Camp Trail Vest 5

Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5
Camp Trail Vest 5

VÍDEO ANÁLISIS


Camp Trail Vest 5

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US Universal
  • Peso (gramos) 184
  • P.V.P 0,00 €

Introducción

"Pasión, trabajo y simplicidad" es uno de los mottos de C.A.M.P., una marca que lleva desde 1889 y cuatro generaciones surtiendo a los apasionados del deporte outdoor.
Originarios de Premana, llevan la montaña en la sangre y durante los 125 años de historia que acumulan ya a sus espaldas no se han centrado únicamente en hacer bueno lo de que el diseño italiano es de los mejores del mundo sino que siempre han tratado de estar a la vanguardia del I+D.
Esto les ha permitido ganarse una buena y merecida fama en el sector de la escalada y el esquí de montaña y, más recientemente en el trail running.
La C.A.M.P. Trail Vest 5 es, según la describen ellos: “todo lo que necesitas para las cortas escapadas al campo”. La hemos estado usando durante casi dos meses prácticamente como mochila “para todo” y creemos que esa descripción, aunque bastante precisa, no es del todo cierta porque, algo más que la mochila tendremos que llevar puesto, ¿no? Al menos algo de ropa ;-D

Primeras sensaciones y construcción

En la primera aproximación a la C.A.M.P. Trail Vest 5 se producen un cúmulo de sensaciones que hacen difícil destacar una sola.
Muchos empezarían destacando su ligereza (190 gramos declarados, 180 gramos según nuestra báscula) pero los que estén acostumbrados a bregar con este tipo de material, en seguida apreciarán la calidad de los acabados, los materiales y soluciones utilizadas, la sensación de resistencia y durabilidad que transmite, … y, muy probablemente, empezarán a pensar inmediatamente en qué zapatillas cañeras van a ponerse para salir a probarla dándole candela de la buena.
Es una mochila / chaleco de corte relativamente alto que se ha reducido poco menos que a lo imprescindible. Donde mejor se aprecia esta tendencia minimalizadora es en las cintas que son únicamente una capa de rejilla de nylon, sin ningún tipo de acolchado o tejido que las recubra. Esta filosofía se extiende por toda la mochila como iremos viendo más adelante.
La C.A.M.P. Trail Vest 5 tiene un único compartimento en la espalda con capacidad para cinco litros pero con la particularidad de que es inicialmente más pequeño ya que al disponer de dos paneles laterales elásticos se irá expandiendo según lo requiera la carga que depositemos en su interior. Por delante tiene un portabotellas, un bolsillo elástico abierto y otro cerrado y una única cinta de velcro para sujetarla, nada más salvo algunas tiras en las que enganchar otros accesorios.
Tras esta primera inspección rápida no podemos resistirnos a ponérnosla para ver que se siente y la verdad es que la primera sensación no es todo lo buena que esperábamos pero es achacable únicamente a la falta de tuneo del ajuste para adaptarla a nuestra fisionomía y, sobre todo, al hecho de que estaba completamente vacía. Con carga y bien ajustada es como no llevar nada.
Los materiales y los acabados son muy buenos y transmiten una sensación de robustez tremenda que no hace sino incitarnos a retorcerla, darle tirones y, en definitiva, a comprobar si a pesar de ser tan ligera y mínima realmente va a aguantarnos la tralla que tenemos pensado darle.

