Brooks PureGrit 4

Brooks PureGrit 4
Brooks PureGrit 4
Brooks PureGrit 4
Brooks PureGrit 4
Brooks PureGrit 4
Brooks PureGrit 4

VÍDEO ANÁLISIS


Brooks PureGrit 4

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 9 13
  • Peso (gramos) 285 348
  • Mesh - 114
  • Ancho metatarso(cm) - 125
  • Ancho talón(cm) - 101
  • Perfil talón(cm) - 0
  • P.V.P 130,00 €

Introducción

Brooks es una de aquellas marcas míticas dentro del mundo del running a nivel internacional, aunque en nuestro mercado de Trail Running casi se podrían reducir a un modelo conocidísimo por todos: las Cascadia. Sin embargo, esta empresa centenaria -con 102 años de trayectoria-, también tiene otros modelos no tan todo terreno como el antes mencionado, como es el caso de las que hoy analizamos en TRAILRUNNINGReview: las Brooks PureGrit 4. Tal y como indica su nombre, es ya la cuarta versión dentro de la serie Pure Project, una saga de zapatillas tanto para asfalto como para Trail Running en donde lo que se prima es, por delante de todo, permitir un correr lo más próximo al natural running pero sin perder amortiguación.
El diseño que tenemos entre manos nos ha gustado, por llamativas y por que salen un poco fuera de lo “común” (aunque como sabéis, para gustos, colores). El azul eléctrico impera por todo el upper, con la Nav Band (cinta elástica que sujeta el empeine perpendicularmente al pie) en amarillo chillón, arrojando así una combinación explosiva. Pero si no sois de llamar la atención, también las podemos encontrar en combinaciones más discretas.
A priori los cambios sufridos respecto a la versión anterior de estas Brooks PureGrit 4 se han producido principalmente en el upper, dejando la suela y mediasuela aparentemente intactas.
La casa dice que podemos correr con ellas por “terrenos abruptos ya que combinan la adherencia de los pies de gato y la comodidad y la ligereza de las zapatillas de running”. Pues vayamos a ver todo eso en nuestro terreno de juego preferido, ya que las hemos testado en lugares muy variados e incluso en alguna carrera. Si queréis descubrir si estas pueden ser vuestras zapatillas, ¡solo hay una manera de averiguarlo!

Primeras sensaciones

Nos calzamos ya las Brooks PureGrit 4: el pie entra sin necesidad de esfuerzos extras y notamos al instante cercanía al suelo ya que son de perfiles más bien bajos con una amortiguación que se hace más patente en la zona del talón que en la de metatarsos; no obstante, la amortiguación en general es mediana tirando a baja. Los primeros pasos denotan gran flexibilidad en general sin que ninguna zona de las zapatillas produzca resistencia o roce en especial. La sujeción se nota más férrea en el talón y empeine, no así en la caja de los dedos, ya que ésta es lo suficientemente ancha como para mover los dedos con meridiana facilidad.
A pesar de los 348 g de nuestra talla 13 USA, no las encontramos excesivamente pesadas, aunque este dato habrá que tenerlo en cuenta cuando corramos con ellas totalmente mojadas.
En definitiva, cómodas en un primer momento, pero de momento un poco lejos de catalogarlas de “se ajustan como un guante”.

