Hoka One One Speed Instinct

Hoka One One Speed Instinct
Hoka One One Speed Instinct
Hoka One One Speed Instinct
Hoka One One Speed Instinct
Hoka One One Speed Instinct
Hoka One One Speed Instinct

VÍDEO ANÁLISIS


Hoka One One Speed Instinct

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US 11
  • Peso (gramos) 296
  • Mesh 102
  • Ancho metatarso(cm) 115
  • Ancho talón(cm) 87
  • Perfil talón(cm) 34

Introducción

Sin duda alguna, podemos decir que Hoka One One es la marca que cambió la tendencia del minimalismo al maximalismo. Fue concebida en Francia allá por el año 2009 y adquirida posteriormente por los Estados Unidos, gracias a su indudable éxito.  A todos, cuando oímos hablar de Hoka One One, se nos viene la cabeza un tipo de zapatilla maximalista, con grandes perfiles y una amortiguación que llega a parecer incluso exagerada. Sin embargo, los números hablan por sí mismos y su entrada en el mundo del trail running español, coincidiendo con la fiebre de los ‘ultras’, ha sido arrolladora, convirtiéndose en una zapatilla de referencia entre muchos de los grandes corredores de nuestro país.

Sin embargo, la zapatilla que nos presenta Hoka One One en esta ocasión, la podríamos definir como ‘la Hoka menos Hoka’ y es que la Hoka One One Speed Instinct prescinde de los perfiles habituales de la marca para ofrecernos una zapatilla ligera y reactiva, destinada a moverse ágilmente por terrenos técnicos. Como siempre, nosotros estamos aquí para probarlas y contaros nuestras impresiones.

Sin lugar a dudas, si tenéis oportunidad de tocar las Hoka One One Speed Instinct, os llamará la atención, además de su peso (296 g, 11 US) y su estética, que son chulísimas, su media suela y los termosellados del upper. La mediasuela porque tiene un perfil "bajo" para tratarse de una Hoka y los termosellados porque abarcan toda la parte delantera de la zapatilla, desde el medio pie hasta la punta.  Sólo por su aspecto, ya parece una zapatilla súper cómoda así que, no nos precipitemos en sacar conclusiones prematuramete y vamos a hacerles unos kilómetros y a ver cómo responden.


Primeras sensaciones

Realmente, ya solo introducir el pie en el interior de las Hoka One One Speed Instinct es un verdadero placer  por su ligereza, si bien comparándola con sus hermanas de Hoka que poseen perfiles mucho mayores, hubiéramos esperado incluso algún gramito menos. Además, se trata de una zapatilla súper cómoda, sobretodo en la parte del empeine, el upper y la lengüeta abrazan nuestro pie de forma excepcional. La sensación de confort veréis que aumenta al atar los cordones, no necesitando una presión exagerada para notar nuestro pie perfectamente sujeto. En la parte de los dedos, es espacio es suficiente pero no excesivo, lo cual ya es un indicativo de que no es una zapatilla pensada para hacer muchísimos quilómetros.

Una vez en pie, sin empezar a correr ya tienes la impresión de que será una zapatilla muy reactiva, pues la amortiguación se nota bastante firme, sobretodo en la parte de los metatarsos.  Así que tienen toda la pinta de ser una zapatilla a la que sacaremos el máximo rendimiento corriendo a ritmos alegres. Pues nada, vamos a darles un poco de caña por el monte y a ver cómo se comportan.

Mediasuela

Se puede decir que la Hoka One One Speed Instinct es la Hoka One One Tracer (la gran voladora de asfalto de la marca americana) para trail running. Esto, a nuestro entender, es una buena costumbre de Hoka One One, pues ya lo venía haciendo con la Clifton (asfalto) y la Challenger ATR2 (trail), si bien, el parecido entre estas dos es mucho mayor que entre Tracer y Speed Instinct. Así pues, el hermanamiento en este caso consiste en montar sobre una misma base (en este caso, sobre la misma media suela), una zapatilla de asfalto y otra de trail, modificando parámetros diferenciadores como la suela o el upper. En el caso que nos ocupa, tanto la Tracer como la Speed Instinct vienen montadas sobre una media suela con tecnología Pro2Lite (PROpulsion & PROtection), esto es una suela con dos partes diferenciadas, una más amortiguada en el talón y otra más reactiva en la parte delantera. De esta forma, Hoka consigue una zapatilla con buena amortiguación pero muy reactiva en el despegue.

