Camelbak Nano

Producto finalista por los editores en los Premios TRR
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano
Camelbak Nano

VÍDEO ANÁLISIS


Camelbak Nano

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US M L
  • Peso (gramos) 222 230
  • P.V.P 99,99 €

Introducción

La marca americana Camelbak, marca más que reconocida en la fabricación de mochilas de hidratación para diferentes deportes outdoor incluido el trail running, nos presenta su nuevo modelo Nano, modelo estilo chaleco pensado para cortas y medias distancias, distancias que requieren transportar poca equipación ya que el espacio de carga es de 3 litros. Para afrontar la ultra distancia o salidas donde se necesita mayor capacidad de carga, Camelbak dispone de otros modelos como el Ultra Pro Vest o la Ultra 10 Vest, con más capacidad.  

El modelo Camelbak Nano forma parte de la renovación de mochilas destinadas al trail running que está realizando la marca americana para mantenerse como marca de referencia en este deporte. Esta mochila incorpora un sistema muy funcional y rápido para llevar los palos, un tejido muy transpirable y sin costuras que nos permite usarla sin llevar una camiseta debajo y el sistema de hidratación frontal a través de 2 bidones blandos. Veamos cómo se ha comportado y que opinión nos merece.

Primeras sensaciones y construcción

La mochila Camelbak Nano es una mochila estilo chaleco pensada para los corredores de trail running que buscan una mochila ligera (150grs. Aprox.) y de poca capacidad para corta y media distancia, o bien, por lo que he podido comprobar,  para competiciones de larga distancia donde se requiera un material mínimo. La Nano es una mochila con poca capacidad de carga, 3 litros, lo suficiente para llevar un par de prendas, comida, teléfono, llaves, los bastones y un litro de capacidad de hidratación. En casi toda la mochila encontramos bolsillos de diferentes tamaños junto con el sistema de hidratación ubicado en la parte delantera. Los únicos que nos creaban un poco de incertidumbre sobre si iban a sujetar bien la carga son los que quedan en la parte lateral pero solo probarla vimos que no nos teníamos que preocupar. Observando el cuerpo trasero, pudimos comprobar que no estaba diseñada para poder introducir bolsa de hidratación, diferencia de esta modelo con otros de la marca. Todo y esto, ya de entrada, la mochila Nano nos ha dado la impresión de ser un producto de calidad, muy bien pensado y funcional que nos va a hacer olvidar este detalle.

La Camelbak Nano se comercializa en dos colores diferentes: negra con detalles azules o roja con detalles blancos, y en 3 tallas diferentes: S, M y L con tallaje americano, es decir, que la L equivale a una XL europea. Es una mochila que no diferencia sexos, es decir, es el mismo modelo para ambos sexos.

La mochila Camelbak Nano está hecha de Nylon 70D superligero y duradero, con malla 3D Poly exclusiva de Camelbak en toda la cara interior de la misma para ofrecer la máxima ventilación en todas las zonas. Esta malla 3D, además de ser muy agradable al tacto, es ondulada en forma vertical con la finalidad de evitar el deslizamiento del sudor hacia la parte baja de la espalda. Además de frenar el sudor, lo absorbe y lo envía hacia las capas exteriores para mantener la espalda lo más seca posible. Estas ondulaciones son de un tamaño considerable y entre las mismas se originan unos grandes orificios que permiten una buena ventilación para facilitar la evaporación del sudor y evitar el exceso de calor en la zona de apoyo de la mochila.

Ya des del primer momento, podemos comprobar que la Camelbak Nano se ajusta a la perfección a nuestro cuerpo dejando libre toda la zona lumbar para permitirnos realizar cualquier movimiento con naturalidad. En la parte frontal hay dos correas de esternón ajustables tanto en altura como en anchura para ajustarla correctamente. Esta correas se sujetan en la parte central a través de unas hebillas de plástico de fácil y rápido cierre/apertura que nos van a permitir realizar estas acciones también en carrera.

