The North Face Ultra Equity GTX

The North Face Ultra Equity GTX
The North Face Ultra Equity GTX
The North Face Ultra Equity GTX
The North Face Ultra Equity GTX
The North Face Ultra Equity GTX
The North Face Ultra Equity GTX

VÍDEO ANÁLISIS


The North Face Ultra Equity GTX

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 9
  • Peso (gramos) 290
  • Mesh 90
  • Ancho metatarso(cm) 110
  • Ancho talón(cm) 88
  • Perfil talón(cm) 35
  • P.V.P 140,00 €

Introducción

La firma estadounidense The North Face no requiere grandes presentaciones. Sin duda todos la ubicamos entre las más grandes y punteras en el mundo del outdoor. Su logo basado en la cara norte del Half Dome (Yosemite) ha sido símbolo siempre de robustez y prestaciones bajo las condiciones más duras del entorno de montaña, lo que ha significado que buena parte de las expediciones más ambiciosas utilicen sus productos.
Con esta misma filosofía llevan varios años trabajando en el desarrollo de zapatillas de trail running (no en vano son sponsor principal de carreras de gran prestigio, como el Ultra Trail de Lavaredo y, hasta la última edición, del Ultra Trail del Mont-Blanc). Fruto de esta constante inversión han salido a la luz modelos más o menos reconocidos y, tras una incursión en el terreno del calzado más ligero y minimalista en las temporadas precedentes, en la presente han aunado todo lo explorado a fin de ofrecernos una gama que es la síntesis de todo lo aprendido en las etapas anteriores.
Un claro ejemplo de lo comentado es el modelo objeto de esta prueba; las The North Face Ultra Equity GTX, una zapatilla de innegable atractivo estético destinada a la larga distancia, equipada con sistema de guiado de la pisada, así como con todos los elementos que se consideran necesarios para proteger el pie durante estos grandes retos, y, además, para que no le falte de nada, hasta membrana Gore-tex. Todo ello manteniendo un peso realmente competitivo.
Todas estas características hacen de la Ultra Equity GTX un producto realmente atractivo a priori, lo que sin duda merece analizar sus cualidades en profundidad ¿no créeis?.

Primeras sensaciones

Lo primero que asombra de este modelo es que la imagen engaña (y mucho). El motivo no es otro que su peso. Las Ultra Equity GTX recuerdan poderosamente a otras zapatillas del mercado que sobrepasan con holgura los 300 grs. en su versión desprovista de membrana Gore-tex, con lo que sospechamos que ésta no será una excepción y que, al contar con membrana, el peso se disparará. Pero al tenerla entre las manos ya intuimos que este modelo de The North Face no tiene nada que ver con aquellos con los que hemos hallado similitud. Una vez en la báscula sus 290 grs. en talla 9 USA nos hacen exclamar un "¡Waalaa!". Buen "improvement" de The North Face si los componentes están a la altura de lo que se espera de ellos.
Sin perder mucho tiempo procedemos a calzárnoslas. El ajuste parece bueno, tanto en el talón como en el empeine. Tan solo nos llama la atención sus peculiares cordones planos y lo puntiaguda de su parte delantera. Típica de otros modelos de la marca en los últimos tiempos.
Al comenzar a caminar se hace patente su sistema de estabilidad en el talón y guidado de la pisada Pebax heel Cradle™. Estos elementos, unidos a su drop de 10 mm, hacen que esta parte media y especialmente el talón de la zapatilla cobre un gran protagonismo desde el primer momento. Por lo demás, se sienten cómodas, flexibles y ergonómicas en el upper y, desde luego, ligeras en comparación a otras alternativas de características similares.

Mediasuela

Las zapatillas The North Face Ultra Equity GTX cuentan con una media suela de EVA comprimida de triple densidad. De dureza media en prácticamente toda su superficie salvo la parte lateral trasera de la parte interior, que es más dura, ya que está destinada a corregir el exceso de pronación y guiar la pisada. Finalmente, en la parte del talón que no está destinada a corregir la pisada se ha provisto a este modelo de una EVA más suave y blanda a fin de mitigar el impacto y facilitar la transición.

