Oxsitis Hydragon Ace 17L

Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L
Oxsitis Hydragon Ace 17L

VÍDEO ANÁLISIS


Oxsitis Hydragon Ace 17L

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US Universal
  • Peso (gramos) 612

Introducción

Oxsitis es una de esas marcas de relativamente reciente creación que ha irrumpido con fuerza, especialmente en esta última temporada, gracias a la construcción de productos innovadores y llamativos que han sido apreciados por muchos practicantes de trail running.
La especialidad de esta firma, ubicada en el pleno corazón de Francia, son los sistemas de hidratación, tanto cinturones como mochilas, así como el desarrollo de productos de nutrición deportiva destinados al "pre" y "durante" el ejercicio. En ambos ámbitos, especialmente en el desarrollo de sistemas de hidratación, la firma de Clermont - Ferrand se ha ganado muy buena reputación en los últimos tiempos. No en vano, su CEO y fundador (Fabien Andrieux) es un ferviente seguidor y practicante de este deporte y ello se nota. Lo cierto es que para llevar apenas seis años en el mercado, con verdadera introducción en nuestro mercado en las últimas temporadas, el "status" alcanzado por Oxsitis es realmente elevado.
El objeto de la presente prueba es su mochila de 17 litros de capacidad, denominado Hydragon ACE, en el cual se ha hecho un gran esfuerzo por reducir el peso al máximo y en el que, como no podría ser de otro modo, se han incorporado una serie de soluciones pioneras que se merecen un profundo análisis por nuestra parte. Así que, sin demora desde que cayó en nuestras manos, fue sometida a un verdadero tercer grado, con lo que, en las siguientes líneas, podréis averiguar nuestras conclusiones.

Primeras sensaciones y construcción

La Oxsitis Hydragon 17 ACE, al igual que buena parte de los productos "marca de la casa" llama poderosamente la atención por su vistoso diseño. Colores llamativos y el logo de la marca dominan buena parte de su superficie visible, lo que hace que la discreción no sea precisamente una de sus señas de identidad.
Al tenerla entre las manos se nos hace patente su ligereza. Nada menos que 300 grs. en talla L (sin contar con el sistema de hidratación). Un valor realmente bajo para una mochila que ofrece una capacidad de nada menos que 17 litros. Al respecto, observamos un gran volumen en su interior pero, a su vez, la imposibilidad de extenderlo más allá, ya que el tejido del que está compuesta no es flexible en absoluto. En cualquier caso, 17 litros deberían ser más que suficientes para la mayoría de las ocasiones. Nosotros la hemos cargado con todo el material obligatorio para un Ultra Trail y, lo cierto, es que hasta nos ha sobrado espacio.
Si procedemos a colocarnos la Hydragon 17 ACE sin el sistema de hidratación instalado, nadie diría que portamos una mochila de semejante volumen. Sin embargo, con este último acomodado en su interior sí advertimos que la aparatosidad se incrementa, debido principalmente al depósito dosificador de la mezcla gel/agua que hemos de llevar en el bolsillo "ad hoc" del tirante izquierdo.
Por otra parte, el ajuste nos ha causado una muy buena primera impresión. La mochila queda perfectamente pegada al cuerpo y no advertimos ningún punto que pueda indicarnos la más mínima molestia. Cierto es que hemos de acertar con nuestra talla, ya que el sistema de ajuste mediante velcro en los tirantes y la ausencia de regulación de la cinta pectoral superior (ni siquiera en altura), da poco margen de adaptación a múltiples complexiones. Por su parte, la anchura y espesor de los tirantes nos han parecido perfectos a fin de lograr el nivel de confort deseado. A su vez, toda la superficie pegada a la espalda cuenta con un sistema de ventilación “marca de la casa” denominado “Airback”. Veremos al cargar la mochila y rodar un buen número de kilómetros, qué resultado obtenemos de todas estas características.

