Camelbak Ultra LR Vest 2014

Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014
Camelbak Ultra LR Vest 2014

VÍDEO ANÁLISIS


Camelbak Ultra LR Vest 2014

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US Universal
  • Peso (gramos) 597
  • P.V.P 0,00 €

Introducción

Los californianos de Camelbak no dejan de sorprendernos con sistemas de hidratación innovadores, heredando soluciones aplicadas en su colaboración con el ejército de los Estados Unidos. En el producto objeto de esta prueba, la mochila Ultra LR Vest, despliegan toda su creatividad a fin de ofrecer una mochila destinada a acompañarnos durante nuestras travesías más largas.
Hemos de decir que la Ultra LR Vest es una evolución de un primer modelo que ya no se comercializa, lo que significa que, gracias a este rediseño, se han afinado detalles en esta nueva versión, a fin de mejorar determinados aspectos que Camelbak ha estimado necesario.

Primeras sensaciones y construcción

Lo primero que identifica la Ultra LR Vest es su combinación de colores blanco y azul, característico de una gran parte de la gama destinada a la realización de actividades aeróbicas de Camelbak. Al comenzar a examinarla, nos damos cuenta enseguida de que no se trata de una mochila convencional, sino que se trata de un producto en el que se ha arriesgado puntualmente con soluciones diferentes a las habituales y ciertamente novedosas.
Comenzando por su parte trasera, advertimos que tanto el alojamiento de material como de la bolsa de hidratación se concentra en la zona lumbar, lo que hace recordar a los cinturones de hidratación de mayor capacidad.
De la parte superior de la zona de alojamiento, justo donde comienza la zona dorsal, parten los generosamente acolchados tirantes, los cuales se podrán ajustar mediante un ingenioso sistema de velcro.
La zona de alojamiento trasera se divide en tres partes: Primeramente el bolsillo principal, accesible mediante dos cremalleras, en el que se ubica la bolsa de hidratación que se expande ergonómicamente por toda la zona lumbar y que dispone de dos litros de capacidad. La apertura de estas cremalleras nos descubre también un pequeño bolsillo interior de cremallera, el cual resulta óptimo para alojar llaves, dinero, teléfono,..ya que es el bolsillo que mayor protección ofrece frente al agua de toda la mochila.
Finalmente, descubrimos también un bolsillo exterior, moderadamente elástico, que se puede ceñir mediante un cordón a fin de evitar que lo alojado en su interior se pueda salir.
Al dar la vuelta a la mochila observamos que los tirantes ganan en anchura y pierden en grosor, a fin de equipar en ellos varios bolsillos. El tirante derecho dispone de un pequeño bolsillo dispuesto verticalmente con cierre de velcro y, justo debajo, un gran bolsillo de red elástica con cierre de cordón ajustable, que puede resultar muy útil para alojar bidones o material extra que deseemos transportar. Por su parte, el tirante izquierdo tan solo se diferencia del derecho en que el pequeño bolsillo está dispuesto de forma horizontal, lo que es quizás más práctico para acceder a pequeños objetos (pastillas de sales, por ejemplo).
Estos tirantes, a pesar del comentado sistema de ajuste de velcro trasero, son también ajustables al cuerpo mediante las tradicionales cinchas delanteras. Asimismo, hay que sumar dos cinchas elásticas pectorales ajustables en altura y que, a su vez, incorporan las pinzas se sujeción del tubo de la bolsa de hidratación, y una cincha ventral, con lo que podemos estar seguros, aun antes de colocárnosla, de que el ajuste al cuerpo de la Ultra LR Vest será a prueba de bomba.
Al proceder a colocárnosla sentimos enseguida que no es una mochila precisamente contenida. Se siente un poco grande y aparatosa y nos llevará un rato dar con el ajuste idóneo de los tirantes, ya que el sistema de velcro, aunque facilita la adaptabilidad a muchas envergaduras de corredores, no es precisamente un sistema rápido, ya que no se puede realizar con la mochila colocada y hemos de actuar con un poco de maña a la hora de manipular el velcro. A fin de actuar con mayor efectividad es mejor dejar los tirantes un poco cortos y actuar a continuación con la cinchas de la parte delantera de los mismos, ya que éstos sí podremos ajustarlos con la mochila puesta.
Una vez ajustada la mochila ésta queda plenamente ceñida al cuerpo, quizás incluso en exceso, ya que estimamos que con una de las cinchas pectorales habría más que suficiente para fijarla eficientemente en esta parte del cuerpo. El inconveniente de proceder a desmontar una de ellas es que, aparte de que no resulta fácil, perderemos uno de los anclajes del tubo de la bolsa de hidratación, del que sí es necesario disponer.
La sensación con ella colocada es de llevar una mochila grande. El hecho de concentrar todo su volumen en la zona lumbar y tener que ajustarse la mochila tanto en la zona pectoral como ventral, contribuye a esta sensación.
En cuanto a los materiales empleados, Camelbak ha dotado a la Ultra LR Vest del tejido 70D Diamond Box Rip con tratamiento DWR y un PU Coating, que garantiza una resistencia a la entrada de agua realmente buena, para lo que suele ser habitual en una mochila. Por su parte el Air mesh en contacto con el cuerpo es bastante agradable y suave, con lo que nos garantiza estar protegidos frente a eventuales rozaduras. En teoría su capacidad de transpiración es bastante alta, aunque dado lo cubierto que sentimos tanto nuestra espalda como nuestro pecho, hará que la mochila en sí no se sienta muy ventilada.

