Brooks PureGrit 3

Brooks PureGrit 3
Brooks PureGrit 3
Brooks PureGrit 3
Brooks PureGrit 3
Brooks PureGrit 3
Brooks PureGrit 3

VÍDEO ANÁLISIS



Brooks PureGrit 3

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 8.5 13
  • Peso (gramos) 263 344
  • Mesh 94 104
  • Ancho metatarso(cm) 107 117
  • Ancho talón(cm) 84 91
  • Perfil talón(cm) 29 30
  • P.V.P 120,00 €

Introducción

Brooks es una de las marcas decanas del material deportivo que, curiosamente, este 2014 cumple cien años.
En Estados Unidos es todo un referente en el mundillo del running en el que están centrados casi en exclusiva actualmente y se ha convertido en una marca “poderosa” pero, en España, su cota de mercado y presencia es infinitamente más pequeña, llegando a ser casi de nicho.
Este hecho se acentúa aún más si nos centramos en el trail running ya que la inmensa mayoría conocerá la marca americana casi exclusivamente por las todopoderosas Cascadia a las que, por cierto, le están creciendo los enanos y robando gran parte del pastel en los últimos dos años. Allende los mares hay otros modelos de trail running que se venden bastante como las Adrenaline ASR pero, aquí, casi hasta te miran raro si preguntas por ellas y, lo mismo, hasta desconocen que hay unas Adrenaline de trail running.
Hace unos años, concretamente, el 1 de octubre de 2011, Brooks lanzó comercialmente el PureProject, un conjunto de zapatillas que pretendían satisfacer las necesidades de los corredores que buscaban calzado para correr con la técnica de natural running, pisando de mediopié o antepié, etc. sin tener que renunciar por ello a cierta dosis de amortiguación y chicha en la zapatilla.
Inicialmente eran tres modelos de asfalto (PureConnect, PureFLow, PureCadence) y uno de trail running (PureGrit) a las que se uniría un quinto con “zero drop” (PureDrift).
Tras un comienzo “prometedor pero con algunos patinazos”, han ido evolucionando a pasos agigantados versión a versión, corrigiendo los errores e introduciendo evoluciones y mejoras significativas consiguiendo que hoy día sea una colección perfectamente asentada y muy bien considerada por el público en general.
Como os podéis imaginar, en Trail Running Review nos vamos a centrar en las PureGrit que, al igual que sus hermanas, van ya por la tercera generación lo que supone su segundo gran salto de calidad a todos los niveles como vamos a ir viendo en esta prueba a fondo.

Primeras sensaciones

La sensaciones iniciales con las PureGrit 3 seguramente vienen determinadas por el tipo de calzado al que estemos acostumbrado.
Los que prefieran zapatillas tipo “tanqueta” (contundentes, pesadotas, grandes refuerzos, etc.) las mirarán en plan “bueno, son molonas, muy chulas pero eso no tiene mucha pinta de zapatilla de trail running”.
Por el contrario, quien disfrute del trail running con cosas más livianas, que prefiera zapatillas de las que quedan como un calcetín, relativamente “minimalistas”, con refuerzos únicamente donde realmente hacen falta, etc., seguramente las mire con admiración e inquietud y no pueda esperar a calzárselas.
Al tenerlas en la mano se notan bastante ligeras, quizá no tanto como se podría esperar pensando en unas zapatillas que inicialmente se concibieron como minimalistas, pero sí mucho más ligeras de lo que estamos acostumbrados dentro del segmento de trail running. En catálogo le declaran 286 gramos pero nuestro 8.5 USA de las pruebas ha parado la báscula en poco más de 260 gramos lo que, contando la chicha y refuerzos que tienen, que llevan placa antirrocas, etc. es una cifra a tener en muy cuenta. Seguramente se le podrían rebajar unos cuantos gramos pero si eso va a suponer perder algunas de las cosas que vamos a ir comentando, por nuestra parte, que se queden así y que no le quien ni uno.
El tacto global de los materiales, acabados, apariencia, diseño, etc. es exquisito y, a primera vista, casi hasta da por pensar que van a ser endebles aunque luego veremos que no.
Cuando te las calzas, corroboras que no es sólo apariencia, sino que realmente son una apuesta muy firme de Brooks por tener unas zapatillas de trail running competitivas. De hecho, aunque nacieran dentro del PureProject y formen parte de él, con esta tercera versión se han convertido por derecho propio en una gran alternativa para gran parte del público, poniéndose a pelear con las Peregrine 4.0 y similares.
El ajuste es tremendamente bueno, quedan casi como un calcetín, no se nota ningún punto de tensión indeseada, se amoldan perfectamente a nuestro pie, se nota acolchado donde hace falta y tela fina donde se requiere, muy ligeritas, nos sentimos bastante cerca del suelo, … así que no nos queda otra que salir pitando con ellas a estrenarlas para darles el primer achuchón en el campo de batalla a ver cómo se comportan.