Mediasuela

Hablar de la mediasuela de las Brooks PureGrit 4 es hacerlo de la combinación entre el BioMoGo y el DNA.
El primero es un polímero con un recorrido intermedio, lo suficientemente blando como para permitirnos correr una tirada larga cómodamente. Desde hace unos años incorpora el prefijo “bio”, ya que se biodegrada más rápidamente que cualquier otro polímero, especialmente cuando entran en contacto con unas determinadas bacterias que existen en los vertederos. Nunca está demás la tecnología puesta al servicio de la conservación de la naturaleza (o, al menos, conseguir un impacto menos lesivo).
El segundo, el DNA, es el encargado de materializar lo que la marca denomina “amortiguación adaptativa”. El DNA es un “fluido no newtoniano” que va insertado dentro del BioMoGO. Éste tiene por objetivo dotar a las zapatillas de una amortiguación blanda cuando vamos a ritmo bajo y más reactiva cuando vayamos a ritmos más altos. Es decir, el retorno expansivo de la mediasuela va en proporción a la fuerza ejercida, lo cual hemos podido comprobar en nuestras salidas. Nos ha llamado especialmente la atención la respuesta de la mediasuela a ritmos altos, donde la reactividad de la misma es muy alta ayudándonos de manera muy clara a despegar el pie del suelo; también se deja notar cierta amabilidad de la amortiguación a ritmos suaves o de paseo, aunque en este sentido la sensación es más difícil de percibir (dependerá mucho del peso del corredor).
Las PureGrit 4 tienen 20 mm en talón y 16 mm en puntera, arrojando un drop, por tanto, de 4 mm. Si a estos perfiles más bien bajos le sumamos la ausencia de protecciones excesivas o control de pisada, obtenemos como resultado unas zapatillas idóneas para aquellos que deseen acercarse, más, al concepto del natural running.
Como ya apuntamos al inicio de la review, la amortiguación es mayor en el talón que en la zona de los metatarsos; si entramos de talón, notaremos una muy agradable sensación de acolchado que nos protegerá bastante bien del impacto contra el suelo y nos hará más agradable la carrera. Dada la flexibilidad de la zapatilla en su conjunto (especialmente del compuesto de la mediasuela), la transición de la pisada es realmente buena: se diferencia claramente cómo el pie, al aterrizar en el suelo, va describiendo libremente su propio recorrido ya que las zapatillas no oponen ni resistencia ni tampoco proponen ningún elemento que controle o corrija la pisada: plena libertad que nos ofrece en este sentido y cumpliendo con uno de los mensajes de la casa Brooks: natural running. Llegados a este punto debemos comentar una de las cosas que más nos ha gustado tras analizar este modelo: la protección contra rocas del mediopié denominada “Ballistic Rock”. Ésta va insertada entre la mediasuela y la suela y se puede apreciar a simple vista (en las hendiduras que tiene la suela en la zona de los metatarsos). Lo bueno de esta protección son, principalmente, tres cosas: a) protege realmente de las rocas o elementos punzantes que nos podamos encontrar en carrera, lo cual nos permitirá dejar de prestar atención máxima en dónde ponemos los pies, ya que la protección absorberá los salientes del camino; b) no penaliza, en absoluto, la flexibilidad de las zapatillas y, c), la información que nos transmiten del terreno es casi nítida (a pesar de la placa protectora). En este apartado se han demostrado excelentes. Sin más.
La mediasuela sube por los laterales de las zapatillas, tanto por el exterior como por el interior, proporcionando algo más de sujeción al contorno del pie. No llegan a ser correctores de la pisada (ni mucho menos), pero sí que ayudan a dotar la zancada de mayor estabilidad.
También sube, y mucho, por la zona del talón, llegando casi hasta la mitad del contrafuerte, pero de esto hablamos más adelante.

Lengüeta

La lengüeta de las Brooks PureGrit 4 es estándar, con un grosor entre medio y fino y del mismo material que el upper. Tiene un pequeño pasador (de material reflectante), por donde pasa uno de los extremos del cordón evitando así que la lengüeta se mueva durante nuestras salidas: truco sencillo pero efectivo, que debería imitar todo fabricante… (de hecho, es una mejora respecto la anterior versión 3, en donde la lengüeta tendía a desplazase lateralmente).
Recomendamos no apretar en exceso los cordones ya que podríamos llegar a sentir molestias en el empeine especialmente después de 1:30’ / 2 horas de carrera. Creemos que con un grosor algo mayor, esta molestia podría fácilmente desaparecer.
No va cosida a los laterales ni tampoco unida con ninguna membrana; no obstante, no es una zapatilla en la que suela colarse elementos del exterior, ya que las ojeteras –una vez cerradas- quedan muy juntas entre sí, impidiendo la entrada de tierra o similar.
Y como se puede apreciar en fotos, no llevan bolsita para esconder el sobrante o el nudo del cordón, lo cual no hemos echado en falta.