Sistemas de hidratación

El sistema de hidratación de la Camelbak Ultra LR Vest es su mayor seña de identidad. Esta mochila consta de un depósito Antidote de 2 litros de capacidad cuya forma se ajusta perfectamente a toda la parte lumbar de la mochila, aprovechando el espacio disponible al máximo. A través del bolsillo principal de doble cremallera se accede cómodamente al mismo a fin de proceder a su llenado. Para realizar esta maniobra, tan solo hemos de desenganchar un pequeño cordino que lo sujeta al forro interior y proceder a desconectar el tubo. Una vez fuera, disponemos de un agujero sobredimensionado con un asa que nos facilitará enormemente la operación, así como la limpieza del interior del depósito. El tapón de dicho agujero se quita simplemente girándolo un cuarto de vuelta, lo que también resulta bastante rápido y efectivo. La mochila no dispone de ningún tejido aislante que impida que se caliente el líquido. Tan solo el generoso acolchado disponible entre nuestro cuerpo y la propia bolsa impedirá, en cierto modo, que calentemos el agua con nuestro calor corporal. Tampoco el tubo está forrado con material aislante a fin de evitar el calentamiento o congelación del agua.
Un detalle que nos ha parecido muy curioso es contar con el silbato integrado en dicho tubo. La solución es original, aunque no muy adecuada, ya que si decidimos prescindir de la bolsa de hidratación, dejaremos, a su vez, de disponer del silbato, a no ser que lo guardemos en algún bolsillo. El tubo Pure Flow del sistema de hidratación consta de una válvula Big Bite, la cual garantiza un suministro de un caudal de agua suficiente sin realizar gran esfuerzo. Tan solo morder levemente y succionar. También dispone de una llave de cierre que impide que el agua llegue a la boquilla. Esto siempre puede resultar útil para evitar algún que otro goteo inoportuno. Un aspecto muy positivo del sistema de hidratación de la Ultra LR Vest es que el agua no tiene un marcado sabor a plástico.
En cuanto al guiado del tubo, Camelbak propone que, al salir de la bolsa, éste cruce por la zona intercostal (por debajo del brazo) hasta llegar al tirante, donde se sujetará con las pinzas situadas en las tiras pectorales y una pequeña tira situada en el propio tirante. Este sistema es adecuado para que la boquilla quede alojada realmente cerca de nuestra boca. Por contra, el tubo es de una longitud tal, que obliga a acomodar el sobrante dentro del propio bolsillo en el que está alojado la bolsa, lo que puede desembocar en que el tubo se doble dentro del bolsillo y se corte la circulación de agua.
Un sistema alternativo y que nos ha parecido más adecuado, es el de guiarlo a lo largo del tirante, aprovechando para su fijación el propio cordón elástico del bolsillo exterior de la parte posterior. Con este sistema, el tubo es guiado de un modo más natural y realmente tampoco repercute negativamente a la hora de acceder a la boquilla para beber.
La Camelbak Ultra LR Vest dispone de dos grandes bolsillos en los tirantes aptos para transportar bidones de hidratación o dispositivos soft flask sin problema alguno. Con ello podremos aumentar su capacidad de transportar líquido más allá de los 3 litros, a costa, sin duda, de sacrificar la ya de por si escasa capacidad de la Ultra LR para transportar otros materiales. Nosotros hemos probado la mochila con el bidón Podium Chill Insulated de Camelbak, el cual ofrece unas magníficas prestaciones para mantener el líquido en la temperatura idónea y un sistema de apertura y cierre de la boquilla inmejorable (denominado Jet Valve), pero se nos ha antojado un poco alto para llevarlo firmemente sujeto dentro del bolsillo, ya que la cincha de cierre no llega a la altura del cuello del bidón y correremos siempre con la incertidumbre de si se podrá caer al realizar algún movimiento brusco. De todos modos, con otros bidones de menor altura no habrá ningún problema, ya que la anchura del bolsillo es más que generosa para alojarlo en su interior.