En cuanto a la flexibilidad, nos encontramos ante una zapatilla bastante rígida que flexa de forma progresiva, sin una zona bien definida, a nivel de metatarsos. Este aspecto, junto con un rocker moderado, le resta prestaciones a la hora de enfrentarnos a terrenos muy técnicos pero favorece la transición talón – metatarso en zonas más rápidas.

La amortiguación, tanto delantera como trasera es excelente. Si bien el Pro2Lite del talón es un compuesto un poco blando, la sensación al correr es la de una amortiguación dura, probablemente debido a la dureza de la suela. No tenemos la sensación de pérdida de eficiencia por disipación de la energía en el aterrizaje. Por este motivo, es una zapatilla que os recomendaríamos para carreras de corta distancia hasta maratón, donde los ritmos son muy altos e interesa poca disipación de energía. No dispone de ningún tipo de control de la pisada, por tanto estamos ante una zapatilla para corredores neutros.

Como siempre, siguiendo con la filosofía de Hoka One One, el drop de la Speed Instinct es bajo (3 mm) con unos perfiles muy moderados (22 mm en el talón y 19 mm en el mediopie). Esta configuración nos permite un correr más natural, aterrizando de metatarsos. Sin embargo, en caso de que nuestra técnica de carrera no sea muy depurada, o las condiciones del terreno nos obliguen a aterrizar de talón, la amortiguación es más que suficiente y no hemos notado ningún tipo de molestia. Además, a pesar de no disponer de rockplate, la suela es bastante rígida y actúa protegiéndonos frente a objetos punzantes, aunque tenemos que reconocer que también nos aísla un poco respecto al suelo, perdiendo la sensación de propiocepción.

Lengüeta

La lengüeta de las Hoka One One Speed Instinct, sin ser muy grande, resulta bastante robusta y más que suficiente para protegernos la zona del empeine. Es de grosor medio, mejorando el confort del pie en el interior de la zapatilla. No va totalmente cosida al upper, lo cual siempre nos parece una buena idea para evitar la entrada de objetos extraños. En la parte central tiene una solapa por la que van pasados los cordones y que la mantienen en su sitio, impidiendo su desplazamiento lateral.

Sujeción

El sistema de atado de la Hoka One One Speed Instinct es con cordón plano ligeramente elástico. Esta elasticidad nos permite una cierta flexibilidad en la parte del empeine cuando nos enfrentamos a bajadas bastante pronunciadas, evitando de esta forma la aparición de molestias. Por el contrario, a la hora de atárnoslos, hemos de ser prudentes y darles un toque de más de tensión para que luego no notemos el pie suelto en situaciones comprometidas. Los cordones, al ser planos, corren muy bien a través de los ojales y resulta muy fácil apretarlos estirando solamente desde los extremos. Una vez ajustados no hemos notado que se nos aflojen con el paso de los kilómetros.

El gran confort que nos ofrece la Hoka Speed Instinct hace que sintamos el pie súper sujeto en el interior de la zapatilla, sobretodo a nivel del empeine gracias a los termosellados del upper que nos proporcionan una gran estabilidad y sujeción en todo tipo de terrenos. En cuanto a la protección de la parte superior de los dedos de los pies frente a impactos con piedras, rocas o raíces, hemos de decir que la puntera está muy reforzada con la parte final de la suela y con un termosellado, de más consistencia en esta zona, para protegernos de impactos y de la entrada de agua, en caso de pisar algún pequeño charco.

