MOUNTAIN RUNNER LIGHT

GRIVEL

DATOS TÉCNICOS

  • Peso 273 gr.
  • Precio 0,00 €
  • Temporada SS16
  • Capacidad 5.0 litros
  • Capacidad extendida en litros 5.0 litros

GALERÍA


CONCLUSIONES

Primeras sensaciones y construcción

No todos los corredores de montaña se habitúan fácilmente al uso de mochilas, no siempre es la opción más cómoda para llevar el material necesario para nuestras sesiones de carrera. La Mountain Runner Light más que de mochila, de lo que tiene forma es de chaleco. De esta forma se facilita la adaptación a nuestro cuerpo y nos da sensación de sujeción importante. Además de este diseño en forma de chaleco, la forma y posibilidades de sus cintas de sujeción hacen que esta mochila sea adecuada para cualquier tipo de corredor, des de los más tirillas a los más fornidos.

En la parte delantera encontramos dos cintas altamente adaptables: por un lado se puede adaptar el agarre y la presión contra el pecho (hasta aquí todo normal, como con todas las mochilas mínimamente decentes), pero también se puede modificar su ubicación en el pecho, más arriba o más abajo.

Por si todo esto fuera poco, para proporcionar aún más adaptabilidad al cuerpo, la Grivel Mountain Runner Light permite la modificación de la altura de sujeción de las asas delanteras. Mediante unos velcros situados a la altura de los hombros se puede realizar esta adaptación. Esto es algo relativamente habitual en mochilas de montaña pero muy poco común entre las mochilas de trail running.

Las primeras sensaciones con la mochila puesta son muy buenas, casi como una segunda piel (ok, tercera si tenemos en cuenta la camiseta,…). También se nota una gran mejora en relación al peso. Si el anterior modelo pesaba más de 500 g este modelo pesa apenas 270 gr. haciendo gala de su nombre “Light”.

 

Introducción

Pocas marcas pueden presumir de tener un bagaje tan extenso en la elaboración de material de montaña como Grivel. Esta marca tiene un largo historial en la elaboración de material de alta calidad para hielo, nieve o roca, y hace poco se han sumado al trail running. Especial atención se prestó en el lanzamiento de su mochila para trail “Grivel Mountain Runner” que resultó ser una opción muy interesante para salidas de larga distancia, pudiendo cargar de forma muy cómoda gran cantidad de peso. Casi como único “contra” se destacó su elevado peso que hacía que no fuera una buena opción para distancias más cortas. En este sentido la marca francesa ha desarrollado la mochila Grivel Mountain Runner Light, en la misma línea que el anterior producto pero centrándose en mejorar el aspecto del peso. Esperemos que esta evidente liposucción a la “Grivel Mountain Runner” no haya supuesto también una perdida entre sus grandes aventajas… ¿Habrán conseguido que la Runner Light mejore a su hermana más pesada? ¿Habrán conseguido crear una mochila adecuada para maratones o distancias más cortas? Vamos a cargarla y a averiguarlo.


REVIEW

Sistemas de hidratación

Sistemas de hidratación

La mochila Grivel Mountain Runner Light ofrece dos posibilidades de sistema de hidratación, una bastante más trabajada que la otra: bolsa de hidratación o porta bidones frontal. Empecemos por la, digamos, menos acertada.

En esta mochila, siguiendo la línea de la anterior Grivel Mountain Runner, solo ofrece la posibilidad de utilizar una bolsa de hidratación. Ahora, será mejor que te busques una de bien pequeñita (1 L.) ya que de otra forma será difícil de encajar en esta mochila. Por otro lado no te esperes ni un bolsillo independiente impermeable para no mojarlo todo con la condensación ni tan siquiera un agujero para poder sacar la manguera de forma cómoda. Tendrás que sacar-la por la cremallera dejando la mochila mal cerrada, eso sí, podrás utilizar los soportes delanteros para que la manguera no moleste y quede bien adaptada a la mochila.

