Adidas Kanadia TR 7

Adidas Kanadia TR 7
Adidas Kanadia TR 7
Adidas Kanadia TR 7
Adidas Kanadia TR 7
Adidas Kanadia TR 7
Adidas Kanadia TR 7

VÍDEO ANÁLISIS



Adidas Kanadia TR 7

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 8.5 14
  • Peso (gramos) 278 371
  • Mesh 96 107
  • Ancho metatarso(cm) 110 122
  • Ancho talón(cm) 81 89
  • Perfil talón(cm) 31 37
  • P.V.P 100,00 €

Introducción

Adidas es una de las marcas decanas del mundillo deportivo, todo un referente en zapatillas y, desde hace unas temporadas ha decidido poner toda la carne en el asador para posicionarse en la cima en el segmento del trail running en el que no gozaba de tanta aceptación como en el asfalto.
Para ello está recurriendo a toda su artillería pesada y a los ya habituales caucho Continental, tacos Traxion y demás, ha añadido su gran arma, el Boost, que poco a poco va incluyéndose en todos sus modelos y que probablemente supondrá una revolución como ya hizo en la gama asfaltera.
No obstante, no todo pasa por esos compuestos, elementos y tecnologías sino que la marca alemana tiene muchas otras armas en su kit de herramientas y, en estas Kanadia TR 7 nos demuestra que es capaz de hacer grandes zapatillas con materiales más modestos y ciñendose a precios muy competitivos.
La saga Kanadia ha sido muy apreciada por los que se inician en el trail running y no quieren hacer un gran desembolso de dinero y por los que quieren unas zapatillas de complemento pero, ahora, con esta séptima versión, es posible que se sumen también los que, aun siendo grandes corredores de montaña, quieran unas zapatillas ágiles con las que salir a darle caña al cuerpo y a maltratar las zapatillas, sabiendo que lo que llevan en los pies les da un buen rendimiento y que no les ha costado un ojo de la cara, por lo que pueden cambiarlas con mayor frecuencia.
Seguid leyendo porque os aseguramos de que vais a descubrir cosas de las Kanadia TR 7 que probablemente no habéis leído hasta ahora.

Primeras sensaciones

Austeridad, la palabra que mejor resume la primera impresión que tuvimos de las Kanadia TR 7. Bueno, también se nos escapó un “¡qué guapas son así, completamente en negro!”.
La verdad es que son un cúmulo de sensaciones contrapuestas porque llama la atención su ligereza, lo toscos que se perciben algunos materiales pero lo bien rematados que están, la presencia de grandes refuerzos contundentes junto a termosellados finitos, un tacto duro en mediasuela y suela a pesar de ser una zapatilla teóricamente de iniciación, …Al ser unas “primer precio” esperábamos encontrar multitud de “pecadillos” en forma de pegotes de pegamento o algún que otro hilo suelto pero, nada, todo perfectamente acabado así que, si no fuera porque al tacto se nota unos tejidos un tanto “rasposos”, se ve alguna costura como la del interior del antepié o cosas así, estaríamos habalndo de una zapatilla ganga porque cuesta prácticamente la mitad que muchas de las habituales de entrenamiento (el precio catálogo baja holgadamente de los 100 euros).
El tacto de la amortiguación y la flexibilidad no nos entusiasmó y la sensación no mejoró al calzarlas, demasiado duras, así que rezamos porque se ablandaran y cedieran un poco con el paso de los kilómetros. Como vamos a ver en los próximos apartados, algo mejoran, pero mantienen esa rigidez y firmeza durante toda su vida útil.
Lo que sí vino a nuestra mente inmediatamente fue el “¿qué tal irán al correr rápido con ellas porque si son tan ligeritas y firmes? A ver, a ver”.
De la horma nos gustó mucho su amplitud (en seguida pensamos en la posibilidad de evitar las famosas uñas negras) y la sensación de libertad aunque a lo mejor a alguno no le entusiasma, sobre todo por el tobillo, que no queda abrazado con contundencia.
A la hora de ajustarlas, los cordones van de cine, toscos pero no deslizan al hacer el nudo y probablemente valdría con un nudo simple, sin necesidad de segundo nudo. Sin embargo, esa falta de flexibilidad del upper hace que no terminen de quedarnos mimetizadas con el pie así que, quedamos a la expectativa de ver cómo van en marcha.
Ummm, muchas incógnitas por desvelar con estas Kanadita TR 7, vamos a dejarnos de conjeturas y vamos a ponernos manos a la obra, a darles un poco de candela.