Sujeción

El sistema de cierre escogido para estas Brooks PureGrit 4 es el de cordones. Éstos son más bien gruesos y no corren con facilidad por los ojales, con lo que para ajustarlos deberemos estirar de abajo hacia arriba. En los extremos opuestos, estos tienen una especie de bolitas separadas entre sí con la misión de evitar que se destensen: esto ha funcionado a la perfección durante todas nuestras salidas (incluso en aquellas de más 4 horas), si bien recomendamos hacer doble nudo para evitar que se abran. Tienen la medida justa para que, si les hacemos doble nudo, no nos sobre o moleste nada.
El upper se compone de una doble capa: la interior (que irá en contacto con el calcetín), es una tela súper fina (la podemos ver en color blanco en las fotos) y la exterior, una rejilla de agujeros minúsculos. El upper, en la zona de los dedos, hace una pequeña bolsa que la podemos ver especialmente en torsiones laterales; uno se acaba acostumbrando a esta doblez que tiene, aunque en un primer momento puede llegar a molestar por su rigidez.
La sujeción en general es entre aprobado y notable, aunque a veces hayamos tenido que tensar los cordones bien fuerte si lo que teníamos delante era una larga bajada. No es que estos se vayan desajustando por el camino (como ya apuntamos), sino más bien que se nota un buen ajuste en talón y empeine, pero echamos de menos algo más de consistencia en el resto de las zapatillas.
La Nav Band es la cinta elástica que envuelve el empeine de lado a lado y tiene por misión sujetar la zona alta del empeine, ya que este queda descubierto producto de la configuración de los ojales (a la altura del empeine alto o central, los cordones se insertan por unos pasadores, dejando un espacio visible fácilmente). No obstante, no le hemos encontrado mayor utilidad a esta cinta ya que si apretamos bien los cordones, éstos “muerden” y aprietan el empeine, Nav Band incluida, de manera que esta cinta pierde su función. Además, esta goma va protegida por una rejilla transparente en la que se hace difícil extraer la tierra o polvo que se introduce, que no es poco. No nos extraña que en la versión 5 de estas PureGrit, hayan prescindido de este mecanismo.
La estructura del talón sí que nos ha gustado: parte de la media suela sube hasta la mitad del collar, haciendo las veces de contrafuerte. En la parte final de arriba es muy envolvente y busca meterse hacia adentro, de manera que nos recoge el todo el tobillo de manera muy buena. Si a ello le sumamos un collar bastante mullido, la sensación de comodidad es elevada. Siguiendo con el talón, destacamos aquí el denominado sistema “Rounded Heel”: se observa fácilmente mirando la suela ya que es una hendidura estrecha que acaba en un círculo con la “P” de PureGrit. Este sistema, según Brooks, minimiza los impactos al expandir la presión, consiguiendo un estrés menor para la musculatura y estructura ósea comprometida al correr. No podemos asegurar una disminución de la fatiga, pero sí decir que es un sistema muy agradable si se entra de talón, ya que sentimos una amortiguación real en cada pisada. En bajadas rápidas sobre superficie dura se muestra tremendamente cómodo.
Ya hemos apuntado más arriba que la sujeción en talón y empeine es buena, pero no así en el resto de las zapatillas. Hemos echado en falta algo más de sujeción en lo que es el resto del upper, lo que ha propiciado algún que otro desplazamiento interno del pie dentro del calzado. Si es verdad que ha sucedido en momentos de giros muy bruscos y rápidos, también lo es el hecho que en esos momentos se pierde un poco de confianza y seguridad.
Las PureGrit 4 buscan aproximarse lo máximo posible al natural running; no encontramos sistema de corrección de pisada alguno, aunque veamos que el arco plantar está bastante marcado y sube de manera notoria. Es una zapatilla neutra, y está estructurada para permitir al pie realizar la pisada a su aire, con lo que es un calzado dirigido a corredores con técnica de carrera mínima. Esta sensación de libertad de pisada se hace muy patente a ritmos altos en pista (de hecho, en tales circunstancias nos han recordado mucho a unas voladoras).
Por otra parte, la estabilidad de la zapatilla respecto al terreno ha sido bastante alta. Los perfiles medio/bajos con la correspondiente caída baja (4 mm), hacen que el eslogan de la casa de “estar conectados al suelo” sea verdad.

Acabados

Las Brooks PureGrit 4 gozan de buenos acabados, no en vano estamos hablando de una empresa con mucha dedicación. Costuras interiores que ni se notan, acolchados del talón súper cómodos, termosellados en el upper impolutos y ningún desperfecto inicial en la unión de la media suela al upper, son signos inequívocos de calidad.
Las protecciones son escasas, y es que estamos hablando de unas zapatillas en lo que se prima es la libertad de movimiento en la pisada, de manera que cualquier tipo de protección haría la función contraria a lo que se intenta. Encontramos unos refuerzos en el upper en forma de hexágonos termopegados para dotarlo de algo más de consistencia, pero no podemos llegar a llamarlos protecciones, ya que el simple golpe de una piedra en esa zona será inmediatamente palpable.
La plantilla es de unos 5 mm y envuelve el pie por la zona del arco y del talón, proporcionando mayor amortiguación y comodidad; al igual que la media suela, está hecha con el BioMoGO (degradación acelerada). Nada dice la marca sobre tratamiento antibacteriano, pero ni falta que le haría (de no llevarlo) ya que en este aspecto se comportan de sobresaliente.
Los reflectantes los tenemos en la zona lateral de los dedos, en forma del logo de Brooks; justo en la mitad del talón, en forma de botón, y finalmente en el pasador de los cordones que se aloja en la lengüeta (éste será más difícil de ver ya que va tapado por los cordones). Buena carga lumínica suficiente para ser vistos en condiciones de poca luminosidad.

