Ferrino Eiger

Ferrino Eiger
Ferrino Eiger
Ferrino Eiger
Ferrino Eiger
Ferrino Eiger
Ferrino Eiger
Ferrino Eiger
Ferrino Eiger
Ferrino Eiger
Ferrino Eiger

VÍDEO ANÁLISIS


Ferrino Eiger

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 115
  • Peso (gramos) 126
  • P.V.P 0,00 €

Introducción

Nos toca, de nuevo, hacer el análisis a unos palos para montaña, los Eiger de la casa Italiana Ferrino.
Ferrino, es una marca italiana con más de 140 años de historia que empezó con la fabricación de materiales para la lluvia en el siglo XIX y fue cogiendo años y bagaje sobretodo con la fabricación de tiendas de campaña. Algunas para ir de verano a la costa italiana, pero, sobretodo, pensadas para la alta montaña o las expediciones más extremas por los sitios más duros del planeta, tanto fríos como con altas temperaturas. En la actualidad es una marca que sigue pensando y apostando en la protección a los elementos exteriores, pero a la vez con una amplia gama de complementos, como son estos palos de trail y trekking que vamos a probar en TRAILRUNNINGReview.
Los palos Eiger son los más minimalistas de la marca Ferrino, con claras intenciones: ligereza, compactabilidad y eficiencia en trailrunning, aunque también puedan ser usados para trekking. Son unos palos muy muy finos, de 4 tramos, con un sistema clásico aunque efectivo de montar y un color dorado muy peculiar.
Podrán unos palos tan finos aguantar las exigencias de un deporte tan duro como el trail running? En TRAILRUNNINGReview nos gusta ser exigentes, así que lo vamos a comprobar.

Primeras sensaciones y descripción

Los Ferrino Eiger son unos palos que vienen en una bolsa bien guardados, una bolsa algo grande y tosca. Pero nuestra sorpresa es que al sacar los palos de esta bolsa, nos encontramos con un producto super fino, tanto en diseño como en su diámetro, con pocos elementos, buscando el minimalismo y el poco peso (80 g). De diámetro 13 mm y altura 125 cm, los Eiger tienen todas las características para ser, seguramente, los palos más ligeros del mercado (en palos de trailrunning de varios tramos). Son unos palos de diseño muy sencillo; con un amarillo dorado que recorre todo el palo y el logotipo de Ferrino en la parte superior, nada más, sin adornos, sin colorines... Todo muy italiano, vamos.
Al tacto son, evidentemente, super livianos, los 126 g de peso se hacen notar (o no notar) en la mano, sobretodo abiertos, es una grata sensación! Nos gusta el sistema sencillo e intuitivo de montaje, con un simple y pequeño cordino, algo muy clásico, la verdad. La empuñadura también es sencilla, con una ergonomía algo justa y un tacto bastante blando. Finalmente, la dragonera sigue la línea fina y liviana de estos Ferrino Eiger, siendo una dragonera muy simple, sin acolchados ni forma ergonómica que, a primera vista, nos da la sensación que no será la dragonera más cómoda del mercado... Aunque para eso habrá que probarlos en carrera!