Mediasuela

Lo más característico de la mediasuela de las PureGrit 3 podríamos decir que es el material del que está hecha (BioMoGo y DNA), el enfoque de las alturas y el drop (poco drop y altura media-baja) y las características específicas de los modelos del PureProject (Ideal Heel, mucha flexibilidad, etc.).
El compuesto base es el BioMoGo, que Brooks lleva utilizando durante bastante tiempo, con un tacto y recorridos intermedios (ni muy blando, ni muy duro) y con buena resistencia al paso del tiempo y los kilómetros. En los últimos tiempos lo evolucionó a una versión más amigable con el medio ambiente, que se degrada a una mayor velocidad y que por eso se le puso el prefijo de “Bio”.
Desde hace 2-3 años, se combina con el DNA, un fluido no newtoniano que se introduce en unas cápsulas que van insertadas dentro del BioMoGo. Se denomina “no newtoniano” por su comportamiento ya que cuando se presiona despacio es blandito pero si el golpe que recibe es fuerte, se endurece. Esto se traduce en que cuando vamos a ritmos tranquilos percibimos una amortiguación mucho más blandita y agradable que cuando vamos dándole candela, momento en el que la mediasuela se comporta de una forma bastante respondona (es lo que Brooks llama “amortiguación adaptativa”).
Las alturas que le hemos medido están en torno a los 20 milímetros de talón y 16 milímetros en la puntera, lo que da el drop característico de las PureProject de 4 milímetros (a estas medidas hay que sumar unos cinco milímetros de plantilla).
Este drop se eligió porque es uno de los más versátiles y aceptados de cara a una transición al minimalismo o para correr según los preceptos del natural running y también se está abrazando cada vez más (en 4 milímetros o cerca de ellos) en muchos modelos de trail running. Las zapatillas con esta diferencia talón – punta de 4 milímetros suelen requerir cierta adaptación, sobre todo si no se está acostumbrado y no se tiene una técnica decente. No obstante, diríamos que las PureGrit no son de las más exigentes que hemos probado y creemos que no deberían plantear excesivos problemas para poder utilizarlas con total normalidad.
Aunque la amortiguación se adapte a la marcha que llevamos, se notan claramente diferenciadas tres zonas: en talón es relativamente blanda y agradable, en mediopié es un tacto medio y en antepié es firme pero con una recepción agradable.
Estas diferencias no vienen tanto por el tema de las alturas sino por el resto de componentes que entran en juego ya que en el antepié tienen una placa antirrocas que, además de protegernos de los impactos e irregularidades que pisemos, actúa a modo de catapulta ya que es fácil hacerla flexar de manera que cuando recupera su forma, lanza el pie hacia delante. Nos ha sorprendido bastante el nivel de protección que ofrece y es una placa que nos ha gustado mucho porque no penaliza apenas la flexibilidad, a la que ayudan mucho las ranuras de flexión tan marcadas que tiene (Flex Grooves) y el grosor de la mediasuela. La gracia es que, a pesar de esa protección, no se llega a perder la sensibilidad y cercanía del terreno que vamos pisando, no nos aíslan en exceso.
En los laterales vemos cómo el BioMoGo sube de manera bastante marcada para dar apoyo en la zona del arco y sujetar bien el pie, tanto por el interior como por el exterior. Y, curiosamente, en la zona del arco no se ha cerrado completamente en el interior, sino que está muy marcado, algo de lo que hablaremos más adelante, en el apartado de la suela.
También llama la atención el diseño de la zona del talón, no sólo por la protección que sube, sino por lo curvado y redondeado que es. Ésta es otra de las características de las PureProject, el “Ideal Heel” que pretende conseguir una entrada de la pisada más limpia al no entrometerse y hacer que el apoyo sea algo más tardío incluso en el caso de los talonadotes. Tiene la desventaja de que los que no tengan una buena técnica y taloneen mucho pueden echar en falta una recepción de la pisada algo más controlada, pero, bueno, no se puede tener todo.
Lo que se ha suprimido respecto a la versión anterior y algunas de sus hermanas es la separación del dedo gordo que, antes, venía cortado pensando en darle una mayor movilidad.