Impermeabilidad / Transpirabilidad

Muchísima transpirabilidad equivale a cero impermeabilidad. ¿No? Pues este es el caso de las Brooks PureGrit 4 y a pesar de la doble capa en el upper (recordamos que en el interior llevan una finísima tela blanca) la entrada de agua en cualquier circunstancia (lluvia, ríos, charcos) es inmediata. Y por la misma razón, el secado será muy rápido. Aunque no hayamos podido probarlas en verano por razones obvias, auguramos en esta época del año un secado rapidísimo, siendo la lengüeta la última parte de las zapatillas en secarse (debido a su grosor y que en cierto modo va cubierta por la ojetera). De hecho, una de las pruebas de esta sección fue sumergir las zapatillas totalmente en un charco, en día soleado a 13º C, y al finalizar la salida 30 minutos después, el conjunto estaba parcialmente seco. Con lo que si esta prueba la extrapolamos a condiciones de puro verano, nos podemos hacer una idea bastante aproximada como conclusión.

Suela

El Blown Rubber es el compuesto empleado en estas Brooks PureGrit 4, de buen agarre –en términos generales- en la mayoría de superficies, siendo el sistema de tacos el denominado 3D Hex Lugs; es decir, multitud de pequeños tacos hexagonales de unos 3mm colocados para conseguir un agarre multidireccional. Son tacos pequeños pero muy robustos y al no tener una longitud excesiva, será difícil perder o arrancar alguno de ellos. De esta manera, realicemos el apoyo que sea, nos garantizamos que siempre habrá un grupo de tacos en contacto con el suelo para que el agarre sea permanente durante la carrera. La suela sube mucho por la puntera debido a tres motivos: a) no perder tracción en subidas pronunciadas; b) no perder tracción en el último impulso antes de despegar el pie a ritmos altos (si os fijáis, la suela en esta zona, con sus tacos más pequeños, sube por el dedo gordo –y no por el centro de la puntera- ya que es la última zona que está en contacto con el suelo antes del despegue; y, c), hace las veces de una mini protección de los dedos.
Si tuviéramos que escoger el terreno idóneo para estas PureGrit 4, sin duda serian senderos de tierra compacta, incluso con pequeñas piedras sueltas o roca seca. De hecho, hicimos una carrera en la montaña mágica de Montserrat (25 km y 1.700 m D+), formada principalmente por senderos de tierra suelta, compacta, piedras y algo de asfalto, y el rendimiento ha sido satisfactorio. Igual de bien trabajan sobre la tierra batida, roca seca, hojarasca o senderos de tecnicidad media con piedrecillas sueltas. La adaptabilidad de la suela y su flexibilidad, gracias en parte a las hendiduras (que dejan ver la placa anti-rocas), denominada “Flex Grooves”, hacen que se adapten fácilmente a terrenos diferentes o irregulares, como por ejemplo los canteos laterales, en donde las zapatillas son capaces de retorcerse como una serpiente para pisar con seguridad. En subidas (que de por sí son lentas) la respuesta del agarre es mayor que en aquellas bajadas más rápidas: creemos que la poca distancia de los tacos entre sí facilitan el buen agarre, siempre y cuando tengan el tiempo suficiente para morder el terreno. Igualmente en hierba o asfalto (ambos secos) la adherencia es de notable.
Ahora bien, si tenemos que correr con ellas en superficies mojadas, mejor optaremos por otros modelos. Bien es cierto que la mayoría de zapatillas pierden adherencia en terrenos mojados (a no ser que sean específicas para dicho terreno), pero las pruebas sobre mojado de las PureGrit 4 arrojan un resultado contundente: mejor no sacarlas del armario.
Incluso en aquellos terrenos húmedos producto de la lluvia del día anterior, echamos en falta un mayor agarre de la suela, tanto, que la desconfianza y falta de seguridad nos hace extremar las precauciones así como reducir el ritmo de carrera. Habrá que tener especial cuidado si corremos por el asfalto mojado, en donde las probabilidades de caída aumentan rápidamente (como por ejemplo, si estamos haciendo un door-to-trail con lluvia).
Lo mismo sucede con el barro: al ser una suela con tacos poco prominentes y muy unidos entre si, la acumulación de barro está garantizada al 100%, creando una capa de fango por toda la suela y haciéndolas inservibles para este tipo de terrenos.
En definitiva, si exceptuamos los terrenos grasos o húmedos (como la hierba mojada, tierra compacta húmeda,…), las PureGrit 4 se comportarán de manera correcta y acordes para lo que han sido ideadas.