Experiencia en carrera

Se ha hablado mucho del correr con palos, muchos estudios afirman que nos asegura correr con menos cansancio, con menos acumulación de esfuerzo en piernas y espalda, lo que, a la larga, se convierte en una manera más eficiente de correr, sobretodo en largas distancias. Estos estudios habrá quien se los crea más o menos, pero la verdad es que estamos acostumbrados a ver muchos corredores usar palos de trail en las carreras de larga distancia, desde la maratón hasta la Ultra más larga. Corredores como Luis Alberto Hernando ya no nos los imaginamos sin sus fieles palos, verdad? Incluso se ha podido ver al mismísimo Kilian Jornet alguna que otra vez con ellos... También son usados para las carreras de kilómetro vertical. En este caso más que para evitar cansancio se usan para tener un apoyo extra en los desniveles muy pronunciados. Y cada vez se ven menos corredores sin los palos, debido a la eficiencia que nos dan en este tipo de pruebas.
Los Ferrino Eiger son unos palos pensados sobretodo para larga distancia, su ligereza y buen comportamiento los convierten en el perfecto aliado para nuestras carreras o entrenos largos. Si estamos acostumbrados a correr con palos (hay que pasar un pequeño tiempo de aprendizaje para acostumbrarnos) estos Ferrino Eiger nos permitirán afrontar todas las distancias que queramos sin ningún problema.
En nuestro caso hemos podido comprobar que a medida que los kilómetros avanzaban nuestras sensaciones eran, no mejores, pero sí de menor cansancio en las piernas, podíamos afrontar ese último repechón con un poco más de energía de lo habitual, y ganarle tiempo al crono o kilómetros a nuestros entrenos. Nos ha costado acostumbrarnos a la elasticidad de estos palos, sobretodo en subidas, donde se doblan con facilidad, lo que merma en cuanto al apoyo, pero sí nos da un pequeño tirón hacia adelante cuando el palo deja de doblarse. Es una sensación un poco extraña, a la que rápidamente nos acostumbramos gracias a su comodidad y ligereza.
En los momentos en los que no queremos correr con los palos (ligeras bajadas, tramos con mucha vegetación, etc) los Ferrino Eiger no se hacen molestos, tanto si los llevamos plegados o sin plegar. Gracias a sus 126 gramos, llevarlos en la mano es casi como no llegar nada. Sí que nos cuesta ponérnoslos en carrera, pues la dragonera tan pequeña dificulta que pasemos nuestra mano por dentro con facilidad.
¿Habéis probado de afrontar una subida con muchísimo desnivel con palos? Seguramente es una de las sensaciones más divertidas en el trailrunning (exceptuando las bajadas a ritmos altos, claro!), pues podemos notar como los palos nos ayudan a que nuestra espalda y piernas no sufran tanto el desnivel, lo que no permite afrontar esa subida con mucha facilidad! Si podéis, haced la prueba con y sin palos, veréis qué diferencia hay. Esto sería lo más cercano al kilómetro vertical, esas carreras de casi 5 km con desniveles superiores a los 1000metros... Probamos esto con los
Ferrino Eiger en tramos cercanos a estos desniveles y pudimos comprobar que no son los más adecuados para ello, incluso los desaconsejamos. Esa flexibilidad tan alta a la hora de hacer el apoyo con mucha fuerza no nos permite afrontar esas subidas pronunciadas, incluso nos daba miedo a que el palo se llegara a romper. Así que dejad los Ferrino Eiger para vuestras carreras largas donde, sin duda, va a cumplir a la perfección vuestras exigencias.
De palos para trail y trekking hay de tres famílias, los de un solo tramo y por tanto no desmontables (cada vez con menos usuarios), los extensibles y los de varios tramos. En este caso nos encontramos con unos palos con 4 tramos, algo no tan habitual, pues la norma se sitúa en los 3 tramos.
Lo bueno de tener cuatro tramos de plegado es que cuando están plegados ocupan menos espacio en altura, pero, evidentemente, lo ganamos en anchura. La clave en los Ferrino Eiger? Al ser unos palos tan y tan finos, el plegado es mas o menos igual de ancho que la gran mayoría de palos del mercado.
El sistema de unión de los tramos es mediante un cordino, como no, muy fino que recorre el interior de cada tramo, desde la punta del palo hasta el final de la empuñadura, donde, mediante un nudo y estirando al máximo el cordino conseguimos fijar los palos. Es una forma muy sencilla, super clásica, pero que sorprende gracias a su facilidad y rapidez. En un par de segundos tenemos los Ferrino Eiger listos para correr. Lo mismo pasa a la hora de desplegar los 4 tramos, tan solo sacamos el nudo del seguro y los palos se aflojan. Fácil y rápido!
Para plegarlos tan solo tenemos que recoger cada tramo y nos quedan bien plegados en la mano. Para cerrar los palos los Ferrino Eiger vienen con un velcro en la zona de la dragonera que, por su poca facilidad, sujeción y practicidad, quitamos casi al momento, no es muy útil la verdad, molesta más que facilita... Nuestro truco para llevarlos plegados en mano es de coger los dos palos pero de forma invertida, de manera que las dragoneras quedan en cada extremo. Luego cogemos cada dragonera con un dedo (ver foto debajo) y lo sujetamos. De esta manera los palos no rebotan, quedan sujetos y disponemos de ellos con rapidez.
En carrera el uso del sistema de plegado es muy óptimo, pues podemos disponer de los palos plegados o desplegados con mucha velocidad, casi sin interrupciones. Llevarlos plegados en la mano es bastante cómodo, su poco peso y poco diámetro hace que no sean demasiado molestos de llevar recogidos. El único handicap de llevarlos en la misma mano es que se puede liar un poco los dos palos entre sí, teniendo que jugar un poco con el movimiento de cada uno para separarlos.
Nosotros preferimos llevarlos desplegados, pues podemos ir jugando con ellos, pero eso sí, en zonas de mucha vegetación siempre es aconsejable llevarlos recogidos. No sea que se nos enganchen! Finalmente, lo bueno de tener 4 tramos es que una vez plegados ocupan poco en altura, con lo que nos van a caber en muchas de las mochilas que tengamos, siempre que sean de capacidad generosa en la espalda.