Lengüeta

La lengüeta de las PureGrit 3 ha dado un giro radical respecto a lo que tenía en las versiones anteriores y a lo que llevan sus hermanas.
Antes tenía una lengüeta tipo burrito siendo la prolongación de uno de los laterales y quedando suelta por el otro y ahora es una lengüeta normal, suelta, sin estar ni siquiera sujeta por ninguno de los dos laterales. De hecho, ni siquiera tiene la típica presilla a mitad de la misma para pasar los cordones y que no se desplace. Tiende a irse un poco hacia el exterior, pero nada significativo porque una vez que se ha desplazado unos milímetros, ya no sigue así que no acaba desapareciendo por el extremo exterior.
Las capas exterior e interior son como las del resto del upper, rejilla la primera y una tela suave la segunda, con un acolchado intermedio relativamente generoso que evita que nos pueda molestar la presión de los cordones. En caso de pedradas o golpes, simplemente amortigua, pero no nos salva del impacto.
Al no ir unida en los laterales, puede colarse arena o piedrecillas pero como las dos columnas de la ojetera quedan muy próximas entre sí, no es fácil que se cuele nada y no hemos tenido ningún problema durante las pruebas.
La altura es estándar, ensanchándose poco a poco según vamos subiendo con lo que cubre bien la zona de las esquinas del collar y no debería plantear problemas por rozaduras.
No dispone de bolsillo para guardar los cordones o mecanismo similar, un punto en contra que sería fácilmente solucionable. No hemos tenido problemas por enganchones pero el poder llevar el sobrante guardado es una medida de seguridad más que recomendable.

