Camelbak Arc 2

Camelbak Arc 2
Camelbak Arc 2
Camelbak Arc 2
Camelbak Arc 2
Camelbak Arc 2
Camelbak Arc 2
Camelbak Arc 2

VÍDEO ANÁLISIS


Camelbak Arc 2

DATOS TÉCNICOS

  • Talla US Universal
  • Peso (gramos) 223

Introducción

Camelbak es una marca californiana pionera en el desarrollo de sistemas de hidratación. Siempre se ha caracterizado por sacar al mercado soluciones innovadoras (no en vano desarrolla productos para el ejército estadounidense) y en el caso que nos ocupa, el cinturón de hidratación ARC 2, no podía ser de otro modo. El diseño de sus bidones, de su sistema de anclaje y los materiales empleados delatan una fuerte inversión en I+D. Esta característica se hace extensiva a toda la gama ARC, la cual está destinada a cubrir ampliamente las necesidades de hidratación que un corredor puede llegar a precisar en todo tipo de entrenamientos, distancias y disciplinas posibles.

Primeras sensaciones y descripción

El cinturón ARC 2 no pasa indiferente. Tanto sus dos bidones Podium de 30cl. de forma ergonómica bien estudiada, como sus boquillas equipadas con un sofisticado sistema de apertura/cierre y dosificación (Jet Valve™), así como el sistema de anclado de éstos al cinturón mediante pinzas de plástico, suponen un cambio importante respecto a los cinturones que habitualmente nos encontramos en el mercado.

Otro gran detalle es contar con cuatro puntos de fijación de los bidones, dos a ambos lados de la parte lumbar y otros dos en los laterales de la parte frontal. Esto nos garantiza muchas posibilidades de configuración, así como poder hasta doblar la autonomía del ARC 2 adquiriendo pinzas y bidones suplementarios.

Asimismo, entre los dos puntos de fijación traseros, se dispone de un bolsillo de dimensiones contenidas, pero que está compuesto de un material que tiene cierta capacidad elástica. Este bolsillo resulta muy útil para alojar llaves, geles, alguna barrita, pero se queda "corto" para guardar en él un cortavientos ligero, a no ser que dispongamos de alguno de los modelos más livianos del mercado.

Para su ajuste al cuerpo, Camelbak ha equipado a este modelo con un sistema de velcro. Esto unido a la ausencia de cinchas ajustables, implica que hemos de ser especialmente cuidadosos a la hora de elegir la talla que más nos conviene, ya que pecar por defecto (escoger una talla que nos vaya un poco justa), nos puede provocar que, aparte de que solo una pequeña parte del velcro cumpla su función, que el cinturón sea inoperativo en caso de necesitar correr con varias capas de ropa. Por otra parte, elegir una talla muy holgada, aparte del problema comentado del velcro, puede provocar que la cincha de sujeción delantera izquierda quede cubierta por la propia solapa de velcro sobrante, con lo que será imposible fijar un bidón suplementario en la misma.

Una vez hemos elegido la talla adecuada, el ajuste del ARC 2 es muy bueno. La anchura del cinturón (ni excesivamente grueso ni delgado) y el material acolchado que cubre toda la zona lumbar lo hacen muy confortable. A ello contribuye también que la cordura de la que está compuesto en mayor medida el cinturón tiene cierta capacidad elástica. Por otra parte, a pesar de que los bidones traseros están situados en una zona que, a priori, podría provocar algún roce con los huesos de la cadera, esto nunca acontece, gracias al tamaño y la comentada ergonomía de los propios bidones. Tampoco los codos rozarán con ellos mientras realizamos el braceo. Sin embargo, si optamos por colocar bidones en la parte delantera, es más adecuado optar por unos de menor capacidad, ya que los suministrados de serie se hacen un tanto voluminosos en esa ubicación. La única pega que hemos observado al respecto del sistema de configuración, es la dificultad que entraña sacar las pinzas de sus anclajes.


En cuanto a los reflectantes, Camelback ha cumplido con creces, al dotar al cinturón de partes reflectantes distribuidas por toda su superficie. Ello nos garantiza ser vistos desde cualquier ángulo.

El sistema de hidratación en sí del ARC 2 consiste en dos bidones de 54 grs. de peso cada uno y que disponen de un sistema de apertura y cierre, así como de dosificación del líquido bastante ingenioso. En cuanto a lo primero, Camelbak ha dispuesto que la propia boquilla funcione, a su vez, como una llave de paso, que debemos abrir girándola en el sentido contrario a la agujas del reloj apenas 45º con carácter previo a hacer uso del bidón. Con la operación contraria, se procede al cierre. En cuanto a la dosificación de la bebida, hemos de presionar el propio bidón y éste, gracias a la tecnología Jet Valve™, nos proveerá de la cantidad de líquido adecuada a nuestras necesidades puntuales.


El peso total del conjunto es de 235 grs. en talla L, lo que, en relación a la autonomía que ofrece, es bastante competitivo.

Funcionamiento en carrera

Una vez en marcha, lo primordial es realizar un ajuste firme del cinturón a fin de evitar los molestos rebotes de los bidones o la rotación del cinturón. Ello es especialmente importante cuando los bidones están llenos y, relativamente importante, en caso de que hayamos consumido parte de su contenido. Este punto óptimo de ajuste en el que los bidones están firmemente sujetos sin comprometer la comodidad de nuestro vientre nos lo dará la experiencia, pero una vez encontrado, el ARC 2 nos resultará muy confortable. A su favor también que, gracias a disponer de un sistema de velcro para su fijación, es realmente fácil realizar reajustes sobre la marcha.
Por otra parte, el grosor contenido del cinturón, unido a los materiales del mismo, facilitan una adecuada transpiración. Tras recorrer bastantes kilómetros, hemos podido mantener un más que aceptable confort de marcha.