Lo cierto es que cuando uno comienza a correr con ellas percibe con claridad toda la tecnología bajo nuestros pies. Tal como hemos comentado antes, el talón adquiere gran protagonismo. Rápidamente uno se da cuenta de que es una zapatilla diseñada para recepcionar con él, ya que es en ese momento cuando sentimos la zapatilla muy estable y nuestro pie se ve conducido a completar la transición entre las fases desde el impacto hasta el despegue de un modo determinado y exitoso. Por contra, si nuestro estilo es mas acorde al natural running no acabaremos de sentirnos cómodos con ellas. El talón se siente intrusivo así como su drop de 10 mm. (que nos parecerá excesivo) con lo que tenderemos a forzar un tanto nuestro estilo o, simplemente, terminaremos por rendirnos a la aplicación de la técnica requerida por las Ultra Equity para que ésta pueda regalarnos sus mayores virtudes.

Otro aspecto que nos ha llamado poderosamente la atención de este modelo es la gran diferencia que observamos entre la parte trasera de la media suela y la parte delantera. Esto también lo hacemos extensible a la suela. Con ello queremos decir que parece que llevemos un modelo de zapatilla diferente delante y detrás. Mientras el talón controla nuestra pisada y nos protege con contundencia, tanto de sufrir inestabilidades como de clavarnos alguna piedra y aislarnos de terreno, la parte delantera ofrece mayor libertad. Ésta se muestra mucho más flexible y, aunque ofrece una amortiguación más que suficiente para acometer las distancias para las que está diseñada, quizás debido a su volumen y moldeabilidad, unido a la ausencia de rock plate, la hemos sentido un tanto justa a la hora de proteger nuestra planta en caso de pisar eventualmente una piedra punzante o un canto afilado.

Las Ultra Equity GTX tienen un perfil de 24 mm en la parte media del talón y de 14 mm debajo de nuestros metatarsos. En nuestra opinión haberle otorgado un poco más de volumen a la parte delantera de la zapatilla en detrimento de la trasera le daría un plus de protección en la primera a la vez que sentiríamos una armonía mayor entre ambas secciones.

Lengüeta

La lengüeta de las Ultra Equity GTX está generosamente acolchada. De hecho, nos parece que en exceso. Estimamos que no es necesario tanto volumen de lengüeta para proteger convenientemente nuestro empeine, especialmente cuando, a su vez, este modelo de The North Face cuenta con unos cordones planos que difícilmente se nos clavarán, aun en los descensos más radicales. En cualquier caso, no es un punto en contra, ya que el peso final de la zapatilla se mantiene muy contenido y el confort que otorga es muy alto. A su vez, y como toda zapatilla con membrana Gore-tex que se precie, está unida al upper en ambos laterales, con lo que la entrada de agua y pequeñas piedras se evita totalmente, así como que la propia lengüeta se mueva de su posición mientras corremos.

Sujeción

El sistema de atado de las The North Face Ultra Equity GTX es el convencional de cordones, aunque los cordones en sí no tienen nada de convencional. Son cordones planos que recuerdan más a una cinta que a un cordón. El caso es que nos han gustado mucho, ya que ofrecen muy buena resistencia tanto al desgaste como a desatarse, brindando excelentes prestaciones en la tarea que tienen encomendada y sin aumentar apenas el peso del conjunto, ni siquiera cuando se mojan. Si hay que ponerles algún "pero" este es tan solo la dificultad que hay para cogerlos con los dedos cuando reposan sobre la lengüeta y proceder a tensarlos. Como véis, realmente nada que objetar.

Por su parte, el upper de este modelo nos ha parecido muy logrado. Su diseño y estructura sujeta muy bien el pie en la parte central (empeine) y su estructura del talón es más bien rígida pero muy confortable a la vez, sin dar opción, ni siquiera desde los primeros kilómetros de uso, a molestas holguras mientras completamos la fase de contacto con el terreno. Sí es cierto que en los primeros usos de las zapatillas haremos frecuentes reaprietes de los cordones, ya que se generarán holguras en el ajuste del empeine y toebox, pero llegará un momento en que no sera necesario y las Ultra Equity nos brindarán una sujeción del pie óptima sin comprometer en absoluto la comodidad.

