Camp Trail Vest Light

Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light
Camp Trail Vest Light

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US M
  • Peso (gramos) 322
  • P.V.P 99,95 €

Introducción

Desde Premana, en la preciosa región de Lombardía, la empresa Concezioni Articoli Montagna Premana, más conocida por CAMP, lleva más de un siglo desarrollando equipamiento de calidad para el heroico montañismo que se comenzaba a realizar a finales del XIX y principios del XX. Desde entonces ha seguido avanzando, siempre posicionada bien alta en este segmento; hoy día, la cuarta generación familiar lleva las riendas del negocio con una estrategia basada sobre todo en el I+D en todo aquello que fabrican, lo que les ha reportado una buena reputación en la escalada y el esquí de montaña y empezando a hacer acto de presencia en el mundo del Trail Running (básicamente a través de bastones y mochilas).
Hoy tenemos entre manos la nueva versión de la Camp Trail Vest Light, una mochila de 10 L, que mantiene las mismas características –a excepción del color- que su predecesora (ya analizada en TRAILRUNNINGReview), ya que si algo funciona bien, por qué se va a cambiar, ¿no?.
La casa italiana nos la propone como mochila para ultra trail o salidas bien largas por montaña, asegurando que podremos transportar todo lo necesario para un largo día ahí fuera. A juzgar por su capacidad, parece que sí podremos llevar muchas cosas, pero para saber con exactitud cómo se comporta en nuestras salidas, solamente existe una manera… ¡Sí, sí…, justo esa!

Primeras sensaciones y construcción

La Camp Trail Vest Light reclama rápidamente nuestra atención por las cintas del pecho -construidas con rejilla muy transpirable de bordes cosidos-, por llevar los portabidones delanteros más bien bajos y, por último, por la forma de pirámide invertida que posee la zona trasera, mucho más amplia por arriba que por la zona inferior. Tiene el aspecto de un chaleco de hidratación enorme más que de una mochila y los 10 L de capacidad nos indican que podremos hacer tiradas largas llevando casi todo lo que queramos. Multitud de bolsillos de fácil acceso nos sugieren (a priori) que la Camp Trail Vest Light no ha perdido en absoluto ni la esencia ni la forma de su antecesora y que la mente pensante que está detrás de este modelo es un corredor de larga distancia…Al ponernos la mochila ésta se acopla bien a nuestro contorno y la acabamos de ajustar a través de las dos cintas que unen las asas laterales a través de un cierre cómodo y rápido de utilizar. Su apariencia de “mochila grande” engaña la báscula ya que la para en los 322 gramos, peso nada desdeñable si tenemos en cuenta la gran capacidad de porteo. Si no se está acostumbrado a unos portabidones delanteros tan bajos, la primera sensación podrá ser rara, pero todo es acostumbrarse.
Las cintas delanteras son ajustables en distancia, para lograr así la sujeción idónea de cada uno. Además, la unión de la mochila por debajo de los brazos es a través de gomas elásticas, que proporcionan un ajuste a primera vista más cómodo.
No obstante, recomendamos probar las diferentes tallas (desde la S a la L), ya que en nuestro caso nos encajaba mejor la M, cuando desde siempre hemos gastado la talla L en todas la mochilas…La Camp Trail Vest Light está fabricada en nylon ripstop súper ligero con tratamiento que incrementa su duración. Las asas frontales y todo el respaldo están hechas con una rejilla fina y muy perforada, con lo que la transpiración de estas zonas parece asegurada, en detrimento lógicamente de la impermeabilidad.
La funcionalidad de esta mochila vislumbra que tendremos a mano, sin necesidad de quitárnosla, un montón de elementos como reserva energética, líquido, guantes, badanas, frontal, bastones y un largo “etc” de cosas accesibles sin detenernos.

Sistemas de hidratación

La Camp Trail Vest Light incorpora dos sistemas de hidratación compatibles entre sí:

-Un gran bolsillo trasero para una bolsa de hidratación de hasta 3 litros (ésta deberá adquirirse aparte). El tubo de la bolsa podrá deslizarse por la zona superior de la hombrera (izquierda o derecha) o por la inferior, sistema no muy común con el que la marca pretende que tengamos mayores posibilidades en cuanto a confort se refiere. La bolsa (que queda fijada a través de un velcro) irá casi en contacto con la espalda separada solamente por la suave rejilla transpirable, con lo que el calor que generamos al correr se transfiere al líquido; y viceversa, con lo que si el líquido está muy frío puede que llegue a molestarnos la espalda (especialmente en carreras que de lata montaña que comienzan a media noche, donde a esas horas el aire que corre es fresco).