Los dos porta bidones frontales están mucho más trabajados. A pesar que la Mountain Runner Light es una mochila de pequeñas dimensiones los soportes para los bidones son amplios y fuertes pudiendo cargar hasta 1 litro de líquido sin problemas (2x500ml). El agarre con gomas elásticas hace que, aunque llevemos mucho peso en la parte delantera no resulte incómodo su transporte y se adapte perfectamente al cuerpo. El único punto negativo de estos portabidones, y ya os decimos que hay que buscar mucho para encontrar-lo, es que no cuenta con un sistema de acolchado entre los bidones y nuestro cuerpo, por lo que es mucho más cómodo utilizar bidones blandos que bidones tradicionales “duros”.

 

Compartimentos y extras

Compartimentos y extras

Ahora llegamos al punto más fuerte de esta mochila/chaleco: sin exagerar lo más mínimo se puede decir que se aprovecha el 100% de la superficie de la mochila con compartimientos de todo tipo. En la parte posterior cuenta con 2 bolsillos que ocupan la totalidad de la parte trasera formando dos capas. Se abren y cierran respectivamente uno por la parte superior y el otro por el lateral con cremalleras muy resistentes y fácilmente se pueden abrir incluso en carrera. A pesar de ser una mochila con aspecto pequeño, sus tejidos elásticos nos han permitido introducir sin ningún problema: manta térmica, chaqueta impermeable, camiseta térmica, calcetines de recambio, teléfono móvil, pequeño botiquín y unas mallas; lo que viene a ser el material obligatorio para poder correr un ultra. Pero como hemos dicho el 100% de la superficie de la Grivel Mountain Runner Light es aprovechable. En la parte inferior de los dos costados podemos encontrar hasta cuatro compartimientos más: dos de grandes dimensiones con tela elástica y cierre de cremallera, y dos pequeños con cierre de velcro, ubicados uno de cada tipo en cada lateral. En los dos compartimientos grandes laterales, ubicados en lo que viene a ser la riñonada, fácilmente pueden caber comida, geles, botiquín gps o incluso una chaqueta impermeable. Los dos otros compartimientos parecen más pensados para pequeñas cosas que podamos necesitar en cualquier momento de la carrera (¿geles?). Por último en la parte superior de las dos asas delanteras, por encima de los portabidones, encontramos dos compartimientos más con cierre elástico. De nuevo son compartimentos para cosas pequeñas que queramos utilizar de inmediato: geles, comida o, en este caso, ideal para ubicar nuestro reproductor de música.

Como extras, en la Grivel Mountain Runner Light, encontramos uno básico, uno interesante pero mal solucionado, y uno ausente.

El extra básico es el ya clásico silbato que encontramos en casi todas las mochilas.

Como extra muy interesante pero que, a nuestro juicio, hay que mejorar está la malla de gomas traseras. Esta malla, igual que en anterior modelo, se sujeta con clips y es altamente adaptable y muy importante para sujetar bien la carga trasera y dar más sensación de agarre y comodidad. Este tipo de mallas nos parecen una solución muy interesante con múltiples funciones gracias a sus múltiples opciones de sujeción: impermeable, bastones, bidón,… o, pensando más en alpinismo, mapa, piolet,... El único aspecto mejorable de esta malla es que, igual que en el anterior modelo, una vez sujetada con los clips nos limita mucho el acceso y apertura del compartimiento trasero.

Y por último, pero no menos importante, es el extra ausente; ya lo comentamos en el modelo anterior y lo volvemos a decir en este: nos parece un error la no incorporación de un pequeño compartimento impermeable para poder llevar el móvil, dinero, monedero,...

Comportamiento en carrera

Comportamiento en carrera

Su comportamiento en carrera viene a confirmar nuestras primeras sensaciones: se trata de una mochila muy ligera y realmente cómoda. Por suerte, en el mercado actual se pueden encontrar un buen número de mochilas cómodas, pero lo que hace de la Grivel Mountain Runner una mochila excepcional en este sentido es su adaptabilidad al cuerpo. Es por esto que es importante adaptar la altura de las asas delanteras, ya que durante la carrera será complicado de realizar.

