticos con agujero para el pulgar. Nos queda holgada, no nos limita ningún movimiento corporal, tanto en el cuerpo como en las mangas, que en su parte exterior tienen una costura de unión, a la altura de los codos, que evita tirones al flexionar los brazos. Los suecos hablan de ellas como “mangas articuladas”, una definición más que acertada.
En ambos lados de la cremallera, en la cintura, encontramos los tensores de la goma que nos cerrará la chaqueta en esta zona. Muy fáciles de manipular, incluso con una mano. El cuello es alto, y en su interior está forrado de tejido de punto, que juntamente con la solapa que cubre la totalidad de la cremallera, nos protege del frío y nos proporciona una grata sensación de confort.
Parece ser que la comodidad a la hora de correr está bien asegurada, así que vamos a aprovechar los días otoñales para comprobar la respuesta en carrera de la Shield Jacket.

Primeras sensaciones en carrera

La comodidad que nos sorprendió al ponernos la chaqueta se mantiene al correr, podríamos llegar a olvidar que la llevamos puesta. Quizás la holgura general de la prenda pueda hacer que nos sintamos “raros”, si somos de los que nos gusta correr con la ropa ajustada, pero la chaqueta es tan ligera y cómoda que, en nuestras salidas, consigue pasar desapercibida.
Al quedar las mangas holgadas, si metemos nuestro pulgar en el agujero previsto para éste, no comprometemos ni la funcionalidad ni el buen fit conseguido. Tampoco si escondemos las manos enteras dentro de las mangas en días fríos.
El cuello ajusta bien, pero nos sorprende no encontrar en él una goma que nos permita poder tensarlo y ajustarlo a la perfección, como el que sí encontramos en la cintura. Haglöfs debería considerar equipar su chaqueta con dicho tensor de cara a siguientes versiones, pues en días fríos con viento lo echamos en falta.
El tejido utilizado en la espalda es elástico, en contraste con el resto de la Shield Jacket, que no se mueve ni un milímetro si tiramos de ella en cualquier dirección. Como hemos comentado, la rigidez de la membrana no nos agobia ni molesta en ninguna situación al correr, gracias a su holgura general.

Impermeabilidad / Transpirabilidad

En la descripción del producto que podemos leer en la web de Haglöfs, nos cuentan que la chaqueta es muy resistente al viento y al agua, además de muy transpirable. Vamos a desgranar estos tres puntos:
Empezaremos hablando de la transpirabilidad. Podemos dividir la chaqueta en dos partes si nos fijamos en su construcción. Por una parte, la membrana que compone gran parte de la Shield Jacket, que no permite el paso de aire en ningún sentido. Siendo así, es inevitable que al sudar empapemos la chaqueta. Por otra parte, en la zona de la espalda, el tejido FlexAble si que nos permite el paso de aire, y nos proporciona una perfecta transpiración.
Por lo que al viento se refiere, cierto es que su resistencia es ejemplar, no podemos reprochar nada a Haglöfs, pues su comportamiento es ideal. En varias ocasiones, le hemos echado en falta una capucha, pues en general la chaqueta priva el paso de aire, pero no en el cuello (recordemos que no tiene tensor en esta zona), entrándonos el viento frío por esta apertura. Como acabamos de contar, tampoco vamos protegidos en la espalda, y esto se nota al correr con el viento a favor (y sin mochila), llegando a pasar frío en alguna ocasión.
Cierta es también la afirmación de que la Shield Jacket es muy resistente al agua. Pudimos comprobarlo en una de nuestras salidas, en la que nos pilló lluvia (y chaparrón) a medio correr. La respuesta de la membrana fue realmente buena, inicialmente soportando y repeliendo el agua. Corriendo con una mochila, la parte en la que la chaqueta quedaba pegada a nuestro cuerpo se empapó, primero en los hombros y después en la zona del pecho, y a partir de aquí corrimos mojados. En la espalda, el tejido transpirable se empapa, absorbiendo y permitiendo al mismo tiempo el paso de agua con mucha facilidad. (Podéis ver en la foto la reacción de la membrana. Pocos segundos después de echarle agua, el interior empezaba a empaparse). Una vez más, en salidas en las que nos coja un poco de lluvia, echaremos en falta la inexistente capucha.