Mediasuela

La mediasuela de las Kanadia TR 7 va contracorriente respecto a sus hermanas de Adidas porque no tiene nada del Boost que van incorporando en mayor o menor cantidad casi todos los modelos actuales y tampoco conserva ningún rastro de los anteriores Adiprene o Adiprene+.
La mediasuela es una pieza única de EVA, toda del mismo tipo y densidad, lo que no implica a priori que tenga que ser necesariamente mejor ni peor. Una ventaja de esta simplificación es que permite ahorrar peso y evitar los problemas que suponen las uniones de diferentes polímeros o piezas pero tiene el inconveniente de que es más complicado darle diferentes tactos a la amortiguación ya que únicamente se puede modificar el grosor y el diseño.
El diseño es simple a más no poder y prácticamente lo único destacable es que, si la consideráramos partida en dos (como si fueran dos capas de una tarta), en la parte exterior, la que queda encima es más ancha que la que queda debajo y, en la parte interior pasa al revés y es la capa superior la que es algo más “estrecha”. Con esto se consigue das un mayor apoyo en la parte exterior, para que el pie no se vaya pp. ej. a la hora de cantear o forzar apoyos laterales.
El tacto que ofrece es bastante firme y además necesita unos cuantos kilómetros hasta que “rompe” (en las primeras salidas se notan muy duras) y, aunque no la hemos probado en temperaturas invernales, viendo cómo se ha comportado en verano, es probable que acuse bastante el frío y que en esos días se noten especialmente duras. A cambio, en verano no se vuelve chiclosa.
Gracias a esa firmeza del polímero de la mediasuela, a su grosor y a cómo la han combinado con la suela en el mediopié han podido prescindir de piezas rígidas en esa zona central y la verdad es que nos ha llamado la atención hasta qué punto son capaces de mantenerse rígidas en la parte media y hacer cierto efecto catapulta en la parte delantera.
Aparte del trabajo que realiza la EVA, esa resistencia también se logra con la “subida” que hace por los laterales el caucho de la suela que, además de darle ese plus de rigidez, protegen la zona y, algo muy importante, permiten que al pisar sobre firme irregular con el mediopié no deslice, como pasa cuando colocan en el mediopié piezas plásticas y las dejan al descubierto.
A nivel de torsión son algo más fáciles de “enrollar” y deformar, algo que le viene muy bien para acompañar a la buena dinámica que tiene que se ve además acelerada en su última fase por la curvatura bastante marcada que tiene en la puntera.
La EVA que han usado es firme y apenas se comprime por lo que, además de lo comentado del tacto que se percibe al correr con ellas, tampoco hay mucho efecto rebote por lo que pueden no agradar a algunos en superficies duras. A cambio, cuando estamos en terrenos blanditos, se desperdicia mucha menos energía que cuando la mediasuela es blandita y se comprime fácilmente.
La altura es media, con unos 30 milímetros contando la plantilla integrada que no se puede quitar, lo que probablemente supone alrededor de 25-26 milímetros midiéndola sin la plantilla como se suele hacer.
Es complicado definir la sensación que transmiten del terreno porque, no aíslan ni protegen totalmente de él, pero la firmeza de la mediasuela evita que vayas palpando todas las irregularidades del terreno. Se quedan a mitad de camino entre las que dejan “contar las piedras que se pisan” y las que permiten correr por encima de dichas piedras porque se las van comiendo sin que nos enteremos. En la parte delantera es más acusada esta sensación porque el grosor de la mediasuela es bastante menor.
No tienen placa antirrocas pero creemos que no tendría mucho sentido porque, aunque aumentara su protección, probablemente endurecería en exceso el tacto y quizá limitaría su flexibilidad delantera.
Nos ha llamado la atención la forma un tanto abrupta en que finaliza la presencia de la EVA en la puntera que, en los dos últimos centímetros es únicamente caucho de la suela. Es una solución que se ve en varios modelos en los que en esa zona final se utiliza un compuesto más duro que en el resto de la mediasuela y la verdad es que, pensando en que es caucho resistente, nos parece interesante porque le da un plus de durabilidad, aparte de endurecer la parte con la que se hace el último impulso en la zancada.
También queremos romper una lanza a favor de las Kanadia TR 7 respecto a la estabilidad porque parece que se ha extendido la creencia de que es una zapatilla inestable y, a nuestro juicio no lo es. No es una zapatilla “de estabilidad” o “con soporte”, eso está claro, pero de ahí a decir que es inestable hay un mundo. Gracias a la firmeza de la EVA que han utilizado apenas hay desplazamiento lateral, casi no hay compresión en cada pisada, la flexibilidad y torsión no son fáciles de forzarlas, … así que, contando con las dinámica que tienen las Kanadia TR 7 (bastante ágil, por cierto), creemos que la estabilidad que ofrecen es más que correcta. Si se intentara retener más el pie o darle más apoyo, perderían gran parte de esa “gracia” y probablemente se convertirían en unas zapatillas hasta cierto punto desagradables porque se convertirían en unas zapatillas duras, toscas, lentas y perezosas. Además, aparte de eso, en trail running, dar mayor estabilidad no siempre es bueno porque el pie pisa sobre terreno irregular así que conviene que la zapatilla se pueda mover con soltura.