Sistemas de hidratación

Si algo aporta la nota diferencial de esta mochila sobre cualquier otra es, sin duda, su sistema de hidratación. Oxsitis ha diseñado para la Hydragon 17 ACE una bolsa de hidratación que dispone de un dispositivo destinado a conectar geles desarrollados por la propia marca (de sorprendentes sabores, por cierto). El objetivo es ofrecer una mezcla de líquido y gel a gusto del consumidor, ya que este sistema también está provisto de un regulador a fin de establecer sobre la marcha el porcentaje de gel en la mezcla.

El funcionamiento de este sistema nos ha parecido un tanto engorroso. Cierto es que disponer de una mezcla de gel y agua puede ser muy adecuado para ofrecernos una hidratación y nivel de energía óptimos en todo momento, pero hemos hallado en el sistema un hándicap importante. A la hora de manipular el gel (que ha de ser el propio que comercializa Oxsitis), será fácil que una parte de su contenido se pierda en la maniobra de colocarlo en el depósito dosificador. Tampoco es que seamos muy mañosos, pero, por mucho empeño que hemos puesto, siempre que hemos tenido que realizar la operación, no hemos sido capaces de evitar que algo de gel, o de agua, o de ambas cosas, se vierta. Al final hemos llegado a la conclusión de que la mejor manera de minimizar los daños consiste en, a la hora de instalar el gel por primera vez, colocar el depósito boca abajo con la válvula cerrada a fin de evitar que se vierta el gel y minimizar la caída de agua. A la hora de sustituir el gel, la cosa está más complicada, ya que será realmente difícil evitar algún vertido, especialmente con la mochila ajustada en nuestro torso, que será lo más habitual. La buena noticia es que el gel es de una densidad muy baja, así como realmente poco pringoso, con lo que tampoco sufriremos en exceso al llevar las manos y parte del tirante de la mochila con algo de gel impregnado. En todo caso, recomendamos realizar siempre estas operaciones al aire libre a fin de no ensuciar ninguna estancia.

En cuanto a la experiencia de uso una vez instalado, lo cierto es que no nos ha disgustado. Si no deseamos utilizar el gel no tenemos más que cerrar la válvula y, en tres o cuatro bocanadas de líquido, ya dispondremos solo de agua sin problema. Esto hemos de tenerlo también en cuenta a la hora de abrir la entrada de gel, ya que éste no circulará hasta haber hecho tres o cuatro tomas de líquido y que el propio bamboleo del trote haga bajar el gel hasta el depósito. También hemos utilizado la bolsa de hidratación prescinciendo de colocar un gel y hemos comprobado que, con la válvula cerrada, el uso de la misma no entrañará ningún problema. No hemos observado pérdidas de agua por el agujero destinado a la colocación del gel.

Por lo demás, la duración del gel dependerá de la apertura de la válvula y de la frecuencia con la que procedamos a beber. En todo caso, consideramos que lo normal es que dure algo más que la hora estimada por el fabricante. Al menos nuestra experiencia así lo ha demostrado, aunque las necesidades de hidratación dependen de numerosos factores. En todo caso, según nuestros cálculos, con la válvula abierta, consumiremos un gel por cada litro de agua.

El diseño del tubo de agua desde el depósito dosificador está pensado para que podamos beber sin tener que soltar ninguna cincha, ya que la boquilla quedará al alcance de nuestra boca, solo con ayudarnos con una mano a acercarlo. Esto lo consideramos un acierto, así como el sistema por el cual el tubo está fijado al depósito de agua. Una sencilla clavija lo liberará en apenas un segundo sin verterse una gota de líquido.

Por lo que respecta a la bolsa de hidratación Source con la que viene equipada la Hydragon 17 ACE, no tenemos nada que objetar. Se trata de una bolsa de gran calidad, bien diseñada y provista de tratamiento antibacteriano. Lo más destacable de la misma es, sin duda, su sistema de boquilla sin tapón. Tan solo se pliega en su parte superior y se fija con una pinza. Ello supone dos grandes ventajas. Por un lado, la facilidad de llenado y, por otro, la gran accesibilidad a todos sus rincones para realizar una exhaustiva y conveniente limpieza de los mismos.