Generalmente a con el paso de los kilómetros el cuerpo se va cansando y la incomodidad de llevar mochila también incrementa. Pero con la buena adaptabilidad al cuerpo y el confort de la Mountain Runner ese cansancio o incomodidad o no llega, o lo hace más tarde.

Otro de los aspectos a tener en cuanta respeto al comportamiento en carrera es la transpirabilidad en la parte de la espalda, y más  si se usa durante el verano, como es el caso del test realizado. La malla de la espalda realiza adecuadamente su función y a pesar del sudor hay una buena transpiración. Aun así, para esos corredores que parecen surtidores de sudor se puede llegar a humedecer un poco la parte interior de los bolsillos traseros.

Como ya hemos recalcado en el apartado de compartimentos, la presencia de la malla elástica trasera supone un inconveniente durante la carrera. Esta se sitúa por encima de la cremallera del compartimiento principal trasero dificultándonos el acceso, y más aún mientras corremos. Si queremos acceder a este compartimiento no nos queda otra que parar y desabrochar los ganchos.

Por otro lado, también hemos comentado la gran variabilidad de compartimientos laterales y frontales y su capacidad de carga, por lo que si prevemos que podremos necesitar alguna cosa durante la carrera será mejor ubicarlo en dichos compartimentos. Estos compartimientos laterales y delanteros, a pesar de ir muy llenos, en ningún momento son incómodos durante la carrera.

 

Impermeabilidad

Impermeabilidad

No podía ser todo tan bonito… sin duda estamos ante uno de los aspectos más flojos de esta mochila/chaleco. La Grivel Mountain Runner Light, igual que su predecesora, no tiene ningún tipo de impermeabilidad. És más, teniendo dos compartimientos traseros en vez de tres como la Mountain Runner, pierde aún más la poca impermeabilidad que ya tenía. Sí es cierto que la calidad y acabados de las cremalleras son muy buenos y, si llueve poco por ahí no va a pasar el agua. Pero si llueve fuerte estarás……..mojado.

Resistencia y durabilidad

Resistencia y durabilidad

Estamos hablando de una marca de material de montaña… en este aspecto la Grivel Mountain Runner Light debería de ir sobrada, y así es. Se nota que corre sangre alpinista por las venas de esta mochila/chaleco, se trata de material de muy buena calidad y con muy buenos acabados y con una muy buena resistencia y durabilidad. Si hay que ponerle un pero, este es la presencia de materiales elásticos. Estos, si por un lado nos dan un gran agarre y comodidad, al mismo tiempo se desgastan más rápido que los materiales rígidos (cintas, cuerdas, etc.). En su defensa hay que decir que durante el periodo de prueba (2 meses) no se ha notado desgaste alguno en este sentido.

Conclusiones

Conclusiones

La Grivel Mountain Runner Light es una excelente opción para transportar el material necesario en nuestras sesiones de carrera por la montaña. Aunque parece especialmente pensada para distancias más cortas, incluso podría ser una buena opción para distancias ultra, siempre y cuando te guste correr ligero. Se trata de un material realmente cómodo, con una gran adaptabilidad al cuerpo, con múltiples soluciones y compartimentos, y hasta elegante a la vista. Aunque continúa mostrando algunas de las pequeñas deficiencias que ya se habían notado en el anterior modelo, parece que tomaron buena nota de ciertos aspectos como la ligereza, pero algunas cosas se las dejaron por el camino. 



PROS:

- Comodidad

- Adaptabilidad al cuerpo

- Compartimentos - acabados excelentes

- Durabilidad y resistencia

- Ligereza - accesorios adaptables a cualquier necesidad



CONTRAS:

- Falta de compartimento impermeable

- Mejorable adaptación de la bolsa de hidratación 

- Facilidad de acceso al compartimento trasera

COMPARADOR

Vs.

Autor: Oriol López

TRAILRUNNINGReview