El upper en sí está compuesto de un airmesh muy ligero y resistente reforzado por una estructura plástica muy moldeable y efectiva a la hora de actuar de contrafuerte en la sujeción del pie y, a la vez, evitar que el barro se adhiera en su superficie (en este aspecto, se muestra sencillamente sobresaliente). Este material abunda en todo el upper, siendo incluso el empleado en la puntera, la cual está a su vez más reforzada interiormente, aunque no demasiado. Habremos de tener cuidado en las zonas más técnicas, ya que la protección que se otorga a los dedos de los pies puede llegar a ser insuficiente en caso de fuertes impactos.

Este upper se encuentra plenamente forrado interiormente por la conocida y prestigioda membrana Gore-tex. Hemos de decir que en las Ultra Equity GTX esta membrana se encuentra discretamente incorporada, ya que no se hace especialmente patente visualmente y, desde luego, dado el peso total de la zapatilla, nadie diría que la porta.
Lo cierto es que en nuestros entrenamientos en La Cerdanya, donde tuvimos que lidiar con abundantes zonas de barro y nieve, tanto el material del upper como el hecho de contar con membrana fueron dos aspectos que agradecimos encarecidamente ya que, por un lado, la zapatilla apenas aumentaba de peso por acumulación de barro en su parte superior y, por otro, el confort térmico que nos otorgaba la membrana era muy de agradecer en días en los que la temperatura exterior oscilaba entre los 0 y los 10ºC.

En lo relativo de reflectantes, no nos podemos quejar. The North Face a recurrido a la prestigiosa firma 3M para equipar a las Ultra Equity de unos reflectantes de calidad y generoso tamaño ubicados tanto en la parte frontal y trasera como en ambos laterales, con lo que seremos visibles sin dificultad desde cualquier ángulo.

Finalmente, en cuanto a la estabilidad de las Ultra Equity GTX hemos de tener en cuenta que está pensada para brindarnos las más altas cotas en este aspecto. Su sistema de guiado de la pisada y control de la sobre pronación Pebax heel Cradle™ se muestra tremendamente efectivo pero, para gozar de sus virtudes, insistimos en que exigen recepcionar principalmente con el talón. La técnica de mid footer / forefooter no es tan bienvenida en las Ultra Equity GTX y su sistema se volverá en nuestra contra, debido, sobre todo a que percibiremos una estructura de talón rígida y sobre dimensionada que no irá en armonía con nuestra técnica de carrera.

Acabados

The North Face se caracteriza por una calidad máxima en los acabados. Con las Ultra Equity GTX no podría ser de otro modo. La ausencia de imperfecciones es total así como la calidad de los materiales empleados. La integración profusa del plástico flexible sobre el mesh del upper es impecable. Nada que pueda ofrecer un desgaste prematuro y sin invertir en una costura de más que las estrictamente necesarias.
A su vez, el nivel de protección que ofrece su upper nos ha parecido de lo más adecuado en el talón (con una estructura y acolchado muy logrados, gracias al equilibrio entre protección, sujeción y comodidad) y en la parte media. Sin embargo, es la puntera la que ofrece una protección que se nos ha antojado un poco justa. En caso de chocar con cierta contundencia contra alguna piedra, nuestros dedos no estarán suficientemente protegidos.
En cuanto a la plantilla, The North Face ha equipado a la Ultra Equity GTX de un modelo "marca de la casa" de solvente calidad. Su forma es ergonómica, su grosor es medio y está micro perforada. Nada que objetar a una pieza que en este modelo en cuestión resulta de mayor importancia que en otros. Hemos de tener en cuenta de que se trata de una zapatilla que dispone de control de la pisada, con lo que lo más usual será que corredores de pisada levemente pronadora la utilicen con las plantillas que trae de serie. Desde luego, no es un modelo de zapatilla adecuado para corredores que usen plantillas correctoras debido a que tengan un grado de pronación más severo y, mucho menos, para corredores supinadores.