A la hora de acceder a los bidones, la maniobra es sencilla ya que consiste en tirar del bidón hacia fuera a la vez que tratamos de abrir levemente la pinza de fijación con el dedo índice. Con un poco de práctica, lo haremos realmente rápido. En el momento de fijar de nuevo el bidón en la pinza, tampoco ofrece mayor complicación. Con acercarlo a la pinza y hacer una ligera presión contra el cinturón, comprobaremos como el propio diseño del bidón nos ayuda a intuir y acertar en la maniobra. Una vez hemos escuchado un “Click” característico, ya podemos estar tranquilos de que el bidón ha quedado correctamente fijado.



Tras someterlo al rodaje por zonas técnicas y saltos con los bidones totalmente llenos, no hemos conseguido que se desprendieran de la pinza, con lo que nos hemos quedado bastante satisfechos respecto a la fiabilidad del sistema de fijación. Tan solo predecimos cierta vulnerabilidad es caso de que, por ejemplo, al agacharnos para pasar por debajo de la típica valla de alambre o por zonas de vegetación espesa, se pueda enganchar en la parte superior del bidón y desprenderlo de la pinza sin que seamos conscientes de ello. No es que sea precisamente fácil que esto acontezca, pero no está de más estar prevenidos.

En cuanto al llenado los bidones, hemos observado que la boquilla tiene unas dimensiones adecuadas para hacerlo con comodidad. Otra característica a agradecer es la tecnología TruTaste™, con la que han conseguido eliminar el sabor a plástico característico del agua introducida en bidones. Tras realizar diversos entrenamientos, tanto con agua como con bebida isotónica, podemos asegurar que en los Camelbak Podium del ARC 2 el agua realmente “sabe a agua”.

Lo cierto es que el funcionamiento en carrera del Camelbak ARC 2 nos ha convencido, convirtiéndose por mérito propio en nuestro aliado indiscutible cuando precisamos autonomía, comodidad y gestión rápida del líquido sin comprometer el peso y volumen del conjunto a portar.

Compartimentos y extras

El Camelbak ARC 2 dispone de un bolsillo no estanco situado en la parte central trasera. Este bolsillo es de pequeñas dimensiones, pero suficiente para guardar lo imprescindible. Su ubicación lo hace cómodamente accesible con ambas manos, lo que supone una ventaja respecto a aquellos cinturones cuyo bolsillo se encuentra en uno de los laterales traseros. En su interior se dispone de un pequeño clip que nos permitirá fijar con mayor seguridad el contenido que temamos perder (como, por ejemplo, unas llaves). El acceso a este bolsillo se ve facilitado por una cremallera que corre con facilidad y que dispone de un cordino de generosas dimensiones rematado con una pieza de plástico. Gracias a ello la apertura y cierre de la cremallera es sencillo, incluso cuando llevamos enfundados unos guantes.
La comentada falta de estanqueidad nos limita a la hora de alojar en el mismo cosas que puedan deteriorarse con el agua o el sudor (teléfono móvil, Mp3,…), para lo cual, lo más recomendable será envolverlos previamente en una pequeña bolsa de plástico.

Resistencia y durabilidad

Los materiales empleados por Camelbak, tanto en el cinturón como en los bidones, nos han parecido bastante resistentes y duraderos si hacemos un uso adecuado de los mismos. Tan solo el logo “Camelbak” del bolsillo, pegado térmicamente, se desprende con facilidad tras los primeros usos. Asimismo, hemos detectado un leve deterioro prematuro de algunos reflectantes. Por lo demás, no hemos apreciado componentes en el cinturón que soporten mal el paso del tiempo y el uso intensivo.

Conclusiones

El cinturón Camelbak ARC 2 nos ha parecido un producto interesante, cómodo si se ajusta convenientemente y que ofrece amplias posibilidades de configuración. El sistema de fijado de los bidones así como el diseñado para la apertura y dosificación de los mismos nos ha sorprendido especialmente y, tras realizar las pruebas oportunas, hemos determinado que realmente suponen una innovación brillante.

Por el contrario, nos hubiera gustado con contar con un bolsillo de dimensiones un poco mayores. En relación a la autonomía ofrecida por el ARC 2, lo hemos encontrado un poco justo, ya que, en ocasiones, puede que tengamos que renunciar o buscar alojamiento alternativo a ese gel o barrita de más que creemos que nos podrá hacer falta, a fin de portar en él, por ejemplo, el cortavientos híper ligero que estimamos imprescindible en el entrenamiento/competición a realizar. Quizás podría mejorarse sensiblemente este aspecto equipando al ARC 2 de pequeños bolsillos de red elástica en ambos laterales, ya que hay espacio suficiente para ello y es una zona de fácil acceso.


En cuanto a su utilización, el ARC 2 resulta muy apropiado para entrenamientos de corta / media distancia en los que llevar una mochila de hidratación puede parecernos excesivo así como demasiado caluroso para nuestra espalda, y aquellas competiciones, tales como maratones de montaña, en las que estimemos que nuestras necesidades de hidratación no se van a ver colmadas con los avituallamientos establecidos por la organización.

PUNTUACIONES

  • Fit cuerpo7.0
  • Fit cintas7.0
  • Sistema hidratación7.0
  • Capacidad sistema hidratación8.0 Centilitros (cl)
  • Bolsillos4.0
  • Reflectantes7.0
  • Comportamiento en carrera7.0
  • Resistencia / Durabilidad6.0

Comparar con

Arc 2 - Camelbak

Vs

buscar