Lengüeta

La lengüeta de las Kanadia TR 7 es bastante simplona, simplemente una doble capa de tela con un poco de acolchado y una tercera capa de piel sintética en los tres últimos centímetros para darle algo más de cuerpo.
No está unida en los y es estrechita, apenas lo justo para quedar tapada por la ojetera pero como la presilla que permite fijarla con el paso de los corones está muy arriba, no se desplaza hacia los laterales al correr.
Los dos laterales de al ojetera quedan bastante cerca el uno del otro así que no debería plantear problemas por dejar que penetre fácilmente la arena y las piedrecillas, al menos por la zona de la lengüeta.
Es bastante cortita y termina prácticamente a la altura del último ojal con lo que, los que gusten de lengüetas tipo bota de fútbol, lo mismo se sienten algo extraños. Es cuestión de gustos personales y creemos que, si está bien fija y no se mueve ni para los lados ni se baja, no es especialmente relevante que suba más o que se quede a esa altura.
A pesar de ser finita, la protección que ofrece frente a los cordones y la ojetera es adecuada y, como hemos dicho, al quedar la ojetera bastante junta, en caso de recibir algún golpe con alguna rama o piedra, no nos vamos a romper el empeine porque entre ambos (ojetera y lengüeta) nos dan protección ante esos golpes (dentro de lo razonable, por supuesto).
La presilla por la que pasa el último cruce de los cordones se convierte también en un tirador que permite darle un estironcillo para reajustarla un poco. En el talón hay una presilla análoga y algunos dicen que es para calzarlas mejor pero, sinceramente, no nos parece que sean necesarias, ninguna de las dos, menos aún, en un modelo con un collar tan abierto como el que tienen las Kanadia TR 7.
Destacar que la lengüeta no es una pieza adicional como suele ser habitual sino que es una prolongación del upper de la puntera con lo que no tiene la típica costura a la altura del primer ojal. Esto nos parce muy interesante porque, a veces, esa costura puede producir rozaduras o presiones si el upper es muy rígido o si quedan grandes. Además, le confiere una mayor durabilidad ya que la lengüeta no es una pieza independiente.