Compartimentos y extras

La Camelbak Ultra LR Vest se caracteriza por tener una capacidad de transporte de líquido elevada, pero, proporcionalmente, dispone de relativamente poco espacio para ubicar el resto de material que resulta habitual portar cuando se trata de cubrir un recorrido de larga distancia. La parte trasera, dispone de un bolsillo principal con cremallera en el que se halla alojada la bolsa de hidratación. En caso de hacer uso de ella, apenas dispondremos de espacio aquí para alojar material. Si, por el contrario, decidimos prescindir de la bolsa, podremos aprovechar este espacio, pero teniendo en cuenta que, a pesar de contar con las cremalleras, no es un bolsillo cerrado totalmente, sino que tiene una pequeña apertura en la parte inferior. Ello es importante tenerlo en cuenta a la hora de alojar cosas pequeñas, ya que podrían llegar a caerse de la mochila. Quizás es el bolsillo más adecuado para alojar ropa térmica extra y, si acaso, el frontal y poco más.
La solapa de este bolsillo dispone, a su vez, de un pequeño bolsillo con cremallera que sí está completamente cerrado y aceptablemente aislado del exterior. Este bolsillo puede ser bastante adecuado para alojar llaves, dinero, tarjetas de crédito,.. Obviamente, nada que precisemos tener disponible sobre la marcha.
Finalmente, en esta parte trasera disponemos de un bolsillo elástico y abierto, en el cual podremos guardar un cortavientos, un pantalón impermeable,... Hemos de tener en cuenta de que, en caso de utilizar la bolsa de hidratación, este será el bolsillo más grande en el que podremos alojar material, con lo que todo aquello susceptible de dañarse con el agua será recomendable protegerlo previamente dentro de una bolsa de plástico.
Por su parte, los tirantes, en su parte delantera, nos otorgan una capacidad estimable. Los grandes bolsillos elásticos nos darán bastantes posibilidades, dependiendo si los utilizaremos para aumentar la capacidad de transportar líquido o no. En todo caso, si optamos por recipientes tipo soft flask, podremos darle un uso mixto a estos bolsillos, ya que nos cabrán más cosas aparte de éstos.
Los bolsillos situados encima de los comentados tienen cierre de velcro y, aunque no son estancos, ofrecen cierto aislamiento del exterior, dado que están confeccionados con el tejido 70D Diamond Box Rip con tratamiento repelente al agua, que abunda en gran parte de la mochila. En el de la izquierda, de disposición horizontal, lo hemos visto más apropiado para transportar sales, ya que resulta más cómodo el acceso a pequeños objetos, siendo el de la derecha más adecuado para alojar geles y barritas. Un detalle un tanto incómodo a la hora de acceder a este último es que el tubo de la bolsa de hidratación pasa levemente por encima del propio bolsillo, lo que dificulta un poco la apertura del mismo.
Un detalle que echamos sin duda de menos es que la Camelbak Ultra LR Vest no dispone de portabastones. Al respecto hemos tratado de dar con alguna solución a fin de fijarlo igualmente, pero la falta de cinchas en la zona de los tirantes impide un acople fiable de los mismos.
En cuanto a reflectantes, este modelo de Camelbak cumple con creces, aportando numerosas partes reflectantes, tanto en la parte frontal como, sobre todo, en la trasera, siendo éstos, a la postre, de buena calidad. En cuanto al silbato, tal como hemos comentado, la solución de acoplarlo al tubo de hidratación es original, pero no nos ha parecido óptima, ya que si prescindimos del tubo, hemos de alojar el silbato en algún bolsillo y tener cuidado de no perderlo.