Empuñadura

Siguiendo con la tónica de minimalismo y sencillez, la empuñadura de los Ferrino Eiger no podía ser menos. Es una empuñadura sencilla de poca ergonomia, no tiene una empuñadura con la forma de la mano, o con zonas para el final del puño. Tan solo tiene una leve inclinación para favorecer el agarre y el apoyo en carrera.
La empuñadura es de los Ferrino Eiger es de la clásica espuma. Este material tiene sus ventajas, como son la ligereza, la comodidad y el agarre, aunque si somos de tener manos algo sudorosas, cuando se humedece pierde algo de adherencia. Es una empuñadura corta, algo más corta de lo habitual y que, en determinados tramos, puede resultar algo corta, sobretodo en subidas donde a veces un poco más de altura nos ayuda en determinados apoyos. Pero, por lo general es una empuñadura amable, con la que hacer muchos kilometros, y las horas que eso significa, no se hacen pesados en las manos, sin crear rozaduras, llagas ni molestias.
No podemos decir lo mismo si hablamos de la dragonera. Buscando el minimalismo, en Ferrino han querido hacer una dragonera simple y ligera. Esta sencillez se nota en lo delgada y corta que es. En carrera esta pequeñez nos da una excelente confianza en la sujeción, vamos, que no notaremos movimiento alguno, y la presión que le demos a la dragonera (recordad que la presión no se da a la empuñadura sino a la dragonera) será rápidamente transmitida a los palos. Por contra tanta presión y minimalismo en la dragonera hacen que sea algo molesta si estamos varias horas con ella. Al ser tan delgada y sin ningún tipo de acolchado crea un roce y presión continuos bastante pesado, llegando a molestar si estamos varias horas en carrera. Creemos que una dragonera más ancha o con un poco de acolchado mejoraría con creces la sensación de correr con los Ferrino Eiger

Punta

Los Ferrino Eiger son unos palos orientados tanto al trail running como para el trekking o, incluso el Nordik Walking que tan de moda está últimamente. Es por esto que en Ferrino han dotado a estos palos de dos tipos de punta a los Eiger. La primera es una punta de Vidiam para los terrenos grasos, para la nieve e incluso senderos. Este material super resistente hará que podamos correr días y días sin notar que la punta empiece a notarse con un poco de rozadura. Ésta punta afilada ayuda a que podamos fijar el palo en el suelo sin problemas en la gran mayoría de superficies. Incluso en roca hemos notado un gran agarre!
Finalmente, si vamos a correr muchas distancias por caminos a ritmo más suave, o si haremos tramos con mucho asfalto, los Ferrino Eiger vienen acompañados de un recambio para la punta (de echo es más un tapón protector) mucho más ancho y de caucho. Esto nos permitirá tener una punta más acolchada, con más agarre en asfalto o roca y que evitará que dañemos a la punta de Vidiam.
Como estamos en una web especializada en trail running, nosotros hemos usado en la gran mayoría la punta sin protección, pues intentamos tocar poco el asfalto, evidentemente. Las reacciones de la punta de Vidiam son perfectas para correr por montaña, tanto en tramos compactos como grasos. Así que si veis que vais a coger poco terreno duro, dejad la protección en casa, no la vais a necesitar!
Finalmente, los Ferrino Eiger vienen con un pequeño florín, de unos 4,5 cm de diámetro. Es extraible, pero no hemos visto que haya florines de más diámetro en su web. El florín nos va a ayudar que en terrenos muy grasos, incluso nieve, el palo no se hunda en exceso. Pero también es una pieza muy útil a la hora de proteger los palos en terrenos muy irregulares. La anchura del florín evitará que el palo se pueda colar en alguna brecha entre rocas o raíces y que el palo se quede trabado, incluso que se rompa por la presión del tirón al quedarse enganchado!