Sujeción

El ajuste y sujeción de las PureGrit 3 es, sin ninguna duda, una de sus mayores fortalezas, al menos para quienes gusten de zapatillas que queden bastante ceñidas al pie.
Se han diseñado con una horma anatómica que pretende seguir la forma del pie para ajustarse a él todo lo posible. No obstante, aunque se observe una puntera tan afilada y curvada en la parte exterior, no hay que asustarse porque no son angostas y, de hecho, no creemos que sea necesario ampliar talla sino que se puede ir con la misma que se utilice habitualmente en la mayoría de zapatillas.
La ojetera es asimétrica y ligeramente curvada, con diferentes tipos de ojales: los dos primeros de tira, uno alargado también de tira (más bien de tubo) y los dos últimos tradicionales. Es decir tiene únicamente cinco y no dispone de ojal adicional pero dudamos que alguien no sea capaz de dejarlas ajustadas a su gusto.
Los dos primeros se van cerrando paulatinamente y el tercero, que es de una tira de dos centímetros y queda más o menos a mitad del empeine, se ayuda de la Nav Band.
La Nav Band es la banda elástica que vemos en azul en el mediopié y que cruza desde el punto de unión del upper con la mediasuela en un extremo hasta el otro, envolviendo el empeine. Es un elástico con tres tiras plástica adicionales cuyo objetivo principal es ofrecer una mejor sujeción del pie en una de las zonas que más lo necesitan permitiendo que esa zona quede libre de cruce de los cordones ya que suele ser un punto caliente donde se pueden sufrir molestias si apretamos demasiado los cordones. También va muy bien para los que tengan el empeine alto ya que libera mucho la presión en esa zona sin que tengan que recurrir a atados especiales.
La Nav Band no llega a ser un mecanismo de sujeción autónomo y necesita de los cordones pero se nota mucha seguridad gracias a ella y no se percibe que esa zona quede sin sujeción en el empeine como sí pasa cuando se separan mucho los ojales de esa zona. Para protegerla en los laterales, va entre el upper y una capa exterior de nylon que evita que se enganche o que pueda rozarse y romperse. Lo malo es que por el agujerillo que queda sí que puede colarse algo de porquería y de ahí cuesta mucho sacarla (nos ha pasado sobre todo al salir con lluvia, con arenilla fina que se ha colado).
Los cordones son arrugados y con los ojales de tiras no deslizan fácilmente por lo que no se puede hacer el típico gesto de tirar desde el extremo del cordón para que deslice sino que hay que ir ojal a ojal ajustándolo. La ventaja que tiene es que, una vez puesto, no se mueven con facilidad así que llevamos la tensión que hemos puesto. A lo que si puede costar acostumbrarse es a lo de la ojetera asimétrica pero, vamos, que en los dos primeros usos ya te has convertido en un experto.
El primer ojal queda bastante arriba así que deja un esapcio más que suficiente para la zona del antepié, en la zona media se cierra bastante y queda completamente ceñida al pie y en la zona del tobillo como se separan algo más los bordes y quedan bajitas de caña, dan sensación de ser algo más amplias de lo que son en realidad.
Aunque la zona del talón sea bajita, el ajuste es muy bueno gracias sobre todo al contundente contrafuerte que tiene, que realiza una labor impresionante gracias a su rigidez y diseño, que le permite trabajar en consonancia con el Ideal Heel (el talón curvado que comentamos en apartados anteriores).
El contrafuerte es muy ancho, pero se va curvando para envolver al pie y, como es rígido, no es fácil hacerlo ceder, ni siquiera cuando nos ponemos brutos pegando talonazos o haciendo giros bruscos. Además, el collar tiene un mullido medio, que se incrementa en la zona del aquiles, por lo que la sensación de confort es muy alta y se limita mucho el riesgo de rozaduras. Quizá optaríamos por un collar un poco más alto, que envolviera un poco más los maléolos pero eso le haría perder esa sensación de libertad que concede y que tanto gusta a los que corren ligero o tienen una buena técnica.
La verdad es que el ajuste y sujeción conseguidos en las PureGrit 3 es excelente y nos ha encantado, sobre todo, en los momentos de mayor exigencia, bien porque nos ha apetecido ponernos a hacer el cabra o bien porque nos ha tocado hacer algún quiebro o canteo repentino. En todo momento hemos sentido las zapatillas como si fueran una prolongación de nuestros pies, sin ningún movimiento extraño y holgura y eso es vital dentro del trail running.

Acabados

Los acabados y materiales de las PureGrit 3 son crème de la crème, no tanto por ser de sibaritas o en plan pijillo, sino porque son de muy buena calidad y tienen unos acabados de sobresaliente.
Los refuerzos van casi todos termopegados así que no hay más que las costuras imprescindibles (p. ej. la base de la lengüeta) y éstas están muy bien rematadas. El tacto de la rejilla exterior, de la tela interior y de las propias tiras de los refuerzos es muy agradable al tacto. Se ha acolchado únicamente allí donde hace falta (lengüeta y collar) y en la cantidad justa.
En las zonas más sometidas a roces o golpes se ha reforzado con más ahínco pero sin que eso suponga poner “armaduras” innecesariamente sino simplemente materiales algo más resistentes tanto a impactos como a roces (p. ej. la puntera o el refuerzo exterior del juanete).
Además, hay detalles que pasan desapercibidos en un primer vistazo pero que al analizar con cuidado aparecen para darnos pequeñas grandes alegrías como p. ej. la protección del juanete que es en un acabado plástico que hace que se eviten las mordidas contra las piedras, el acabado plástico de la cara interna del contrafuerte, los tres cortes que se le han hecho a la banda termopegada de la puntera para que no haga dobleces, etc.
La plantilla es de unos cinco milímetros, bastante blandita, moldeable para que se pueda amoldar a la horma de las PureGrit 3 y envolver bien el pie. No tenemos información de si la plantilla u otros materiales llevan algún tratamiento antibacteriano o antiolores especial, pero no hemos notado que sean propensas a apestuzar.
Nos ha gustado también el tema de los reflectantes porque son de mucha calidad, tanto el de la puntera como el que va en el talón cosido como un botón.