Sujeción

El tema de la sujeción y el ajuste es uno de los más controvertidos de las Kanadia TR 7 y, de hecho, se pueden encontrar opiniones prácticamente de todo tipo. No obstante, creemos que gran parte de ellas se alejan de la objetividad y que están muy sesgadas por la parte subjetiva de quien las emite.
La horma de las Kanadia TR 7 es amplia y el ajuste, aunque sea bueno, deja cierta sensación de amplitud, pero eso no tiene por qué ser malo mientras el pie vaya bien sujeto porque las dota de mucha versatilidad de cara a poder amoldarse a diferentes fisionomías de pies y a permitir el uso de diferentes tipos de calcetines.
La amplitud es general, en las tres zonas de las zapatilla (retropié, mediopié y antepié), sobre todo en la base, donde apoya el pie, algo que sería ideal para plantilleros pero que, al no poder quitarle la plantilla que traen de serie, queda anulado y desperdiciado. Señores de Adidas, ¿cómo se les ocurre poner una plantilla fija que no se puede quitar en una zapatilla de trail? No tiene ningún sentido, ¡auque sólo sea pensando en la higiene, para poder quitarla y lavarla!
La puntera parece muy afilada, pero tallan larguito así que no hay presión en los dedos y como el upper de esa zona no tiene refuerzos superiores, los dedos tiene espacio de sobra. Además, los ojales sal de una pieza que viene desde la mediasuela así que tampoco presiona en el inicio del empeine.
En el mediopié, no marcan el arco en exceso y abrazan bastante bien la zona media, pero quizá le penaliza el que todo forma parte de una misma pieza con lo que no terminan de amoldarse a todas las particularidades o manías que podamos tener a la hora de ajustárnoslas. Se nota sobre todo en marcha porque, aunque flexa bien, quizá le falta un poco más de maleabilidad.
El talón es el que realmente genera esos comentarios respecto a la posible laxitud del ajuste porque el collar es bastante amplio y, a pesar de la curvatura de los maléolos, algo bajito. Deja muy libre al tobillo y, eso, a muchos les agobia de cara al trail running. Obviamente, a los que tengan una pisada ágil, al contrario, les encantará porque da muchísima libertad y permite hacer virguerías cuando vas corriendo con ellas.
La verdad es que es una horma que quizá necesita un repaso porque choca un poco la buena sensación de sujeción que se tiene en los metatarsos, donde apenas dejan espacio para el desplazamiento lateral y en el collar que, como acabamos de comentar, es bastante amplio. No obstante, como decíamos antes, tampoco nos parece que flojeen en el ajuste porque, si hace falta una mayor sujeción, no hay más que utilizar el ojal adicional y, listo, ya queda el tobillo perfectamente sujeto.
De cara al soporte, como hemos comentado al hablar de la mediasuela, es toda de la misma densidad y no es especialmente ancha y el diseño del upper es pensando en unas zapatillas totalmente neutras, que no interfieran para nada en nuestro ciclo de la pisada. Esto, sumado a su agilidad y a la rápida transición, puede dar esa sensación de falta de estabilidad que algunos le echan en cara pero que nosotros no terminamos de ver. Ahora, está claro que el que quiera unas tanquetas de las que parecen botas de esquí, que se olvide de las Kanadia TR 7, no son sus zapatillas. Por el contrario, quien quiera algo alegre, que le siga la fiesta cuando salta como una cabrita de piedra en piedra, que las calce y pruebe a ver porque, aunque no sean de las que quedan como un calcetín, pueden darle mucho juego.
Si tuviéramos que proponerle alguna mejora, probablemente nos centraríamos en la zona media, trataríamos de que no fuera todo una pieza sino que pudiera amoldarse un poco mejor al pie.