Con todo, hemos de remarcar que Oxsitis ha puesto "toda la carne en el asador" con este sistema en la Hydragon 17 ACE. Con ello queremos decir que, a la hora de adquirir esta mochila hemos de tener muy claro que lo nuestro es la bolsa de hidratación, ya que la Hydragon 17 ACE no dispone de ningún bolsillo apto para alojar bidones y, ni tan siquiera, dispositivos soft flask. Lo cierto es que, aun así, lo hemos intentado. Tras rellenar softflask de 250 ml, hemos tratado de acomodarlos en los bolsillos delanteros, pero finalmente hemos tenido que desistir. Tan solo caben si los hemos rellenado tan solo hasta mitad, lo que significa una autonomía, a todas luces, insuficiente para aventurarse durante algunas horas por la montaña.

Esta carencia de bolsillos porta bidones, a nuestro entender, resta mucha polivalencia a un modelo de mochila que tenía todas las papeletas de posicionarse entre las "top".

Compartimentos y extras

Uno de los puntos fuertes de la Oxsitis Hydragon 17 ACE son precisamente sus numerosos compartimentos y bolsillos, tanto exteriores como interiores.

La mochila cuenta, en su parte delantera con cuatro bolsillos, uno de ellos, en el lado derecho, provisto de una cremallera de gran calidad, así como de un forro interior bastante acochado, y otros tres con cierre de imanes. Los dos inferiores son aptos para guardar geles y barritas pero, como hemos comentado anteriormente, no ofrecen el tamaño suficiente como para alojar soft flasks y, ni mucho menos, bidones. El del lado izquierdo es abierto y su misión es alojar el sistema de mezclado del gel con el agua. Si prescindimos del sistema de hidratación de serie, lo podremos aprovechar para alojar un cortavientos ligero o un tubular. No es aconsejable fijar nada más aquí, ya que, aparte de no quedar plenamente protegido del exterior, es fácil que se nos caiga mientras corremos. El bolsillo de cremallera es sencillamente perfecto para alojar el teléfono móvil, siempre y cuando éste no sea de grandes dimensiones y no caiga un gran aguacero. La protección del mismo en circunstancias normales así como su accesibilidad son óptimas. No es que sea estanco (ninguno de sus bolsillos lo es) pero ofrece un aislamiento notable.

En estos mismos tirantes, Oxsitis ha incorporado a la Hydragon 17 ACE su innovador sistema de fijado de bastones "Easy Fix". Sobre su funcionamiento, tenemos que transmitiros diversas objeciones. Por un lado, no es un sistema apto para bastones telescópicos, dado que la longitud de estos hará que sobresalgan en exceso y nos molesten delante de la cara o en la parte alta de la cadera. Tan solo los modelos plegables se ajustarán con comodidad en este sistema. Ello supone otra merma en la polivalencia de este modelo de Oxsitis, que se suma a lo comentado sobre el sistema de hidratación. Por otra parte, aunque a priori llevar los bastones delante puede parecer una gran ventaja de cara a acceder a los mismos sin necesidad de quitarse la mochila, las desventajas de este sistema son mayores que tener que hacer esta maniobra. El motivo es sencillo: A la hora de sacar los bastones, tendremos que realizar la operación de liberación de los bastones en dos ocasiones, primero en un lado y luego en el otro. El hecho de tener que soltar el segundo bastón con el primero ya en la mano se hace dificultoso, ya que, aparte de tener una mano ocupada en sostener el bastón ya liberado, las cinchas de sujeción no son precisamente sencillas de manipular. Este tema se agrava a la hora de volver a alojar los bastones en su sitio. Con las manos ocupadas hemos de tratar de alojar el primer bastón, luchando contra unas cinchas complicadas de manipular y, en el caso de la inferior, incluso de encontrar sobre la marcha. ¿Qué conlleva todo esto? Pues sencillamente que antes de liberar los bastones deberemos tener un buen argumento para ello. A su vez, será muy probable que, una vez sacados, no los volvamos a guardar. Con todo lo dicho, la conclusión es clara: ¿Se cumple el objetivo de facilitar el transporte y disponibilidad de los bastones con este innovador sistema? Sencillamente, no.
Para finalizar con la parte delantera, comentaros que la cincha central cuenta con un silbato. Este elemento de seguridad se ha convertido en un imprescindible en cualquier mochila y Oxsitis lo ha tenido plenamente en cuenta.