El mesh es relativamente tupido pero muy transpirable y, sobretodo, sin costuras visibles, minimizando así el riesgo de erosiones. Hemos hecho tiradas de hasta 30 km y no hemos tenido ni la más mínima molestia o sensación de recalentamiento. En caso de que se moje, no aumenta demasiado de peso y el tiempo de secado es bastante rápido. Además, a pesar de no tener canales prioritarios, evacuan el agua muy rápidamente por todos los puntos por donde los termosellados no se lo impidan. La prueba de ello es que hemos puesto la Speed Instinct debajo del grifo y no hemos sido capaces de llenarlas de agua.

La estructura del talón es de altura y rigidez medias. Aunque el chasis nos cubre gran parte del talón, nos deja el tobillo al descubierto para evitar rozaduras y proporcionarnos una mayor libertad de movimiento. Los acolchados son generosos dotando a la zapatilla de una comodidad excelente y de una sujeción notable que consigue estabilizar el pie de una manera casi perfecta en el interior de la zapatilla.

Las Hoka One One Speed Instinct son unas zapatillas sin ningún tipo de control de pisada y por tanto óptimas para corredores neutros. Mantienen nuestro pie súper sujeto en su interior y que resulta muy estable respecto al terreno en la mayoría de las situaciones. Exceptuaríamos el caso de las zonas muy técnicas donde su reducida flexibilidad no les permite acabar de adaptarse al terreno.

Acabados

Los acabados de la Hoka One One Speed Instinct son realmente espectaculares. Todo está cuidado al máximo detalle, desde los termosellados hasta los acabados interiores o los encolados.  Con más de 200 km hechos por todo tipo de terreno seguimos teniendo unas zapatillas, con algún signo de desgaste por el uso, pero con todo en su sitio. Los acolchados del talón aseguran nuestro pie en el interior de la zapatilla de forma que lo estabilizan e impiden la aparición de rozaduras en el talón.

Las protecciones abarcan desde los termosellados, que están más reforzados en la zona de los dedos, hasta la suela y la media suela, proporcionándonos en su conjunto una gran sensación de seguridad. El único peligro que corren tus pies es frente a impactos laterales, donde los termosellados no son tan rígidos. De todas formas, no es una zona en donde acostumbremos a recibir impactos.

La plantilla está fabricada por Ortholite y es de una sola densidad.  De grosor medio, es bastante envolvente en la zona del talón asegurando de esta forma la correcta colocación de nuestro pie en el interior de la zapatilla. Proporciona un extra de amortiguación y, por tanto, protección a nuestro pie, lo cual siempre es de agradecer. Desconocemos si está dotada de  tratamiento bactericida pero no hemos detectado la aparición de malos olores. La parte inferior tiene un tacto ligeramente áspero que impide que se desplace durante la carrera.

Impermeabilidad / Transpirabilidad

El mesh de las Hoka One One Speed Instinct es bastante transpirable consiguiendo una buena refrigeración de nuestros pies. Como siempre, una buena transpirabilidad está reñida con la impermeabilidad, por tanto, si llueve te mojas. Por suerte, un refuerzo en el termosellado de la parte inferior, actúa como impermeable y, en el caso de pisar pequeños charcos durante la carrera, evita que nos entre agua en el interior de la zapatilla. Una vez mojadas las Speed Instinct, la evacuación de agua muy buena a pesar de no disponer de canales prioritarios para ello y el tiempo de secado es bastante rápido.

Suela

Si algo destaca de la suela de las Hoka One One Speed Instinct es su contundencia. Ocupa gran parte de la superficie inferior de la zapatilla, aunque deja ver en pequeñas ventanitas el compuesto de la media suela, suponemos que para aligerar peso. Además, la suela sube un poco en la puntera y en las zonas laterales del talón y metatarsos proporcionándonos un plus de tracción y protección. Está fabricada en una sola pieza de caucho bastante rígido. Los tacos son de tamaño medio y formas geométricas que nos proporcionan un agarre multidireccional.

Seguramente estamos ante una suela de lo más versátil para terrenos secos, pero con algunas complicaciones en terrenos resbaladizos y muy técnicos. Destaca sobremanera en terrenos poco técnicos en los que se puede correr muy rápido y es que no podemos olvidar que su media suela es igual que la de las Clayton, una de las zapatillas más rápidas de Hoka para asfalto.  Puesto que la superficie de contacto en estas situaciones es bastante grande, notamos un buen grip y, por tanto, mucha reactividad y eficiencia durante la carrera, tanto en seco como en mojado.