Acabados

Las Kanadia TR 7 son, como se suele decir, unas “primer precio” y apuran la relación calida – precio muchísimo pero creemos que la calidad de los materiales y, sobre todo, los acabados, están a muy buen nivel. Digamos que dan más de lo que piden / cuestan.
Salta a la vista y se aprecia en cuanto las coges y las calzas, que los materiales no son tan refinados como los de sus hermanas, ya lo hemos comentado en apartados anteriores y la apariencia es algo tosca, pero eso no afecta a los acabados, que son tan buenos como los de las zapatillas de gamas superiores. De hecho, no hemos visto ni un solo hilo descosido, sobrante de pegamento, … todo perfectamente rematado.
Lo que hemos dicho que los materiales son quizá algo menos “agraciados” que los de sus hermanas, puede jugar en su favor en determinados casos ya que, al ser más toscos, de cara a la durabilidad no sólo están parejos, sino que en algunos casos, incluso pueden llegar a ganarles.
Si le damos un repaso general, vemos que el antepié está muy bien protegido, con una pieza de piel sintética que envuelve la puntera y también protege los laterales de los metatarsos, tanto por dentro como por fuera. Es un punto que p. ej. quedó flojo en las Response Trail 21 y la verdad es que se agradece porque es una zona propensa a recibir golpes con las piedras y, con esa simple protección es suficiente para que no se rompa prematuramente y, sobre todo, para que no recibamos impactos que nos acaben generando rozaduras o incluso ampollas.
La zona del mediopié tiene las tres bandas de Adidas termopegadas, al igual que la ojetera, algo que nos ha sorprendido muy gratamente porque no se suelen ver estas soluciones en zapatillas de estas gamas o, al menos, no con un acabado tan bueno.
Lo que no nos ha gustado es el primer ojal que, aunque funciona muy bien, va posicionado de una forma un tanto cutre. A ver si en la próxima versión lo colocan un poco mejor porque tenemos claro que va a seguir ahí por lo que estamos viendo en otras zapatillas de la gama de trail running de Adidas.
En cuanto al talón, la piel sintética vuelve a ser protagonista para proteger del roce y envolver un pequeño contrafuerte que no sabemos por qué se ha hecho tan corto (apenas se adelanta hasta la mitad del talón). Es destacable la transición de los refuerzos, perfectamente rematada.
El interior es de un tacto algo “rasposo” y tiene, a nuestro juicio, un defecto un fallo bastante importante: la costura final de la pieza que hace la puntera porque se marca mucho. Probablemente no dé problemas a la mayoría, pero no sería de extrañar que a alguno le diera un susto, sobre todo a los que sean susceptibles a las rozaduras.
El otro punto que no es que consideremos un fallo sino que somos incapaces de entender es el de la plantilla integrada porque no hay forma de quitarla. Va cosida y no nos hemos atrevido a descoserla porque parece que es a la vez plantilla y footbed así que no hemos querido arriesgarnos a estropear las zapatillas. Palabra que le hemos dado mil vueltas a ver si se nos ocurría alguna justificación para esto pero nada así que, si alguien puede darnos una pista, se lo agradeceremos enormemente.
Y, por último, un tironcete de orejas para Adidas por la ausencia total de reflectantes, ni uno sólo, ¡minipunto negativo!

Impermeabilidad / Transpirabilidad

Hemos leído y oído en múltiples ocasiones (empezando por la documentación oficial de Adidas) remarcar el hecho de que la puntera de las Kanadia TR 7 es impermeables y, si bien es cierto porque esa piel sintética no cala, al igual que no lo hacen las del mismo material que van en el talón, ahí se acaba su impermeabilidad.
El resto de la zapatilla, todo lo que es rejilla cala inmediatamente, en cuanto se moja así que, desde nuestro punto de vista, no tiene mucho sentido sacar a colación la palabra “impermeable” asociada a estas zapatillas.
Lo bueno es que, al ser una tela bastante rígida, salvo en la zona de encima de los dedos y la lengüeta, apenas cala agua con lo que seca relativamente rápido.
No es la zapatilla más fresca del campo, pero tampoco es de las que achicharran el pie dentro de ellas a pesar de esa apariencia bastorra que tienen.