El tejido usado para realizar el ribete que abarca todo el contorno de la mochila Camelbak Nano es de un tacto muy suave y sin relieve en las costuras para poder usarse sin camiseta en épocas de calor. 

Sistemas de hidratación

La mochila chaleco Camelbak Nano solo lleva el sistema de hidratación en la parte delantera. A diferencia de los otros modelos de la marca, no nos permite llevar bolsa de hidratación en la parte trasera, solo nos permite llevar dos bidones blandos en la parte delantera, uno en cada tirante. Al comprarla, la mochila ya viene con dos bidones blandos de 0,5 litros pero los bolsillos donde van ubicados nos permiten poner bidones de mayor capacidad. Hemos llegado a poner bidones de otra marca de 750ml. y entran perfectamente.

La zona interior de los bolsillos son de la malla 3D pero la parte exterior es de nylon 70D en casi su totalidad para proporcionarnos resistencia y ligereza, salvo una franja alargada, que abarca toda su parte inferior, de tejido de rejilla elástico para permitir que éstos se ajusten al bidón, además de permitir que haya ventilación y que salga el sudor. En la boca de los bolsillos donde van ubicados los bidones de la Camelbak Nano hay una goma elástica con pasador para poder cerrar la apertura evitando la caída de los bidones y ayudando en la sujeción de los mismos para evitar el movimiento interior. El ajuste al bidón es bueno y consiguen hacer que los bidones no bailen en su interior, ya estén llenos o casi vacíos, momento en el que más acostumbran a moverse en su interior. Al ser elásticos y al tener una boca de gran tamaño, podemos introducir los bidones llenos con facilidad rapidez, incluso cuando están mojados después de haberlos rellenado con prisas en carrera. Con esta mochila se puede acceder a los bidones de varias maneras diferentes según el momento de carrera. Se puede aflojar la goma, abrir bien el bolsillo, sacar el bidón completamente, beber, volverlo a introducir y cerrar el bolsillo, también se puede aflojar el bolsillo, sacar parcialmente el bidón acercando la cara al mismo para aligerar la acción, o bien, la más rápida de todas, empujar todo el bolsillo para arriba sin abrir el bolsillo, siempre y cuando la boquilla sobresalga del mismo, cosa que no pasa cuando el bidón está casi vacío, acercar la cara y beber.    

Los bidones de la Camelbak Nano son de la propia marca Camelbak, garantía de calidad ya que el plástico es muy duradero, manejable y no coge sabores de las sales que solemos introducir. Además, el bidón es rugoso para evitar que nos resbale cuando está mojado o durante la marcha y con una boca de gran tamaño para poder introducir la bebida y las pastillas de las sales con facilidad. La boquilla del bidón lleva 2 sistemas para evitar que nos pierda líquido, encontramos el cierre típico que tienes que abrir con los dientes o labios para abrir el orificio de salida y otro justo por debajo que permite regular el caudal de salida, pudiéndose cerrar totalmente también. Este último sistema es fácil de usar pero solo te entretienes a regularlo cuando vas tranquilo y con un terreno poco accidentado. Normalmente no regulas, o abres totalmente o cierras totalmente porque siempre lo acostumbras a hacer sin mirar. Eso sí, cuando está bien cerrado, los bidones no pierden líquido por ningún lado.

Compartimentos y extras

La mochila Camelbak Nano por lo ligera y minimalista que es, tiene bastantes compartimentos.

En la parte delantera, además de encontrarnos los bolsillos de los bidones que ocupan gran parte de los tirantes, encima de éstos hay ubicados otros dos bolsillos de tamaño medio, uno en cada lado. El del tirante izquierdo, con cierre de cremallera y elaborado con el Nylon 70D, tejido resistente al agua y a los enganchones, nos sirve para poder guardar las cosas de valor como las llaves y el teléfono, en cambio, el del tirante derecho es con tejido de rejilla elástico, con cierre de solapa y con lengüeta para facilitar su apertura, nos va muy bien para guardar geles, barritas o los envoltorios de los productos que vayamos consumiendo. A éstos se accede con suma facilidad en carrera.