Comportamiento en carrera

Una vez en marcha, sentimos que el ajuste de la Camelbak Ultra LR Vest es perfecto, una vez hayamos logrado fijar los tirantes óptimamente, lo que no es tan sencillo como parece. Este sensacional ajuste no mitiga, sin embargo, la sensación de llevar una mochila voluminosa. También se siente pesada, debido en parte a que la mochila no es especialmente liviana (400 grs. sin contar la bolsa de hidratación; 675 grs. con la bolsa) y, principalmente, al hecho de concentrar toda la carga de la parte trasera en la zona lumbar. Esta solución aporta estabilidad pero, por contra, se percibe en mayor medida el peso transportado mientras corremos. Tampoco nos ha parecido la solución óptima para permitir la transpiración de la espalda, ya que precisamente la parte de ésta que suda con mayor profusión es precisamente la que está cubierta por la mochila en mayor medida. Esto solo es agradable cuando corremos bajo condiciones de mucho frío, ya que la mochila nos abrigará toda la zona lumbar con suma eficacia. Por otra parte, el hecho de concentrar la mayor parte del volumen en la parte lumbar no nos libra de sentirnos muy arropados por la mochila en la zona dorsal y pectoral. Ello es debido a que los tirantes son bastante gruesos en la espalda y anchos en el pecho. Con todo, y a pesar de que el Air mesh del que están compuestos es de tacto agradable y altamente transpirable, sus características morfológicas contribuyen a que, bajo condiciones de calor, nos resulte un poco agobiante. También nos parece destacable comentar que la cincha ventral no es lo más óptimo para correr con comodidad. En parte, por este motivo, muchas mochilas han evolucionado hacia un diseño que la hace totalmente prescindible.
A la hora de hidratarnos en marcha, la bolsa y el tubo ofrecen unas prestaciones excelentes. Con tan solo tener abierta la llave de paso y morder levemente la boquilla a la vez que succionados, tendremos disponible un más que generoso caudal de líquido. Nada que reprochar a un sistema muy evolucionado y plenamente efectivo.
Tampoco supone gran problema acceder a todo lo que llevamos alojado en los bolsillos frontales, si exceptuamos que el acceso al pequeño bolsillo con cierre de velcro de la parte derecha sí se verá un poco condicionado por el paso del tubo de la bolsa de hidratación.
Para acceder a los restantes compartimentos, deberemos, como el lógico, quitarnos la mochila. Una vez hecho esto, podremos localizar con facilidad el material que precisamos, dado que en ningún caso nos veremos en la tesitura de tener que introducir la mano en un bolsillo profundo.
El mayor hándicap encontrado para un uso eminentemente competitivo es la sensación que desprende de voluminosidad y pesadez, de la que es difícil olvidarse con el transcurso de los kilómetros.

Impermeabilidad

El tejido 70D Diamond Box Rip con tratamiento DWR y un PU Coating que soporta una columna de agua de 1000 mm del que está compuesto principalmente la Ultra LR Vest ofrece una capacidad aislante bastante adecuada. El caso es que, si utilizamos la bolsa de hidratación, en la parte trasera apenas tendremos espacio para alojar cosas dentro del bolsillo que ofrece mayor protección frente a la lluvia. Los restantes bolsillos, a excepción de los frontales con cierre de velcro, son abiertos y, por tanto, totalmente expuestos a la entrada de agua.