Impermeabilidad / Transpirabilidad

El resumen de este apartado para las PureGrit 3 es rápido: impermeabilidad nula, transpirabilidad bastante buena.
El líquido que caiga sobre la rejilla lo empapa cual esponja y, como es una capa finita de rejilla, la atraviesa inmediatamente llegando a nuestros pies.
Esto no pasa en las zonas de los refuerzos plásticos o sintéticos pero, vamos, en el caso de que llueva, pisemos charcos, atravesemos ríos o similares, en cuanto plantemos la zapatilla la primera vez, tendremos los pinreles empapados.
Cuando nos ha pasado eso no hemos tenido demasiados problemas ya que no recogen demasiada agua, sólo algo más en la zona de la lengüeta y el collar debido al acolchado que tienen en esas zonas. No obstante, pensando en las épocas de frío, la idea de llevar la lengüeta mojada no nos hace demasiada gracia así que, como proponemos tantas veces, ¿qué tal algún tratamiento DWR, aunque sea leve?
Como contrapartida o beneficio, este comportamiento beneficia a la transpirabilidad ya que, aunque no sean unas zapatillas de las que casi ni se sienten, de las que se transparentan al contra luz, sí que dan para correr sin miedo aunque haga mucho calor.
Simplemente habría que llevar un poco de cuidado a la hora de elegir el calcetín para que éste no fuera excesivamente grueso o con fibras que no transpiren bien porque al quedar el upper ceñido al pie, si el calcetín no transpira bien, entonces sí que podemos pasar calor y hacer que los pies suden.