-Por otra parte, en las correas delanteras o asas, la Camp Trail Vest Light incorpora dos grandes bolsillos para alojar portabidones de hasta 800 ml aproximadamente. Éstos van situados en la parte baja de las tiras y podemos ajustar el bidón gracias a un elástico con cierre de tanca. En lugar de los bidones podemos alojar cualquier otro elemento que consideremos, ya que cerrados funcionan como auténticos bolsillos. El acceso a las botellas es directo y muy fácil sin necesidad de detener la marcha, aunque si los bidones no llevan largas pipetas deberemos sacarlos para hidratarnos.
Si optamos por prescindir de la bolsa de hidratación ampliaremos considerablemente el espacio de carga trasera de la mochila.

Compartimentos y extras

La Camp Trail Vest Light dispone de compartimentos y bolsillos varios que desgranamos a continuación por zonas:

Zona trasera:
Encontramos aquí el compartimento principal al que accederemos abriendo su larga cremallera que lo recorre de arriba abajo; es el sistema “Back Door”, que permite acceder de inmediato al interior de la mochila sin necesidad de tener que retirar aquello que se encuentre en la parte superior. Abierta la mochila todo lo que carguemos estará en posición horizontal, de manera que veremos al instante lo que estamos buscando, sin necesidad de revolver todo el contenido.
Dentro de este compartimento veremos en la parte superior dos bolsillos independientes e invertidos, con una solapa de velcro que cierra con mucha determinación. Aquí podremos alojar cosas importantes como documentación, tarjeta de crédito o dinero.
Entre compartimento principal y el respaldo, tenemos el gran bolsillo donde alojar la bolsa de hidratación, cuya gran obertura nos permitirá meter/sacar la bolsa con suma rapidez. La base de este bolsillo es de rejilla para que cualquier líquido que se derrame pueda filtrarse rápidamente fuera de la mochila.

Zona frontal:
En las correas frontales tenemos los dos portabidones con una capacidad notable, pudiendo transportar bidones rígidos (o blandos) de hasta 800 ml. Los portabidones van situados en la parte inferior de las correas, con lo que nos ha molestado al correr en aquellas subidas prominentes en donde hemos tenido que apoyar las manos en los cuádriceps. Para aquellos acostumbrados a llevar el peso del líquido más arriba, puede que la sensación sea rara e incluso habrá quien le cueste acostumbrarse del todo.
La base de estos bolsillos es también de rejilla para que cualquier líquido (o contenido de geles) que se derrame pueda filtrarse rápidamente fuera de la mochila.
Por encima de cada portabidón encontramos un bolsillo con cremallera, ideal para portear geles, barritas, pastillas de sales o cualquier reserva energética, cuyo acceso es más que fácil.

Zona de los laterales:
En esta parte tenemos un bolsillo con cremallera por debajo de cada portabidón, con bastante capacidad como para transportar elementos con más volumen que barritas, tales como guantes, badanas, frontal o móviles.
Excepto el gran compartimento posterior (donde deberemos quitarnos la mochila para acceder a su contenido), el resto de bolsillos descritos están al alcance de nuestra mano, pudiendo manipular su contenido en carrera. Todo un acierto en este sentido, ya que no nos obliga a contorsionar el cuerpo o dislocarnos el hombro para acceder a la mayoría de bolsillos.


En cuanto a llevar los bastones, la Camp Trail Vest Light nos permite llevarlos de ¡3 maneras distintas!

- En vertical, situados en el lateral derecho de la mochila: los podemos sacar sin quitarnos la mochila, estirando de las gomas elásticas que hay para sujetarlos y que cierran con pasador de plástico. Para volver a colocarlos, sí deberemos quitárnosla. Efecto rebote: casi inexistente.

- En horizontal, situados en la zona inferior de la mochila: los podemos sacar y meter sin quitárnosla. En esta posición, meteremos los palos en una especie de bolsa de rejilla que hace las veces de sujeción (nos recuerda a la típica bolsita que algunas organizaciones dan para guardar residuos, como los envoltorios de barritas), tal y como se aprecian en las fotos. Efecto rebote: se dejan notar bastante.

- Pero hay más: si los bastones son de un tramo (que no se pueden plegar) los podremos llevar verticalmente para que al correr evitemos molestar a otros corredores o chocar con la vegetación. Para ello utilizaremos la bolsa de rejilla por un lado y, por el otro, sujetaremos los bastones con una goma elástica roja que se encuentra en la parte superior de la mochila. En esta situación también los podremos sacar y meter sin quitárnosla. Efecto rebote: digamos que a camino entre las dos opciones anteriores. Para poder utilizar esta bolsa de rejilla no importa el tamaño de la empuñadura de los palos, ya que con un poquito de pericia caben a la perfección.


Los pequeños reflectantes van situados en los tiradores de los bolsillos y son suficientes para darnos algo de visibilidad en condiciones de poca luminosidad.