En la zona baja de los tirantes, justo debajo de los bolsillos de los bidones, encontramos dos grandes bolsillos superpuestos por cada tirante que finalizan donde empieza el cuerpo trasero de la mochila. Éstos son de tejido de rejilla elástica, con la apertura en la parte superior, y nos permiten llevar comida o piezas de ropa de tamaño pequeño que necesitemos tener al alcance de las manos ya que a éstos se puede acceder durante la marcha con la mano del mismo lado o con la mano contraria, dependiendo de cómo mejor nos vaya y sin necesidad de descolgarnos la Camelbak Nano. Comentar que estos sujetan bien si la mochila está puesta ya que la propia tensión del tejido elástico sujeta la carga pero, si la descolgamos por algún motivo, tendremos que vigilar que no nos caiga algo ya que las aperturas son de gran tamaño y el tejido queda holgado. 

En la parte trasera de la mochila Camelbak Nano encontramos dos bolsillos, uno grande que ocupa toda la zona trasera y otro de pequeño en la zona exterior central baja. El primero lleva la parte exterior de tejido de rejilla elástica para poder poner la mayor parte de la carga y que ésta quede bien sujeta, y dispone de dos aperturas en los laterales de la parte alta, característica que nos permite entrar y sacar las prendas con rapidez y evitar que se salgan e, incluso, poder llevar alguna prenda adicional cruzada ya que ésta queda bien sujeta.  En cambio, el segundo, es pequeño para poder poner algo de tamaño reducido o el extremo de los bastones si salimos a correr con ellos. Este bolsillo está elaborado con Nylon 70D, tejido muy resistente, y forma parte del sistema para llevar los bastones ya que es éste el que va a aguantar el peso de los mismos. El sistema porta-bastones es muy cómodo y funcional. En la parte superior encontramos dos asas de Nylon 70D en cada lateral que sirven para sujetar los bastones, uno en cada lado, junto con el bolsillo que acabo de comentar, quedando bien sujetos en forma de V  sin causar molestia alguna a la hora de movernos. Este sistema nos permite coger y guardarlos con rapidez durante la marcha, eso sí, para guardarlos tendremos que descolgar la mochila.    

Comportamiento en carrera

El comportamiento en carrera de la Camelbak Nano es excelente ya que es muy ventilada y transpirable pudiéndose usar en cualquier época del año. Al ser tan transpirable debido a que casi en su totalidad es tejido de rejilla o malla 3D, hace que no cree la sensación de acumulación de calor en la zona provocando una sudoración extra. También comentar que el ajuste y el acceso a los bolsillos donde tenemos todo lo que necesitamos más a mano es muy cómodo y rápido. El acceso a los bastones durante la marcha se realiza con mucha rapidez sin necesidad de descolgarnos la mochila debido a que se pueden coger por encima los hombros. La cosa cambia a la hora de guardarlos ya que es necesario quitárnosla pero igualmente la acción se puede realizar de una manera muy rápida. Todo y llevar el bolsillo trasero lleno, los bastones se pueden colocar fácilmente y no provocan que la carga sobresalga por la parte interior.

El ajuste de la mochila Nano cargada, inclusive los bidones blandos llenos,  es bueno, mantiene el equilibrio y el movimiento es mínimo. Este movimiento también depende del ajuste que hayamos realizado antes de salir. Comentar que las correas del esternón son fáciles de regular y de apretar pero, en su contra, decir que se aflojan con facilidad. Para evitar tener que estar constantemente regulándolas, se hace un nudo a la correa donde queramos fijar la anchura y problema solucionado. La acción de poner y sacarnos la mochila junto con el sistema de atado de correas pectorales es muy rápido y sencillo, hecho que nos permitirá realizarlo en muy poco tiempo y dificultad en carrera.