Sistemas de hidratación

La C.A.M.P. Trail Vest 5 está preparada para tener doble sistema de hidratación: una bolsa en el compartimento trasero y un bidón o botella delantero ubicado en el portabidón del asa izquierda.
La bolsa de hidratación no está incluida pero se podría colgar cualquiera mediante un único velcro central. Nos habría gustado más que tuviera dos velcros para que no cimbreara tanto como lo hacía la que hemos estado usando que, si es pequeña y va con poca carga en la mochila, cimbrea un poco más de la cuenta. El tubo puede salir indistintamente por la parte superior de cualquiera de las dos asas.
El compartimento principal no tiene material aislante que lo proteja del calentamiento exterior ni del calor que pueda generar nuestro cuerpo ya que por la parte posterior únicamente tiene la tela de la mochila y, por la interior, la que queda en contacto con nuestro cuerpo es únicamente la fina capa de tela de nylon como la de las asas y un fino acolchado de PCV que queda sobre la columna vertebral. De cara al aislamiento de la temperatura exterior se nos antoja insuficiente pero al no ir en contacto con el cuerpo y tener una ventilación tan buena, no vamos a recalentarla por nosotros mismos.
El portabidón delantero es bastante alto pero el perímetro no es demasiado grande y aunque alberga sin problemas bidones estándar de 700 mililitros, en marcha cuesta un poco volver a meterlos por lo que hemos encontrado más cómodo los que son un poco más estrechos o incluso las simples botellas de 500 mililitros.
Algo que nos ha gustado mucho es que en el borde superior tiene una goma con una presilla que permite cerrarlo y, como no es de una pieza sino que el último tercio es una especie de apéndice, al cerrarlo agarra muy bien lo que hayamos depositado en su interior. Gracias a eso, se pueden utilizar sin problemas casi cualquier tipo de botella, por fina que sea, lo que le da mucha versatilidad pensando en competiciones ya que podrías ir cogiendo las botellas que den desde la organización sin tener ni siquiera que rellenar el bidón con lo que las paradas desaparecen. También permite que se puedan usar bien las bolsas – botellas que tan de moda se están poniendo y que a medida que van vaciándose, a veces dan problema por salirse de los portabidones.
El acceso es muy fácil y se puede sacar con una única mano porque lo retienen las cintas de ajuste pero al ser únicamente de tela, para volver a guardar la botella, a veces hemos tenido que utilizar las dos manos o hacerlo mirando bien para atinar por la abertura. Lo hemos estado debatiendo con varios compañeros para ver si es mejor este sistema o si sería mejor siendo algo más rígido pero no ha habido un consenso claro. Personalmente nos parece muy buena esta idea ya que si no llevamos botella o bidón es como si no existiera así que creemos que por tener que poner un poco de cuidado al guardarlo de nuevo, no pasa nada.

Compartimentos y extras

El compartimento trasero de la C.A.M.P. Trail Vest 5 es único, sin divisiones ni compartimentos internos y se accede a él mediante una gran abertura superior que queda cerrada con un velcro con forma de trapecio. Éste velcro no permite cerrarlo a cal y canto sino que quedan aberturas a ambos lados pero creemos que es suficiente con ese velcro ya que tienen que ser cosas muy pequeñas y estar muy arriba para que se caiga algo.
Lo que echamos de menos es algún tipo de bolsillo interior, aunque sea uno pequeño o al menos alguna cinta o mosquetón de plástico en el que se pudieran enganchar cosas como una bolsita pequeña. La otra pega es que el velcro, si no queda bien puesto con las dos superficies enfrentadas, puede quedar adherido a algunas de las prendas que guardemos dentro deshilachándolas.
El compartimento trasero, no es de dimensiones fijas sino que puede expandirse hasta los cinco litros de capacidad gracias al tejido elástico que vemos en negro en los laterales.
En el exterior, además del mencionado portabidón del asa izquierda, tiene dos bolsillos en el asa derecha, uno con cremallera y otro abierto con elástico.
El inferior tiene un ancho de casi nueve centímetros de ancho y doce de alto, es del mismo tejido elástico que tiene el compartimento trasero en los laterales y acaba en un elástico de bastante fuerza que evita que se salgan las cosas. Es muy elástico por lo que además de admitir bastante carga, es muy fácil acceder a lo que hayamos puesto dentro. Cuando va vacío del todo, no queda completamente pegado pero nos parece que es buena opción ya que facilita mucho utilizarlo con una única mano. Es un bolsillo que nos ha gustado mucho porque es muy útil pues admite incluso meter pequeñas botellas (rígidas o flexibles) lo que aumenta muchísimo la versatilidad de la C.A.M.P. Trail Vest 5 ya que si la alimentación la llevamos p. ej. en bolsillos de las mallas o pantalones, podemos estar porteando bastante líquido en la parte delantera y podría ser suficiente para salidas de bastante kilómetros.
Por encima de éste hay un segundo bolsillo de catorce centímetros de alto y cierre con cremallera que cierra hacia arriba. También es del mismo tejido elástico pero no admite tanta capacidad y en este caso sí que queda completamente pegado al asa cuando está vacío. El tirador es de plástico y queda en horizontal con lo que no se mueve nada y es de muy fácil acceso a mano desnuda o enguantada.
Además de estos compartimentos, en cada asa hay dos cintas inelásticas a la altura del pecho que al ser tan anchas como las asas y quedar sueltas, permiten colgar cosas de ellas o incluso pasar por dentro prendas como una baga, pañuelo, manguitos, … Nos han parecido de mucha utilidad y sólo se nos ocurre mejorarlas haciéndolas elásticas para que pudieran sujetar las cosas sin que hubiera que hacer un nudo a la prenda.
Por detrás, en cada una de las cuatro esquinas tiene sendas cintas que se pueden usar también para enganchar accesorios o para pasar una goma elástica que permita aumentar la capacidad de carga de la mochila ya que se podría poner alguna prenda grande sujeta con esa goma. No estaría mal que viniera la goma, bien puesta, bien como accesorio adicional porque seguro que muchos se la pondríamos.
En cuanto a los reflectantes, 360º de visibilidad: tira vertical completa en la espalda, también en los laterales, en el frente las dos tiras que van en las asas, … en definitiva, un aspecto muy cuidado. Y, aunque ahora ya lo incluyen casi todas las mochilas, en la cinta de sujeción central incorpora un silbato.