Uno de los extras que más valoramos de esta mochila son los dos bolsillos de cierre con imán que se hallan sobre los velcros de fijación de los tirantes, en la parte baja de ambos laterales. Estos bolsillos ofrecen una capacidad limitada pero son de lo más funcionales. En ellos podremos alojar más geles y barritas e incluso un frontal de dimensiones contenidas. La verdad es que son perfectos para mantener a mano cosas de pequeño tamaño que estimemos necesarias con cierta frecuencia. Por su parte, con el paso de los kilómetros hemos llegado a la conclusión de que su cierre de imán es muy fiable, siempre y cuando no forcemos la capacidad del bolsillo al máximo.

En cuanto a la parte trasera, la Oxsitis Hydragon 17 ACE cuenta con un gran bolsillo con cierre de cremallera sellada de muy buena calidad y fácil de manipular, gracias a sus tiradores de buen tamaño y grip, que descubre un interior muy amplio y dividido en dos partes. Por un lado, la parte más pegada a la espalda está destinada a alojar la bolsa de hidratación. Esta sección se halla parcialmente aislada del bolsillo exterior por una pared de tejido de cordura fina que dispone de una serie de amplios bolsillos muy aptos para llevar de un modo organizado buena parte del material necesario. La mayor ventaja de esto es que, en lugar de tener que buscar y rebuscar dentro de una maraña de cosas, podremos ir directos al bolsillo en concreto donde ya sabemos a priori que estará aquello que buscamos. En uno de estos bolsillos Oxsitis ha alojado por nosotros una manta térmica de generosas dimensiones. Un detalle que agradecemos encarecidamente.

Aun rellenando profusamente estos bolsillos interiores todavía nos quedará mucho espacio en el bolsillo principal. Sin duda los 17 litros de la Hydragon ACE dan para mucho, con lo que todo el material necesario para acometer un Ultra Trail podrá transportarse sin ningún problema e incluso se muestra apta para llevar todo lo necesario para completar un reto de varios días con pernoctaciones en refugio. Tan solo hemos de tener en cuenta una premisa a la hora de alojar el material en la Hydragon 17 ACE. Si no vamos a utilizar la bolsa de hidratación, en este bolsillo solo hemos de alojar cosas que no nos importa que se mojen y que sean blandas (tales como el cortavientos o el pantalón impermeable). El motivo es que, tal como está diseñado el sistema de ventilación "Airback", el sudor de nuestra espalda entrará sin apenas oposición en esta bolsillo, con lo que mojaremos sin remedio todo lo que se encuentre en su interior. A su vez, si elegimos introducir aquí material duro (como el frontal, por ejemplo), es muy probable que lo notemos en nuestra espalda y el confort de marcha se vea comprometido. También a la hora de introducir el material en el bolsillo principal, hemos de tener en cuenta que la pared divisoria entre el bolsillo de la bolsa de hidratación y éste no alcanza a cubrir toda su superficie, con lo que lo que alojemos en la parte superior del bolsillo principal también está expuesto a mojarse con nuestro sudor. Por lo demás, el tejido exterior de la Hydragon 17 ACE, aparte de ligero y resistente, ofrece buen aislamiento del agua. No es infalible, ni mucho menos, pero en caso de aguaceros puntuales podemos estar tranquilos de que el contenido permanecerá seco (siempre y cuando hayamos tomado las precauciones anteriores).