Extras

Los Ferrino Eiger son unos palos muy minimalistas, y también lo son sus componentes. De serie viene tan solo con la bolsa exterior para guardarlos. Hemos de decir que la bolsa casi pesa lo mismo que los palos, con lo que el minimalismo lo han dejado en el interior! Eso si, esta bolsa no se nos va a agujerear nunca por la presión de la punta del palo (como nos ha pasado con otras), así que es un detalle a tener en cuenta. La bolsa se cierra con un mosquetón en la parte superior y es de anchura suficiente para no tener que pelearnos con ella y los palos a la hora de guardarlos.

Resistencia y durabilidad

Nosotros, los redactores y testers de TRAILRUNNINGReview probamos el material hasta el final, con muchas horas en la montaña. Pero también leemos, nos informamos, navegamos internet para ver las características del producto e incluso ver las opiniones de otros corredores. Hay que ver si a veces el producto nos falla a nosotros o es una cosa general, o viceversa.
Los Ferrino Eiger son ya un clásico en el mundo de los palos de trail running, con varios años en el mercado y siendo utilizados por muchos corredores. Es por esto que hemos podido leer que a algunos usuarios se les había roto alguna vez uno de los tramos del palo en carrera. Ferrino nos vende los tramos individualmente por un precio que oscila entre los 5 y los 10€, así que seguramente pueda ser algo habitual. De todas formas, a nosotros esto no nos ha ocurrido, y nos parece difícil que se rompan fácilmente. Estamos ante unos palos de Duraluminio, un material de alta tecnología, con mucha resistencia y, sobretodo mucha flexibilidad. Esta flexibilidad ayuda a que sea más difícil que se nos pueda romper, pues siempre va a tener un poco de dificultad para llegar al punto de torsión o rotura. Seguramente se nos pueda romper si sufrimos una caída y nuestro peso acaba encima del palo, o si se engancha en alguna piedra y forzamos demasiado la presión.
A parte de esto, tanto la empuñadura como la dragonera permanecen intactas al uso tras muchos kilómetros corriendo. Así como la punta de Vidiam, que ha aguantado el tute que le hemos dado en carrera.
Sin duda, los Ferrino Eiger son unos palos que nos van a durar mucho tiempo si somos cuidadosos con ellos y si no tenemos algún que otro mal percance... Esperemos que no!

Conclusión

Las conclusiones en los Ferrino Eiger son muy claras, pues tras muchos y largos test creemos que podemos sacar muchas y claras conclusiones.
Pese a ser unos palos super polivalentes, tanto por su ligereza como por practicidad, con los que podremos correr todas las distancias que queramos, creemos que el uso perfecto para estos Eiger son las carreras (o entrenos) de larga distancia, donde va a primar poder usar unos palos cómodos, ligeros y muy compactables. Con ellos hemos afrontado salidas muy largas, pudiendo elegir con comodidad en qué momentos usar los palos y en que momentos plegarlos y llevarlos cómodamente tanto en la mano como en muchas mochilas de trailrunning.
No los aconsejamos para esas carreras o momentos de mucha intensidad y desnivel, pues debido a su altísima flexibilidad no tendremos el agarre y resistencia a nuestro peso que le podemos exigir, por ejemplo, a los palos de un solo tramo y muy rígidos. Así que serán perfectos para un ultra, pero no serían los palos que cogeríamos para un kilómetro vertical o, por ejemplo, un maratón de la exigencia y el desnivel de la Zegama Aizkorri.

PROS
- Ligereza
- Fácil plegado y desplegado
- Su sencillez pero a la vez polivalencia

CONTRAS
- Demasiada elasticidad
- Una dragonera bastante incómoda
- Que el cordino sobrante a la hora de desplegar el palo no tenga un sitio donde guardarse, pues va rebotando todo el rato al correr.

PUNTUACIONES

  • Tramos plegables4.0
  • Sistema plegado10.0
  • Sistema extensión9.0
  • Sistema de fijación7.0
  • Longitud variable
  • Facilidad de transporte9.0
  • Dragonera6.0
  • Empuñadura6.0
  • Comportamiento general8.0
  • Resistencia y durabilidad8.0

Comparar con

Eiger - Ferrino

Vs

buscar