Comportamiento en carrera

Como hemos comentado al principio, la primera impresión al ponernos la C.A.M.P. Trail Vest 5 no fue completamente satisfactoria y nos dio un poco de bajoncete porque pensábamos que iba a ser un poner y listo. Sin embargo, después de tomárnoslo con un poco de calma, estudiar el sistema de sujeción y ajustarla como está mandado ya sí que ha pasado a ser como no llevar nada puesto, tanto cuando estamos parados como cuando vamos volando bajo, vaya llena o vacía.
Las asas no tienen acolchado sino que son únicamente rejilla de nylon y son muy anchas por lo que se ciñen al cuerpo perfectamente pero por la forma que tienen, lo largas que son y por cómo llevan los compartimentos en el inferior, requieren cierto tiempo para ponerla a nuestro gusto.
Para ello hay que jugar con las cintar laterales que tienen doble pasada, es decir, salen del asa hacia la mochila, atraviesan un pasador de plástico y luego vuelven al asa desde donde ya podemos ajustarlas con la típica presilla. Por lo tanto, tenemos que probar no sólo tirando del final de la cinta sino que también hay que ir ajustando el pasador que queda en la espalda para que el asa mantenga la curvatura que mejor se amolde a nuestro cuerpo y que quede a la altura que deseemos y con la apertura que nos guste.
Una vez puesta “en su sitio” (recomendamos revisar los ajustes con la carga que vayamos a llevar por si acaso hay que hacer un poco de ajuste fino), prácticamente nos podemos olvidar de ella y únicamente necesitaremos tocar ligeramente el velcro del pecho en el caso de que la carga haya bajado mucho. En nuestro caso, esto sólo ha sido necesario cuando hemos cambiado el bidón que llevábamos de inicio por una botella de agua normal porque mientras hemos ido con lo que teníamos en la salida, tal como quedó al principio de la salida, así volvió a casa, sin tener que tocar nada en todo el rato.
Como queda bastante alta y envuelve dorsales y pectorales, se puede apretar todo lo que queramos así que va muy bien fijada y no rebota nada ni en vertical ni el horizontal, incluso cuando corremos a toda pastilla o vamos realizando saltos laterales bruscos.
En el tema de la transpirabilidad es impresionante ya que es de las que menos sudor nos ha acumulado, incluso llevándola sin haberla movido ni un milímetro en toda la salida durante días calurosos. Esto es gracias al tejido que hemos comentado al hablar de las asas porque es una simple capa de una rejilla cuadrada de hilo de nylon con lo que la superficie de contacto con nuestro cuerpo es mínima y no tiene posibilidad para retener líquido. Es decir, es como si no hubiera mochila y la retención del sudor es poco más o menos la misma que si fuéramos sin ella.
La parte que queda en contacto con nuestra espalda es del mismo tejido que las asas y, aunque puede parecer poco suave, no hemos tenido ningún problema por rozaduras incluso con camisetas muy finas. De cara a la transpirabilidad, aquí sí que se puede acumular una mínima cantidad de humedad, pero únicamente en la zona central, en la columna vertebral, donde va la protección de PVC. No obstante, es mucho menos de lo que suele ser habitual en otras mochilas que van tan pegadas a la espalda.
El problema que tiene esta tela es que no protege lo que hayamos depositado en el interior de los compartimentos, ni en el trasero ni en los dos delanteros aunque tampoco hemos observado que sea un problema ya que al ser tan transpirable no se llega a acumular gran cantidad de sudor. De hecho, en el bolsillo delantero hemos llevado el teléfono y ha llegado completamente seco.