Resistencia y durabilidad

La Camelbak Ultra Lr Vest está compuesta de materiales de calidad. tanto su tejido principal, altamente resistente al desgarro, así como el de los bolsillos elásticos y el mesh de la parte en contacto con el cuerpo ofrecen una resistencia al desgaste bastante elevada. También los reflectantes y las cremalleras ofrecen calidad y robustez suficiente como para mantener su integridad durante muchos usos. Lo cierto es que en este modelo no hemos detectado ningún componente que pueda llegar a sufrir un desgaste prematuro. Camelbak mantiene una política de garantía muy favorable para el comprador y, sin duda, dada la calidad de los materiales empleados, se lo puede permitir.

Conclusiones

La mochila Camelbak Ultra LR Vest es difícil de encasillar. Ello es debido a que ofrece una alta capacidad de transporte de líquido, pero que ofrece una proporcionalmente escasa posibilidad de transportar todo el restante material que se supone necesario a la hora de acometer largas distancias, así como de transportarlo convenientemente protegido de las agresiones externas.
Sin duda aquellos corredores que se rindan a las virtudes de llevar bolsa de hidratación en la zona lumbar y que, a su vez, precisen transportar una cantidad de líquido superior a la habitual, encontrarán en este modelo lo que siempre han estado buscando. A su vez, han de ser corredores que pongan esta característica en la parte más alta de su escala de prioridades, ya que ello será a costa de renunciar a la capacidad de portar elementos más o menos importantes en larga distancia.
Sin duda su mayor ventaja es la de poder disponer de abundante líquido manteniendo el centro de gravedad muy bajo y bien ajustado al cuerpo, así como poder proceder al llenado de líquido de la bolsa de hidratación con cierta facilidad y otorgar un suministro óptimo del mismo al corredor. Por contra, su capacidad de carga es limitada, poco de este material podrá ir realmente protegido de la lluvia y tampoco resuelve el transporte de los bastones, lo que condiciona su utilidad real para ultras. A ello hay que sumar que determinados detalles, como el hecho de contar con cincha ventral (algo sobre lo que no todos los corredores manifiestan la misma tolerancia), lo voluminosa que se siente y lo laborioso del ajuste del sistema de velcro de los tirantes, hace que la comodidad de uso y de marcha se vea comprometida.

Todo lo anterior abre un abanico de mejoras, que enumeramos a continuación:

- Ya que la anchura y grosor de los tirantes tampoco nos hacen sentir la parte alta de la espalda realmente despejada, un reparto más equitativo de la carga, aumentando a su vez su capacidad, sin tener que renunciar a la bolsa de hidratación para esto último, le daría una mayor polivalencia y aptitud para ultras.

- Abundando en lo anterior, la incorporación de algún sistema de fijación para bastones, le daría también mayor polivalencia.

- El sistema de fijación del silbato es original, pero si renunciamos a la utilización de la bolsa de hidratación, debemos desmontar la pieza y guardarla en algún bolsillo. Esto no nos ha parecido adecuado.

- Estimamos que una única cincha pectoral es más que suficiente para lograr un ajuste eficiente de la mochila en esta zona. Una segunda cincha solo contribuye a sentirse más "embutido" sin necesidad.


Con todo lo dicho, la Camelbak Ultra LR Vest está destinada principalmente a corredores que precisen alto abastecimiento líquido en entrenamientos y carreras de larga distancia y que no requieran portar una abultada lista de material y que, a su vez, estén dispuestos a cargar con los bastones en las manos (en caso de necesitarlos) durante todo el recorrido.

PUNTUACIONES

  • Capacidad4.0 litros
  • Capacidad extendida en litros4.0 litros
  • Fit cuerpo7.0
  • Fit cintas5.0
  • Hidratación interna5.0
  • Portabidones7.0
  • Compartimentos interiores2.0
  • Bolsillos exteriores4.0
  • Reflectantes8.0
  • Impermeabilidad7.0
  • Comportamiento en carrera5.0
  • Resistencia / Durabilidad8.0

Comparar con

Ultra LR Vest 2014 - Camelbak

Vs

buscar