El sistema de hidratación de la Camelbak Nano es de fácil uso y nos permite sacar, entrar y asegurar el bidón blando de una manera muy ágil y rápida, incluso en movimiento. En resumen, es una mochila muy pensada para no hacernos perder tiempo, solo el necesario para realizar acciones muy concretas. Solo necesitamos pararnos para acceder al bolsillo trasero y para guardar los bastones. 

Impermeabilidad

La mochila Camelbak Nano es totalmente permeable salvo el bolsillo frontal con cierre de cremallera que es bastante resistente al agua, eso sí, delante un buen chaparrón, también se nos mojará lo que llevemos dentro, por lo tanto, no tenemos ningún bolsillo totalmente impermeable. Este es un detalle que se echa en falta para poder llevar bien protegidos del agua tanto el teléfono como las llaves. Este bolsillo sí que nos protege del sudor originado por nosotros, de la humedad o del chiri-miri pero si la lluvia es prolongada y de intensidad media, ya permite que se moje lo del interior. El resto es totalmente ventilado, con tejido de rejilla en la parte exterior y con la malla ondulada 3D en el interior que deja entrar el agua y sudor pero también lo expulsa rápidamente. El tejido no se empapa ya que es hidrófugo, característica que favorece su secado y evita la sensación de llevar una prenda constantemente mojada en la espalda y el exceso de peso por la retención de líquido. 

Resistencia y durabilidad

La Camelbak Nano es una mochila bastante robusta y con muy buenos acabados, hecho que nos augura una larga vida. En las zonas más comprometidas, ya sea por el peso a soportar y/o por el roce de los bastones, se ha usado el nylon 70D para reforzar dichas zonas y evitar desgarros que puedan acortar la vida de la misma. Después de todas las salidas realizadas con ella por zonas con mucha vegetación, la mochila está intacta como el primer día.

Conclusiones

La mochila Camelbak Nano es una mochila muy recomendable para competición ya que es muy ligera, transpirable, cómoda y nos permite llevar lo más imprescindible a mano y realizar las acciones principales con suma facilidad y rapidez (usar los bidones, acceder a la comida, etc.). El ajuste es óptimo y regulable tanto en altura como en anchura. Si la mochila la llevamos bien ajustada no nos se nos va a mover de su sitio todo e ir bien cargada. La carga introducida queda muy bien estabilizada y sujeta gracias al tejido elástico de todos sus bolsillos.  También la recomiendo a todo corredor que busque una mochila funcional y resistente para todos los entrenos de corta y media distancia. Comentar que es tallaje americano, algo mayor que el europeo. 

El sistema de guardado de bastones es muy sencillo y rápido de realizar. La acción de guardar los bastones requiere descolgarnos la mochila pero el cogerlos no es necesario, se puede realizar cómodamente sin parar de correr. También el acceso a la hidratación es muy fácil y los bidones blandos  son rugosos y llevan boquilla con caudal regulable. Los acabados, el diseño y los tejidos utilizados en la Camelbak Nano son de gran calidad dotando a la mochila de una larga vida. 



PROS:

1. Ajuste, peso y comodidad

2. Ventilación y transpiración

3. Accesibilidad y facilidad de carga/descarga

4. Estabilidad de la carga

5. Diseño y acabados



CONTRAS:

1. Correas pectorales que se aflojan fácilmente

PUNTUACIONES

  • Bolsillos exteriores9.0
  • Capacidad3.0 litros
  • Compartimentos interiores0.0
  • Comportamiento en carrera10.0
  • Fit cintas5.0
  • Fit cuerpo9.0
  • Hidratación interna0.0
  • Impermeabilidad0.0
  • Portabidones10.0
  • Reflectantes10.0
  • Resistencia / Durabilidad8.0

Comparar con

Nano - Camelbak

Vs

buscar