Cremalleras, bolsillos, reflectantes, acabados y extras

Dos son los bolsillos que tiene la chaqueta de Haglöfs. Una en la parte frontal y otra en la espalda. Las dos tienen una buena capacidad, con una apertura generosa que nos facilita el acceso a ellas. Hemos comentado que la chaqueta queda holgada, y esto no va en acorde con los bolsillos de la Shield Jacket, pues cualquier cosa que guardemos en su interior (teléfono móvil, llaves, barritas…) va a rebotar, siendo molesto al correr.
Las tres cremalleras, la general y la de los bolsillos, son del mismo color de la chaqueta. De fácil manipulación, incluso con guantes. No son termoselladas, y mantienen al correr la posición deseada.
Los reflectantes son otro detalle genial de la chaqueta, pes también mantienen el color general de ésta y, como podéis ver en las fotos, sin iluminación pasan desapercibidos. El logo en el pecho y un par de cintas en los codos serán los encargados de darnos visibilidad nocturna.

Plegabilidad

Siempre es útil poder plegar este tipo de chaquetas en ellas mismas. En el caso de la Haglöfs Shield Jacket, el bolsillo diseñado para tal efecto es el que tenemos en el pecho. Con una maniobra muy fácil podemos guardarla en su interior, podéis ver en la foto la medida adquirida, comparándola con un bidón de 600ml. En caso de necesidad se podrá comprimir más, por ejemplo dentro de una mochila.
Si al correr atamos la chaqueta a la cintura, después de perder un poco de tiempo asegurando las mangas para que no nos molesten, su ligereza hará que nos olvidemos de ella.

Durabilidad

Después de varias salidas con la Shield Jacket (también con ésta plegada dentro de la mochila), y de algún que otro paso por la lavadora, no apreciamos ningún signo de fatiga. Las costras, cremalleras y reflectantes siguen como las encontramos el primer día.
Podríamos volver a pegar la etiqueta y pasaría por nueva. ¡Perfecto!

Conclusiones

Así que buenos conocedores de la chaqueta de Haglöfs, podemos contaros que es perfecta para correr en días fríos de otoño, incluso en días moderados de invierno, sin lluvia ni temperaturas muy extremas. Nosotros hemos salido con una primera capa caliente y la chaqueta con el termómetro marcando cinco grados, pero quizás ésta sería la temperatura límite.
Perfecta en todo tipo de salidas con o sin mochila, ya sean entrenos o competiciones, recordando siempre que nos debe gustar correr con prendas holgadas.
Como os contamos en los “contras”, un tensor en el cuello para un ajuste perfecto y una capucha, harían de la Shield Jacket una chaqueta mucho más completa. Desde TRR recomendamos a los suecos que lo valoren de cara a siguientes versiones del modelo.

PROS:
Ligereza (¡150g en talla M!).
Perfecta funcionalidad al cortar el viento.
Durabilidad.
Comodidad.

CONTRAS:
Echamos en falta un tensor para poder ajustar el cuello y una capucha.
Bolsillos poco funcionales, debido al rebote del material en su interior al correr.

PUNTUACIONES

  • Fit cuerpo8.0
  • Fit mangas8.0
  • Cuello7.0
  • Elasticidad4.0
  • Impermeabilidad6.0
  • Corta viento10.0
  • Tranpirabilidad5.0
  • Cremalleras7.0
  • Acabados6.0
  • Bolsillos5.0
  • Reflectantes8.0
  • Gorro0.0
  • Plegabilidad10.0
  • Resistencia / Durabilidad10.0

Comparar con

Shield Jacket - Haglöfs

Vs

buscar