Impermeabilidad / Transpirabilidad

En este aspecto, sus cualidades están en gran medida condicionadas por la existencia de la membrana Gore-tex. Ello hace de la Ultra Equity GTX una zapatilla que ofrece una transpirabilidad netamente inferior a la ofrecida por su homóloga sin membrana, pero que será más que suficiente para rodar con un confort muy elevado en días fríos e incluso templados. Nosotros la hemos portado bajo temperaturas de entre 18ºC y algún que otro grado bajo cero y hemos de decir que no hemos sentido en ningún momento que la membrana sobrara. Solo empiezan a resultar un tanto calurosas por encima de los 20ºC.
La otra cara de la moneda es que ofrecen una impermeabilidad total. Ello es siempre una garantía de confort térmico en nuestros pies a la hora de correr sobre nieve o lluvia débil, pero hemos de tener en cuenta siempre que utilicemos estas zapatillas algunas premisas. Por un lado, que resulta plenamente recomendable, en caso de utilizarlas bajo las condiciones anteriores, portar unas mini-polainas, a su vez, provistas de membrana. El objetivo es evitar a toda costa la entrada de agua o nieve por la parte superior de la zapatilla (zona de los tobillos). Ello es fundamental, ya que la capacidad de la Ultra Equity GTX para evacuar el agua de su interior es muy limitada, con lo que, si consigue entrar, sufriremos las consecuencias de llevar los pies mojados durante buena parte del resto de nuestro entrenamiento/competición (ampollas, principalmente). A su vez, el incremento de peso que se produce en estos casos es más que notable. la buena noticia es que la forma de la suela y media suela de las Ultra Equity GTX en su parte central inferior es muy propicia para acoplar la cincha de fijación de las polainas sin comprometer nuestra pisada.

Suela

En la suela de las Ultra Equity GTX se ve claramente la evolución de la tecnología aplicada en modelos de temporadas anteriores. Pronto descubrimos, en la parte delantera, los pequeños tacos característicos de las The North Face Ultra, pero, en esta ocasión dispuestos diagonalmente y ofreciendo distinto tamaño en función de su ubicación, con el claro propósito de otorgar a su suela el mayor mordiente sin comprometer su agarre en apoyos laterales. Estos tacos están a su vez acompañados de otros de mayor tamaño y de forma cuadrada más aptos para ofrecer grip sobre superficies grasas, especialmente sobre barro.

Al igual que experimentamos con el comportamiento de la media suela, la parte trasera de la suela tampoco tiene mucho que ver con la delantera. La parte media, en la que se ubica el logo de Vibram, sirve de transición hacia una zona posterior en la que el diseño de sus tacos tiene personalidad propia. En la parte externa y en el talón localizamos tacos de forma hexagonal de mayor tamaño que los ubicados en la parte delantera. En el otro lateral, en el que reposa el control de pronación, sin embargo, la suela se compone de tacos de mayor tamaño. El objetivo es claro. Simplemente dotar de mayor agarre a las zonas con las que solemos apoyar con más contundencia a la hora de acometer descensos. Los tacos hexagonales tienen encomendada esta labor y, hemos de decir que cumplen a la perfección con ella. Finalmente, esta parte central cuenta también con determinados surcos y una hendidura central acentuada. Ello ayuda a rebajar un tanto la rigidez que caracteriza a esta zona de la zapatilla, a la vez que acentúa levemente el efecto amortiguador de la media suela. Como hemos comentado, aunque estéticamente mantiene cierta armonía con la parte delantera de la suela, sin embargo en cuanto a comportamiento, nos ha parecido más lograda la de la parte posterior. Quizás el tamaño superior de los tacos en general de esta sección es lo que coadyuva a que ofrezcan un grip más adecuado en superficies grasas que la parte delantera externa de la suela.

Otra característica de la suela es que ésta no abarca toda la superficie de la media suela sino que ésta cuenta con determinados surcos, de longitud, ubicación y profundidad muy estudiados para favorecer la flexibilidad de la suela, en los cuales se ha prescindido de cubrirlos con la capa de suela. Las ventajas de este sistema son varias. Tal como hemos podido comprobar corriendo sobre superficies irregulares, se consigue la pretendida flexibilidad a la vez que se ahorran unos cuantos gramos de peso y se acentúa la prominencia de los tacos en las zonas cercanas a los surcos. Lo cierto es que en marcha esta flexibilidad se hace patente en la parte delantera de la suela. La parte central y, sobre todo, trasera, se ven condicionadas por el sistema de control de la pisada, cuya rigidez se nos impone para, precisamente cumplir su función estabilizadora.