Comportamiento en carrera

Correr con la Camp Trail Vest Light es verdaderamente cómodo. El acceso tan fácil a la mayoría de los bolsillos es un activo a tener en cuenta especialmente para los corredores populares. No obstante, al principio de las salidas llevando a tope los bidones delanteros más la bolsa de hidratación, hemos podido constatar que el peso global (al que habría que sumarle el resto de material) es demasiado rotundo para la constitución y cuerpo de la mochila, haciendo que pierda un tanto la sujeción general como consecuencia del balanceo de los sistemas de hidratación: es decir, tenemos la sensación que tiene una estructura insuficiente como para poder cargar hasta el tope la capacidad total que nos propone sin perder sus cualidades; pero este problema se convierte en anécdota a medida que vamos vaciando líquido. Quizá por costumbre o comodidad, nosotros encontramos más beneficioso utilizar, solamente, los bidones delanteros. Y en todo caso, aunque la marca nos ofrezca dos sistemas de hidratación, no estamos obligados a utilizarlos conjuntamente.
La rejilla que va en contacto con la espalda transpira bastante bien; interesante además que en esta zona hay un tira ancha y consistente que recorre el respaldo de arriba a abajo, dando mucha consistencia al cuerpo del chaleco.
Pero seguimos notando el mismo inconveniente de su predecesora y que ya advertimos en su momento: si llevamos el bolsillo principal lleno pero el compartimento para la bolsa de hidratación vacío, notamos un balanceo tan contundente como para convertirse en molestia rápidamente. La solución viene de mantener -en la medida de lo posible- la bolsa de hidratación llena o, en su caso, prescindir de la mencionada bolsa y repartir la carga entre los dos compartimentos.
Los cierres pectorales se pueden abrir muy rápido gracias al sistema de hebillas EZ OP, que son las pequeñas palancas rojas que al estirar de ellas, abren el cierre. Ayudan de mucho cuando por el frío tenemos los dedos "dormidos", e incluso son muy fácilmente manipulables con guantes.

Impermeabilidad

La Camp Trail Vest Light lleva incorporado un tratamiento repelente al agua pero solo en las zonas de tela, no en las de rejilla; la consecuencia es que a pesar de la tela (que verdaderamente aguanta bastante bien un fina cortina de agua e incluso el carro de la cremallera del compartimento principal sea termosellado), la parte de rejilla permitirá filtrar la humedad o el agua de la lluvia de inmediato. No acabamos de entender del todo este extremo y en todo caso deberemos meter las cosas que no queramos que se mojen en bolsas estancas.
Lo que está más resguardado del agua de la lluvia son los dos bolsillos internos dentro del compartimento principal, aunque no escapen del agua si la lluvia es potente y prolongada en el tiempo.

Resistencia y durabilidad

El revestimiento de nailon ripstop ultraligero de la Camp Trail Vest Light se hace notar en casi toda la mochila; la estética general del chaleco puede inducir, erróneamente, a creer que es un producto débil o propenso a romperse con las primeras de cambio, pero después de los meses de prueba podemos concluir que supera la valoración de esta sección con nota bastante alta. Solamente observamos un pequeño corte en la tela interior que separa los compartimentos de la zona trasera, debido seguramente a una de las caídas sufridas durante los tests. No obstante, y gracias al ripstop, el desgarre no ha ido a más.

Conclusiones

La Camp Trail Vest Light tiene capacidad de sobras para llevar con nosotros todo lo que podamos necesitar en nuestras salidas más largas, ya sean entrenamientos o carreras de distancia ultra, que es donde le sacaremos el máximo partido; para distancias más cortas optaremos por otras mochilas con menor volumen. No la veremos en la espalda de la élite, puesto que está destinada al grosor del pelotón popular, donde la mayoría “camina más que corre” y priman factores como funcionalidad y versatilidad sobre ligereza y minimalismo. A tener en cuenta el sistema de transporte de bastones que nos permiten varias maneras de llevarlos además de quitárnoslos sin detener la marcha, todo ello en pro de nuestra comodidad. Funciona especialmente en climas cálidos gracias a la gran transpirabilidad que proporciona la rejilla de la espalda.
En definitiva, CAMP pone a nuestra disposición un gran chaleco preparado para hacernos más fáciles las salidas largas –muy largas- por la montaña.

PROS:
+ Capacidad de carga muy alta
+ Ligereza, a pesar del tamaño
+ Transpirabilidad

CONTRAS:
- El tratamiento de repelencia al agua pierde efectividad si no recubre en la totalidad de la mochila
- La ubicación de los bidones puede molestar en subidas prominentes donde realizamos apoyo de las manos en los cuádriceps
- Debe escogerse bien el reparto del peso para evitar balanceos
- Que no vengan bidones o bolsa de hidratación con la mochila (Aunque eso permite ofrecer un precio menor y que cada uno elija el sistema que más le guste)

PUNTUACIONES

  • Bolsillos exteriores9.0
  • Capacidad9.0 litros
  • Capacidad extendida en litros10.0 litros
  • Compartimentos interiores8.0
  • Comportamiento en carrera7.0
  • Fit cintas7.0
  • Fit cuerpo8.0
  • Hidratación interna8.0
  • Impermeabilidad5.0
  • Portabidones7.0
  • Reflectantes4.0
  • Resistencia / Durabilidad8.0

Comparar con

Trail Vest Light - Camp

Vs

buscar