Suela

La suela de las PureGrit 3 está cubierta prácticamente en su totalidad de un Blown Rubber con la densidad suficiente como para resistir adecuadamente ante la abrasión pero sin que eso implique que sea excesivamente duro.
De esta manera, además de resistir bien el paso de los kilómetros, mantiene un tacto agradable que no endurece el tacto global de la amortiguación, permite que agarren bien en superficies duras tipo roca o asfalto, etc.
Los tacos son todos de forma hexagonal, de varios tamaños y una altura de unos 3-4 milímetros. Con esta forma no se tiene el típico agarre direccional que se suele aplicar de tacos en el talón enfocados a retener y a agarrar en antepié sino que se dota a la suela de una amalgama de tacos con agarre multidireccional y multipropósito que, sin destacar en nada, se defienden bien en prácticamente cualquier situación.
Aunque los tacos parezcan estar tirados como si fuera el gotelé de una pared, si nos fijamos en detalle vemos que siguen unos patrones muy estudiados, tanto en sus tamaños como en su distribución.
Por ejemplo, En talón y mediopié están distribuidos de forma más o menos uniforme pero cuando llegamos al antepié, en la zona de los metatarsos y en la puntera están pseudo agrupados de cinco en cinco como los puntos de un dado de manera que sería como si hubiera un “supra taco” que garantiza que alguno de ellos va a agarrar, sea cual sea el movimiento que realicemos.
En el arco que, curiosamente está muy marcado (muy elevado), los tacos son chiquinines para no penalizar la flexibilidad de la suela o impedir el correcto aterrizaje y tracción cuando toque apoyar esa parte.
Si hay barro, no tardan mucho en recoger cierta cantidad que se queda entre ellos pero lo bueno es que no recogen mucho y en cuanto endurece y pisamos zonas duras, se cae por sí solo.
Centrándonos un poco en el diseño general de la suela, nos ha llamado la atención la “ranura” longitudinal que actúa a modo de guía de la pisada y las siete donas o ranuras que hay en el tercio exterior.
Hemos entrecomillado lo de “ranura” porque, aunque se comporta como tal de cara a la flexión, no llega a ser una ranura como tal, sino que simplemente es un hundimiento de la suela hacia dentro. Recorre toda la suela desde el talón hasta la puntera separando el tercio exterior de los dos interiores que, en el antepié, quedan divididos a su vez por otra ranura similar pero con curvatura diferentes.
Con estas dos curvaturas se consigue una gran flexibilidad longitudinal que permite que el apoyo del pie sea muy progresivo y que también se pueda amoldar muy bien a las irregularidades del terreno que pisemos. Este comportamiento es básico en zapatillas de natural running donde se aprecia mucho que las zapatillas sean adaptables a los movimientos fluidos que realizan los que tienen una técnica eficiente.
En cuanto a las que hay en el tercio exterior, lo que consiguen es que, sin llegar a tener un conjunto de tacos sueltos, el comportamiento se acerque bastante, teniendo lo mejor de una suela continua y de una segmentada. De hecho, en la zona del arco no sólo se ha curvado sino que realmente se han hecho ranuras, para permitir que la zapatilla pueda flexar en esa zona.
Hemos dejado para el final el diseño de la puntera y del talón, sobre todo este último ya que el llamado “Ideal Heel” es uno de los santo y seña de la colección PureProject.
Es un talón muy redondeado y curvado que busca no entrometerse en el ciclo de la pisada, permitir una entrada muy limpia, que el pie vaya apoyando poco a poco y de manera homogénea, etc. Nuevamente, es otro guiño al natural running y será muy apreciado por los que tengan una técnica eficiente y a lo mejor no es tan del agrado de los que quieren o necesitan talones que se comporten como un policía que reciba el pie y rápidamente lo estabilice para que no se menee incontroladamente.
En la zona central trasera sube la mediasuela actuando de refuerzo para el contrafuerte para darle una mayor estabilidad y como protección. Además, se ha cortado en la base, con lo que se puede comportar de manera independiente, permitiendo una flexión que sólo observamos en las zapatillas que tienen talones desacoplados.
Como os podéis imaginar, las hemos probado en todos los terrenos que hemos podido (sólo ha faltado la nieve y el hielo) pero nos hemos centrado en exprimirla y apretarle las tuercas en aquéllos para los que creemos que está especialmente diseñada.
En pistas, tierra compacta y demás terrenos fáciles se comportan de matrícula de honor permitiendo volar bajo con ellas si se quiere, casi como si fueran unas mixtas asfalteras, con la ventaja de que llevando la placa antirrocas, si vienen zonas con piedras, no tenemos que preocuparnos en absoluto.
Si damos el salto al asfalto también cumplen muy bien y vuelven a dar el do de pecho como podría darlo cualquier otra zapatilla de asfalto de las alegres, no como unas mixtas, pero sí que se ventilarían a muchas de las de entrenamiento. De hecho, es curioso el poquito ruido que hacen y no es sino la enésima prueba del buen equilibro que se ha conseguido con el caucho utilizado para la suela. El único problema es si está mojado donde, sin llegar a patinar, sí que se nota que se pierde cierta tracción aunque es bastante dependiente de la velocidad a la que se vaya y, yendo a ritmos medios, no se le puede poner pega. Donde sí que hay que llevar muchísimo cuidado es si pisamos asfalto pintado (p. ej. paso de peatones) porque ahí es como andar sobre hielo y, si no, que se lo pregunten a nuestro culo, que se llevó una buena el primer día que sacamos las PureGrit 3 lloviendo porque nos pegamos una señora toña al pisar un paso de peatones tras un giro en una calle.
Esto lo podemos hacer extensible a los otros terrenos típicos de las zapatillas de asfalto (loseta, carril bici, …) donde se comportan más que dignamente, con lo que no descartaríamos el uso como zapatillas door to trail. De hecho, ése es uno de los usos que tenemos en mente para las PureGrit 3 ya que cuando se hayan ganado la jubilación, seguramente queden como zapatillas para las saliditas en las que combinamos asfalto y off road a partes iguales. Aun con este hándicap, nos ha gustado mucho el comportamiento en esta superficie porque p. ej. no se nota el típico desplazamiento lateral que se produce en casi todas las zapatillas de trail running, sobre todo las que tienen tacos muy prominentes o finitos.
En la parte puramente trail, en los terrenos hasta dificultad media donde toca ir culebreando por caminos estrechos tanto de subida como de bajada esquivando matorrales, raíces, piedras y demás, como son un guante y responden rápido, son una gozada y hacen las delicias de los que tienen buena técnica y pueden volar con ellas. Por agarre es complicado que fallen (agarran más de lo que pensábamos al ver el diseño de los tacos) y al ser como un calcetín, dan muchísima seguridad en cada paso que damos. Cuando el terreno se empina, sacan a relucir su buena flexibilidad y ligereza y cuando toca ir hacia abajo, sólo echarán en falta un mayor taqueado en el talón los que sean algo zompos.
En roca, el comportamiento es análogo al del asfalto, con un agarre que da muchísima seguridad cuando está todo seco que nos anima a correr cual cabra montesa. Sin embargo, si aparece la humedad toca ponerse alerta porque los resbalones pueden caer en el momento menos esperado. Estábamos sobre aviso porque la primera vez que las metimos en mojado tocó ir un rato por asfalto antes de salir a hacer el loco pero, aun así, nos confiamos más de la cuenta y nos llevamos un buen trompazo.
Ojo, insistimos, no fallan en mojado pero como funcionan tan bien en seco, uno se confía y luego pasa lo que pasa. Es decir, es más bien un problema de que tendemos a comparar el agarre en ambas situaciones y por eso parece que en mojado fallan cuando la realidad es que están más o menos en la media de lo que se suele ver en la mayoría de las zapatillas no pensadas específicamente para terreno mojado.