En situaciones más comprometidas, su comportamiento es bueno en seco, pero más deficiente en mojado. En roca seca tienen una buena adherencia pero, debido a la rigidez de la suela, no se adapta demasiado bien a las irregularidades del terreno y necesitaremos una buena técnica de carrera para sentirnos cómodos. En roca mojada es donde hemos notados las mayores carencias pues al no adaptarse muy bien a ellas, la superficie de contacto es pequeña y hay que ir con bastante cuidado para no resbalar. Con barro van bien si la capa no es muy gruesa ya que, en caso contrario, al ser los tacos de profundidad media y una superficie bastante grande, no llegan a adherirse con firmeza al terreno. La ventaja es que no acumulan nada de barro, por muy pegajoso que este sea, quedando rápidamente limpias y recuperando la tracción. En hierba, bien si está seca y regular si está mojada, pues los tacos no son lo suficientemente prominentes para clavarse bien en esta superficie.

En los canteos y pasos laterales hemos notado una buena tracción incluso con fuertes pendientes. Además, el pie no se nos desliza en el interior de la zapatilla, sintiéndonos muy cómodos. Durante los descensos, el frenado es muy bueno gracias a la amplia superficie de los tacos y no hemos tenido grandes resbalones.

Durabilidad

Seguramente, la durabilidad de la Hoka One One Speed Instinct es uno de sus puntos fuertes. Es una zapatilla de una construcción robusta que aguanta perfectamente el paso de los kilómetros.  Si nos referimos a la suela, después de unos 200 km apenas muestra signos de desgaste, ni tan siquiera en las zonas de máxima abrasión.

En cuanto al upper, sí que se aprecia alguna discontinuidad en los termosellados en la zona de flexión del upper pero que no le merman el rendimiento en absoluto. En cuanto al mesh, permanece prácticamente como el primer día. La amortiguación mantiene sus propiedades sin verse reducida su capacidad.

Por tanto, estamos ante una zapatilla con la que nos cansaremos de hacer kilómetros.

Conclusiones

Así pues, la Hoka One One Speed Instinct es una zapatilla ligera, ideal para entrenamientos a ritmos ligeros y carreras de distancia hasta maratón. Es una zapatilla súper cómoda y con una amortiguación excelente pero reactiva, que la hace útil para corredores de cualquier peso. Notarás cómo mantienes la eficiencia de la zancada cuando corras a ritmos rápidos. Resulta ideal para terrenos poco técnicos pero, si tienes una buena técnica de carrera, la podrás usar sobre cualquier terreno, aunque cuidado sobre roca mojada o terrenos grasos.

En la parte positiva destacaríamos:



PROs:


  • + Los magníficos acabados que la hacen muy cómoda.

  • + Su ligereza y durabilidad.

  • + Su buena amortiguación y reactividad


CONTRAs:

  • - Su adherencia sobre roca mojada y terrenos grasos

  • - La rigidez de la suela que la hace poco adaptable al terreno.


Así pues, tanto si ya conocéis otras zapatillas de Hoka One One como si no, os animamos a probarlas y a disfrutarlas. Seguro que os sorprenden!

PUNTUACIONES

  • Flexibilidad5.0
  • Torsión lateral5.0
  • Protecciones8.0
  • Reflectantes3.0
  • Costuras9.0
  • Altura de la caña8.0
  • Sistema de fijación / Cordones / Agujeros9.0
  • Impermeabilidad2.0
  • Transpirabilidad9.0
  • Adherencia subidas en tierra9.0
  • Adherencia bajadas en tierra9.0
  • Adherencia en roca8.0
  • Adherencia en roca mojada4.0
  • Estabilidad8.0
  • Amortiguación delantera8.0
  • Amortiguación trasera9.0
  • Fit9.0
  • Durabilidad9.0
  • Asfalto9.0
  • Pista9.0
  • Trail8.0
  • Trail Extrem7.0

Comparar con

Speed Instinct - Hoka One One

Vs

buscar