Suela

Por fin llegamos a la mejor parte de las Kanadia TR 7, su suela. Serán unas zapatillas de “primer precio”, les faltará el glamour de compuestos como el caucho Continental, será aparentemente una única capa de caucho, … pero funciona muy bien, tienen un rendimiento muy bueno, da para correr un millón de kilómetros con ellas, no se le arrancan los tacos, … ¡ya quisieran muchas zapatillas tener una suela que rindiera a ese nivel! Por supuesto, no es perfecta y tiene cosas mejorables pero es, sin duda, lo mejor de estas zapatillas y está unos cuantos puntos por encima del resto de elementos que la conforman.
Al igual que la mediasuela, es de una única pieza (ya vamos hilando el por qué de que sean tan firmes y que no flexen con facilidad), toda ella de un caucho muy duro, del estilo del que se suele usar en las zonas de mayor desgaste y que en las Kanadia TR 7 han decidido utilizar de manera uniforme en toda la suela, independientemente de la zona. No tenemos el dato de la densidad pero, por la dureza que se percibe al tacto y la resistencia que han mostrado ante el desgaste por abrasión, debe ser, de los de la parte alta de la escala (de AdiWear para arriba).
Esta dureza tiene la ventaja de la durabilidad y e plus de resistencia ante desgarros de los tacos que comentaremos más adelante pero, como contrapartida, hay que cargar con esa dureza que, sumada a la de la mediasuela puede hacer que el tacto global sea más firme de lo deseado (sobre todo al correr sobre superficies duras) y, lo principal, en superficies mojadas agarra peor que otros compuestos más blandos.
Los tacos son de unos cinco milímetros, con forma de flecha y en dos niveles, es como si fuera una punta de flecha a la que se le ha puesto encima un segundo taco con forma hexagonal. Como suele ser habitual, la orientación en talón y antepié son opuestas, para orientarlos según en sentido del movimiento que realiza el pie en cada una de esas partes (en talón para retener y en puntera para traccionar).
Destacar que no son tacos adheridos a la suela sino que forma todo de la misma pieza con lo que las posibilidades de que se despeguen se eliminan por completo y sólo podemos perder un taco si es porque éste se arranque literalmente. No obstante, esto es francamente complicado porque la zona que queda bajo el hexágono es maciza y la parte de las puntas de la flecha son gruesas y tienen entre dos y tres milímetros (casi valdrían por sí solas como tacos.
Una de las particularidades de estos tacos, amén de ese diseño es el diseño o tecnología Traxion, que Adidas empezó a utilizar hace un par de temporadas y que permite que el taco se hunda en la parte delantera, permitiendo que éste se adapte al terreno que pisamos: cuando es más duro se hunde más que cuando es blando, que a lo mejor no se hunde nada. No se introduce todo el taco, sino sólo la parte final de la punta de la flecha y permite también que la transición por encima del taco sea algo más progresiva, que no se note un salto brusco al llegar al final del taco.
En el primer modelo de zapatillas en el que lo incorporaron, no salió del todo bien porque tendían a arrancarse los tacos con cierta facilidad pero rápidamente lo reenfocaron y, con diferentes implementaciones, mayor o menor capacidad de hundimiento, materiales de uno u otro tipo, etc., le han acabado cogiendo el punto y creemos que funciona muy bien, da muy buen resultado en todos los modelos que hemos probado hasta ahora.
Toda la suela salvo la parte externa del talón y la parte interna – delantera del antepié tiene el taqueado que acabamos de describir y, en esas dos zonas, se han puesto unos grandes tacos alargados a modo de cuchilla que permiten un mayor agarre y que se agradecen, sobre todo el del talón, en el caso de las bajadas, porque permite frenar bastante bien (aunque no sean unas grandes bajadoras). En el talón se deja entrever el faldón que caracterizaba algunos de los modelos de Adidas, aunque es muy leve, apenas 2-3 milímetros.
En la zona del mediopié, como comentamos en el apartado de la mediasuela, nos ha gustado mucho el hecho de que lo hayan tapado completamente y, no sólo eso, sino que lo han hecho con una gruesa capa que incluso rebosa por los laterales. Da mucha seguridad cuando pisamos piedras y mejora la flexibilidad y torsión de la zapatilla.
No obstante y, a pesar de no ser demasiado anchas, quizá le falta un poco de adaptabilidad a las irregularidades del terreno porque se comporta prácticamente como un bloque con lo que al pisar por pedregales, le echamos en falta el que se deforme un poco más para poder adaptarse mejor al terreno. En el otro extremo, en superficies lisas (dura o no), son un cañón.
El agarre es bueno en general mientras no aparezca el agua en cuyo caso, aunque no dejan de agarrar, si que hace que nos tengamos que poner alerta, sobre todo, en superficies lisas. En esas superficies lisas, a la hora de afrontar grandes subidas, aun estando secas también le hemos notado un poco de tendencia a patinar y lo achacamos a la dureza de los tacos, que hace que no se deformen apenas, con lo que no terminan de agarrarse (ojo, hablamos de subidas de las que hemos hecho en rocas corriendo casi a cuatro patas donde van mejor zapatillas más flexibles y con suelas más blandas y flexibles).
En el caso de que aparezca barro, éste se nos ha acumulado algo en la zona del talón, sobre todo en la parte más retrasada porque es donde quedan más cerca los tacos pero, en el resto, nada preocupante y, en cualquier caso, lo sueltan bastante rápido en cuanto se dan unos cuantos pasos en duro.
Para cerrar este apartado una de curiosidades: fijaos en la suela mirándola de frente y veréis que la parte central está más baja que los laterales, es decir, tiene cierta curvatura en el eje longitudinal.