Como podéis observar, no hemos hablado de reflectantes en ningún momento. Ello es debido a que, sencillamente, Oxsitis no ha equipado a la Hydragon 17 ACE con elemento reflectante alguno.

Comportamiento en carrera

En marcha, la Oxsitis Hydragon 17 ACE no defrauda. El ajuste es una de sus mayores virtudes y, como consecuencia de ello, su capacidad para enmascarar el peso de todo lo que llevamos alojado en su interior es una de sus características más notables. El hecho de contar con dos cinchas en los tirantes, situadas a una altura estratégica, hacen que la mochila quede perfectamente fijada a nuestro cuerpo, sin dar lugar a la más mínima inercia o desplazamiento en cualquier dirección de la mochila, por muy cargada que esté ésta. Al respecto, hemos completado entrenamientos en la zona de Vall de Núria en los cuales hubimos de superar tramos técnicos, realizar saltos, desplazamientos laterales bruscos y, aun con la mochila generosamente cargada, ésta se ha mantenido unida a nuestro cuerpo con una generación de inercia mínima. También hemos de decir que con la bolsa de hidratación también se mostrará muy capaz en este apartado, a pesar de que llevar la bolsa de hidratación llena de agua es quizás lo que mayores indeseables inercias puede generar. Especialmente acertada nos ha parecido la cincha ventral de este modelo para lograr un ajuste "cinco estrellas".

Su capacidad de transpiración es bastante aceptable. El sistema Airback ayuda a mitigar en cierta medida una consecuencia de llevar mochila, que es el hecho de que nuestra espalda sude con mayor profusión y con menor capacidad de ventilación. Desde luego, este sistema no es la panacea, pero sirve de estimable ayuda. La única pega que hacemos a este sistema es el hecho de que no solo no impide, sino que facilita enormemente que el contenido de la mochila próximo al mismo se empape con nuestro sudor así como que, en caso de portar la bolsa de hidratación, ésta se caliente con gran facilidad, al estar prácticamente en contacto directo con nuestra espalda.

Lo que no resulta gratificante en absoluto es el transporte de los bastones en las fijaciones de la parte frontal de los tirantes. Al comentado incordio que supone su soltado y fijación, hay que sumar que, en marcha, será muy habitual que se produzcan leves roces de las puntas de los bastones con el lateral de nuestro abdomen. No es que llegue a hacer daño, pero sí se pone en peligro la integridad de la prenda que llevemos puesta. Además, si hemos utilizado los bastones por zonas embarradas, será inevitable ensuciar gratuitamente esta misma prenda una vez acomodemos de nuevo los bastones en sus fijaciones.

Por lo demás, salvados este par de inconvenientes, la experiencia es muy positiva. Lo que mejor que puede definir esta mochila es que dado su alto confort de marcha, llegará un momento, especialmente si la utilizamos sin la bolsa de hidratación, en que podremos llegar a olvidarnos de que la llevamos puesta.

Impermeabilidad

La Oxsitis Hydragon 17 ACE no es infalible, pero sí ofrece un grado de impermeabilidad remarcable. Esto se hace especialmente manifiesto en el bolsillo del tirante delantero provisto de cremallera sellada, gracias, sobre todo, al refuerzo del espeso forro interior. De todos modos, bajo lluvia muy intensa y de alarga duración sucumbirá, principalmente debido a que las costuras no son termoselladas y que no se cuenta con ninguna membrana ni tratamiento DWR. Bajo estas condiciones, haber envueto en bolsas de plástico el contenido que no debe mojarse bajo ningún concepto es una buena medida de precaución. En cualquier caso, la Oxsitis Hydragon 17 ACE brinda muy buen rendimiento en este apartado, teniendo además en cuenta la finura de su tejido ripstop. Lo que sí que debemos tener en cuenta es la comentada facilidad que habrá de que mojemos el contenido a través de nuestro propio sudor de la espalda, que se filtrará a través de los agujeros proporcionados por el sistema de ventilación "Airback".