Durabilidad

Seguramente muchos tiendan a pensar que al tener relación con el mundillo del natural running, pertenecer al PurePoject y demás, las PureGrit 3 van a flaquear en el apartado de durabilidad pero la realidad que hemos observado nos dice todo lo contrario.
Seguramente no sea uno de sus puntos fuertes pero utilizándolas con un mínimo de cabeza, dentro de los entornos para los que están pensadas, deberían darnos un buen número de horas y kilómetros de diversión.
El aguante del BIOMoGo y el DNA de la suela está fuera de toda duda, más que comprobado en infinidad de modelos de Brooks y dudamos mucho que éste fuera el punto por el que mueran las PureGrit 3.
El material de la placa antirrocas también es lo suficientemente resistente como para seguir haciendo su función aunque la hayamos maltratado por terrenos pedregosos.
La suela está toda cubierta de Blown Rubber, sin nada de la mediasuela que quede al descubierto y, como el caucho es bastante denso y resistente, aguanta bastante bien la abrasión a la que la sometemos al correr sobre terrenos duros o ante los cortes o rajaduras que pudieran venir por pisar sobre superficies afiladas o cantos de piedras o rocas.
El diseño hexagonal de los tacos, su tamaño y altura hace que tengan mucho cuerpo y que no sea fácil que se desplacen lateralmente, con lo que no es fácil que veamos el típico taco arrancado que suele verse cuando tienen forma triángulas o de chevrón. De hecho, en el tiempo que las hemos estado usando para la prueba, no sólo no se nos ha arrancado ninguno sino que tampoco hemos observado que ninguno esté a medio arrancar en alguno de sus bordes, ni siquiera los más pequeños.
Lógicamente, si se meten por zonas graníticas o se les hace asfaltear mucho, el desgaste se acelerará bastante y si se les hace correr mucho por canchales, también irán apareciendo cortes y mordidas pero es que creemos que ese no es su uso natural. Ojo, en esos terrenos se defienden a la perfección y creemos que p. ej. en una competición harían un gran papel porque rinden muy bien pero tenemos que tener claro que sería a costa de hacer sufrir más a la suela.
En cuanto al upper, no sólo es bonito, práctico y eficaz sino que también es lo suficientemente robusto como para aguantar las batallas en las que nos metamos.
La puntera está muy protegida con lo que sube de suela por delante y por una capa plástica, se han protegido las zonas laterales de los metatarsos, tanto por dentro como por fuera así como toda la zona de unión del upper con la mediasuela, los refuerzos termopegados resisten bien ante rozaduras, …El gran trabajo en el diseño y acabado de las PureGrit 3 que comentábamos en otro apartado lo podemos observar claramente en cómo se ha protegido el dedo gordo para que los rompe uppers no hagan de las suyas, el refuerzo adicional que vemos en azul en la cara interna del contrafuerte, el nylon que protege la Nav Band, …No está tan reforzada como una “tanqueta”, pero no hemos observado desgaste prematuro, ni siquiera tras las correspondientes rozadas contra piedras, matorrales, patadas a rocas y demás que tan habituales son en las salidas de trail running.