Durabilidad

Las Brooks PureGrit 4 son zapatillas que nos acercan al natural running y en las que no encontraremos refuerzos o protecciones excesivas o innecesarias ya que -aunque aumentarían la durabilidad del conjunto-, penalizarían precisamente esa libertad de pisada que pretende brindarnos. Después de los 200 km que le hemos impreso (incluso alguna carrera, como comentamos), vemos que el upper es quien está pagando con mayor claridad las consecuencias de nuestros tests. Entre los hexágonos termosellados del upper -justamente en la doblez lateral de la flexión- ya encontramos los primeros síntomas de desgaste prematuro, en forma de grieta. Como se aprecia en las fotos, la tela exterior ya empieza a resquebrajarse y a abrirse, augurando un agujero total en algunos kilómetros más (cosa que sucede en ambas zapatillas). A la media suela se le observa las típicas grietas de compactibilidad y alguna ralladura producto del roce / choque contra las piedras. Otro punto en el que observamos una pequeña rotura es en la rejilla que cubre la Nav Band, que con el tiempo apunta a que irá a más. En cuanto a la suela, observamos típico desgaste en los tacos que más tiempo están en contacto con el suelo según nuestra forma de correr, pero nada que sea alarmante ni prematuro como lo es el caso del upper.

Conclusiones

Después de numerosas salidas por variedad de terrenos y con un volumen global de algo más de 200 km, estamos en condiciones de afirmar que la versión 4 de las PureGrit de la casa americana Brooks son unas zapatillas esencialmente para corredores con una técnica de carrera mínimamente eficiente, de pisada neutra y que gusten del natural running, es decir, de aquella sensación de estar conectado al suelo y recibir información de aquello que vamos pisando ya que, a pesar de que tengan protección contra rocas (Rock Ballistic), ésta ejecuta su función a las mil maravillas: nos permite sentir sin dolor. Sin lugar a dudas encontramos su corredor ideal, en cuanto a peso se refiere, en los 70 kilos aproximadamente, permitiendo carreras de hasta 40-50 km, pero con una distancia ideal menor (en torno a los 25-30 km) si el corredor pesa más de lo que indicamos. Serán buenas zapatillas para terrenos de tecnicidad media y un entorno seco, de baja o media montaña, con terreno de tierra compacta o suelta o incluso con piedras sueltas por el camino. Si el terreno a cubrir estará mojado o húmedo, deberemos optar descaradamente por otros modelos para Trail Running. También las recomendamos tanto para entrenamientos como para competición, donde los ritmos altos que se les puede imprimir gracias al compuesto de la media suela (especialmente en pistas compactas), no dejará indiferente a nadie. No en vano en muchos momentos de las pruebas hemos tenido la sensación de llevar unas auténticas voladoras.
PROS
+ Rock Ballistic (placa anti-rocas): simplemente excelente.
+ Reactividad de la media suela.
+ La tecnología “Rounded Heel”: que convierte el talonear en casi una virtud.
CONTRAS
- El agarre en mojado o terreno húmedo le hace perder versatilidad, limitándola única y exclusivamente a superficies en seco.
- La durabilidad del upper no es su mejor presentación.
- Se podría mejorar la sujeción global.

PUNTUACIONES

  • Adherencia bajadas en tierra7.0
  • Adherencia en roca6.0
  • Adherencia en roca mojada0.0
  • Adherencia subidas en tierra8.0
  • Altura de la caña8.0
  • Amortiguación delantera7.0
  • Amortiguación trasera8.0
  • Asfalto6.0
  • Costuras8.0
  • Durabilidad5.0
  • Estabilidad8.0
  • Fit6.0
  • Flexibilidad9.0
  • Impermeabilidad2.0
  • Pista8.0
  • Protecciones7.0
  • Reflectantes8.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros7.0
  • Torsión lateral8.0
  • Trail7.0
  • Trail Extrem6.0
  • Transpirabilidad9.0

Comparar con

PureGrit 4 - Brooks

Vs

buscar