En lo referente al material de la suela, The North Face ha recurrido a la archi conocida y afamada casa Vibram. Dentro de su gama de compuestos, The North Face ha escogido uno que ofrece un compromiso bastante equilibrado entre agarre en las más variadas superficies y longevidad. A nosotros personalmente nos ha parecido que cumplía con creces en roca mojada, que es donde el compuesto de la suela tiene más que demostrar. Tras someterla a diferentes tipos de roca, entre ellos el siempre delicado conglomerado de Montserrat, sin duda posicionamos al compuesto Vibram de las Ultra Equity en la parte superior de la tabla en este aspecto, pero sin llegar a las más altas cotas de agarre. El notable bajo puede ser su calificación más justa; Otorga la confianza suficiente como para acometer zonas de roca mojada sin temor, pero sin permitirnos tampoco relajarnos demasiado y pecar de exceso de, precisamente, confianza.

En roca seca el diseño y disposición de los tacos, especialmente de los pequeños tacos elíptico-hexagonal de la parte delantera trabajando solidariamente con los de mayor tamaño, nos ha parecido muy adecuado. A su vez, la flexibilidad de su suela en la parte delantera hace que se moldee al terreno irregular con facilidad y con ello aumente la preciada superficie de apoyo, tan requerida en esta superficie para obtener los mejores resultados. Algo parecido podemos decir sobre tierra. Tanto en tracción en subidas como en agarre en bajadas se muestran muy solventes y no experimentaremos sensaciones extrañas. Tan solo en bajada se ve un poco penalizado su comportamiento debido a la altura de su drop, pero en absoluto por el diseño y composición de su suela.

Será, sin embargo, sobre superficies grasas donde hemos encontrado sus mayores carencias. Especialmente durante un exigente entrenamiento en el que atravesamos las pistas de esquí de Font Romeu, pudimos comprobar que sobre barro y nieve su agarre y tracción se nos ha antojado levemente inferior a lo esperado, pero ha sido en los apoyos laterales donde no hemos visto a los tacos engancharse con fuerza en estas delicadas superficies a fin de ofrecernos el aplomo necesario. La resistencia lateral a resbalar nos ha parecido inferior a lo que esperábamos de un modelo destinado a lidiar con terrenos muy diversos. A su vez, el hecho de contar con zonas de la suela con tacos dispuestos muy cerca los unos de los otros y los comentados surcos de la media suela, provocará que la evacuación del barro no sea tampoco la óptima. Será, sin embargo, sobre hierba, dentro del catálogo de superficies "grasas", donde las Ultra Equity rindan al mejor nivel. Aquí sí que sus tacos se muestran más adecuados para ofrecer el agarre requerido, lo que hará que progresemos con renovada confianza sobre ella.

Durabilidad

Las The North Face Ultra Equity GTX podrían ser unas zapatillas muy longevas si no fuera por el hecho de que algunos tacos de la suela se desprenden parcialmente de la media suela con relativa facilidad. Tanto el tejido del upper como la estructura del talón y su acolchado, su media suela y, sobre todo, lo bien integrada que está la membrana Gore-tex en este modelo nos garantizan un buen número de exigentes kilómetros sin menoscabo de sus prestaciones, pero todo ello se ve un tanto condicionado por la debilidad de una parte que consideramos vital. En cualquier zapatilla, una suela que no está pegada plenamente a la superficie de la media suela en no pocas ocasiones es preludio de una muy probable falta de robustez de la primera y, en el caso de las Ultra Equity GTX, no hemos hallado una excepción que confirme la regla.

Conclusiones

¿Zapatilla de Ultra distancia con membrana Gore-tex? ¿Con control de pronación? Creemos que estos dos "ingredientes" son más que suficientes para establecer el entorno y tipo de pisada adecuados para decidir calzarse este modelo.
En cuanto a lo primero, es indudable que ha de hacer frío (más que el hecho de llover) para decidirse por el modelo GTX. Entendemos que el tipo de uso ideal es aquel en el que habrá ausencia de precipitaciones o solo hemos de soportar lluvia de escasa intensidad y/o, casualmente, hemos de afrontar zonas cubiertas de nieve o barro. Tal como hemos avanzado anteriormente, el complemento de las mini-polainas, para esto último, se nos antoja, prácticamente esencial. Hemos de tener presente que si introducimos los pies en un río o en un charco profundo, la habremos "pifiado" durante un buen número de kilómetros (y ello aunque paremos a quitarnos el agua de la zapatilla).