Conclusiones

Las PureGrit aparecieron dentro de la colección PureProject de Brooks un poco para cumplir el trámite, para cumplir con el expediente de tener unas zapatillas de natural running dentro de la colección que habían creado en Brooks para cubrir ese nicho de mercado que tanto auge estaba teniendo (en los últimos años han aparecido como setas las zapatillas de trail de natural running o minimalistas).
El concepto gustó mucho pero necesitaba ciertas mejoras que rápidamente se acometieron en la segunda versión y que se han terminado de rematar en esta tercera iteración que acabamos de ver a fondo.
Ahora mismo, las PureGrit 3 ya no son unas zapatillas “de relleno” sino que tienen muchísima entidad propia y, de hecho, son unas de las grandes opciones a tener en cuenta por muchos corredores ya que su versatilidad y equilibro en todos los apartados es muy alta.
No son pesadas, amortiguación equilibrada, placa antirrocas, suela bien protegida, buena durabilidad, ajuste excelente, acabados de muy alta calidad, rápidas a la vez que permisivas para ir a ritmos más tranquilos, se defienden bien en casi todos los terrenos y superficies, …Lo tienen todo para ser unas super ventas y, creemos que si no se ven más en faena es porque muchos siguen considerándolas como unas zapatillas muy enfocadas a los que quieran algo de natural running o minimalista cuando la realidad es muy distinta y, si bien encajan en esa categoría, tienen chicha suficiente como para pelear con iconos como las Peregrine.

PROs:
- Ajuste (quedan como un calcetín).
- Versatilidad de uso (ritmos, terrenos, etc.).
- Relación protección – sensibilidad del terreno.
- Transición de la pisada muy buena.

CONtras:
- Pertenecer al PureProject (hay gente que las ve como unas minimalistas y les da recelo acercarse a ellas como zapatillas de trail running).
- Peso (no son pesadas como zapatillas de trail running pero sí si se evalúan como unas de natural running).
- No tiene mecanismo para sujetar el sobrante de los cordones.
- Agarre en roca mojada.

PUNTUACIONES

  • Adherencia bajadas en tierra8.0
  • Adherencia bajadas en tierra8.0
  • Adherencia en roca7.0
  • Adherencia en roca7.0
  • Adherencia en roca mojada5.0
  • Adherencia en roca mojada5.0
  • Adherencia subidas en tierra8.0
  • Adherencia subidas en tierra8.0
  • Altura de la caña7.0
  • Altura de la caña7.0
  • Amortiguación delantera7.0
  • Amortiguación delantera7.0
  • Amortiguación trasera7.0
  • Amortiguación trasera7.0
  • Asfalto9.0
  • Asfalto9.0
  • Costuras9.0
  • Costuras9.0
  • Durabilidad8.0
  • Durabilidad8.0
  • Estabilidad6.0
  • Estabilidad6.0
  • Fit9.0
  • Fit9.0
  • Flexibilidad8.0
  • Flexibilidad8.0
  • Impermeabilidad4.0
  • Impermeabilidad4.0
  • Pista9.0
  • Pista9.0
  • Protecciones7.0
  • Protecciones7.0
  • Reflectantes7.0
  • Reflectantes7.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros8.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros8.0
  • Torsión lateral8.0
  • Torsión lateral8.0
  • Trail8.0
  • Trail8.0
  • Trail Extrem6.0
  • Trail Extrem6.0
  • Transpirabilidad8.0
  • Transpirabilidad8.0

Comparar con

PureGrit 3 - Brooks

Vs

buscar