Durabilidad

En este apartado es, probablemente, donde mejor nota sacan las Kanadia TR 7 y donde le dan p’al pelo a muchas zapatillas de mucho más nombre y precios mucho más altos. Como ya hemos comentado anteriormente, los compuestos de mediasuela y suela son bastante duros y eso redunda en una mayor durabilidad.
La EVA de la mediasuela, apenas muestra signos de haber pasado por una buena dosis de kilómetros porque no se ha deformado y casi ni arrugado cuando en otras zapatillas ya estaríamos viéndolas con más arrugas que un viejo centenario y, probablemente con varios arañazos.
Para la suela, no nos atrevemos a dar una cifra de kilómetros que le auguramos pero probablemente sean unas de las que más nos van a dar porque, gracias a la dureza que tienen y a cómo se han diseñado, no sólo no se han desgastado, sino que tampoco apreciamos ninguno descarnado o que esté amenazando con arrancarse.
Y, en cuanto al upper, más o menos en la misma línea: materiales un tanto toscos pero duros y resistentes como pocos y, al estar todo bien rematadito, pues también debería dar para un buen montón de kilómetros y horas de diversión.
El punto por el que podrían flaquear es si tenemos la mala suerte de tener un enganchón con alguna rama o similar en la parte de encima de los dedos porque es la tela más débil o, quizá, en la piel sintética, que a base de rozarla pueda llegar a cuartearse, pero no creemos que eso haga que merme su rendimiento sino simplemente estropear un poco su apariencia. Además, si se tienen en el color “full negro” como el que nos ha tocado para esta prueba a fondo, todo eso queda disimulado.
Bueno, la verdad es que hay otro punto de riesgo que, aunque a nosotros no nos ha planteado problemas, sería bueno tenerlo en cuenta para ir echándole un vistazo y anticiparse. En el mediopié, entre las tiras de Adidas, que van termopegadas, queda la tela del upper, se arruga y podría llegar a verse “mordida”. Se nos antoja un poco complicado por cómo quedan las tiras y porque la tela es bastante robusta pero no estaría de más ir revisándola para anticiparse a roturas (podrían verse facilitadas si no enjuagamos la tela después de que se hayan llenado de salitre o barro).