¿Merece entonces la pena el Gore-tex? Sin duda, bajo las condiciones antedichas resulta más que recomendable. El confort que experimentarán nuestros sufridos pies será significativamente superior, ya que se mantendrán calientes y la membrana evitará que se mojen en aquellos casos en los que pisemos un pequeño charco o transitemos sobre nieve y terreno embarrado. Damos fe de que después de recorrer un buen número de kilómetros por el entorno de La Cerdanya, Montserrat e incluso zonas montañosas de las estribaciones de los Alpes Suizos, soportando en la mayoría de los casos temperaturas extremadamente bajas y teniendo que superar tramos nevados y abundantemente embarrados, se agradece el plus de confort que otorga la membrana.

La mejor noticia es que en las Ultra Equity GTX el aumento de peso que supone la incorporación de la membrana no se puede considerar un "pero", ya que The North Face ha conseguido construir una zapatilla realmente ligera a pesar de contar con ella.

Entonces, ¿para un ultra trail en el que puede haber un poco de todo? Aquí es donde hay que poner sobre la mesa todas las variables y sopesar pros y contras con tranquilidad. Habrá retos para los que se adapten como un guante y otros para los cuales quizás no tanto, pudiendo ser, por ejemplo, más adecuado, el modelo desprovisto de la membrana Gore-tex. Difícil elección en ocasiones para distancias tan largas y algo más sencillo para entrenamientos / competiciones de distancias más modestas, donde las Ultra Equity GTX, por peso y prestaciones, no desmerecen a otros modelos de media distancia y pueden ser nuestras mejores aliadas en época invernal.

Respecto al sistema de guiado de la pisada, esta característica, unido a un diseño de la media suela en su parte trasera destinada a otorgar la mayor estabilidad, requieren que su usuario precise de ello. Un corredor de pisada neutra y cuya técnica esté más próxima al "natural running" no se sentirá cómodo con la parte trasera de la zapatilla ni con su drop. No así un corredor que aterrice con el talón y tenga una pisada levemente pronadora, que encontrará en las Ultra equity GTX la estabilidad y guiado de la pisada soñados.

En cualquier caso, aunque las Ultra Equity GTX son un modelo altamente polivalente en cuanto a terrenos de utilización, hemos comprobado que ofrecen lo mejor de sí en zonas no especialmente técnicas, tales como caminos forestales, single-track y trialeras de poca dificultad. Con ello no queremos decir que no ofrezcan buen rendimiento en terrenos más delicados, sino que, simplemente, destacan mayormente sus virtudes en aquellos terrenos en los que, precisamente, el control de la pisada cobra sentido.

Por capacidad de amortiguación y calidad de la misma no ofrecerán problema para acometer largas distancias a corredores pesados, pero hemos de tener en cuenta que la protección que las Ultra Equity GTX ofrece de nuestra planta del pie a la altura de los metatarsos puede antojarse escasa a los corredores de mayor peso si van a superar frecuentemente zonas de piedras susceptibles de clavarse.

Como fácilmente se puede deducir hay muchos pros y algunos contras respecto a este modelo de The North Face, marcados en buena parte por la incorporación de la membrana y el control de la pronación, que porán ser valorados cono ventaja o desventaja en función del entorno sobre el que vamos a hacer uso de ellas así como las características, técnica y pisada del propio corredor.

PUNTUACIONES

  • Flexibilidad7.0
  • Torsión lateral7.0
  • Protecciones7.0
  • Reflectantes8.0
  • Costuras8.0
  • Altura de la caña8.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros8.0
  • Impermeabilidad9.0
  • Transpirabilidad5.0
  • Adherencia subidas en tierra7.0
  • Adherencia bajadas en tierra7.0
  • Adherencia en roca7.0
  • Adherencia en roca mojada7.0
  • Estabilidad8.0
  • Amortiguación delantera6.0
  • Amortiguación trasera8.0
  • Fit7.0
  • Durabilidad5.0
  • Asfalto7.0
  • Pista8.0
  • Trail7.0
  • Trail Extrem6.0

Comparar con

Ultra Equity GTX - The North Face

Vs

buscar