Resistencia y durabilidad

Su ligereza y finura del tejido principal hace entrever que su resistencia al uso intensivo será muy limitada. Lo cierto es que nada más lejos de la realidad. El citado tejido es un ripstop bastante solvente en su cometido de mantener los enganchones a raya y ofrecer la robusez necesaria durante bastante tiempo.
En cuanto a las cremalleras, éstas son sencillamente brillantes. Están bastante protegidas de su mayor enemigo, que no es otro que la sal de nuestro propio sudor y correrán eficientemente aun después de haber almacenado la mochila por un tiempo sin haberla lavado. Será, sin embargo, en el sellado de las mismas donde observamremos como el uso y el paso del tiempo terminarán por hacerles mella, aunque no en el corto/medio plazo.
Los bolsillos, imanes, costuras, etc..no merecen reproche alguno. De hecho, tan solo hay un elemento que se puede deteriorar prematuramente con un uso medianamente intensivo. Este no es otro que las cinchas superiores de fijación de los bastones. El estrés al que son sometidas cada vez que se procede a la maniobra de fijación y soltado de los mismos hace que, en poco tiempo, los remates se puedan quebrar y terminemos perdiendo alguna de estas cinchas en alguna salida.

Conclusiones

La Oxsitis Hydragon 17 ACE es una excelente mochila para entrenamientos y competiciones de media y larga distancia, así como para realizar recorridos por etapas con pernoctación en refugio.
¿Por qué contemplamos una mochila de 17 litros para retos de media distancia? simplemente porque su peso contenido, buena distribución de la carga y ajuste hacen de ella una opción perfectamente válida para ser usada cuando no requiramos llevarla especialmente cargada. Cierto es que, si solo tenemos en cuenta su volumen, no puede competir con el de una mochila de 5/7 litros, pero si ponemos sobre la mesa también su peso y confort de marcha, entendemos que sí.
De lo anterior se podría entender que esta mochila es altamente polivalente y, realmente, así lo afirmaríamos si no fuera precisamente por aquellos componentes que resultan más innovadores (su sistema de hidratación y porta bastones). Ambos elementos hacen de ella la mochila solo idónea para aquellos que no barajen otra opción para portar el líquido que la bolsa de hidratación y, a su vez, que el mezclador de gel y agua les parezca una fantástica idea. Por su parte, han de ser también usuarios que no usen bastones habitualmente o que consideren a éstos como un elemento a portar siempre en la mano, ya que el innovador sistema ideado por Oxsitis no es realmente eficiente. Estas dos características actúan de fuerte filtro a la hora de hallar el usuario ideal para esta mochila con lo que, consecuentemente, su grado de polivalencia se ve altamente restringido en este aspecto.

En defintiva, es una lástima que la Oxsitis Hydragon 17 ACE no ofrezca una alternativa a aquellos corredores acostumbrados a correr con bidones o dispositivos soft flask y que su sistema de fijación de los bastones no esté a la altura de lo que se espera de él. Si no fuera por estos dos condicionantes, estaríamos ante un producto de los más brillantes en su categoría.

PUNTUACIONES

  • Capacidad17.0 litros
  • Fit cuerpo9.0
  • Fit cintas6.0
  • Hidratación interna6.0
  • Portabidones0.0
  • Compartimentos interiores8.0
  • Bolsillos exteriores8.0
  • Reflectantes0.0
  • Impermeabilidad7.0
  • Comportamiento en carrera6.0
  • Resistencia / Durabilidad7.0

Comparar con

Hydragon Ace 17L - Oxsitis

Vs

buscar