Conclusiones

Después de haber leído esta prueba a fondo de las Kanadia TR 7, ¿qué sensación os queda: son unas grandes zapatillas, están a la altura de las expectativas, se quedan cortas, son mejores de lo que esperabais, …?
No sabemos lo que pensaréis vosotros pero a nosotros nos han sorprendido bastante y creemos que son una gran opción dentro de las “primer precio” y que dan mucho más de lo que se podría esperar por lo que cuestan que es, prácticamente, la mitad de lo que valen muchas de las zapatillas de entrenamiento. El tema del precio no les exime la culpa de algunos puntos “no buenos” que hemos ido comentando pero, sinceramente, creemos que los puntos “buenos” son muchos más y que los compensan con creces amén de que muchos de ellos son más cuestiones subjetivas que objetivas como por ejemplo lo del tacto de la amortiguación, que es cosa de que a uno le guste más o menos (es decir, no es ni positivo, ni negativo, simplemente es así y se amoldará mejor o peor a lo que necesitamos).
Lo que sí deberíamos tener claro es que, aunque sean de esa gama, quizá no son unas zapatillas “para todos los públicos”, a lo mejor ya no son unas zapatillas “de iniciación” que se puede calzar el típico que buscar algo para empezar a probar el trail running porque ese tacto firme, la dureza de la suela, la agilidad que tienen, etc. no nos parece lo más adecuado para el principiante que suele tender a preferir zapatillas más robustas, más tranquilas y estables, etc.
No es que las desaconsejemos pero, posiblemente las Response Trail Boost (o las anteriores Response Trail 21) sean más aptas como zapatillas “de iniciación” y estas Kanadia TR 7 encajen mejor para el que busca algo para rodar alegre, posiblemente una zapatilla de complemento o incluso de competición, pero que no quiere irse a algo realmente agresivo, unas de competición “de verdad”, bien porque cree que no le va a sacar uso, bien porque prefiere tener algo que le sirva para más cosas.
La verdad es que no nos habríamos esperado un comportamiento tan bueno a ritmos cañeros, en momentos de exigencia y, de hecho, después de haberlas probado, no las descartaríamos como zapatillas con las que presentarnos en una línea de salida de pruebas de media maratón de montaña (y probablemente le sacaríamos los colores a más de uno de los que van “de punta en blanco” con la crème de la crème del material de competición). Ojo, que en el 8.5 USA de la unidad de pruebas no llegan a 280 gramos.
Dicho esto, tratando de recopilar un poco todo lo dicho, destacaríamos aspectos como la durabilidad del conjunto y, sobre todo, de la suela, su agilidad, transición de la pisada y relación calidad – precio y quizá pondríamos en la lista de cosas a mejora o analizar el tema de la horma, que nos ha parecido un poco descompensada en algunos casos, el tratar de darle un poco más de flexibilidad, quizá el ablandarle un poco el tacto de la amortiguación y tratar de buscar la forma de permitir que el upper sea un poco más flexible para que se adapte mejor al pie, sobre todo cuando vamos corriendo.

PROs:
- Relación calidad – precio (y precio en sí mismo).
- Durabilidad (sobre todo de la suela y mediasuela).
- Ligereza.
- Agilidad.

CONtras:
- Agarre en mojado.
- Tacto de la mediasuela y suela muy firme.
- Upper algo duro y falto de flexibilidad.
- Plantilla fija, no se puede quitar.

PUNTUACIONES

  • Flexibilidad7.0
  • Torsión lateral7.0
  • Protecciones8.0
  • Reflectantes0.0
  • Costuras8.0
  • Altura de la caña7.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros7.0
  • Impermeabilidad5.0
  • Transpirabilidad7.0
  • Adherencia subidas en tierra8.0
  • Adherencia bajadas en tierra8.0
  • Adherencia en roca8.0
  • Adherencia en roca mojada5.0
  • Estabilidad6.0
  • Amortiguación delantera6.0
  • Amortiguación trasera6.0
  • Fit7.0
  • Durabilidad9.0
  • Asfalto6.0
  • Pista8.0
  • Trail8.0
  • Trail Extrem7.0

Comparar con

Kanadia TR 7 - Adidas

Vs

buscar