Impermeabilidad

Aunque el tejido verde es hidrófugo y mantiene cierta impermeabilidad, no podemos considerar que la C.A.M.P. Trail Vest 5 sea una mochila impermeable ya que el tejido elástico negro deja pasar el agua con bastante facilidad y la rejilla de nylon no opone resistencia alguna.
Cuando nos ha llovido, la carga interior ha acabado mojada bastante rápido pero cuando hemos tenido niebla meona o ante el relente de las últimas o primeras horas del día, se han salvado perfectamente los muebles porque el agua se posa encima del tejido y no cala, sino que va deslizando hacia abajo, penetrando muy poco hacia dentro.
No obstante, por si acaso, siempre que hemos tenido que llevar algo que hubiera que proteger de la humedad, por si acaso, siempre lo hemos metido dentro de una bolsa estanca o de neopreno.

Resistencia y durabilidad

Lo hemos dicho varias veces a lo largo de la prueba y no nos cansamos de destacarlo: la C.A.M.P. Trail Vest 5 es mucho más resistente y durable de lo que podría pensarse en un primero momento.
El material principal, todo lo que vemos en verde es Nylon RipStop 230D que, a pesar de ser muy finito, resiste muy bien ante las rozaduras y enganchones que pueda sufrir y, de hecho, tras esos casi dos meses de pruebas está como el primer día a pesar de que se ha llevado un par de caídas y unas buenas dosis de roces con matorrales y ramas.
Las zonas negras del tejido elástico son algo menos resistente y más proclives a los enganchones y, al estar en los laterales, sí que sufren en esas caídas o pueden llevarse tirones de las ramas pero al ser bastante tupido no es tan sencillo que quede enganchado y, en cualquier caso, tampoco es especialmente endeble y mantiene bien el tipo.
En cuanto a las cintas y, sobre todo, las costuras, a pesar de tener una apariencia sencilla, están perfectas, como si estuviera nueva a pesar de haberla probado con cargas en las que parecía que la mochila iba a explotar.

Conclusiones

C.A.M.P. dice que la Trail Vest 5 es lo único que necesitamos para las pequeñas escapadas al monte y la verdad es que es una gran forma para describir cuál es el objetivo y uso principal de esta mochila / chaleco.
Francamente minimalista, con lo justo para llevar lo imprescindible en salidas no excesivamente largas, tiradas en las que no requiramos llevar mucho equipaje o competiciones donde queramos apurar al máximo para poder ir casi como si no lleváramos mochila. Para este uso competitivo le vemos muchísima utilidad, sobre todo para pruebas hasta los 40-50 Km. en las que no nos es suficiente con una riñonera por lo que queremos portear (obligatorio o no).
Tremendamente ligera, una vez ajustada a nuestra fisionomía y a la carga que vamos a llevar, es como no tener nada puesto porque va mimetizada con nuestro cuerpo, casi ni se mueve y no supone apenas incremento de la sudoración.

- PROs: Ligereza, Resistencia, Durabilidad, Transpirabilidad.

- CONtras: Un único compartimento posterior sin compartimentos interiores, Diámetro del portabidón delantero algo escaso.

PUNTUACIONES

  • Bolsillos exteriores7.0
  • Capacidad5.0 litros
  • Compartimentos interiores6.0
  • Comportamiento en carrera9.0
  • Fit cintas7.0
  • Fit cuerpo8.0
  • Hidratación interna7.0
  • Impermeabilidad6.0
  • Portabidones7.0
  • Reflectantes9.0
  • Resistencia / Durabilidad9.0

Comparar con

Trail Vest 5 - Camp

Vs

buscar